Opus Dei: Una Fábrica de Inmaduros

enero 23, 2009

nina

OPUS DEI: UNA FÁBRICA DE INMADUROS

Iván de ExOpus

ÍNDICE

  1. La Madurez Humana
  2. Lo Que Quiere El Opus Dei
  3. El Infantilismo En El Opus Dei
  4. La Inmadurez Como Condición Para Ser Del Opus Dei
  5. Inmadurez Para Formar Una Familia
  6. Inmadurez Por Control Intelectual
  7. Inmadurez Por Control De Los Afectos
  8. Inmadurez Por Control De La Conducta
  9. Inmadurez Por Control Económico
  10. Inmadurez Espiritual
  11. La Inmadurez Por Baja Autoestima
  12. Manifestaciones De Baja Autoestima
  13. Inmadurez Y Fobias
  14. Conclusiones

Posterior
ExOpus


Inmadurez Y Fobias

enero 23, 2009

nina

OPUS DEI: UNA FÁBRICA DE INMADUROS

XIII – Inmadurez Y Fobias

Iván de ExOpus

El tema de las fobias y su inducción en la Obra está tratado monográficamente en mi escrito anterior La Fuerza Que Anula La Libertad En El Opus Dei, que resumo a continuación.

Lee el resto de esta entrada »


Conclusiones

enero 23, 2009

nina

OPUS DEI: UNA FÁBRICA DE INMADUROS

XIV – Conclusiones

El Opus Dei busca hacer de los suyos clones de su Fundador para lo que selecciona a los que son adolescentes y en adelante les mantiene en el máximo grado de inmadurez que le permite manipularlos sin resistencia. La praxis de la Obra lo hace manteniendo a sus adeptos en un estado de infantilismo interior a través de una acción institucional que provoca inmadurez psicológica, afectiva y espiritual, así como baja autoestima. No es difícil de imaginar que es un medio muy eficaz para crear esclavos psicológicos, pero también, con el tiempo, grandes enfermos, sobre todo de tipo mental.

Es difícil hacer que alguien se reconozca como un inmaduro cuando lo oculta su porte, inteligencia, grados académicos, etc. Puedo entender que algunos o muchos de la Obra que me lean consideren mis trabajos como insultos, sobre todo cuando están hechos a escuchar allí que el Opus Dei es absolutamente perfecto. Pero les pido que recapaciten. Lejos de mí herir a nadie. No les arrojo aisladamente las conclusiones sino que las acompaño con su porqué. Cuando algo negativo se demuestra nunca es un insulto sino un medio para erradicarlo que los sabios de verdad nunca desprecian. Con esa esperanza finalizo este libro.

FIN

AnteriorIndice ExOpus


La Fuerza Que Anula La Libertad En El Opus Dei

enero 20, 2009

fobias

Iván de ExOpus

Este escrito es una aplicación al Opus Dei de lo expuesto por Steven Hassan en Fobias: La fuerza que suprime la libertad de los miembros de las sectas, incluido en su libro Cómo Combatir las Técnicas de Control Mental de las Sectas, que trascribo a continuación:

«Hay un tema muy importante que merece una discusión aparte: las fobias. ¿Conoce usted alguien que haya padecido una fobia? ¿Usted mismo, tal vez? Las fobias más comunes son el miedo a volar en aviones, a hablar en público, a utilizar un ascensor, conducir por túneles o puentes, y a ciertos animales como las serpientes, las arañas, e incluso los perros.

Lee el resto de esta entrada »


Los Falsos Pecados Crean Fobias, Obsesiones y Depresión

mayo 31, 2008

Fuente: El Amor, el Amor. Emevecita.

Casi al final de mi carrera conocí a un chico un año mayor que yo, por quien todas las de mi clase suspiraban. El primer puesto de su promoción (coleccionista de primeros puestos), atractivo, inteligente, pedante (qué atractivos son los pedantes) y me enamoré platónicamente de él. Seguía siendo numeraria, pero tenía un “enamoramiento” que tenía que pasar (sabía que iba a pasar). Como es lógico (lógico para quien conoce el opus, si no lo conoces mira un poco AQUÍ) yo tenía la intención de ser numeraria hasta la muerte, así me tenga que morir joven para lograrlo (lavado de cerebro que le dicen).

Así que lo primero que hice fue ir a mis “Directoras” a decirles que estaba enamorada de este chico, que lo veía todos los días porque recibía clases en el salón del costado y que yo era muy grosera y pesada con él como para que no entre si yo estoy, pero así y todo me cruzaba con él y sentía que se me salía el corazón (adolescente tierna). Mi “Directora” (una jovenzuela de 21 ó 22 años en ese entonces) me dijo que ponga “más medios”, que si él entraba, yo saliera, que si el salía, yo entrara, que no hable con mis amigas si él estaba con ellas, que si él venía por la derecha yo huya por la izquierda.

Lo hice tal cual. El resultado: me obsesioné con él. Tanto así que deseaba no ser numeraria. (El chico no me había dicho ni media palabra, ni se me había insinuado.) Llegó el verano y con él las vacaciones y con ellas mi encierro anual para “estudiar doctrina”… del opus, claro. El encierro (llamado “semestre”) era en Lima (la capital) y allí viajamos.

Claro, viajamos las numerarias y viajaron nuestras amigas y sus amigos, porque Lima era el único sitio para hacer prácticas pre- profesionales. Y viajó “él”. Yo no sé si él lo sabe, pero me pasé todo el verano oyendo hablar de él a mis amigas y sabiendo casi exactamente qué había hecho todo ese tiempo. Una tortura.

Luego los del opus decidieron que me vaya. Me rompieron el alma y me fui. Así que cuando quise empezar a verle el lado positivo al asunto de ya no ser numeraria, se me ocurrió que lo único bueno era que podía acercarme a ese chico que tantos desvelos me había causado.

Me acerqué. No era pedante, es un ángel. Un chico buenísimo. El mejor de los amigos. Y me di cuenta que mi enamoramiento de todos estos meses pasados había sido unilateral. Él apenas sabía que yo existía y que era bastante odiosa con él (estrategia para alejarlo de mi) y nada más. Se me pasó el enamoramiento y nació una amistad grande, fuerte y sincera. Se me pasó como por arte de magia. Como quien despierta de un sueño.

exopus.jpg