Donde Dije Digo, Digo Diego

octubre 13, 2009

mentira

Iván de ExOpus

Mentir es escamotear la verdad utilizando palabras que dirigen a quien las oye hacia otra realidad. Una de las maneras de lograrlo es redefiniendo los términos según convenga. Por ejemplo, un personaje famoso declara a los medios de comunicación que lo que a él le gusta es cazar osos en los montes de Asturias. Ese artículo provoca un escándalo, puesto que esa especie está protegida, a lo que el implicado rectifica afirmando que lo que él quiso decir es que los montes de Asturias son en realidad los taburetes de un bar llamado Centro Asturiano desde cuyos ventanales toma fotografías («caza») a las personas grandes y velludas que pasean por la calle (que en algunos ambientes son designadas como «osos»).

Aunque parezca increíble que alguien se pueda creer este tipo de embustes, la realidad es que, a fuerza de repetirlos, en la mente de muchos acaban sustituyendo a la verdad.

El Opus Dei también utiliza este método para falsificar lo que le conviene. Como botón de muestra voy a analizar el concepto «coacción».

Lee el resto de esta entrada »

Anuncios

Aviso A Los Afines Al Opus Dei

abril 21, 2008

Sobre la muerte

Iván de ExOpus

1—Las Web de la Prelatura y todas sus afines sólo publican lo que les conviene, es decir, lo que coincide al cien por cien con la idea de que el Opus Dei es perfecto.

2—Por eso abrí este sitio: para permitir que salga a la luz lo que la Obra se empeñan en ocultar.

3—Para ayudar a los lectores procuro responder a todos los comentarios y e-mail que recibo.

4—Por todo lo anterior, no puedo gastar el tiempo en aquellos que escriben expresando opiniones y generalidades del tipo de las que se publican en las Web del Opus Dei, de quienes no buscan refutar con razonamientos lógicos lo que mostramos sino confundir y mentalizar con los mismos eslogan y etiquetas de la Obra. A esas personas les aconsejo que envíen sus comentarios a los sitios afines al Opus Dei, quienes posiblemente tampoco se los publiquen, ya que son iguales a todos los que ya tienen colgados allí.

5—Por supuesto que tampoco editaré los textos que contengan insultos o que falten al respeto.

6—He sufrido el acoso del Opus Dei durante demasiados años y ahora no estoy dispuesto a seguir soportándolo.

Por eso, todos aquellos que utilizan el reto como sistema coaccionador (del tipo: “a qué no eres capaz de publicar mi comentario” o “yo creí que vosotros no censurabais a nadie” o “como no aplicáis la censura estoy seguro de que publicaréis mi comentario”), o también los que emplean la pesadez e insistencia (tan usada en el Opus Dei) para quebrar con ella la voluntad del otro y así alcanzar sus metas (ejemplo: “ayer mandé un comentario y aún no me lo habéis publicado”, para repetir lo mismo una y otra vez). Resumiendo: basta con que me tope con un atisbo de coacción en lo que alguien me manda, para que inmediatamente borre ese mensaje.

7—A quienes se llaman agnósticos, ateos, protestantes…; que afirman sólo conocer al Opus Dei de oídas y que después defienden a la Obra con más vehemencia de que la que emplearía el propio Prelado…; tan sólo decirles que no se crean aquello tan vivido en el Opus Dei de que el fin justifica los medios, que recuerden que el engaño siempre es pecado, que no se puede mentir para intentar ayudar a la Obra; que por tanto deben confesarse cuanto antes con el sacerdote del Opus Dei que tienen asignado (y siempre antes de comulgar, porque es muy grave renegar de su Fe y/o de la vocación que según ellos es lo más grande que Dios les ha concedido).

Por último, a quien no le guste mi sistema, pues que abra un blog propio y que allí publique lo que quiera, de esta manera no sentirá la necesidad de coaccionar a otros para que hagan su voluntad.

exopus.jpg