El Opus Dei Ofrece Dinero A Ricardo De La Cierva

enero 19, 2007

Ivan de ExOpus

El historiador Ricardo de la Cierva no ha sido precisamente uno de los más queridos por el Opus Dei. Cuando estaba en la Obra recuerdo que en el índice de libros que no se podían leer se encontraban gran parte de los suyos. No es de extrañar, ya que, por ejemplo, fue quien demostro la corrupción habida en la falsificación del marquesado de Peralta para que así lo pudiera disfrutar el fundador del Opus Dei (Capítulo X del libro: Los Años Mentidos. Ricardo de la Cierva. Editorial Fénix).

En el fragmento de la entrevista concedida por Ricardo de la Cierva que viene a continuación, por una parte nos cuenta como tuvo que formar una editorial propia para que su expresión pudiera ser libre, y por otra como el Opus Dei le ofreció dinero para crear dicha empresa; el subrayado es mío:

GXXI [Entrevistador].- Es usted, a la vez, escritor y editor y todo ello, además, con éxito, cosa muy rara en España. ¿Qué puedes señalarnos sobre la cuestión?

Ricardo de la Cierva.- En 1993 creé mi propia editorial: Fénix, nombre masónico, por cierto, lo cual les molesta mucho a ellos. Creé la editorial porque tanto Planeta como Plaza y Janés me pusieron trabas por escribir sobre la masonería. Varios amigos me dijeron: Vas a vivir el fracaso del autor que se hace editor.

Voy a procurar no caer en los defectos en que cayeron Galdós o Sánchez Bella, por ejemplo.

He tenido ofrecimientos de dinero importantes, en concreto del Opus Dei, y no lo he aceptado. Empecé con un millón y medio que tenía ahorrado y ahí estamos con el número 24 de la editorial. (La Masonería Invisible, Entrevista A Ricardo De La Cierva. E.F. y B. Fulges).

Los humanos concedemos nuestro dinero bien a nuestros benefactores o a aquellos de quienes queremos beneficiarnos. Nunca a los enemigos que lo van a emplear contra nosotros.

Si Ricardo de la cierva perjudica con sus trabajos al Opus Dei y a su Fundador, ¿no será entonces porque es amigo suyo por lo que le ofrecen dinero? Tan sólo cabe pensar que los ofrecimientos de dinero importantes, en concreto del Opus Dei, solamente podían ser para obtener un beneficio, y más concretamente para callarle. De hecho comprobamos como es en esa editorial (Fénix) en donde de la Cierva pública el libro en el que demuestra la falsedad en la concesión del título de marques de Peralta al fundador de la Obra, cosa muy difícil de imaginar si el patrimonio de la editorial hubiera sido del Opus Dei.

Y como Ricardo de la Cierva lo sabía tan bien como yo, es por lo que no aceptó ese dinero.

exopus.jpg


La Fascinación Sectaria

enero 19, 2007

Steven Hassan.

Hay muchas formas diferentes para atraer a la gente a un grupo que utiliza el control mental. Dado que los grupos destructivos buscan deliberadamente a personas que son inteligentes, tienen talento y triunfan, los propios miembros resultan muy persuasivos y seductores para los nuevos. El simple número de miembros comprometidos y sinceros que el recién llegado conoce es probablemente mucho más atrayente para el posible converso que cualquier doctrina o proyecto. Las grandes sectas dan sobrada prueba de que saben entrenar muy bien a sus «vendedores». Adoctrinan a los miembros para que sólo muestren los aspectos favorables de la organización. Se les enseña a suprimir cualquier sentimiento negativo que tengan sobre el grupo y a que siempre muestren una expresión de felicidad y alegría en su rostro (Combatiendo el control mental de las sectas. Steven Hassan, Capítulo 3).

exopus.jpg


Reflexiones Sobre El Opus Dei Y Las Sectas (II)

enero 16, 2007

Varios autores.

Tu hijo se puede torcer como cualquier hijo de cualquier familia, vaya al club o no vaya… Conozco algún caso llamativamente torcido -alcohólico y mendigo- a pesar de que sus padres llevaron siempre al chaval a un club…

Evidentemente es más cómodo “depositarlo” en el club y desentenderse un poco –o un mucho- de él, pero tienes el peligro en el que ahora te ves, que pueden captarlo para una institución tipo secta que ha hecho mucho daño a mucha gente.

Tu hijo está feliz porque no conoce la realidad, no sospecha que le han preparado una encerrona entre los directores y el cura del club, y simplemente está disfrutando de todo lo bueno que le ofrecen. Entre las cosas malas que tiene el opus es que sólo empiezas a enterarte de la realidad cuando estás dentro…¿Porqué no te lo dicen antes?…¿Para que no salgas corriendo?… (Fuente XI. José Antonio).

¿Realmente es creíble que después de tantos años mintiendo a diestro y siniestro, tanto a sus miembros como al mismo Papa, después de haber arruinado la vida a tanta gente y llevado a tantos ante el psiquiatra, de haberse apropiado de bienes y haciendas en base a la búsqueda de un fin que se ha visto falso, de haber actuado siempre con dolo y doble moral pasando por encima de cualquiera que discrepara minimamente de la línea oficial y de haber tergiversado y manipulado la mismísima doctrina de la Iglesia y hasta el mismísimo Evangelio, todo se va a arreglar con unas directrices de la Santa Sede? ¿Es que no es ya patente que esta institución está viciada desde su inicio, que representa una gran mentira y que lo único que debería hacer la Iglesia, si realmente es Madre para con sus miembros, sería retirarle su legitimidad por craso incumplimiento de los Estatutos y disolverla? ¿Cuales son los frutos apostólicos? ¿Los miles de niños-as que son manipulados desde su adolescencia para convertirlos en esclavos durante el resto de sus vidas? ¿O tal vez las decenas de sacerdotes ordenados cada año sin conciencia de vocación al sacerdocio y abocados a esa situación por un pretendido “buen espíritu”?

Demasiado sabemos que la enfermedad que achaca al invento es mortal de necesidad, que lo de la manipulación de las conciencias es un tema medular pero únicamente un reflejo de lo que supone el funcionamiento de una institución sectaria que yo me atrevo a denominar “sacrílega” pues utiliza el nombre de Dios en vano para doblegar la voluntad de sus miembros. Son demasiadas cosas como para pensar que el asunto tenga solución.

Bajo mi punto de vista no cabe más que una petición pública de perdón por parte de la institución a todos los damnificados, con la reparación, también material, de los daños causados, la práctica de la penitencia para todos los que actuaron con dolo, empezando por el propio Prelado, y la oferta a los miembros de seguir el camino marcado en los Estatutos bajo la autoridad directa de la propia Iglesia y en un marco bien distinto al actual que se decidiera tras sendos congresos en los que se permitiera expresarse a los miembros sin distinción de clases ni sexo (Fuente XII. Crespillo).

¡¡¡Cuantas normas, cuantos reglamentos, disposiciones y leyes secretas y retorcidas!!! No me atreveré a amar a Dios si -para ello, según el Opus- tengo que doblegarme a los miles de preceptos de la Obra. Además, leyendo los documentos internos del Opus Dei queda claro que al Opus sólo le importa el Opus… además, ¿a quién se le ocurre reglamentar hasta como han de donarse los órganos?, a mi esto no me lo explicaron cuando pité…

¡QUÉ TRISTE ESTUPIDEZ!

Yo también agradezco mucho a las personas que están dentro del Opus el trabajo que se han tomado para sacar documentos que yo (que también sigo dentro) no habría podido leer nunca (Fuente XIII. Raul).

(En «¡Qué Personalidad! ¡Qué Pena! Pero, ¡Detengan La Locura!, de Vadovia», se hace un estudio psicológico muy interesante del fundador del Opus Dei que explica algunas de las características de la Institución.)

Selección realizada por Iván.

exopus.jpg


Reflexiones Sobre El Opus Dei Y Las Sectas (I)

enero 14, 2007

Varios autores.

Si no somos claros respecto a las complejas situaciones sicológicas que crea la obra, que se entienden perfectamente considerando a la prelatura como una secta destructiva, nos quedamos con visiones dualistas que no aclaran nada y nos hacen juzgar injustamente las intenciones de personas que también son victimas del mismo fraude que ayudan a sostener (los directores) (Fuente I. Australopitecus).

Si los directores son inocentes o no, no lo sé… pero sí sé que a medida que pasan los años dentro de la obra, los numerarios (y en menor medida también los demás miembros de la obra, y cuando digo numerarios incluyo también a las numerarias y numerarias auxiliares) vamos perdiendo de a poco el dominio de nuestra persona… de a poco, a fuerza de vivir consultando hasta lo más mínimo, sea de carácter práctico o de vida interior, vamos desarrollando el hábito de vivir desde fuera de nosotros mismos… y a medida que el hábito se arraiga dejamos de poseernos a nosotros mismos y empezamos a vivir alienados… No nos poseemos a nosotros mismos y no tenemos acceso a nuestra propia conciencia… siempre queda un cierto resto.. de hecho es desde ese resto desde donde tomamos la decisión de irnos y abandonar nuestros compromisos con la prelatura…

Todos hemos experimentado, además de una gran paz, como, a medida que pasan los meses desde nuestra salida, vamos recuperando de a poco ese mundo interior nuestro y vamos viviendo más como “nosotros mismos”… en una mayor y más profunda posesión de nuestro propio yo… Esa es, a mi juicio, la mayor prueba de que la Obra es una secta. Porque solo una secta puede enajenar a las personas al modo con que lo hace la obra. (quién lo hubiera dicho jamás… que yo iba a estar diciendo a los cuatro vientos que la obra es una secta… pero es que no puede explicarse de otro modo) Se predica hasta el hartazgo sobre la libertad y vivir en conciencia, pero después se las manipula desde muy adentro hasta conseguir la más completa alienación. Es por eso que creo que muchas personas en los cargos de dirección son inocentes porque no se poseen a sí mismas, no actúan en total posesión de sus conciencias, no son libres en serio… Pero no los eximo de toda responsabilidad en ese proceso, porque los que nos hemos ido probamos con nuestra propia historia que ese mecanismo de alienación es reversible y todos experimentamos que hay un momento en que optamos entre ver o cerrar los ojos… algunos los cierran por miedo (como lo muestra Agustina en su artículo), otros por comodidad, otros por mil motivos varios… Los que optamos por mantenerlos abiertos y seguir la voz de nuestra conciencia por débil que se sintiera hemos recibido el premio de respirar otra vez el aire puro de la libertad (Fuente II. Jacinta Unzué).

Otra cuestión que ayuda a la confusión es que habitualmente estos profetas difunden verdades comprobables por cualquier persona (verdades naturales) y que hacen difícil debatir con ellos, ¿quién puede negar que matar es malo? o ¿que la verdad nos hará libres? y esconden en sus argumentos otras verdades menos comprobables (por no decir fábulas y mentiras) que no tienen nada que ver con la realidad moral. Pero lo peor es cuando se inventan argumentos para influir en las decisiones morales de los demás, ahí esta el problema. Y este problema no es solo de las religiones reveladas, es también el de las ideologías políticas y sociales e incluso es el de las sectas destructivas. La idea de fondo es aceptar una serie de ideas reveladas solamente a algún líder, que no necesariamente esta vivo ya que a esta serie de personas le aparecen sucesores muy fácilmente, que son incuestionables y que le aseguran la superioridad moral a todo el que pertenezca al grupo iniciado por el lider. Pero las ideas contienen obligaciones morales que violan la dignidad humana propia y ajena y que son incuestionables por el solo hecho de ser reveladas (Fuente III. Australopitecus).

Pienso que los que hemos sido numerarios tendemos a perdernos demasiado en las elucubraciones y en las palabras. Lo digo porque nos tragamos tanto todos los cuentos de la “formación” que se ve que cuesta desprenderse y abrir los ojos a la realidad y que con frecuencia la gente que nunca ha estado dentro entiende mejor ciertas cosas que los que sí estuvimos.

Una vez más insisto porque veo que algunos siguen interviniendo como si la vocación al opus fuera lo que nos dijeron que era. La vocación de numerario es sólo que ellos comprueban que por familia, “posición social”, inteligencia, salud, cierta presencia, “posición económica” y educación católica eres una persona que les puedes hacer el papel. Pero 1º las vocaciones en la vida no son como el opus las plantea, “si no haces esto le das la espalda a Dios”, y 2º no deberíamos de caer en la falacia de poner en el mismo nivel la vocación de cura y el hacerse numerario. Meterse en el seminario es una opción que alguien puede hacer, tras un proceso de discernimiento y una vez dentro no se le amenazará con el infierno si se sale.

Pero meterse en el opus no es meterse en el opus. Meterse en el opus es ser metido con engaño, aprovechando la inocencia del adolescente y, por desgracia, aprovechando también la ignorancia tan grande que aún hoy existe en España de lo que es verdaderamente esa secta (Fuente IV. Ana Azanza).

Y ese catalizador, o esa persona que lo ayuda a uno, fueron para mi opuslibros (80%) y una persona dentro de la Obra que me ayudo de verdad (20%). Si no hubiera tenido acceso a una información tan bien sustentada sobre la naturaleza sectaria de la Obra y a los testimonios aqui publicados no hubiera tenido el coraje para enfrentarme a la Institución y plantear sin muchas dudas mi salida de la Prelatura a los directores. Aun hoy en día me sorprendo de que solo me tomo seis meses llegar a escribir mi petición de dispensa desde que “conecte” con opuslibros, es todo lo que uno puede hacer con el miedo que le meten a uno (aunque llegue a pensar escaparme del centro cuando llegue a pensar que el tramite de la dispensa se demoraba demasiado, al final solo fueron dos meses). Por supuesto que mi proceso de desencantamiento con la Obra ya estaba muy avanzado, pero aun con todas las estupideces que uno ve dentro de la Obra es muy difícil salirse ya que muchas de las trampas sicológicas de la Institución son montadas cuando uno esta muy joven. Además, en mi caso, yo era muy vulnerable en mi adolescencia porque mi familia siempre ha sido algo disfuncional y eso le pesa a uno demasiado. (Fuente V. Australopitecus).

Una vez que se ha visto el engaño sufrido, la extorsión, el toreo, el grandísimo cuento que se traen con su santificación del trabajo personas que se quejan cuando se les hace barrer una vez por semana, y la trampa de una supuesta vocación, que repito una vez más NO EXISTE, ¿qué importa lo que digan, lo que piensen, lo que hagan? ¿qué se puede esperar de gente que vive en la mentira y alimenta esa mentira con cada gesto?

¿Qué afecto se puede esperar de gente que ha aplastado su conciencia y su corazón en beneficio de un sistema? ni para los que se van ni para los que se quedan.

Lamento lo que se ve tantas veces en esta web, tanto entre los que se han ido como entre los que se acercan a la secta, que nos conformemos con el simulacro de afecto. En el opus es lo que hay “simulacro”(Fuente VI. Ana Azanza).

El Opus Dei, en mi opinión, tiene un patológico interés por los medios de comunicación, es como un perro que solo entiende a golpe de periódicos… y que ahora quiera quitarse su apelativo de “secta’ ganándose la amistad de obispos y cardenales para tener su propia parroquia […] sinceramente no logro distinguir su “ventaja competitiva” frente a las otras parroquias de buenos rumbos “(Fuente VII. D.L.).

Prácticamente todo lo que se dice en opuslibros sobre el opus salió a relucir: el opus como secta, re-escribir la historia, cambiar páginas de crónica o noticias, maquillar los documentos internos, la venta de acciones de empresas, fomentar los gustos de los cardenales, la captación de menores, la instrumentalización de la amistad, la anulación de la mente, el pensamiento único y anticuado en filosofía y teología de la Universidad de Navarra, el opus y Juan Pablo II, la turbosantidad, el opus y Ratzinger, la pérdida de influencia en el Vaticano, etc., etc. (Fuente VIII. Marco Polo).

Entonces caigo en la cuenta de que mi historia de como logre salir del opus dei esta muy relacionada con la existencia de opuslibros y con artículos bastante bien sustentados de por qué la obra se comporta y funciona como una secta en la practica. […] Pero entonces esto me confirma una de las características sectarias de la obra, y digo sectarias no como grupo de presión política sino como organización que utiliza métodos de manipulación sicológica para atemorizar a sus posibles disidentes dentro de la institución. La característica es jugar a que la obra nunca ha sido bien entendida o comprendida por los “enemigos de la religión” y personas que tienen una visión “reduccioncita” de la persona humana y desprecian los bienes espirituales. Y la verdad es que desde su punto de vista tienen la razón si uno insiste en permanecer en sus puntos de vista, pero lo cierto es que si la obra como se ha demostrado en muchos escritos de esta web viola los mismos derechos que la Iglesia le reconoce a sus fieles, aparte de que en el pasado violo directamente leyes civiles respecto a los asuntos económicos de sus “empleadas” numerarias auxiliares y hoy en día simplemente viola derechos humanos procurando cumplir bien las leyes de seguridad social respecto a ellas.

Pero hay que ser muy ciego para no ver que en la obra algo anda podrido cuando se necesita tanta consigna y tanta repetición de lo mismo día a día y año tras año para mantener a la gente que no es feliz a raya. (Fuente IX. Australopitecus).

Hola Lidia:

Te presento mi opinión sobre el tema de la posible “vocación” de tu hijo:

A los catorce años nadie tiene vocación al Opus Dei ni a las hermanitas de los pobres. Se pueden tener ilusiones, ideales, mucha ingenuidad y desconocimiento de la realidad. a esto, muchas veces, le han llamado “vocación”. Hasta los 18 años cumplidos, la pluma quieta. Uno es menor de edad y no debe contraer ninguna obligación que hipoteque su futuro. Es preciso no cerrarse a un solo ambiente, a un grupo concreto, más claramente, a una secta.

Para los padres puede ser cómodo que su hijo se meta en este camino de las vocaciones, ya que gran parte de los problemas que la adolescencia lleva consigo desaparecen, ya que a la inseguridad propia de esta época, la Obra se encarga de llenarla de “seguridades”; pero esto tiene un precio: no se vive la adolescencia, la persona no va diseñando su personalidad y futuro con libertad, con errores y éxitos, sino que la Obra se encarga de darle sus pautas. Situación que lleva a muchos a desarrollar una personalidad artificial, llena de represiones y que necesita compensaciones, como el gusto por manipular a los demás. Fuera del Opus Dei hay riesgos, pueden salir las cosas bien o mal, pero dentro de la Obra, uno es un alien movido por los famosos “directores” . (Fuente X. Australopitecus).

Selección realizada por Iván.

exopus.jpg


Y Entonces Llegó Internet

enero 11, 2007

Ivan de ExOpus

La Existencia Del Opus Dei Se Da Gracias A La Siguiente Praxis:

1. Enmudecer ante las acusaciones de que es objeto sobre las malas prácticas institucionales (tema tratado en El Silencio Del Opus Dei (I), (II) y (III)

2. Mentir (ver un ejemplo en el siguiente punto).

3. Amordazar a quienes les acusan.

Escribe Agustina López de los Mozos, creadora de Opuslibros:

«Al respecto de lo que dice Nasius, hace aproximadamente un año [sobre abril de 2004] recibimos un correo de Santiago Mata (como yo digo mi nombre puedo decir el suyo). Se trataba de un correo que enviaba a la empresa que entonces nos alojaba en Internet, con copia a nosotros. En ese correo instaba, conminaba, exigía, amenazaba, a dicha empresa a que nos descolgara inmediatamente de Internet porque estaba siendo cómplice de delitos que —a su entender—, nosotros estábamos cometiendo. Los supuestos delitos consistían en que hablábamos sobre el Opus Dei a base de injurias, falsedades, mentiras, etc. Lo más curioso era que Santiago Mata, añadía: “yo no tengo nada que ver con el Opus Dei, les comunico esto por su propio bien”. Estábamos Maque y yo actualizando la web y le comento: “Maque, hay un correo de un tal Santiago Mata…” y antes de que me diera tiempo a terminar la frase, me corta y me pregunta: ¿de cuál, padre o hijo? Maque hacía muy pocos años que se había ido de la Obra y les conocía a los dos, uno supernumerario, el otro, numerario. Y como broche de oro, Santiago Mata —supongo que hijo, el numerario—, olvida que escribe desde su lugar de trabajo y tras decir que “no tiene nada que ver con el Opus Dei”, aparece la dirección completa, calle, teléfonos, etc., desde donde escribe: ACEPRENSA. Maque y yo nos sonreímos y seguimos actualizando la web. Y este amigo, Santiago Mata, es el que hace la web ‘antiopuslibros’ a la que Nasius se refiere» (La página ‘antiopuslibros’ ya existe. Nasius).

4. Copar los medios de comunicación.

Leámoslo en el siguiente artículo:

«Hace diez años, la prensa hervía. Sólo en la revista Tiempo se publicaron nada menos que doce reportajes, desde enero de 1992 hasta junio (la ceremonia de beatificación fue el 17 de mayo), sacando los colores de la secta de Monse [el fundador del Opus Dei]. Salieron a la luz, entre nuevos títulos y reediciones, docena y media de libros críticos con El Padre (que así se hacía llamar, como Dios), desde el insuperable trabajo de Luis Carandell (Vida y milagros de monseñor Escrivá de Balaguer) hasta obras tremendas de María Angustias Moreno, Alberto Moncada, Carlos Albás (sobrino de Monse), María del Carmen Tapia, yo qué sé… En el fenecido diario El Independiente, un jovencísimo Luis Algorri, todavía delgado, publicó un tremendo serial de 30 capítulos (30 dobles páginas centrales del periódico, día tras día, que se dice pronto) durante todo el mes de julio de 1991, con el título Un altar para Escrivá; fue un trabajo que sacó de sus casillas, literalmente, a los jerifaltes de la Obra de Monse en España.

«¿Y hoy? [5-10-2002]

«Nada.

«La Prensa está callada… por la cuenta que le tiene. Los presidentes, líderes y dueños de los grandes grupos de comunicación de este país; los más poderosos empresarios de la comunicación de España, han recibido las oportunas llamadas telefónicas. No les llamaban los siniestros y bien amaestrados responsables de Prensa del Opus, desde el anciano Luis Gordon al eficaz Antonio Hernández Deus. No. Al teléfono estaban poderosísimos banqueros de la Obra, como Luis Valls Taberner, del Banco Popular.

«Incitatus sabe esto de primerísima mano. “Convendría que…” “Sería mejor si vosotros…” “En bien de todos, deberíais…” Es como el chiste del dentista: el paciente se tumba en el sillón y, cuando el estomatólogo pone en marcha el torno fatídico, el paciente agarra firmísimamente al doctor por sus partes más queridas, que tiene tan a mano, y le dice: “No nos vamos a hacer daño, ¿verdad que no?”

«La Prensa se ha doblegado pecuariamente ante el tremendo poder de los chicos de Monse. Ha sido terrible ver esto. La excelente pero poco exitosa revista La Clave, que dirige Manuel Soriano (bueno, el director de nombre es José Luis Balbín, pero estamos hablando en serio, ya conocemos todos las capacidades periodísticas de Balbín, ese director de Comunicación del Museo del Prado que pasa por su despacho tan sólo cada vez que se aproxima a la Tierra el cometa Halley), publicó un trabajo de seis páginas, con honores de portada, que firmaba nada menos que ¡Alberto Moncada! El gran crítico, el gran flagelador, se mandó un texto de una suavidad y de una corrección política que daba pena leerlo. No podía hacer más… ¡No le dejaban! Tiempo, la más importante revista de información política y económica de España, bastión tradicional de los defensores de la libertad de expresión contra las insidias de la “santa mafia”, despachó el asunto con tres páginas de lo más florentino en las que, eso sí, se anunciaba algo sensacional: la intención de la Obra de que este tiberio mediático-político-económico no acabe con la canonización de Monse. Quieren ir más allá (Fragmento del artículo» La Fiesta De ‘Monse’. Incitatus).

5. Embeber a los de dentro de la falacia vivencial de que el Opus Dei es Dios.

6. Controlar los pensamientos de los suyos, los sentimientos, la información que reciben, su economía y toda su conducta. Para lo que se valen, entre otros medios, de infundirles miedos, fobias y temores subconscientes a que serán unos infelices si abandonan la Obra.

Pero en 1995 surge Internet y con él la posibilidad de que cualquiera pueda manifestarse públicamente con una libertad de expresión casi en estado puro.

Como no se le pueden poner puertas al campo, algunos de los que tenemos algo que decir que difiere con lo que oficialmente afirma la Prelatura nos hemos puesto a contarlo.

Con ello no hay ningún ataque a nadie.

Mas hacer publicidad de la verdad daña mucho al mentiroso.

La gran difusión de la Red y la facilidad de su acceso hace que algunos de la Obra lleguen a leernos, sin tener que dar cuenta de ello a los directores (ya que muchas veces la utilizan por razones de trabajo). El choque brusco con la visión cruda de la realidad que les presentamos escandaliza a una parte. Pero la semilla de la verdad cae en su seno… ya fructificará… y estoy seguro de que al final muchos de ellos serán libres. Otros comprueban que lo que afirmamos coincide en todo con sus vivencias. Y de estos últimos son legión los que abandonan la Obra.

También se informan los que se acercan por primera vez al Opus Dei, los que frecuentan sus clubes, los que son conminados a pitar (pedir la admisión a la Obra)… por lo que todos ellos reciben por Internet el antídoto preciso que les librará de muchas pesadillas que otros hemos tenido que soportar cuando no se disponía de tal medicina.

Los padres descubren el carácter dañino para la libertad que se vive dentro del Opus Dei, al que ellos inocentemente habían confiado a sus hijos, y muchos los sacan de allí, en alguna ocasión con brusquedad.

Personas indiferentes al Opus Dei curiosean nuestros escritos con lo que sin saberlo quedan prevenidos y además establecen con quienes se comunican una opinión pública acorde con lo que es el verdadero Opus Dei.

Y los miembros de la Iglesia, incluida su Jerarquía, descubren de la mano de quienes han sido del Opus Dei la realidad que él les oculta (aunque en muchas ocasiones tan sólo les certifica lo que ya sospechaban).

La Red está logrando que la Prelatura se quede sin los pilares de sustentación que tan arduamente había conseguido

Con esto no contaban los diseñadores del Opus Dei.

¡Dios bendiga a quienes han hecho y hacen posible Internet!

Iván

kaisermundo.jpg

exopus.jpg



La Falacia Más Usada Por Los Del Opus Dei

enero 9, 2007

Ivan de ExOpus

Un «argumento ad hominem» o «argumentum ad hominem» (en latín, ‘dirigido al hombre’), es una falacia lógica que implica responder a un argumento o a una afirmación refiriéndose a la persona que lo formula, en lugar de al argumento por sí mismo. Una falacia ad hominem consiste en afirmar que un argumento de alguien es erróneo sólo por algo acerca de la persona, no por problemas en el argumento en sí. Debe quedar claro que el propósito del ataque es desacreditar a la persona que está ofreciendo el argumento y, específicamente, invitar a los demás a no tomar en consideración lo que afirma.

Un argumento ad hominem (y por tanto, falaz) tiene esta estructura:

1. A afirma B; (En Opuslibros, ExOpus, etc., divulgan realidades del Opus Dei).

2. Hay algo cuestionable acerca de A, (En Opuslibros, ExOpus, etc., se escribe con seudónimo).

3. Por tanto, B es falso. (Lo que afirma Opuslibros, ExOpus, etc., es falso).

Ad hominem es una de las falacias lógicas más conocidas. Tanto la falacia en sí misma como la acusación de haberse servido de ella se utilizan como recursos en discursos reales. Como una técnica retórica, es poderosa y se usa a menudo —a pesar de su falta de sutileza— para convencer a quienes se mueven más por sentimientos y por costumbres acomodaticias que por razones lógicas. (Fuente Wikipedia).

exopus.jpg


Sobre El Aspirante Al Opus Dei

enero 7, 2007

Ivan de ExOpus

Cuando murió Escrivá, su sucesor, don Álvaro, nos escribió una carta en la que nos comunicaba que era Cofundador del Opus Dei todo aquel que hubiera pedido la admisión hasta el 26 de junio de 1975, día de dicho fallecimiento. Con ese comunicado estaba haciendo público que en la Obra se considera a alguien como de ella cuando pide la admisión (escribe una carta solicitándola, a partir de los 14 años y medio) y no en las incorporaciones jurídicas posteriores, tal y como pretenden hacer ver a quienes les achacan que admiten menores en su seno.

Y esa captación de casi niños fue tolerada por la Iglesia hasta 1982, momento en el que el Opus Dei es constituido Prelatura personal. Entonces la Santa Sede obliga, por ley, a que no sea admitida en la Obra gente tan joven. Su Prelado, en vez de rectificar, se inventa la figura del «Aspirante al Opus Dei» para seguir haciendo lo mismo que antes, esto es, poder seguir manipulando a chicos inmaduros (desde los mismos 14 años y medio de siempre).

En una ocasión, hace tiempo, un ilustre gobernante del Opus Dei me planteó, en privado, la siguiente cuestión:

-¿Quiénes piensas que perseveran más, los que pitan [pedir por carta la admisión al Opus Dei] antes de cumplir los 18 años o los que pitan después?

Yo respondí que los que piden la admisión siendo ya mayores de edad, pero no. El índice de perseverancia es mayor entre aquellos que han sido seducidos a temprana edad. Este dato constituye el gran acicate para continuar con el modelo de captación de menores. Y hay que presionar a los menores de edad, hay que ejercer una auténtica coacción. No invento, no interpreto, no opino; expongo lo que se dice de puertas adentro.

El argumento es el siguiente: si la sociedad presiona a la juventud para que se emborrache, para que se drogue, para que utilicen su cuerpo como un instrumento de placer, ¿por qué no vamos nosotros a presionar a los jóvenes sobre los que tengamos influencia para que piten? Así como la sociedad impone a un chaval que mantenga relaciones sexuales a temprana edad y eso es malo, ¿por qué nosotros no podemos imponerles algo que es para su propio bien: la vocación a la Obra? Porque la tolerancia no puede ser un juego: si nosotros tenemos que ser tolerantes con la inmoralidad imperante en la sociedad, ¿por qué hay quienes no aceptan nuestro proselitismo?, ¿acaso es legítimo presionar para el mal y no para el bien?

Sobran los comentarios (Sobre la nueva casta de directores mediocres del Opus Dei. escriBa).

La inmoralidad de esa actuación está muy bien explicada por Alien en su Blog «Ensayos Liberales»:

Es una frase muy oída que el fin no justifica los medios, que para conseguir algo bueno no se puede realizar un acto malo. Pero, ¿por qué es así?

La razón es que lo malo nunca se debe ejecutar, siendo indiferente el para qué se haga. Cuando no es lícita una obra no se puede justificar su realización apoyándose en lo bueno que traerá consigo después. Para la ética es indiferente que se mate para el enriquecimiento del asesino o para que mil familias no se queden en paro. Como esta prohibido matar, no lo podemos hacer nunca, por lo que es implanteable el fin bueno que lo pretende justificar (El Fin No Justifica Los Medios. Alien).

El que haya gente que manipule a niños para el mal no santifica que el Opus Dei lo haga para el bien. Siempre es perverso aprovechar la inmadurez de una persona para privarla de su libertad, tanto si se hace para llevarlos a la droga, como para que hagan visitas al Santísimo.

El ejemplo lo tenemos en Cristo que siempre enseñó, mas nunca coaccionó. Y a su semejanza han de comportarse quienes se quieran llamar y ser sus discípulos.

Por último, un razonamiento. Sí por definición de la Prelatura todo católico laico es un aspirante al Opus Dei, ¿para qué hacer que alguien lo solicite por escrito? Y, ¿por qué sólo se aplica ese invento de aspirante a los menores de edad, por qué no lo puede pedir también alguien de 58 años?

La respuesta está en que esa figura artificial encierra una trampa. La trampa de violar con ella las disposiciones de la Iglesia en materia de protección a la juventud, tal y como hemos visto.

Iván.

exopus.jpg