La Amnesia Histórica Del Opus Dei

julio 19, 2007

dsfcd.jpg

Iván de ExOpus

El pasado 18 de julio se cumplieron 71 años del comienzo de la terrible Guerra Civil Española que ha marcado intensamente el último periodo de la historia de nuestro país. Con tal motivo el canal de televisión Telemadrid realizó ayer una encuesta en la Puerta del Sol con la pregunta: «¿Qué significado tiene para usted el 18 de julio.

Una gran mayoría, sobre todo jóvenes y emigrantes, no tenían ni idea; del resto los hubo que lo asociaban a «una paga extraordinaria que se implantó en la época de Franco» o a «un día que antes era fiesta»… y tan sólo una pequeña fracción de los encuestados (de edad avanzada) respondieron acertadamente.

En muy pocos años, cuando fallezca esa minoría, cuando los jóvenes de ahora sean desplazados por nuevas generaciones, cuando el número de emigrantes aumente…, NADIE asociará esa fecha con algo tan importante como fue el enfrentamiento fratricida de los españoles durante nada menos que un trienio.

La verdad y los hechos históricos se mantienen frescos en la medida que se los recuerda y se olvida definitivamente lo que no es repetido por los medios de comunicación, tal y como demuestra la encuesta antes tratada.

El Fundador del Opus Dei y sus sucesores conocen muy bien esta ley y aplican normas que la hagan posible. Por ejemplo, la deformación de su propia historia a su favor lleva a que con el paso del tiempo los que ya no fueron protagonistas de ella acepten su falsedad (El Opus Dei Cambia Su Historia, Los Hijos Desobedientes Del Opus Dei y La Novela Histórica «Opus Dei»). Para facilitar este olvido histórico aíslan a los de dentro de los que se van suprimiendo cualquier memoria de éstos últimos (desaparecen sus fotos de las publicaciones internas, no son recordados en sus escritos ni en las tertulias, sus nombres son borrados de los listines telefónicos, el día que se van no les dejan despedirse de los demás del centro, etc.). Cuando te marchas te indican la conveniencia de no relacionarte con los que se han ido con lo que pretenden evitar la unión de los ex. Aplican normas a seguir con los que se fueron que llegan a ser crueles (Los Malditos Según El Opus Dei), etc.

Todo lo anterior es eficaz mientras la difusión de la información sólo es posible por los medios tradicionales (papel impreso y radio-tele difusión) gobernados por empresas que al tener fines económicos pueden ser silenciadas fácilmente con dinero u otro tipo de extorsión; pero ahora la Red permite la democratización de la información que lleva a que cualquiera pueda difundir la verdad facilmente, en tiempo real y a cualquier parte del mundo (Y Entonces Llegó Internet).

Si, como hemos visto, la verdad y los hechos históricos se mantienen frescos en la medida que se los recuerda y que se olvida definitivamente lo que no es repetido por los medios de comunicación, entonces la misión de quienes conocemos las falsedades que sustentan al Opus Dei y el bien social que supone denunciarlas es la de repetir esas realidades incansablemente y de todas las maneras posibles.

Y ésta es una de las razones que mantienen activo este Blog.

exopus.jpg

Anuncios

Exposiciones Que Pueden Ayudar Al Opus Dei

enero 30, 2007

Ivan de ExOpus

Si lee este Blog y considera que hay algo equivocado, o desea aportar alguna idea, he aquí algunos consejos de Alien sobre cómo hacer una buena exposición:

1. No lance ataques personales.

2. No intente confundir al lector empleando el argumento ad hominem (afirmar que el razonamiento de alguien es erróneo sólo por algo acerca de la persona, no por problemas en el argumento en sí).

3. Huya de las generalidades. Delimite con la mayor precisión posible lo que considere equivocado y las ideas que usted quiere aportar.

4. Plantee los argumentos y las conclusiones de manera racional y escalonada.

5. Cuide las reglas gramaticales y ortográficas.

6. Los ejemplos, las metáforas y comparaciones, sirven para aclarar algo demostrado, no para sustituir la demostración.

7. Mantenga siempre un tono respetuoso.

8. Revise el texto que ha escrito el número de veces necesario hasta que se sienta satisfecho con él porque dice con claridad y exactitud lo que usted quiere transmitir (Tomado de Consejos Para Realizar Una Buena Exposición. Alien).

Cualquier otra manera de actuar es un ataque frontal a la inteligencia, lo que perjudica aún más al Opus Dei, si quien así escribe intenta defenderle, ya que puede fortalecer en los lectores la idea de incultura, irracionalidad y fanatismo de los de la Obra. Y eso es muy improcedente para alguien de la Prelatura, pues según palabras de su Fundador: «Los del Opus Dei somos la aristocracia de la inteligencia».

exopus.jpg


Sobre Los Daños Al Opus Dei

enero 28, 2007

Ivan de ExOpus

Las calumnias, difamaciones, los falsos testimonios y las mentiras producen un daño injusto (inmerecido) a quienes son su objeto y a la sociedad (ya que al estar basadas en la falsedad equivocan el criterio en los ciudadanos entre lo bueno y lo malo).

Sí un banco líder en la gestión de fondos es calumniado de malversador, provocará no sólo su ruina injustificada sino también la disminución de la riqueza que deja de producir.

Las denuncias de los delitos o de las malas prácticas también producen perjuicios a quienes se les predican pero, a diferencia del caso anterior, este daño es completamente justo, ya que el único responsable es el mal actuar del denunciado, y además es saludable para la sociedad, puesto que recibe un discernimiento de lo que es beneficioso y perjudicial para ella.

Se tiene muy bien ganado el perjuicio que recibe quien roba cuando es descubierto y denunciado; y su castigo protege de hurtos al resto de de los ciudadanos.

¿Cómo se puede discernir la calumnia de la denuncia justa?

Para saberlo basta con hacer lo mismo que la policía ante el soplo de un delito: comprobar si lo denunciado se corresponde con la realidad o no.

Hay cadáver, la confidencia era cierta. Las cámaras de seguridad muestran como Topete Ruiz le asesinaba, no hay calumnia sino la denuncia de un delito.

Todo lo que aquí afirmo sobre el Opus Dei esta fundamentado en la realidad de su praxis. Sí alguien no ve en la vida de la Obra lo que cuento, le ruego me lo comunique para que pueda aclararlo ya que ni por asomo es mi intención perjudicar injustamente al Opus Dei. Para aclarar mis intenciones y las de este Blog os copio lo que puse al principio de crearlo al lado derecho del texto principal y muy arriba, para que todos puedan leerlo:

El contenido de este Blog versa sobre realidades objetivas del Opus Dei certificadas por los testimonios de quienes las han experimentado, por las publicaciones oficiales de la Prelatura, y en mucha ocasiones por los Documentos Internos del Opus Dei, que por fin están saliendo a la luz tras haber sido celosamente escondidos de las miradas ajenas durante muchos años (verlos pulsando en la pestaña «Doc. Internos» de la barra horizontal superior). Si tales verdades sobre el Opus Dei le dañan, no es por culpa de quienes las hacemos públicas sino de él, único responsable de sus malas conductas institucionales. Y sí como consecuencia de ese perjuicio que el Opus Dei se infringe a sí mismo resulta dañada la imagen de cualquier otra persona o institución por ser ellos quienes han hecho o hacen posible que el Opus Dei ocupe el lugar privilegiado que ostenta; tampoco es por culpa de quienes lo denunciamos, sino también por el perjuicio que les infringen las malas actuaciones del Opus Dei.

exopus.jpg


La Confidencia En El Opus Dei

enero 27, 2007

Ivan de ExOpus

La dirección espiritual en el Opus Dei (confidencia) se hace habitualmente con un laico: tu director inmediato, y no es algo elegido por ti sino que te es impuesto (a pesar de las disposiciones eclesiásticas en contra).

Esa costumbre reúne las siguientes características:

1. Como el director no es elegido por ti, no es frecuente que a priori se dé empatía entre ambos.

2. La persona que conoce todo, todo, todo, sobre ti y tus circunstancias es alguien de quien tú no sabes nada, nada, nada (pues aunque él quisiera no te lo puede contar, ya que las intimidades sólo se le manifiestan al director).

3. Con esa persona luego convives y además es quien te manda.

4. Te cargan con la culpabilidad de que sí no eres salvajemente sincero con él estás ofendiendo a Dios.

5. Sí no vas puntualmente a hacer la confidencia (cada semana, a la hora del día previsto) eres perseguido por el director para que la hagas y por retrasarla además te acusa de «no ser delicado con Dios».

La carencia afectiva provocada por esa relación despótica, unilateral y servil, unida a la violación de tus derechos (que aunque no lo percibes racionalmente, sí en tu interior) va provocando un rechazo paulatino y visceral hacia tu director y a la materialización de cada una de esas confidencias.

En los medios de formación del Opus Dei se repite hasta la saciedad que tener miedo a los directores es una tentación diabólica grave. Y eso se predica porque es habitual que ocurra. Pero ligar al demonio algo normal y saludable provoca un estado permanente de culpabilidad y neurotización.

Contemplando la praxis del Opus Dei con la objetividad que da la distancia, en muchas ocasiones me pregunto cómo es posible que no estén enfermos todos los numerarios y agregados de la Obra. Y los hechos responden a mi pregunta viendo como conforme pasan los años van cayendo uno a uno en depresión, esquizofrenia, enfermedades psicosomáticas (úlceras de estómago por estrés, colon irritable, crisis de ansiedad, insomnio rebelde, dermatitis incurables hasta que se deja el Opus Dei, columna vertebral deformada por las tensiones musculares inconscientes a las que se la somete).

Sí eres de la Obra y me estás leyendo, medita mis palabras y contrástalas con lo que ves a tu alrededor. Quizás descubras que hay mucha verdad en lo que digo, lo que te puede llevar a comprender que no es por odio ni por rencor al Opus Dei por lo que escribo aquí sino para ayudarte, de la misma manera que en su día lo hizo conmigo Steven Hassan.

exopus.jpg


Los Hijos Desobedientes Del Opus Dei

enero 19, 2007

Ivan de ExOpus

Reedición corregida del original publicado en Opuslibros el 18 de julio de 2004.

Quiero dejar claro que la Iglesia Católica obliga a creer a píes juntillas tan sólo lo que ella ha definido como dogmas de fe. Exceptuando eso, todo lo demás incluidas personas e instituciones son opinables, juzgables y criticables. Obtuve muy buenos testimonios sobre esa realidad de san Josemaría, quien no dejaba títere con cabeza a la hora de ejercer ese derecho. Puedo poner muchos ejemplos al respecto pero tan sólo me voy a centrar en una frase suya que por su importancia los resume todos y que nos comenzó a contar tras el Concilio Vaticano II: «Hijos míos, el demonio se ha metido en la Iglesia y lo ha hecho por la Cúpula del Vaticano.» Cuando el Fundador hablaba de la «Cúpula del Vaticano» no se estaba refiriendo precisamente a que el diablo se había metido en la Iglesia a través del obrero de mantenimiento que arreglaba los desperfectos del tejado de la Santa Sede. No. Se refería a otra persona mucho más importante.

Por no ser verdades de fe —e imitando a san Josemaría— cualquiera puede opinar sobre su canonización, sobre la Obra y sobre su historia, sin que por ello deje ni un instante de ser un fiel hijo de la Iglesia.

En repetidas ocasiones el Fundador del Opus Dei nos contaba que la historia de la Obra se escribiría cuando todos los que intervinieron en ella hubieran fallecido, para que así nadie de quienes actuaron en contra de ella se pudieran sentir dolidos. Ésa es la razón que él daba para hacer ver ante todos su inmensa caridad con el prójimo. Pero como es habitual en el Opus Dei hay que buscar otra razón oculta, la genuina, que en este caso es escribir esa historia cuando todos estén muertos es para que así no haya nadie que pueda pararles los píes testificando contra las falsedades que ellos quieren hacer pasar por ciertas.

Cuando murió el Fundador los dirigentes de la Obra infravaloraron esa razón oculta por sentirse fascinados ante la tentación de canonizarle muy pronto (lo que conllevaba escribir la historia de la Obra). Le desobedecieron y escribieron la historia del Opus Dei mientras aún vivían multitud de personas que la conocían de primera mano.

Según la manera de la Obra para escribir sus biografías todos podemos ser santos si ella se lo propone. Basta con suprimir lo que desdice de alguien y aumentar lo que le beneficia para que —con tan sólo eso y nada más que con eso— Judas ya sea santo. Si a Judas le quitamos una pequeña parte de su vida, aquella en la que vende a Jesús por treinta monedas, se transforma en alguien tan santo o más que cualquiera de los otros apóstoles.

En el proceso de beatificación del Fundador, María Angustias Moreno, María del Carmen Tapia, Miguel Fisac y muchos otros protagonistas directos en la vida de la Obra reclaman su derecho a mostrar la realidad tal y como ellos la han vivido; recurren al tribunal que va a juzgar la santidad del Fundador. No se les permite testificar a pesar del empeño que ellos ponen en hacerlo y de la grave obligación que tiene ese tribunal de escucharles. Para no dejarles declarar alegan unas razones que darían risa leerlas si no fuera porque acarrean tanta gravedad.

Ese tribunal eclesiástico se niega a oír a testigos esenciales, por lo que allí no se juzga la beatificación de Escrivá de Balaguer, sino que se impone. Al actuar contra las normas más elementales del derecho que obligan a escuchar todos los testimonios se ha provocado en la Iglesia uno de los escándalos más graves de su historia.

Porque con esa canonización, lograda a la fuerza por la selección estudiada de los testigos, ha sido atacada nada más y nada menos que la credibilidad en la beatitud de los santos de la Iglesia Católica.

Si un fiel de buena voluntad, por lo tanto no mediatizado, sigue el proceso de canonización de Escrivá y comprueba los atropellos en los que ha incurrido, inmediatamente reflexionará algo parecido a lo siguiente: «Ese juicio de beatificación es una pantomima, por lo que es nulo. Mas sí hoy tengo la posibilidad de ver como la Iglesia suprime testigos para forzar a que este hombre llegue a los altares, ante la mirada atónita del mundo y con toda impunidad, ¿qué no habrá hecho con los santos de otra época de quienes no puedo comprobarlo? Desde esté momento me es imposible saber si san Francisco de Asís era un amante de los animales, como me hacen creer, o en realidad fue un sádico matarife del que la Iglesia ha eliminado a los testigos que podrían contarme sus crueldades. ¡Ya no creo en ningún santo de los que la Iglesia me propone!».

Y ese fiel deja de creer en lo que la Iglesia cuenta sobre sus santos. Es muy fácil que junto a la perdida de credibilidad en los santos haga lo mismo con los dogmas de fe. Y como consecuencia puede acabar perdiendo la fe en la Iglesia y en todo. Yo he oído contar a gente frases parecidas a «después del tejemaneje que han hecho con el marques Escrivá yo ya no me creo nada de lo que la Iglesia me cuenta».

Con lo fácil que les habría sido a los mandamás de la Obra obedecer a su Fundador y esperar a que estuvieran muertos todos los que han protagonizado su historia. Entonces, sin disonancias, Josemaría habría sido canonizado sin que nadie pudiera decir ni mú en su contra. No habrían dejado sus testimonios (por escrito y para la posteridad) ni Miguel Fisac, ni María Angustias Moreno, ni María del Carmen Tapia… y nadie escribiría en esta Web, puesto que no se habría creado…

Además, al no quedar ningún testimonio escrito en contra, tampoco existiría la posibilidad de que el fundador de la Obra pueda ser oficialmente descanonizado algún día por culpa de las irregularidades que le llevaron a los altares. Es algo muy difícil, mas no imposible.

¡Con lo bien atado que lo dejó el Fundador y que todo se les pueda venir abajo por unos hijos tan desobedientes!

Pero es que Dios sabe mucho más y se ha servido de esos hijos desobedientes para que el mundo pueda conocer toda la verdad sobre el Opus Dei, la que el Fundador y su Obra quieren mutilar.

exopus.jpg