Reflexiones Sobre El Opus Dei Y Las Sectas (III)

febrero 26, 2007

Varios autores.

Selección realizada por Ivan de ExOpus.

Por regla general, cuando a la gente le hablas de la opus se le cambia la expresión de la cara, digamos que el semblante se le vuelve más agresivo y hostil. No digamos ya si se te ocurre decir algo en defensa de la opus: se te tiran a la yugular directamente.

La opus siempre ha tenido mala prensa, muy mala prensa. ¿Por qué?

La inmensa mayoría de la peña que echa pestes de la opus no sabe decirte ni concretarte la razón ni el porqué de esa aversión visceral y rabiosa: “que si es una secta, que si son mala gente, que si todo por la pasta, etc, etc, etc.”, pero sin conseguir argumentar nunca una crítica lógica y coherente.

Vosotros, al menos, habláis con razón de causa: por eso os leo, por eso os escucho (Fuente. Ogrini).

Situémonos en una parroquia barcelonesa pastoreada por un mosén carismático de mediana edad, de esos que se criaron a los pechos del Concilio Vaticano II. Dicha parroquia, como ocurre con tantas otras de las diócesis catalanas, no pasa por sus mejores momentos en cuanto a asistencia de fieles a misa y número de bodas y comuniones. El mosén rector de la parroquia, aun no estando ni de lejos próximo al carisma del Opus Dei, aceptó el año pasado los servicios como catequista de una señora de la Obra que se ofreció “graciosamente” a dar catequesis a los nenes, misión que ella realizó adecuadamente y sin mayores problemas. Pero hete aquí que este año, al empezar la nueva temporada de catequesis, no aparecieron ni los niños ni la catequista de los niños.

¿Qué había ocurrido? Como siempre ocurre en estos casos, la verdad no llegó de boca de la interesada sino de uno de los nenes. Resulta que la señora no ha tenido mejor idea que intentar llevarse a todos los muchachos, y algunos de sus padres, a otra parroquia y a la Obra. Por supuesto, sin decir nada al párroco que confió en ella ni mucho menos al arcipreste encargado de esas parroquias. Oigan ustedes, igualito a lo que hacen algunas sectas (Fuente. Luis Fernando Pérez Bustamante).

Hola a todos: no soy una asidua a esta web aunque desde que la descubrí hace dos días prácticamente la he devorado. Llevo dos noches en vela leyendo sin parar y sin poder dar crédito a lo que leía. Fui del Opus Dei (OD) hace muchos años pero por poco tiempo. No he vuelto a tener contacto con el OD a pesar de que mi salida fue airosa y amistosa. Reconozco que fue una suerte salirse de forma amistosa del OD, después de haber leído los escalofriantes testimonios de gente a los que se les destrozó la vida tanto dentro como fuera. No me quito de la cabeza el testimonio de Carmen Tapia. Me impresiona especialmente porque al poco de irme del OD circulaba su libro por casa de mis padres y me lo leí. En aquel entonces pensé que era una exagerada y que escribía desde el odio. Nada de lo que dijo me impactó pero hoy me lo creo todo. Estoy seriamente indignada porque ahora que estoy fuera me entero de que formé parte de una sectaaaa!! de que fui manipulada y de que toda mi intimidad fue ventilada en esas fichitas o en esos informes que salen de la confidencialidad de la charla. Lo peor de todo es que me imagino que todavía mi fichita queda guardada en algún archivo de la obra. Estoy de acuerdo con algunos testimonios, creo que todos lo estamos, en que en la Obra hay gente muy buena y también hay mucha gente, como fue mi caso, que no saben ni donde están y ni son conscientes de la manipulación que están sufriendo (Fuente. Conversa).

He estado leyendo el “Vademecum del gobierno local” y en su apartado de admisión e incorporación he encontrado un párrafo en el que, creo, se resumen muchos de los problemas del Opus Dei. Lo he leído y me ha dado miedo.

“Los fieles de la Prelatura tienen la obligación de conciencia de cultivar y defender, en todo momento, las características divinas de la Obra: su naturaleza y sus fines sobrenaturales, su régimen, su unidad, los modos apostólicos queridos por el Señor, el Derecho propio —santo, perpetuo e inviolable— que nuestro amadísimo Fundador, por Voluntad divina, estableció para siempre, y la Santa Sede ha sancionado”.

El subrayado es mío (las negritas no), y las frases me han hecho ver como la Obra se juzga a sí misma. Es la primera vez que leo una frase que positiva y directamente liga la voluntad de Dios a la acción del fundador sin posibilidad de duda, caracterizando el derecho propio de la institución como “santo, perpetuo e inviolable” vamos, como si la Obra fuera una nueva alianza entre Dios y los hombres y justificando sus modos de hacer al presentar el beneplacito de la Santa Sede para convencer al que no lo estuviera ya e imposibilitando cualquier tipo de crítica o duda porque ni Dios ni la Iglesia se equivocan (silogismo falaz con el que se alimenta las cabezas de “la aristocracia de la inteligencia”).

Sinceramente creo que la divinización de la institución es el problema básico del Opus Dei y la causa del mal que produce a su alrededor (como a mí me produjo ) y aunque haga bien a muchos (como a mí me lo hizo). Es la única institución u organización de la Iglesia que se adjudica la seguridad y certeza absoluta de tener un contacto directo con el Altísimo, parece que estuvieramos hablando de la mismísima fundación de la Santa Iglesia. Por eso no admite la crítica, ni siquiera la constructiva.

La adjudicación del discernimiento de la voluntad de Dios es, sencillamente, la manera de obrar de las sectas y esto es lo que me parece pasa en la Obra y muestra el párrafo de arriba (Fuente. Jose_A).

Hola, me llamo Inés , tengo quince años y hace 5 meses que pite [pedir la admisión al Opus Dei]. La verdad es que no me gusta en parte lo que me piden, pero hay cosas que si; conmigo por lo menos hay muy buen clima y me llevo fenomenal con las otras adscritas. Pero en cierto modo necesito consejo, no quiero caer en la misma trampa que vosotros, ¡quiero salir! contestadme o contactar conmigo por favor. / Gracias (Fuente. Ines_dos).

(Fragmento de una respuesta a la carta anterior.)

Si estas muy desesperada, igual que has mandado un correo aquí, mándalo a alguna instancia oficial: oficina del defensor del menor, alguna oficina de protección contra las sectas. Te puedo asegurar que como se publicite el tema, te dejan en paz, ¡pero vamos, que si te dejan en paz!

Creo que tu misma comprendes que no estas en edad de tomar una decisión de esa trascendencia, para siempre, sin vuelta atrás. Estás en edad de empezar a conocer todas las cosas bellas de la vida, y sus sinsabores, de preocuparte por la ropa que te pones y de chatear con el móvil, de ponerte roja cuando ese niño que te hace tilín se te acerca, de ver lo tontos que son otros niños, todo ello sin necesidad de alejarte de Dios, que no tiene muchos caminos, sino infinitos, porque el es la infinitud. Es como si a los 14,5 años, como ya puedes procrear, como seguramente podrás, tuvieras que elegir a un hombre para toda la vida y empezar a tener hijos con él. Eso que, aunque no soy muy docto en la materia, creo que seria un delito, para entregar tu vida a una vocación tan exigente o mas que un matrimonio, no lo es… curioso ¿no? (Fuente. Interestfree).

exopus.jpg

Anuncios

Las Etiquetas Del Opus Dei

febrero 19, 2007

Ivan de ExOpus

En las sectas totalísticas […] el adepto no necesita pensar por su cuenta porque la doctrina piensa por él. Es habitual que una secta destructiva cuente con su propio «lenguaje simplificado» de palabras y expresiones. Dado que el lenguaje suministra los símbolos que utilizamos para pensar, controlar ciertas palabras ayuda a controlar el pensamiento. Muchos grupos sintetizan situaciones complejas, las etiquetan, y después las convierten en frases hechas de la secta. Estas etiquetas, que son la expresión verbal del lenguaje simplificado, gobiernan la manera de pensar en cualquier situación.

En los Moonies, por ejemplo, siempre que uno tenía dificultades para relacionarse con alguien que estuviera por encima o por debajo en la jerarquía de la secta, se decía que era un «problema Caín-Abel». No importaba quién estuviera involucrado o de qué problema se tratara, era simplemente un «problema Caín-Abel».

El término en sí mismo dictaba cómo debía resolverse el problema. Caín tenía que obedecer a Abel y seguirle, en vez de asesinarle como estaba escrito en el Antiguo Testamento. Caso cerrado. Pensar de otra manera habría sido obedecer el deseo de Satanás de que el malvado Caín prevaleciera sobre el honrado Abel. Un pensamiento critico acerca de un mal paso del líder no podía atravesar este bloqueo en la mente de un buen adepto (Steven Hassan, Combatiendo el control mental de las sectas. Capítulo 5).

Una de las funciones de los medios de formación del Opus Dei es la de repetir incansablemente etiquetas del tipo de las descritas arriba por Steven Hassan para resolver con ellas cualquier realidad a la que el sujeto tenga que enfrentarse, evitando así que razone.

Cito alguno de esos clichés.

«Como un padre de familia numerosa y pobre». Con esta fórmula queda resuelta toda la problemática económica. Si pides cambiar de coche, pues no, hay que aguantar un año más con el viejo porque somos padres de familia numerosa y pobre y los tales mantienen su coche hasta que se les cae a cachos. Si haces un gasto extraordinario, como tomar un taxi en un imprevisto, entonces te cuentan que hay que prever las situaciones, porque somos padres de familia numerosa y pobre

Para contrarrestar su fragante secretismo: «La Obra es una familia y en toda familia hay cosas que no se airean, algunas que sólo conocen los padres, otras que comparten los hijos mayores, y muchas que son desconocidas por los más pequeños». Y también: «A un niño se le empieza dando leche, luego papillas y así hasta que puede comer de todo». Pero es que ante la sociedad civil y eclesiástica el Opus Dei no es una familia, sino una institución pública.

«Cuando los enamorados se regalen trozos de cemento y lingotes de hierro nosotros haremos lo mismo con el Señor», para justificar los gastos, a veces faraónicos, en objetos de culto en vez de emplearlos en las acuciantes necesidades humanas. Este tema lo trato con más profundidad en la entrada «Una Forma Muy Curiosa De Ser Pobres (VI)»

«Hogares luminosos y alegres», «En nuestros centros no hay lujo sino buen gusto» y «Nuestras casas se construyen con los mejores materiales por pobreza, para que así duren». Y con esas palabras anestesian las conciencias y dan material para contrarrestar a quienes acusan a los del Opus Dei de vivir en centros lujosos (que lo son).

«Es una conspiración más contra Dios, contra la Iglesia y contra la Obra» y «Los que atacan a la Obra son los mismos que atacan a la Iglesia» para neutralizar (sin analizar) la verdad o no que hay en las acusaciones de las que el Opus Dei pueda ser objeto.

«No se tiene trato con los que dejan la Obra por lo mismo que no se relacionan los que se divorcian». Y así se cargan toda la doctrina cristiana de la caridad y de la justicia para poder tratar como perros a aquellos que han dado sus energías y gran parte de sus vidas por el Opus Dei (ver Los Malditos Según El Opus Dei).

«Cuando pitamos [pedir la admisión al Opus Dei] le entregamos todo a Dios por lo que nuestro sueldo ya no es nuestro, es de la Obra antes de que lo cobremos, y por eso no lo podemos tocar». De esa forma tan chusca enajenan de raciocinio, voluntad y libertad para actualizar su generosidad al laico cooperador orgánico numerario o agregado del Opus Dei.

Nos cuentan que «es la contradicción de los buenos» cuando nuestros seres más queridos se ponen de uñas al conocer alguna de las anticristianas servidumbres de la Obra.

«Descansar no es no hacer nada sino cambiar de actividad» para justificar el secuestro al que eres sometido todos los veranos cuando en vez de reponer energías con el reposo (como hacen tus compañeros) te mandan el mes de vacaciones a ser mentalizado en una convivencia (muchos además estudian filosofía y teología) con un horario de tipo castrense

«Nadie va a una farmacia y se pone a tragar sin ton ni son las píldoras que se encuentra» es la fórmula que aplican para que sólo recibamos la información que la Obra quiera (control de lecturas, televisión, amistades, etc.).

Por último, pongo algunas etiquetas «universales» ya que el Opus Dei las usa en todo tiempo, circunstancia y lugar. Como botón de muestra, hace poco un ex numerario amigo que presenta un síndrome de fibromialgia (*) no diagnosticado mientras estuvo en la Obra me comentó que se las aplicaban a él cuando se quejaba de que no podía aguantar más:

«Tienes que pensar menos en ti mismo y darte más a los demás».

«En la Obra nuestro único derecho es no tener derechos».

«Te falta fe en los directores».

«Cuando pitamos le entregamos todo a Dios».

«En la Obra se puede mandar todo».

(*) El Síndrome de Fibromialgia imita la artritis, pero la diferencia es que no hay inflamación del espacio de las articulaciones. En cambio, es un estado muy doloroso con sensibilidad del tejido blando que conecta nuestras articulaciones, incluyendo los ligamentos, los tendones y los músculos. Comúnmente asociado con síntomas que incluyen: fatiga, somnolencia y dificultad para concentrarse. Pueden haber síntomas asociados de ansiedad o depresión.exopus-tomates-72.jpg


Sobre Los Daños Al Opus Dei

enero 28, 2007

Ivan de ExOpus

Las calumnias, difamaciones, los falsos testimonios y las mentiras producen un daño injusto (inmerecido) a quienes son su objeto y a la sociedad (ya que al estar basadas en la falsedad equivocan el criterio en los ciudadanos entre lo bueno y lo malo).

Sí un banco líder en la gestión de fondos es calumniado de malversador, provocará no sólo su ruina injustificada sino también la disminución de la riqueza que deja de producir.

Las denuncias de los delitos o de las malas prácticas también producen perjuicios a quienes se les predican pero, a diferencia del caso anterior, este daño es completamente justo, ya que el único responsable es el mal actuar del denunciado, y además es saludable para la sociedad, puesto que recibe un discernimiento de lo que es beneficioso y perjudicial para ella.

Se tiene muy bien ganado el perjuicio que recibe quien roba cuando es descubierto y denunciado; y su castigo protege de hurtos al resto de de los ciudadanos.

¿Cómo se puede discernir la calumnia de la denuncia justa?

Para saberlo basta con hacer lo mismo que la policía ante el soplo de un delito: comprobar si lo denunciado se corresponde con la realidad o no.

Hay cadáver, la confidencia era cierta. Las cámaras de seguridad muestran como Topete Ruiz le asesinaba, no hay calumnia sino la denuncia de un delito.

Todo lo que aquí afirmo sobre el Opus Dei esta fundamentado en la realidad de su praxis. Sí alguien no ve en la vida de la Obra lo que cuento, le ruego me lo comunique para que pueda aclararlo ya que ni por asomo es mi intención perjudicar injustamente al Opus Dei. Para aclarar mis intenciones y las de este Blog os copio lo que puse al principio de crearlo al lado derecho del texto principal y muy arriba, para que todos puedan leerlo:

El contenido de este Blog versa sobre realidades objetivas del Opus Dei certificadas por los testimonios de quienes las han experimentado, por las publicaciones oficiales de la Prelatura, y en mucha ocasiones por los Documentos Internos del Opus Dei, que por fin están saliendo a la luz tras haber sido celosamente escondidos de las miradas ajenas durante muchos años (verlos pulsando en la pestaña «Doc. Internos» de la barra horizontal superior). Si tales verdades sobre el Opus Dei le dañan, no es por culpa de quienes las hacemos públicas sino de él, único responsable de sus malas conductas institucionales. Y sí como consecuencia de ese perjuicio que el Opus Dei se infringe a sí mismo resulta dañada la imagen de cualquier otra persona o institución por ser ellos quienes han hecho o hacen posible que el Opus Dei ocupe el lugar privilegiado que ostenta; tampoco es por culpa de quienes lo denunciamos, sino también por el perjuicio que les infringen las malas actuaciones del Opus Dei.

exopus.jpg


Reflexiones Sobre El Opus Dei Y Las Sectas (IV)

enero 25, 2007

Varios autores.

Selección realizada por Iván.

Yo pienso que ha llegado un momento en que el tema ya no es la iglesia sí o no, el tema es que hay una organización de mafiosos que con la máscara de la religión católica se aprovechan de todo el que pueden. Lamento decir una vez más en esta página que tantos compatriotas míos navarros reciben su sueldo o sus sueldos de una secta, un dinero acumulado gracias al engaño, al fraude, al escaqueo de todos los códigos legales que nos podamos echar a la cara. La pregunta para mí es ¿hasta cuando va a seguir el OPus con esos truquillos que también le funcionan? (Fuente. Ana Azanza.)

Hace una temporada, navegando, navegando descubrí esta gueb y, casualidades de la vida, yo que también estuve en la secta me siento identificado con vuestra causa.

Hace 27 años que se me ocurrió escribir la carta al amigo Portillo, era 1979 y yo no era más que un pardillo de 15 primaveras, con el cerebro por hacer. Estuve sólo dos años en organización tan maja, haciendo planes, con zapatucos castellanos, besando cruces y diciendo cosas en latín para el cuello de mi camisa y enrepitiendo que se cumpliera no se qué intención espacial del tal Portillo, y también congelándome los cataplines todas las mañanitas. Creo que todo esto hizo que mi edad del pavo fuera más complicadilla de lo normal.

Joeeee¡¡¡, han pasado ya casi 30 años de aquello, creo que me he convertido en una persona tirando a normal, bueno quizá, no sé, en fin.

Las sensaciones con las que me he quedado sobre el opus son muy claras, si alguno de estos individuos/as se acercara a alguno de mis hijos/as acabaría en Carabanchel con total seguridad.

Me parece totalmente ridícula su forma de vida, algo absurdo y que ahora, con unos años más, no consigo comprender. Vale, quieren ser santos, ¿no?. Si eso pudiera conseguirse la lógica más elemental nos llevaría a lograrlo sacrificándose por el prójimo, ¿no?. Me pregunto entonces ¿Estos fulanos se sacrifican por alguien? (excluyo a las pobres de la administración). Se sacrifican, sí, pero… ¿con algún sentido?, ¿para ayudar a algún prójimo?. Creo que lo hacen sólo para ganar puntos con sus superiores y medrar en la institución esa es toda su motivación, nada va dirigido a alguien de carne y hueso salvo para abducirlo y que entre a formar parte de sus huestes momento en que se pasa del capturado en cuestión. No consigo entender que tiene que ver eso con Dios o con cualquier ente superuniversal. Por otro lado el ser santo hoy en día está bastante barato y a los hechos me repito, así que amiguetes/as de la asociación de santitos, podéis bajar el número de jacas culadoiras que acabareis igual en los altares para gloria de, de, bueno de lo que sea (Fuente. Eldelavespa).

Hay derechos que son inalienables, incluso después de haber adquirido la mayoría de edad. Por eso la Iglesia en el CIC declara que los fieles tienen derechos incluso dentro de las instituciones religiosas y libertades como las de escoger confesor, director espiritual y prohíbe que un superior exija a un subordinado la manifestación de asuntos de conciencia. Esto se lo salta el opus -que en esto esta por fuera de la Iglesia Católica- y no es excusa el pretender que el fiel de la prelatura que se asocia a ella renuncia libremente a ese derecho… es que ese derecho es irrenunciable.

Digamos que hay que recuperar el sentido común y pensar que Dios no le puede exigir a uno que renuncie a protegerse de lo que supondría una violación a su dignidad. Por poner un caso extremo, yo no dejaría que un amigo -y menos un hijo mio- de cualquier edad renuncie a defenderse de una banda de torturadores por el simple hecho de que los verdugos le hicieron firmar una carta en la que renuncia a su integridad física y sicológica. Algo análogo es lo que hace el opus dei con personas como la hija de Carmen -y lo que hicieron conmigo- y no por que ella cumpla los 18 años puede renunciar a derechos que la misma Iglesia le reconoce hasta a los religiosos. Es mas en principio esa renuncia ni siquiera esta escrita, pero se graba a fuego en los medios de formación y así es como se hace el daño.

Lo mismo pasa en la legislación laboral, por lo que conozco en mi pais, por poner un ejemplo. Si un jefe lo obliga a firmar un documento donde uno renuncia a sus prestaciones sociales -por ejemplo- y autoriza al jefe a quedarse con los aportes que este debe hacer al estado a nombre de su empleado, eso no protegerá a este jefe ante un tribunal si el empleado reacciona y vuelve a reclamar su derecho. Y lo mismo con muchas cosas mas y estamos hablando del estado, no de la Iglesia que debería ser mas misericordiosa.

Y es que la obra es tan sectaria que hasta se atrevió a hacerle canción a ese renunciamiento violatorio de los Derechos Humanos.

Tengo el derecho, de no tener ya nunca ningún derecho, ningún derecho, ningún derechoooo. Todo supuestamente en nombre del amor. Pero el amor no tiene nada que ver con la posesión despótica del ser amado, me atrevo a decir (Fuente. Australopitecus).

Respecto de tu pregunta sobre qué le preocupa al Prelado de la Obra en el plano de la inserción jurídica eclesial de la institución a la que perteneces, te respondería que no soy adivina, aunque te puedo comentar mi opinión. Pero antes de decírtela, me parece que vale la pena detenerse en el hecho mismo de que tú lo preguntes. ¿Te parece normal que en una institución de la Iglesia se pidan oraciones por algo que sólo pueden conocer los iniciados? Esto suena a secta, al modo de actuar las gnosis, donde sólo unos privilegiados son considerados dignos de estar en el ajo de las cuestiones? ¿Esto es propio de una institución que proclama que la intimidad con Dios es para todos por igual? ¿Este secretismo es coherente con aquel tratar a los miembros como adultos, que predicaba el Fundador? (Fuente. Trinity).

Selección realizada por Iván.

exopus.jpg


Algunas Mentiras Del Opus Dei (II) – Sobre El Marquesado De Peralta

enero 19, 2007

Anterior

Ricardo de la Cierva

VIGESIMO NOVENA MENTIRA [así figura en el original]: El título de marqués de Peralta pertenecía al padre de monseñor Escrivá; al morir éste, sólo el primogénito —o sea, él— podía reclamarlo. Pues bien, consultó a compañeros de la Obra, consultó a la secretaría de Estado del Vaticano y después de mucha reflexión resolvió pedirlo. A las veinticuatro horas lo había traspasado a su hermano. ¿Dónde está su ambición? Todo lo que quiso fue restituir a su familia lo que le pertenecía y sólo él podía proporcionarle, lo que por otra parte, además de un derecho, era una compensación por todas las privaciones que habían, pasado ayudándole en su Obra”. (Padre Rafael Pérez, O.S.A., nonagenario aragonés, juez del proceso de beatificación de monseñor Escrivá, declaraciones en la revista EPOCA, 10 de febrero de 1992).

Por su avanzadísima edad, el padre Rafael Pérez incurre en una serie de lapsus que subjetivamente no deseo calificar como mentira -seguramente llegó a creerse personalmente esta especie de versión oficiosa del Opus Dei sobre el famoso marquesado de Peralta- pero que objetivamente equivalen a toda una sarta de falsedades que voy a analizar en el resto de este capítulo.

Vayamos, ante todo, a los hechos. Según la publicación del ministerio de Justicia (Madrid, Centro de publicaciones, 1988) Grandezas y títulos del Reino, guía oficial, el marquesado de Peralta fue concedido el 14 de marzo de 1718 a don Tomás de Peralta, secretario de Estado de Guerra y Justicia del reino de Nápoles. No se hace mención alguna de la rehabilitación del título a favor de monseñor Escrivá, sino que figura como titular, según carta expedida en 17 de noviembre de 1972, el hermano del fundador del Opus Dei don Santiago Escrivá de Balaguer y Albás.

Sin embargo en el archivo del ministerio de Justicia puede comprobarse que el marquesado de Peralta fue rehabilitado a petición de don José María Escrivá de Balaguer en 3 de agosto de 1968, de acuerdo con la solicitud formulada por el interesado el 25 de enero del mismo año; el título se concedió con inusitada rapidez, como parece ser norma en los grandes honores que antes y después de su muerte obtuvo el fundador del Opus Dei. Por lo tanto, como según la citada Guía (que en esta fecha no se equivoca aunque sí en otra muy esencial) don Santiago Escrivá no sucedió a su hermano en el título hasta el 13 de noviembre de 1972 resulta que monseñor Escrivá lo disfrutó durante más de cuatro años, y no “lo traspasó en veinticuatro horas” como afirma el padre Pérez. Eso sí; no consta que monseñor Escrivá utilizase el título públicamente, aunque sí lo hizo, según fuentes romanas que luego concretaré un tanto, de forma reservada para uno de los fines de su estrategia religiosa. Queda pues desenmascarada la primera falsedad sobre el marquesado.

LAS RAZONES DEL MARQUESADO

¿Por qué el marquesado? Hasta el beato Escrivá los nobles titulados habían renunciado generalmente a sus títulos y honores cuando decidían abrazar el estado de perfección; el caso más notorio es el de san Francisco de Borja, duque de Gandía y marqués de Lombay, que dejó sus títulos al ingresar en la Compañía de Jesús. Yo no conozco un solo caso de un miembro de una institución religiosa, menos que nadie un fundador, que pidiese y obtuviese para sí un título nobiliario. Tampoco creo que el padre Escrivá lo pidiera por vanidad y ostentación. ¿Cuáles fueron entonces las razones?

En el fondo fondo algo de lo que dice el padre Rafael Pérez es verdad. El padre Escrivá provenía posiblemente de una familia hidalga del Alto Aragón, donde la hidalguía – que es un grado menor, pero auténtico, de nobleza- se valora todavía muchísimo. La familia, que había disfrutado de posición acomodada, luego vino a menos, tuvo que abandonar su solar de Barbastro y su posición independiente; el padre de monseñor se colocó corno dependiente en una casa comercial de Logroño. Es cierto que la familia hizo verdaderos sacrificios para poder dar estudios superiores al futuro fundador, quien deseaba recompensarles por ello. Pero hay una razón más profunda. Venir a menos crea siempre en una familia hidalga un complejo mayor o menor de inferioridad, una nostalgia humanamente muy explicable. Incorporar a su familia nada menos que un marquesado suponía para ella toda una rehabilitación histórica. El padre Escrivá estaba muy unido a su familia, gozaba en los años sesenta de una extraordinaria influencia política y social en España dada la posición preeminente de varios miembros de la Obra en el régimen de Franco (ruego a mis amigos del Opus que no rezonguen al oir estas verdades que son evidentes) y solicitó el marquesado. La decisión no fue muy ortodoxa según la historia de la santidad pero humanamente resulta explicable y comprensible. Ya antes del marquesado el padre Escrivá, que se llamaba solamente Escrivá, obtuvo legalmente la ampliación de su apellido a la forma mucho más solemne de Escrivá de Balaguer. Otro recurso para vencer el complejo de inferioridad; otras personas lo han hecho desde siempre en España, véase el caso del hijo del carretero de Granátula que ha pasado a la Historia con el sonoro nombre de Baldomero Espartero, que no era el suyo. No me parece mal que cada uno se haga llamar como quiera.

Antes aludí a una razón estratégica. La expliqué en el primer ensayo de mi libro Misterios de la Historia, segunda serie (Planeta 1992) sobre la Orden de Malta. El Papa Pío XII estaba muy preocupado con la situación de la Orden de Malta, religiosa y nobiliaria, que data del tiempo de las Cruzadas, desde la fundación de su gran hospital de San Juan en Jerusalén. Se trata de una Orden religiosa plena, aunque en trance de extinción por el número decreciente de profesas; y que a lo largo de los siglos había degenerado en lo que hoy es, un muestrario de vanidades, plumeros y cosas peores, aunque en algunas naciones -las antiguas Lenguas- mantiene encomiables obras de asistencia y caridad; entre esas naciones no se encuentra España, por desgracia. El padre Escrivá, según parece por indicación de la propia Santa Sede, pensó en la posibilidad de hacerse con la Orden de Malta (que con sus cincuenta y tantas representaciones y valijas diplomáticas es además un importante centro de poder mundial) para reconducirla a sus antiguas finalidades espirituales, ahora muy abandonadas. Según informaciones que me fueron facilitadas en Roma, a esto se debe que varios miembros del Opus Dei hayan ingresado en las diversas clases de la Orden de Malta, como algunos Caballeros de Obediencia en España y el propio prelado del Opus Dei, monseñor Alvaro del Portillo, que figura en los catálogos sanjuanistas como caballero de honor y devoción con el número 160 en la Lengua de España. Las mismas fuentes romanas me indicaron que monseñor del Portillo, noble por los cuatro costados, ingresó sin dificultad pero la solicitud del padre Escrivá fue denegada por falta de pruebas de nobleza. Tal vez a ello se debiera la obtención del marquesado de Peralta, aunque ello supondría un cierto desconocimiento del padre Escrivá sobre los mecanismos y rigideces nobiliarias de la Orden de San Juan. Yo desde luego prefiero que la venerable y degradada Orden de Malta caiga en manos del Opus Dei y eluda así las infiltraciones y amagos de la masonería y de la mafia que, como he probado documentalmente, la acechan; registro este episodio como un hecho, no como una crítica. La Orden de Malta se rige por un sistema de patronato, prelatura y soberanía que seguramente ha inspirado al Opus Dei para su configuración actual.

La verdad es que si éstas fueron las razones del padre Escrivá para solicitar el marquesado de Peralta pueden resultar comprensibles, aunque todo ello sigue sin convencerme desde el punto de vista de la tradición religiosa. Sin embargo esto no es lo grave. Lo grave es que, después de estudiar muy a fopdo el problema, he llegado a la conclusión de que el marquesado de Peralta se concedió al padre Escrivá en virtud de una falsificación. Decir esto me resulta terriblemente enojoso pero me debo a la verdad y voy a probarla.

UN DEFENSOR DE LA REHABILITACION

La verdad es que si éstas fueron las razones del padre Escrivá para solicitar el marquesado de Peralta pueden resultar comprensibles, aunque todo ello sigue sin convencerme desde el punto de vista de la tradición religiosa. Sin embargo esto no es lo grave. Lo grave es que, después de estudiar muy a fnpdo el problema, he llegado a la conclusión de que el marquesado de Peralta se concedió al padre Escrivá en virtud de una falsificación. Decir esto me resulta terriblemente enojoso pero me debo a la verdad y voy a probarla.

El recuerdo -casi se trata de un culto- de los títulos nobiliarios españoles en la antigua América española sigue produciendo en las antiguas Indias notables expertos en genealogía, entre los que destacan los miembros de la Academia Costarricense de Ciencias Genealógicas, que publican una acreditada revista cuyos números 30-31, de octubre de 1987 (año 34) tengo delante. En su portada figuran varios apellidos de la más rancia nobleza española allí afincada, entre ellos el de Volio, que me resulta familiar porque es el que lleva mi distinguida amiga Marina Volio, que fue ministra de Cultura en su patria durante el año 1980; tuve el honor de recibirla en nombre del gobierno de España en aquel año. Otro de los linajes nobles trasplantados de España a Costa Rica, que figura en la misma portada, es el de Peralta. Si combinamos los datos de esta revista en el citado número con los obtenidos por uno de mis colaboradores, que es además un experto genealogista, en el archivo del ministerio de Justicia los resultados son explosivos y los voy a analizar inmediatamente.

Pero antes debo referir las conclusiones a que llegó don Adolfo Castillo Genzor, experto genealogista español de Zaragoza, ya fallecido según creo, sobre el marquesado de Peralta aplicado a monseñor Escrivá de Balaguer ya que el señor Castillo Genzor fue uno de los técnicos que colaboró en la rehabilitación. El artículo se titula Nobiliario general de Aragón, el marquesado de Peralta y fue publicado en El Noticiero de Zaragoza el día 6 de agosto de 1968, es decir tres días después de la rehabilitación en favor del padre Escrivá.

Ante todo el señor Castillo Genzor defiende la vigencia de la nobleza y se apoya en la ley de 4 de marzo de 1948. El autor señala que el marquesado de Peralta fue creado por el archiduque Carlos de Austria en su condición de Pretendiente al trono de España (debiera decir en su condición de presunto Rey Carlos III de España) “según Real Cédula datada en la ciudad de Viena con fecha 4 de marzo de 1718”. Esta es precisamente la fecha que sigue aceptando en 1988 la Guía Oficial del ministerio de Justicia. Añade Genzor que Felipe V, mediante la ratificación del tratado de Utrecht (mejor sería decir el Tratado de Viena) en 18 de julio de 1725, reconoció las mercedes otorgadas hasta esa fecha por el Pretendiente, convertido en Emperador Carlos VI de Austria. Uno de los caballeros qué acompañaron a don Carlos a su patria cuando perdió la guerra de sucesión española fue, según Castillo Genzor, “cierto caballero hidalgo aragonés llamado don Tomas de Peralta”, del que no ofrece más apellidos aunque le cree “de linaje oscense”. Al marcharse dejó establecido en la ciudad de Barbastro a su hermano don Diego de Peralta, también sin más apellidos, extraña cosa en un genealogista. Sin embargo el marquesado de Peralta no sería reconocido por la Casa de Borbón, según Castillo Genzor, hasta Fernando VI, “en la persona del sobrino carnal del concesionario, don Manuel de Peralta” según Real Cédula de 4 de diciembre de 1758. Castillo reconoce, pues, que el marquesado no fue aceptado por Felipe V, y que tras el reconocimiento de Fernando VI el concesionario no lo utilizó aunque “dejó expedito el camino a su descendencia”. Todo muy extraño.

Y así salta de golpe el técnico, sin más conexiones intermedias, hasta la segunda mitad del siglo XX, cuando alaba a monseñor Escrivá de Balaguer por reclamar un título que le viene “por rigurosa herencia de sangre.” Y aquí paz y después gloria.

LA VERDADERA CASA DE PERALTA

Pero ni el señor Castillo Genzor, ni monseñor Escrivá de Balaguer, ni el gobierno español que rehabilitó el título, ni el general Franco que puso su firma en el decreto, dando por buena la obra de los expertos, podía imaginar que don Ricardo Fernández Peralta, fundador y presidente de la Academia Costarricense de Ciencias Genealógicas, hidalgo a fuero de España, fuese realmente descendiente de la auténtica casa de Peralta y se dedicara certera y amorosamente a investigar y estudiar la auténtica historia de su familia, que publicó en el número citado del Boletín que nos sirve de referencia. Arranca -en su estudio de la que llama “rama andaluza” – de don Juan de Peralta y Bosque nacido en 1517, que obtuvo licencia en 1565 para pasar a Costa Rica aunque no lo hizo. Sigue la genealogía hasta el primer miembro de la familia Peralta que veo aparecer en América Central, don Francisco de Peralta y García de San Juan, capitán de navío de la Real Armada, que murió heroicamente frente a Panamá combatiendo a una flota pirata inglesa. Uno de sus hermanos, don José de Peralta y García de San Juan, caso con doña Juana Franco de Medina en 1697 y su primogénito, don Juan Tomas de Peralta y Franco de Medina, nacido el 30 de mayo de 1698, fue precisamente quien. al servicio del pretendiente austriaco don Carlos (llamado Carlos III de España) recibió de él el marquesado de Peralta el 19 de febrero de 1738, (no 1718) cuando don Carlos ya era emperador de Austria. Don Juan Tomás, que era natural de Jerez de la Frontera y no “de linaje oscense” casó en Viena en 1721, enviudó y regreso a España, donde murió en Jerez de la Frontera el 1 de mayo de 1743.

¿Qué valor puede tener una genealogía como la que sirvió para rehabilitar el marquesado en favor de monseñor Escrivá, una genealogía sin apellidos ni fechas, ni datos de nacimiento ni de muerte? ¿Por que el Peralta oscense del señor Castillo Genzor no utilizó su título nobiliario de l718? ¿Por qué no lo heredó su hermano que se había quedado en Barbastro, la ciudad natal del padre Escrivá, muy previsoramente? Muy sencillo; porque el título no se concedió hasta 1738, cuando ya el reconocimiento no era automático; porque se trataba de un título austriaco y no español; porque para convertido en título español hubo sencillamente que falsificar la fecha de concesión y convertirla en 1718, para que cayese antes de 1725, tope de los reconocimientos de los títulos del Pretendiente por el vencedor Felipe V.

El hermano del primer marqués de Peralta no se llamaba don Diego ni tuvo que ver con Barbastro; se llamaba don Esteban Francisco de Peralta y Franco de Medina y también era natural de Jerez de la Frontera. Uno de sus nietos, don José María de Peralta y de la Vega, nacido en Jaén en 1763, fue el fundador de la Casa de Peralta en Costa Rica. Fue un prócer de la Independencia, lo que explica que el titulo marquesal dejara de usarse en la familia, aunque nunca renunció a su calidad de tercer Señor del mayorazgo de Peralta, creado por el primer marqués.

La documentadísima genealogía costarricense continúa por todas sus ramas, frondosa pero clarísima, hasta desembocar en un singular personaje que nos interesa muy especialmente: don Manuel María de Peralta y Alfaro.

ALFONSO XII Y ALFONSO XIII ANTE EL MARQUESADO DE PERALTA

Ruego al lector que tenga delante. el documento del Ministerio de Gracia y Justicia expedido el 3 de septiembre de 1930 durante el reinado de don Alfonso XIII porque resulta esencial como prueba y lo reproducimos aquí en facsímil.

oficio_peraltaPie de foto: Documento del Ministerio de Justicia de don Alfonso XIII en 1930 en el que se reconoce la fecha auténtica de la concesión del marquesado de Peralta y la relabilitación de ese título por Alfonso XII. Este documento prueba que la rehabilitación del título por el padre Escrivá se basa en una falsificación.

En primer lugar reconoce que el marquesado de Peralta se concedió en 1738 y no en 1718 como dice la guía actual del Ministerio de Justicia a quien se le ha colado el interesado adelanto de la fecha, es decir la falsificación. En segundo lugar porque consta la verdadera rehabilitación del título por el Rey Alfonso XII en favor de don Manuel María de Peralta.

Este nuevo prócer costarricense de la familia Peralta era hijo natural de don Bernardino de Peralta y Alvarado y una descendiente de los conquistadores de América, doña Ana de Jesús Alfaro; pero su padre le reconoció ante el consulado de España en Costa Rica el 18 de marzo de 1881. Don Manuel, cargado de honores en su patria, desempeñó importantes misiones diplomáticas; una de ellas en España. El editor de la revista costarricense que nos sirve de guía hace las siguientes interesantísimas consideraciones:

“Don Manuel María de Peralta solicitó y obtuvo de don Alfonso XII la rehabilitación del título de marqués de Peralta por R.O. de 16 de agosto de 1883, (como se indica en el documento que reproducimos en este libro, n. del a.). No obstante hubo cierta reticencia de parte de la Administración española de aquellos tiempos, y fue así como le propusieron a don Manuel María que optara por un cambio de nacionalidad, a lo que él naturalmente se opuso con mucha discreción. Finalmente le sugirieron la intervención del Vaticano en la transmisión del título, cosa que tanto la Santa Sede como él aceptaron con la sola condición de parte de aquélla de que el título debía ser vaticano para no aparecer la Santa Sede como mera transmisora de dicha dignidad. Este es el origen de la duda sobre la nacionalidad del título de marqués de Peralta, que definitivamente es un título del Imperio Austriaco ya que como vimos más atrás, lo otorgó el emperador don Carlos VI de Austria a don Juan Tomas de Peralta, súbdito español, en Viena a 19 de febrero de 1738 es decir trece años después de estar vigente el llamado tratado de Viena (1725). Con dicho tratado quedaron reguladas las concesiones de dignidades a súbditos españoles por parte del otrora archiduque pretendiente, ya por entonces reconocido como emperador de Austria” .

Al referirse a la rehabilitación de Alfonso XII mi colaborador genealogista, que ha estudiado el caso en el archivo del ministerio de Justicia, añade: “El rehabilitador, en este caso, lo fue el embajador de Costa Rica en España, don Manuel María de Peralta y Alfaro, sobrino tataranieto del concesionario. Como en aquel entonces la rehabilitación fue impecable, no se falseó la fecha de creación del título, por cuya causa no podía rehabilitarse como título español. Se llegó a una fórmula original en la que intervinieron el Rey de España y Su Santidad el Papa, en nombre del Sacro Imperio. La fórmula consistió en que la rehabilitación se firmaba por el monarca español, una vez oído el parecer de Su Santidad, y siempre que la merced en cuestión se considerase de forma subsidiaria como título de la Iglesia. De esta manera se concedió un título de características muy especiales que en definitiva no era del todo español ni típicamente vaticano. El Rey de España puso como condición que el título de referencia no se insertase en la guía oficial de títulos de Castilla.”

“Llama la atención -continúa el autorizado editor- que la persona que “rehabilitó” -en España y en 1968- dicho título de marqués de Peralta se tomó el trabajo de alterar la fecha de la concesión original y dijera en la solicitud de rehabilitación que dirigió en su oportunidad al Ministerio de Justicia que dicho título le había sido concedido a don Tomas de Peralta el 12 de febrero de 1718. La alteración del día de la concesión aparentemente no tiene mayor importancia; lo que sí constituye un fraude es la alteración del año de la concesión cuando pone 1718 en vez de 1738. Vamos a explicar el porqué. Al poner el año de 1718 en la solicitud de rehabilitación incoada por el hermano del actual marqués de Peralta evidentemente quiso convertir el título austriaco en uno español, cosa que seguramente logró el buen señor cambiando simplemente un 3 por un 1 en cuanto al año de la concesión. La curioso fue que la Administración española de 1968, tan severa aparentemente en otros aspectos, esta vez cerró el ojo.

Como historiador y relativo conocedor del personaje yo creo estar seguro de que monseñor Escrivá, que naturalmente estaba de acuerdo con la rehabilitación del título y por supuesto la había promovido, firmó los papeles que le pusieron delante los expertos en quien confiaba y por eso yo no me atrevería en modo alguno a acusarle de la falsificación. Pero creo haber demostrado que la falsificación existió. El marquesado de Peralta ya se había rehabilitado en España. El primer concesionario y su familia no eran “de linaje oscense” sino de Jerez de la Frontera, de donde su linaje paso a Costa Rica. Una genealogía sin apellidos ni fechas ni documentación fehaciente no sirve para nada y en cambio la genealogía costarricense me parece completamente fundada, documentada y probada. En el expediente de rehabilitación de 1968 no se prueba en modo alguno el parentesco de monseñor Escrivá con los Peralta de Jerez, verdadero linaje del título. El autorizado Nobiliario en cuatro tomos publicado unos años antes de la rehabilitación por una comisión en la que figuran autoridades tan relevantes como el marqués de Siete Iglesias y don Vicente Cadenas da la razón a los Peralta de Costa Rica y no alude a los apellidos Escrivá y Albás como nobles. Con tantos títulos de posible rehabilitación monseñor Escrivá fue a estrellarse contra uno lleno de luz y taquígrafos. No me lo explico, no tiene explicación. El deseo de un marquesado por parte de monseñor Escrivá no me gusta pero me parece, dada la idiosincrasia del personaje, comprensible y hasta perdonable. Que el título se base en una falsificación me parece tristísimo e incluso gravísimo. Pero mi deber ante la Historia era decir la verdad y lo he cumplido (Capítulo X del libro: Los Años Mentidos. Ricardo de la Cierva. Editorial Fénix).

Anterior

exopus.jpg


El Opus Dei Ofrece Dinero A Ricardo De La Cierva

enero 19, 2007

Ivan de ExOpus

El historiador Ricardo de la Cierva no ha sido precisamente uno de los más queridos por el Opus Dei. Cuando estaba en la Obra recuerdo que en el índice de libros que no se podían leer se encontraban gran parte de los suyos. No es de extrañar, ya que, por ejemplo, fue quien demostro la corrupción habida en la falsificación del marquesado de Peralta para que así lo pudiera disfrutar el fundador del Opus Dei (Capítulo X del libro: Los Años Mentidos. Ricardo de la Cierva. Editorial Fénix).

En el fragmento de la entrevista concedida por Ricardo de la Cierva que viene a continuación, por una parte nos cuenta como tuvo que formar una editorial propia para que su expresión pudiera ser libre, y por otra como el Opus Dei le ofreció dinero para crear dicha empresa; el subrayado es mío:

GXXI [Entrevistador].- Es usted, a la vez, escritor y editor y todo ello, además, con éxito, cosa muy rara en España. ¿Qué puedes señalarnos sobre la cuestión?

Ricardo de la Cierva.- En 1993 creé mi propia editorial: Fénix, nombre masónico, por cierto, lo cual les molesta mucho a ellos. Creé la editorial porque tanto Planeta como Plaza y Janés me pusieron trabas por escribir sobre la masonería. Varios amigos me dijeron: Vas a vivir el fracaso del autor que se hace editor.

Voy a procurar no caer en los defectos en que cayeron Galdós o Sánchez Bella, por ejemplo.

He tenido ofrecimientos de dinero importantes, en concreto del Opus Dei, y no lo he aceptado. Empecé con un millón y medio que tenía ahorrado y ahí estamos con el número 24 de la editorial. (La Masonería Invisible, Entrevista A Ricardo De La Cierva. E.F. y B. Fulges).

Los humanos concedemos nuestro dinero bien a nuestros benefactores o a aquellos de quienes queremos beneficiarnos. Nunca a los enemigos que lo van a emplear contra nosotros.

Si Ricardo de la cierva perjudica con sus trabajos al Opus Dei y a su Fundador, ¿no será entonces porque es amigo suyo por lo que le ofrecen dinero? Tan sólo cabe pensar que los ofrecimientos de dinero importantes, en concreto del Opus Dei, solamente podían ser para obtener un beneficio, y más concretamente para callarle. De hecho comprobamos como es en esa editorial (Fénix) en donde de la Cierva pública el libro en el que demuestra la falsedad en la concesión del título de marques de Peralta al fundador de la Obra, cosa muy difícil de imaginar si el patrimonio de la editorial hubiera sido del Opus Dei.

Y como Ricardo de la Cierva lo sabía tan bien como yo, es por lo que no aceptó ese dinero.

exopus.jpg


La Fascinación Sectaria

enero 19, 2007

Steven Hassan.

Hay muchas formas diferentes para atraer a la gente a un grupo que utiliza el control mental. Dado que los grupos destructivos buscan deliberadamente a personas que son inteligentes, tienen talento y triunfan, los propios miembros resultan muy persuasivos y seductores para los nuevos. El simple número de miembros comprometidos y sinceros que el recién llegado conoce es probablemente mucho más atrayente para el posible converso que cualquier doctrina o proyecto. Las grandes sectas dan sobrada prueba de que saben entrenar muy bien a sus «vendedores». Adoctrinan a los miembros para que sólo muestren los aspectos favorables de la organización. Se les enseña a suprimir cualquier sentimiento negativo que tengan sobre el grupo y a que siempre muestren una expresión de felicidad y alegría en su rostro (Combatiendo el control mental de las sectas. Steven Hassan, Capítulo 3).

exopus.jpg