Opus Dei: Una Fábrica de Inmaduros

enero 23, 2009

nina

OPUS DEI: UNA FÁBRICA DE INMADUROS

Iván de ExOpus

ÍNDICE

  1. La Madurez Humana
  2. Lo Que Quiere El Opus Dei
  3. El Infantilismo En El Opus Dei
  4. La Inmadurez Como Condición Para Ser Del Opus Dei
  5. Inmadurez Para Formar Una Familia
  6. Inmadurez Por Control Intelectual
  7. Inmadurez Por Control De Los Afectos
  8. Inmadurez Por Control De La Conducta
  9. Inmadurez Por Control Económico
  10. Inmadurez Espiritual
  11. La Inmadurez Por Baja Autoestima
  12. Manifestaciones De Baja Autoestima
  13. Inmadurez Y Fobias
  14. Conclusiones

Posterior
ExOpus


Inmadurez Por Control Intelectual

enero 23, 2009

nina

OPUS DEI: UNA FÁBRICA DE INMADUROS

VI – Inmadurez Por Control Intelectual

Iván de ExOpus

Evita que los suyos se informen sobre lo que al Opus Dei no le conviene: Una medida concreta de prudencia, para rechazar y oponerse a la disolución de la fe y de las costumbres, es sujetarse humilde y gustosamente al condicionamiento que supone evitar determinadas lecturas. […] No debemos leer libros de mala doctrina o literatura que disuelve las costumbres (José María Escrivá, carta 28.03.1973, n. 16). Así cuando la Iglesia suprime el índice de libros prohibidos el Opus Dei la desobedece imponiéndolo. Detrás de esta medida en realidad está el deseo de que los suyos no maduren intelectualmente al obligarles a llenar su cabeza sólo con la información que a los directores les interesa.

Lee el resto de esta entrada »


Conclusiones

enero 23, 2009

nina

OPUS DEI: UNA FÁBRICA DE INMADUROS

XIV – Conclusiones

El Opus Dei busca hacer de los suyos clones de su Fundador para lo que selecciona a los que son adolescentes y en adelante les mantiene en el máximo grado de inmadurez que le permite manipularlos sin resistencia. La praxis de la Obra lo hace manteniendo a sus adeptos en un estado de infantilismo interior a través de una acción institucional que provoca inmadurez psicológica, afectiva y espiritual, así como baja autoestima. No es difícil de imaginar que es un medio muy eficaz para crear esclavos psicológicos, pero también, con el tiempo, grandes enfermos, sobre todo de tipo mental.

Es difícil hacer que alguien se reconozca como un inmaduro cuando lo oculta su porte, inteligencia, grados académicos, etc. Puedo entender que algunos o muchos de la Obra que me lean consideren mis trabajos como insultos, sobre todo cuando están hechos a escuchar allí que el Opus Dei es absolutamente perfecto. Pero les pido que recapaciten. Lejos de mí herir a nadie. No les arrojo aisladamente las conclusiones sino que las acompaño con su porqué. Cuando algo negativo se demuestra nunca es un insulto sino un medio para erradicarlo que los sabios de verdad nunca desprecian. Con esa esperanza finalizo este libro.

FIN

AnteriorIndice ExOpus