Testimonios Sobre El Opus Dei Difundidos Por History Channel

junio 10, 2008

El canal History Channel emitió un documental sobre el Opus Dei del que hemos seleccionado algunos testimonios que muestran las técnicas sectaria de esta institución de la Iglesia.

Ver vídeo.

Lee el resto de esta entrada »


Conde De Montarco, ¿Por Qué No Es Usted Del Opus Dei?

junio 10, 2008

portada.jpg

Encuesta realizada entre 1970 y 1974

CONDE DE MONTARCO. Agricultor y ganadero. Madrid.

Pienso que lo importante de una religión es aquello que aporta a cada ser humano para ayudarle a resol­ver los problemas espirituales que se le plantean como terrícola. Por eso me atrae la metafísica de la religión, que es su esencia. Porque para resolver los problemas materiales de esta vida disponemos, por un lado, de todas las ciencias técnicas (entre ellas la sociológica, la económica, la médica) y, por otro, de la política, como arte de convencer a hombres y mujeres para la más perfecta convivencia a través de un sistema de reglas sociales.

Pienso —y no sé si muy ortodoxamente— que una religión nace para el bien espiritual del hombre, y no que el hombre nace para acrecentar los bienes mate­riales de una religión. En todo caso, el hombre sólo puede dar a su religión honradamente, lo que tiene de divino: la inteligencia; y, con ella, procurar desarrollar los bines espirituales que contiene la religión que ha elegido.

Ya no tienen razón de ser las pugnas religiosas —si no he entendido mal el nuevo sentido postconciliar cató­lico—, ni, por tanto, el poderío material de una religión. Ni la fuerza del dinero, ni la presión política, deben ser empleados por una religión para ganar adeptos. Es su contenido espiritual el que deberá obrar para atraer al hombre. Por eso, dentro de una religión, no entiendo por qué un grupo o una comunidad busca engrandecerse, aumentar su poder material —terrenal— y dispu­tar a otros grupos o comunidades sus mejores hom­bres.

Creo que los grupos o comunidades, dentro de una religión, son ya un anacronismo histórico. Es algo pa­recido a lo que ocurre en algunos pueblos de España con las disputas y rivalidades de las cofradías de un Santo y de otro. Una religión, en el umbral del año 2.000, no debe necesitar la competencia ardorosa, misionera o ejemplar, de distintos grupos. El sentido ecuméni­co moderno acabará sustituyendo la disparidad de las comunidades dentro de una religión por la dispari­dad de religiones dentro del monoteísmo.

Pienso que, en la actuación política, cada cual debe guardar íntimamente su credo religioso, sin hacer ex­posición pública de él. Las denominaciones de grupos políticos con nombres de carácter religioso, son residuos de las luchas religiosas que hoy se consideran su­peradas gracias a un nivel intelectual más alto. Es jus­to reconocer que los miembros del Opus Dei, acaso por este motivo, pretender desligar su vinculación a la Obra con su actuación política.

Pero, aparte de esto, me parece absurdo que unos componentes de un reducido grupo religioso cualquie­ra, ocupen varios puestos importantes de la goberna­ción de un país, en determinado momento. Que esto su­ceda con los afiliados a un grupo político, es normal, y la consecuencia será que la política seguida estará marcada con el criterio sustentado por ese grupo o partido. Ahora bien, si esto ocurre con un grupo reli­gioso, también se dará la consecuencia de que la po­lítica desarrollada estará marcada por el entendimien­to de la misión religiosa del grupo. Y como prueba de lo que esto puede representar hoy en día, basta con pensar en el efecto que haría contemplar una fotogra­fía de un gobierno, alrededor de una mesa, en el que aparecieran varios frailes y legos de luenga barba, ves­tidos con la estameña de la Orden y calzando sanda­lias. La fotografía daría la vuelta al mundo con unos pies sabrosos.

Que los fieles a una religión sean políticos activos y lleguen a gobernantes es algo natural, pero no lo es que profesos —o profesionales— religiosos sean tam­bién profesionales políticos. Existe una incompatibili­dad manifiesta. Es aceptable que las ideas políticas de un grupo, que ha triunfado por ser mayoría en el país, presionen sobre la minoría, ya que éste es el juego po­lítico. Pero resultaría inaceptable suponer que, a fina­les del siglo XX, un grupo de religiosos pueda presionar con sus ideas sobre otras ideas religiosas distintas, existentes en el país, ni dar matiz religioso a la po­lítica.

En fin, entiendo perfectamente que la religión entre en el hombre y le perfeccione espiritualmente, pero no comprendo que el hombre entre en religión, como no sea para perfeccionar ideas metafísicas. O para una dedicación humanitaria y abnegada hacia los desva­lidos.

exopus.jpg


Encuesta del documental «Opus Dei, Una Cruzada Silenciosa»

junio 9, 2008

Vídeo sobre la concepción que los chilenos preguntados tienen sobre el Opus Dei.


Presentación De ExOpus En Vídeo

junio 9, 2008

Exposición en vídeo de algunas páginas del Blog ExOpus con la música «Para Eloisa» de Beethoven.


Entrevista A Alberto Moncada Sobre El Opus Dei

junio 9, 2008

Entrevista al ex numerario del Opus Dei Alberto Moncada que se encuentra en el documental «Opus Dei, una cruzada silenciosa»

Ver la entrevista en vídeo.


Los Aspirantes Al Opus Dei

junio 8, 2008

Iván de ExOpus

En el Opus Dei te cuentan que se pertenece a él desde el momento en el que los directores ven tu vocación y escribes una carta pidiendo entrar, ya que los pasos jurídicos a los que obliga la Iglesia son un mero tramite administrativo.

Cuando murió Escrivá, su sucesor, don Álvaro, nos escribió una carta en la que nos comunicaba que era Cofundador del Opus Dei todo aquel que hubiera pedido la admisión hasta el 26 de junio de 1975, día de dicho fallecimiento. Con ese comunicado estaba haciendo público que en la Obra se considera a alguien como de ella cuando pide la admisión (escribe una carta solicitándola, a partir de los 14 años y medio) y no en las incorporaciones jurídicas posteriores, tal y como pretenden hacer ver a quienes les achacan que admiten menores en su seno (Sobre El Aspirante Al Opus Dei).

Cuando en 1982 el Opus Dei pasó a ser Prelatura personal la Iglesia le obligó a no admitir en su seno a nadie que no hubiera cumplido los 18 años, por lo que solamente podían pedir la admisión aquellos que tuvieran 16 años y medio (medio año para concedérsela y un año más para hacer la oblación, primera incorporación legal, lo que supone tener los 18 años cumplidos).

Como acatar esa orden les suponía dejar de coaccionar a los más vulnerables de ser mentalizados (de 14 y medio a 16 y medio), la Obra no se conformó con perder ese jugoso botín y para incumplir los mandatos de la Iglesia se inventó que a partir de los 14 años y medio podían pedir ser Aspirante al Opus Dei. Y gracias a esta malabar estafa siguen actuando como antes, me atrevería a decir que mejor aún, ya que gracias a esa figura los chicos “aspirantes” pueden decirles a sus padres que no son del Opus Dei (no cuentan que han pedido por escrito ser aspirantes ni como les mentalizan sobre su vocación), lo que permite a los directores manipularlos hasta que estén tan fanatizados que ya no importe que les cuenten a los suyos que son de la Obra.

Sí por definición de la Prelatura todo católico laico es un aspirante al Opus Dei, ¿para qué hacer que alguien lo solicite por escrito? Y, ¿por qué sólo se aplica ese invento de aspirante a los menores de edad, por qué no lo puede pedir también alguien de 58 años? (Ibíd.)

La respuesta sensata a esta pregunta sólo puede encontrarse en lo expuesto más arriba.

En su intento de encubrir sus tejemanejes, los directores del Opus Dei repiten a los de fuera, una y otra vez, que los aspirantes al Opus Dei no son de la Obra.

También pretenden silenciar las voces de los que disentimos de sus falsedades con multitud de Web clónicas en las que se sigue el mismo insustancial guión. En la precipitación por intentar ahogar la verdad cometen algunos errores que les descubren.

Para demostrarlo trascribo el testimonio íntegro que una afín al Opus Dei ha colgado en Youtube:

Hola, soy María Victoria Fernández, tengo 25 años y trabajo en una auditora. Desde los 14 años y medio hasta los 18 años y medio fui miembro del Opus Dei y vi que no era mi vocación, y la verdad es que me da muchísima pena ahora cuando veo a gente que… ha tenido situaciones similares que critica o incluso gente que no tiene ni idea de lo que es el Opus Dei y dice que si pero luego la gente sale rebotada o la gente…, yo creo que en mi caso es todo lo contrario, que sólo puedo dar gracias a Dios y a la gente del Opus Dei que me ayudó un montón a ver que si eso no era lo mío no iba a ser feliz así y… ahora mismo voy a un centro del Opus Dei, estoy encantada con ellos porque me han ayudado, me ayudan cada día de mi vida y tengo muy claro que… que si fue, que si volviese a nacer volvería a hacer exactamente lo mismo, me han, me equivocaría durante 4 años pero he aprendido mucho durante… estos años. (Fui del Opus Dei: estoy agradecida).

Ante todo, al decir que sólo puedo dar gracias a Dios y a la gente del Opus Dei que me ayudó un montón a ver que si eso no era lo mío no iba a ser feliz así, está demostrando que fue echada de la Obra, ya que en caso contrario, cuando les interesas, te acosan para que te quedes, te persiguen y manipulan hasta el agotamiento.

Pero a lo que traigo aquí este testimonio es por el hecho de que no está diciendo que durante un periodo de tiempo fue aspirante, sino que siempre fui miembro del Opus Dei.

Nadie incluye los años de carrera universitaria como pertenecientes al ejercicio de su profesión. Si oímos a alguien decir que es médico desde hace 15 años, estamos seguros de que en ese cálculo no se cuentan los que pasó como estudiante. De la misma manera nadie mete dentro del tiempo en el que fue del Opus Dei los años en que aún no lo era, aquellos en los que aspiraba a serlo.

Si para la Obra solamente se pudiera ser del Opus Dei a partir del los 18 años, y así se enseñara, como manda la Iglesia, entonces a esta chica le habría salido de dentro decir algo parecido a desde los 14 años y medio he participado en la formación que da el Opus Dei y a partir de los 18 y durante medio año fui miembro del Opus Dei.

Y remacha el error al añadir que si volviese a nacer volvería a hacer exactamente lo mismo, me han, me equivocaría durante 4 años pero he aprendido mucho durante… estos años, ya que si durante todo ese tiempo no se hubiera considerado del Opus Dei sino sólo como una simple aspirante, entonces, ¿en qué se equivocó en esos 4 años?, ¿acaso en aspirar a ser del Opus Dei?

Mas en la Obra te embeben tanto de que eres del Opus Dei desde el momento en el que los directores ven que les eres útil (en que tienes vocación, dicen ellos) y que tú escribes la primera carta (también la de aspirante), que esta muchacha cuenta sin pudor alguno que desde los 14 años y medio hasta los 18 años y medio fui miembro del Opus Dei.

Es otro ejemplo del doble mensaje del Opus Dei por el que cuentan a los de afuera justo lo contrario de lo que viven.

La autora dice que le da muchísima pena ahora cuando veo a gente que […] no tiene ni idea de lo que es el Opus Dei, y por otra parte es incapaz de aceptar que ella se ha enterado de muy poco.

exopus.jpg


Opus Dei: Carmen Charo, Ex-Numeraria

junio 1, 2008

I

II

III

IV

V