Fray Justo Pérez De Urbel, ¿Por Qué No Es Usted Del Opus Dei?

enero 8, 2009

portada.jpg

Encuesta realizada entre 1970 y 1974

FRAY JUSTO PÉREZ DE URBEL. De la Orden de San Benito. Madrid.

Por muchas razones, pero sólo voy a decir una porque no deja de ser interesante conocerla. Es sencilla­mente porque desde los dieciocho años me comprome­tí a servir a otro Opus Dei, que tiene una relación más directa, no con los hombres y con la sociedad, sino con Dios.

La expresión Opus Dei se encuentra media docena de veces en la Regla de San Benito, pero con un senti­do muy distinto del que hoy le da la gente. En una par­te dice el legislador que nadie debe ser admitido en el monasterio, «si no es solícito con respecto al Opus Dei»; en otra, ordena que «nada se anteponga al Opus Dei», y en otra, indicándonos lo que él entiende por Opus Dei, pide a los monjes que cuando, a media no­che, toca la campana a maitines, «se apresuren todos para llegar a punto al Opus Dei». En suma, para San Benito, el Opus Dei es la oración, y en especial, la ora­ción litúrgica, el diálogo con Dios y por extensión, la vida espiritual, algo que no excluye la acción y menos la acción según las normas del Evangelio, pero que es, ante todo, espíritu.

Ese es mi Opus Dei, humilde y escondido, y a la vez, secular, milenario, sembrador de cultura, creador de civilizaciones, portador de paz para las almas y los pueblos. Su lema es Pax; su consigna: Ora et Labora.

exopus.jpg