El Inefable Grupo de los Elegidos

noviembre 7, 2009

elegidos

Iván de Exopus

Aún sabiendo que todas las sectas emplean los mismos métodos y técnicas sobre los que caen bajo su órbita, impresiona descubrir como lo escrito en un blog musulmán es igual a lo que se vive en el Opus Dei. Lo podéis leer si pulsáis sobre este título:

EL INEFABLE GRUPO DE LOS ELEGIDOS

exopus.jpg


La Fuerza Que Anula La Libertad En El Opus Dei

enero 20, 2009

fobias

Iván de ExOpus

Este escrito es una aplicación al Opus Dei de lo expuesto por Steven Hassan en Fobias: La fuerza que suprime la libertad de los miembros de las sectas, incluido en su libro Cómo Combatir las Técnicas de Control Mental de las Sectas, que trascribo a continuación:

«Hay un tema muy importante que merece una discusión aparte: las fobias. ¿Conoce usted alguien que haya padecido una fobia? ¿Usted mismo, tal vez? Las fobias más comunes son el miedo a volar en aviones, a hablar en público, a utilizar un ascensor, conducir por túneles o puentes, y a ciertos animales como las serpientes, las arañas, e incluso los perros.

Lee el resto de esta entrada »


Filiación Al Padre (Monseñor Escrivá)

enero 3, 2009

rey-ajedrez

El Opus Dei. Anexo A Una Historia. Cap. 9.

María Angustias Moreno

Siempre he sido poco dada a las imposiciones “por las buenas”. Creo que para no dejarse arrastrar por el mal hay que no dejarse arrastrar por nada. Hay que profundizar, hay que discernir, hay que ser consciente. Hay que decidir siempre y en todo, en uso de una responsabilidad inalienable que, sin embargo, no deberá ser tachada de anarquía. Una orquesta, por ejemplo, no puede ser anárquica para ser armónica. Mover el palito (batuta) y moverlo con energía (dirigir bien) es fundamental. Pero a la vez que lo es la aportación de los instrumentos más variados. ¿Qué sería de una orquesta si por organizada y bien dirigida hubiera que hacer los mismos movimientos para tocar el violín, el trombón o los platillos? No se trata, por tanto, de defender individualismos anárquicos. Como tampoco de plantear desconfianzas. Se puede y se debe confiar. Confiar desde luego en aquello que de antemano ha sido objeto de ese personal y responsable discernimiento. Porque la confianza, entiendo yo (y es a lo que voy), no se impone, se inspira. La confianza, como la verdad, sólo puede imponerse por sí misma.

Lee el resto de esta entrada »


Antonio Pérez Tenessa Habló Poco, Pero Dijo Mucho (II)

enero 2, 2009

(Tomado de El Opus Dei. Anexo a una historia. María Angustias Moreno.)

Alguien con especial significación e importancia, para poder opinar sobra la Obra, me escribe también como sigue:

Querida María Angustias:

He vuelto a leer tu libro “El Opus Dei. Anexo a una historia“, en el cual hay mucha más sustancia de la que puede parecer a la primera lectura, y me considero en el deber de decirte que suscribo todas tus apreciaciones sobre el “espíritu” de la Obra, pues he vivido como tú la mayor parte de las experiencias que relatas y muchas más; tus juicios acerca de los que se van y los que se quedan no pueden ser más certeros, y he llegado también a la conclusión de que nunca nos van a perdonar que hayamos abandonado el instituto y, finalmente, que de si algo me arrepiento es de no haberme ido antes. Pero hay que reconocer, en disculpa de nuestra tardanza, que era muy difícil salir.

Una vez liberado del trauma que deja la Obra, repito literalmente contigo: “Yo, por mi parte, puedo seguir asegurando que no he llegado a echar de menos ninguno de sus cuidados, de sus charlas, de sus consejos, de sus diálogos, de sus apostolados, nada. Porque era eso precisamente lo que costaba y me repelía por contradictorio”.

Tu libro tiene un alto valor informativo y, dejando aparte algunas benévolas interpretaciones tuyas, es a mi juicio el mejor y más objetivo análisis que se ha hecho de lo que es el Opus Dei por dentro.

Como sé que estás siendo víctima de una campaña difamatoria, te escribo estas líneas por si te sirven de consuelo y como apoyo moral a quien ha tenido el valor -no pequeño- de dar testimonio de la verdad.

(A.P.T. Fue secretario General del Opus Dei.)

*************

Antonio Pérez Tenessa Habló Poco, Pero Dijo Mucho (I)

ExOpus


A Más Crisis Social Menos Opus Dei

septiembre 22, 2008

Iván de ExOpus

El Opus Dei es tan rígido, clasista, megalómano, elitista y patológicamente perfeccionista que las actuales crisis familiares y sociales le hacen estar cada día más incapacitado para encontrar sujetos en quienes aplicar su proselitismo.

Como no pueden ser de la Obra aquellas mujeres que antes hayan mantenido relaciones sexuales fuera del matrimonio (por lo menos como numerarias o agregadas, de las supernumerarias lo desconozco), ni tampoco los divorciados ni las madres solteras, ni sus hijos, ni los de padres casados por vía civil…, y como cada vez hay más número de estas personas…; y como –según ellos– el Fundador del Opus Dei recibió esos mandatos directamente de Dios, nadie puede cambiar ni la mínima indicación o normativa de las que él indicó…

Por este estado de cosas, la conclusión es que cada día le tiene que resultar más difícil al Opus Dei encontrar candidatos para su sitio.

Que diferencia con Jesucristo –al que los del Opus Dei dicen imitar– que predica con su ejemplo que lo primero es la persona por lo que si algo la perjudica se deben incumplir las reglas que hagan falta (por ejemplo, curaba en sábado, algo prohibido por las normas judías); quien tuvo a los más despreciados de la sociedad entre sus íntimos: los incultos, los pobres, los ladrones, las prostitutas…

Para el Maestro, a más crisis social y familiar más necesitados de su amor, y por lo tanto más discípulos.

Para el Opus Dei, a más gente problemática menos candidatos de élite a quienes engullir, y por ello un número menor de partidarios en sus filas.

Se ve que hay un abismo entre la doctrina que Jesús enseña y la que aplica el Opus Dei.

exopus.jpg


Artículo 515 del Código Penal Español

septiembre 12, 2008

Son punibles las asociaciones ilícitas, teniendo tal consideración:

3. Las que, aun teniendo por objeto un fin lícito, empleen medios violentos o de alteración o control de la personalidad para su consecución.

exopus.jpg


Síndrome De Adoctrinamiento Sectario

junio 17, 2008

Gatito agarrado a una cuerda

Síndrome De Adoctrinamiento Sectario.

www.victimasectas.com

Los síntomas que desarrollan los adeptos durante su estancia en las sectas dan lugar a lo que se ha definido como el “Síndrome de Adoctrinamiento Sectario” (Perlado, 2006). Se observa, sobre todo una radical transformación de la personalidad acompañada por una serie de síntomas y caracterizada, en buena medida, por esta disociación entre la personalidad previa y la implantada por el grupo. Una síntesis de dichos síntomas sería la siguiente:

  • Cambios marcados y sucesivos en el comportamiento, pensamiento y humor.
  • Cambio en sus sistemas de valores muchas veces repentino y drástico, incluyendo el abandono de sus metas académicas, sociales o laborales anteriores.
  • Ataque a la evaluación del propio yo desestabilizando los aspectos más centrales de la persona.
  • Minar la conciencia básica, su percepción de la realidad, el control de la emoción y los mecanismos de defensa.
  • Disminución de la flexibilidad mental (Intransigente, cerrado de mente, incapaz de aceptar otros puntos de vista) infantilización.
  • Personalidad dividida (separación entre la personalidad “sectaria” y la histórica).
  • Falsa mejora de autoestima y seguridad.
  • Inducción a la dependencia.
  • Deterioro evolutivo.
  • Cambios físicos, incluyendo pérdida de peso, deterioro en la apariencia física, pérdida de expresión facial natural, de mirada perdida o vacía, mirada evasiva, jovialidad ficticia…(Liberman,1994).
  • El verdadero sentir personal es suprimido, el adepto debe mostrar estar complacido, alegre y entusiasta todo el tiempo (Groenveld, 1999).
  • Los cambios bruscos, o más progresivos, en la personalidad de los adeptos con fuertes sentimientos de culpa y de miedo.
  • Presencia de estados alterados de conciencia.
  • Disminuciones en la calidad de las relaciones familiares y extra-grupales.
  • Sensaciones de incertidumbre, duda y angustia; falta de autoconfianza.
  • Visión paranoica del mundo exterior.

exopus.jpg