Antes Morir Que Dejar el Opus Dei

octubre 4, 2007

Francisco de Goya, El sueño de la razón produce monstruos

———————————–

Iván de ExOpus

El fundador del Opus Dei esgrimió frases como las siguientes:

-“Dejar la Obra es condenarse a la infelicidad temporal y eterna

-“No doy cinco céntimos por el alma de quien haya dejado el Opus Dei

-“Prefiero que me digan de un hijo mío que ha muerto antes que ha perdido su vocación al Opus Dei

-“Rezad para que Dios os permita morir antes que dejar el Opus Dei

“Pedidle a Dios que os quite la vida antes de que consienta que dejéis el Opus Dei”

La vida es el don natural más grande que el Creador le ha concedido al hombre y por eso sólo puede ser sacrificada por el único bien que hay superior a ella: por Dios. Esta realidad es la que santifica el martirio: a una persona se le da a escoger entre seguir viviendo sin Dios o a morir por Él, y escoge la muerte con tal de no perderle.

El fundador del Opus Dei les exige a los suyos una suerte de martirio (que Dios os permita morir antes que…), pero no es directamente por Dios por quien pide que se muera, sino por la institución fundada por él (antes que dejar el Opus Dei), por lo que con esas frases está sustituyendo al Altísimo por el Opus Dei.

Por otro camino llegamos a la conclusión, tantas veces demostrada, de que don José María Escrivá de Balaguer y Albás se creía un elegido de la Divinidad, tan elegidísimo y perfecto que identificaba a su criatura, al Opus Dei, con el mismísimo Dios.

Y si un hijo ha de ser semejante a su padre, lo que es Dios sólo puede salir de un progenitor que lo sea, por lo que, de igual forma que a su Obra, él también tenía que considerarse a sí mismo como Dios, quizás por eso se hacia llamar “El Padre”, como se le llama al Creador, a la Primera Persona de la Santísima Trinidad, y no “padre José María” o “padre Escrivá”, como se habría hecho denominar si hubiera vivido bajo la humildad de sentirse igual al resto de los sacerdotes católicos.

Si don José María se hubiera creído un ser superior tangible tal como El Cid Campeador, o Napoleón Bonaparte (por citar algunos ejemplos habituales de lo que pergeñan las mentes de los megalómanos), todo el mundo entendería que lo suyo era una enfermedad muy grave, se le habría aplicado la terapia necesaria a su delirio hasta que revirtiera, y su mal habría sido inofensivo para el resto de la humanidad. Mas la combinación escrivaniana de considerarse en lo profundo como Dios mientras que se manifestaba teatralmente con una aparente humildad (por ejemplo, diciendo de si mismo que era un pobre pecador) y el haber creado una institución que logra de los demás que le secunden en su delirio (por aplicarles las técnicas de esclavitud psicológicas y espirituales de las sectas destructivas de la personalidad); como decíamos, esa combinación ha permitido que una megalomanía enfermiza y herética, muy peligrosa para la humanidad, engañe hasta el punto de ser considerada como santa por la mismísima Iglesia.

De tan insólita que es esta realidad hay muchos que no se permiten a si mismos descubrirla, aun siendo tan patente. Mas la verdad es muy tozuda y acaba imponiéndose, a pesar de la ceguera de tantos.

exopus.jpg

Anuncios

Yo Soy El Camino La Verdad y La Vida

septiembre 26, 2007

Iván de ExOpus

La frase que da título a este escrito figura en los Evangelios como dicha por Jesús para hacernos ver con ella que Él no sólo es hombre sino también Dios.

En efecto, cualquier persona puede mostrarnos el camino para llegar a Dios, donde se halla la verdad para descubrirle y la vida que nos llenará de Él. Pero si alguien afirma que es cada uno de esos conceptos con ello nos está diciendo que Dios y él son la misma cosa. Hay que caminar “dentro” de ese hombre porque él es “el Camino”, hay que “introducir” la cabeza en su interior porque él es “la Verdad” y hay que “injertarse” en él porque es la única manera de que “la Vida” entre en nosotros.

Si nos encontráramos en los Textos Sagrados la frase: “Si no pasáis por mi cabeza y por mi corazón no llegaréis a Dios”, la entenderíamos como idéntica a la anterior (sólo por la cabeza y por el corazón de Dios se puede llegar a Él), por lo que serían heréticas en cualquier persona que las pronunciare que no sea Jesucristo, ya que, como dijimos antes, identifican a quien las afirma con Dios.

Pues “Hijos míos, si no pasáis por mi cabeza y por mi corazón no llegaréis a Dios” no se encuentra en ningún Evangelio sino que fueron dichas a los suyos en diversas ocasiones por san Josemaría Escrivá de Balaguer, fundador del Opus Dei.

Ante tal megalomanía prefiero no añadir nada más. Dejo al lector la tarea de sacar las conclusiones pertinentes.

exopus.jpg


La Amnesia Histórica Del Opus Dei

julio 19, 2007

dsfcd.jpg

Iván de ExOpus

El pasado 18 de julio se cumplieron 71 años del comienzo de la terrible Guerra Civil Española que ha marcado intensamente el último periodo de la historia de nuestro país. Con tal motivo el canal de televisión Telemadrid realizó ayer una encuesta en la Puerta del Sol con la pregunta: «¿Qué significado tiene para usted el 18 de julio.

Una gran mayoría, sobre todo jóvenes y emigrantes, no tenían ni idea; del resto los hubo que lo asociaban a «una paga extraordinaria que se implantó en la época de Franco» o a «un día que antes era fiesta»… y tan sólo una pequeña fracción de los encuestados (de edad avanzada) respondieron acertadamente.

En muy pocos años, cuando fallezca esa minoría, cuando los jóvenes de ahora sean desplazados por nuevas generaciones, cuando el número de emigrantes aumente…, NADIE asociará esa fecha con algo tan importante como fue el enfrentamiento fratricida de los españoles durante nada menos que un trienio.

La verdad y los hechos históricos se mantienen frescos en la medida que se los recuerda y se olvida definitivamente lo que no es repetido por los medios de comunicación, tal y como demuestra la encuesta antes tratada.

El Fundador del Opus Dei y sus sucesores conocen muy bien esta ley y aplican normas que la hagan posible. Por ejemplo, la deformación de su propia historia a su favor lleva a que con el paso del tiempo los que ya no fueron protagonistas de ella acepten su falsedad (El Opus Dei Cambia Su Historia, Los Hijos Desobedientes Del Opus Dei y La Novela Histórica «Opus Dei»). Para facilitar este olvido histórico aíslan a los de dentro de los que se van suprimiendo cualquier memoria de éstos últimos (desaparecen sus fotos de las publicaciones internas, no son recordados en sus escritos ni en las tertulias, sus nombres son borrados de los listines telefónicos, el día que se van no les dejan despedirse de los demás del centro, etc.). Cuando te marchas te indican la conveniencia de no relacionarte con los que se han ido con lo que pretenden evitar la unión de los ex. Aplican normas a seguir con los que se fueron que llegan a ser crueles (Los Malditos Según El Opus Dei), etc.

Todo lo anterior es eficaz mientras la difusión de la información sólo es posible por los medios tradicionales (papel impreso y radio-tele difusión) gobernados por empresas que al tener fines económicos pueden ser silenciadas fácilmente con dinero u otro tipo de extorsión; pero ahora la Red permite la democratización de la información que lleva a que cualquiera pueda difundir la verdad facilmente, en tiempo real y a cualquier parte del mundo (Y Entonces Llegó Internet).

Si, como hemos visto, la verdad y los hechos históricos se mantienen frescos en la medida que se los recuerda y que se olvida definitivamente lo que no es repetido por los medios de comunicación, entonces la misión de quienes conocemos las falsedades que sustentan al Opus Dei y el bien social que supone denunciarlas es la de repetir esas realidades incansablemente y de todas las maneras posibles.

Y ésta es una de las razones que mantienen activo este Blog.

exopus.jpg


Los Fugitivos y Apóstatas del Opus Dei

junio 8, 2007

Iván de ExOpus

El hecho de que los laicos no pertenezcan al Opus Dei tras ser Prelatura personal ha sido tan bien escamoteado por sus mandos (ver La Traición del Opus Dei a los Laicos) que en el último libro crítico sobre esta Institución, su autor, Fernando de Orbaneja, se extraña de lo siguiente:

En el Codex [Código de Derecho Particular de la Obra de 1982] han suprimido algo muy curioso, las definiciones de «fugitivo» y de «apóstata» [que existen en las Constituciones de 1950]. Llaman fugitivo al numerario u oblato que abandona la residencia, aunque sea con ánimo de regresar, y está obligado a volver, pero se le priva de cualquier cargo, entre «otros castigos proporcionados a la culpa». Y llaman apóstata al que después de pronunciada la fidelidad se separa ilegítimamente del centro al que pertenece; queda privado de todos los privilegios «y además debe ser castigado por los superiores con otras penas según la gravedad de la culpa» (Opus Dei. La Santa Coacción, Fernando de Orbaneja, pág, 226-227).

La causa de esas supresiones que tanto extraña a Orbaneja es muy simple: hasta 1982 los laicos pertenecían al Opus Dei y por eso las leyes contemplaban la posibilidad de que le abandonaran sin permiso, lo que se tradujo en las figuras de apóstata y fugitivo arriba vistas; a partir de entonces los seglares ya no son de la Obra porque pasan a ser simples cooperadores (orgánicos) suyos, y ese cambio se tiene que traducir en la legislación del Opus Dei que ya no puede obligarlos a mantener ninguna residencia, por lo que a la fuerza tienen que eliminarlas de su Codex.

Conclusiones:

1. No hay pena alguna, ni divina ni humana, para un laico cooperador de institución eclesiástica que deja de serlo y se va. Por ello, para dejar al Opus Dei no se precisa la dispensa de su Prelado, sino, literalmente, tomar la puerta y marcharse.

2. ¿Hasta cuándo y de cuántas maneras habrá que repetir la realidad de que los laicos no pertenecen al Opus Dei para que la gente se dé cuenta de ello y obre en consecuencia?

exopus.jpg


La Traición del Opus Dei a los Laicos

junio 7, 2007

Iván de ExOpus

1. Hasta el año 1982 tanto los seglares como los clérigos eran iguales en el Opus Dei. Así, desde el comienzo de los cincuenta eran socios de un Instituto Secular al que se unían por medio de votos privados de pobreza, castidad y obediencia (mas para la Iglesia, aunque privados, si que tenían categoría jurídica vinculante).

2. Esa situación era buena tanto para los laicos como para los sacerdotes, ya que les igualaba dentro del Opus Dei, al tener todos los mismos derechos y obligaciones, los que conlleva ser socio de una Institución.

3. El máximo poder dentro de la Iglesia lo ostentan los obispos con pueblo encomendado (sucesores de los apóstoles), ya que salvo el Papa nadie puede entrometerse en sus parcelas.

4. A los Institutos seculares, como mera asociación de fieles, por una parte les es superfluo que su jefe sea un obispo y por otra dependen de los dicasterios (ministerios) y resto de las estructuras eclesiales.

5. Si un grupo quiere alcanzar poder ha de quitarse de encima el mayor número de jefes y supervisores, y dentro de la Iglesia, como hemos visto arriba, su máximo grado se logra si consigue transformarse en un obispado.

6. Todos los obispados han de tener almas encomendadas, pero éstas pueden ser clérigos y laicos (cum proprio populo: con pueblo propio) o sólo clérigos.

7. Por otra parte, los obispados pueden ser territoriales (los habituales, las diócesis, que siempre están constituidas por clérigos y laicos), o de ámbito universal (prelaturas personales) con el fin de promover una conveniente distribución de los presbíteros o de llevar a cabo peculiares obras pastorales o misionales en favor de varias regiones o diversos grupos sociales (Canon 294 del Código de Derecho Canónico).

8. El ámbito de actuación del Opus Dei es universal, por lo que el obispado con el que alcanzar poder dentro de la Iglesia no podría ser territorial (una diócesis) sino una prelatura personal.

9. La Iglesia se puede definir como la comunidad universal de bautizados (sacerdotes y laicos) por lo que el tipo de prelatura personal que más poder podría darle al Opus Dei sería la que más se asemejara a la Iglesia: la de clérigos y laicos distribuidos por todo el mundo y bajo la única autoridad de su obispo prelado. Está estructura sería la de una iglesia paralela a la de Roma.

10. Como consecuencia de lo visto hasta ahora Álvaro del Portillo (primer sucesor del Fundador) solicita a la Santa Sede que el Opus Dei sea una prelatura personal cum proprio populo.

11. Varias conferencias episcopales y numerosos obispos se oponen a ese intento del Opus Dei puesto que de ahí a un cisma sólo hay un paso (un buen día el Prelado del Opus Dei se “calienta” y rompe con el Papa llevándose consigo a sus sacerdotes y laicos).

12. Ante esta situación Juan Pablo II le ofrece al Presidente General del Opus Dei (Álvaro del Portillo) la opción de hacer de esa Institución una Prelatura personal constituida única y exclusivamente por clérigos y en la que los laicos tan sólo puedan llegar a ser cooperadores suyos.

13. Aceptar esa solución suponía una gran traición a los seglares que confiaban en el Opus Dei como medio para elevar la dignidad del laico en la Iglesia y también a las promesas que Escrivá les hizo, como por ejemplo demuestran las siguientes palabras suyas: Hay que rechazar el prejuicio de que los fieles corrientes no pueden hacer más que limitarse a ayudar al clero [cooperar] en apostolados eclesiásticos. (Conversaciones con Mons. Escrivá de Balaguer, punto 21).

14. No podemos saber si la idea de Escrivá era sólo la de alcanzar el poder en la Iglesia y que lo que predicaba sobre elevar la dignidad de los laicos no era si no una mentira más para lograr con ella anexionárselos como grupo de presión para obtenerlo, o que Álvaro del Portillo sucumbió ante la tentación que suponía alcanzar el obispado para con él aumentar poder dentro de la Iglesia, el caso es que aceptó la propuesta papal y con ella consumó la gran traición de la Institución a los laicos, así como al “supuesto” espíritu fundacional.

15. Hay quienes piensan que los adjetivos pueden anular al sustantivo, como que un gato “casero” deje de ser gato por el hecho vivir con una familia, o que un pez “espada” ya no es pez por poseer una alargada nariz, o que un cooperador por llamarse “orgánico” pierde su esencia de cooperador… Así debió suponer Álvaro del Portillo que pensaríamos los demás cuando aceptó lo que el Papa le proponía, y para desorientar al mundo de su garrafal traición siguió el dicho de que si no puedes convencerlos, confúndelos; entonces le pidió al Santo Padre que a los laicos que cooperaran con el Opus Dei se les designara como “orgánicos”, ya que de esa manera podría verter litros de tinta para ahogar en ella la degradación que supone excluirlos de su pertenencia al Opus Dei.

16. El Papa consumó la traición de Álvaro del Portillo a los laicos y a la predicación fundacional de Escrivá (a cambio de aumentar el poder de los mandos del Opus Dei) y la plasmó en los siguientes decretos, de los que el subrayado es mío:

Con el fin de promover una conveniente distribución de los presbíteros o de llevar a cabo peculiares obras pastorales o misionales en favor de varias regiones o diversos grupos sociales, la Sede Apostólica, oídas las Conferencias Episcopales interesadas, puede erigir prelaturas personales que consten de presbíteros y diáconos del clero secular. (Canon 294 del Código de Derecho Canónico).

Mediante acuerdos establecidos con la prelatura, los laicos pueden dedicarse a las obras apostólicas de la prelatura personal; pero han de determinarse adecuadamente en los estatutos el modo de cooperación orgánica y los principales deberes y derechos anejos a ella. (Ibíd., Canon 296).

Los laicos incorporados a la Prelatura [del Opus Dei] no modifican su propia condición personal, teológica o canónica, de comunes fieles laicos, Y como tales se comportan en toda su actuación y, concretamente, en su apostolado. (Apartado II-B, de la Declaración de la Sagrada Congregación de Obispos sobre la erección de la Prelatura de la Santa Cruz y Opus Dei, 23 agosto 1982).

Los laicos -hombres y mujeres, solteros o casados, de todas las profesiones y condiciones sociales- que se dedican al cumplimiento del fin apostólico propio de la Prelatura [del Opus Dei] asumiendo unos compromisos serios y cualificados, lo hacen mediante un vínculo contractual bien definido, y no en virtud de unos votos. (Ibíd., Apartado I–C).

La jurisdicción de la Prelatura personal se extiende a los clérigos en ella incardinados, así como también sólo en lo referente al cumplimiento de las obligaciones peculiares asumidas por el vínculo jurídico, mediante convención con la Prelatura a los laicos que se dedican a las tareas apostólicas de la Prelatura: unos y otros, clérigos y laicos, dependen de la autoridad del Prelado para la realización de la tarea pastoral de la Prelatura. a tenor de lo establecido en el artículo precedente. (Juan Pablo II, Constitución Apostólica «Ut Sit»).

17. Desde el momento en el que esos decretos de arriba fueron promulgados los laicos dejaron de pertenecer al Opus Dei como miembros de derecho y pasaron a ser unos segundones de los clérigos. Por tanto, en la actualidad, por imperativo de la autoridad de la Iglesia, los laicos no pueden pertenecer al Opus Dei mientras no cambien su estado al de sacerdotes.

18. Un empleado es aquel que coopera con otro por medio de una relación contractual. Según esta definición, y resumiendo los decretos eclesiásticos vistos arriba, los laicos del Opus Dei son unos meros empleados de la Prelatura.

19. A un empleado a quien se le fuerza a entregar todo su dinero y energías a la empresa que le contrata se le designa como esclavo suyo. Como el Opus Dei hace eso al cien por cien con los laicos que cooperan con él como numerarios o agregados (y de forma diversa con los supernumerarios), concluimos en que aquellos son unos esclavos de los mandos de la Institución.

20. El Fundador les pedía a los suyos que fueran pillos, algo que supo hacer muy bien Álvaro del Portillo cuando añadió el adjetivo de “orgánico” a los laicos que cooperaban con los sacerdotes del Opus Dei; ya que con esa simple palabra ha logrado desviar casi todas las miradas del hecho fundamental de que no hay laicos que pertenezcan a la Institución. Pienso que es algo tan “increíble” que la gente se resiste a verlo a pesar de estar ante sus ojos. Es más, cuando alguien habla o escribe sobre el Opus Dei tiene en su imaginación a los laicos de la Institución, precisamente los únicos que no pertenecen a ella.

21. Si ahora los laicos del Opus Dei llevan un ritmo de vida igual al que tenían cuando era Instituto Secular, podríamos preguntarnos: ¿Qué más da que no pertenezcan de hecho y de derecho al Opus Dei?

En primer lugar es bueno saberlo porque los directores del Opus Dei procuran ocultarlo. Hasta donde alcanzan mis conocimientos actuales eso lo hacen para esconder la traición de que han sido objeto los laicos con el fin de alcanzar ellos poder (lo que hemos desarrollado más arriba); pero sobre todo porque ese hecho anula toda la mentalización y coacción psicológica a la que someten a los laicos sobre la maravillosa e inefable vocación al Opus Dei que predicó su Fundador y que es la mayor fuerza con la que los tienen retenidos. Así, por ejemplo, Escrivá acobardó a lo largo de toda su vida a los laicos de la Institución con palabras como las siguientes: “La vocación al Opus Dei es el don más grande que Dios puede concederle a un alma después del de la Fe”, o “dejar la Obra es condenarse a la infelicidad temporal y eterna“, o “prefiero que me digan de un hijo mío que ha muerto antes que ha perdido su vocación“, o “no doy cinco céntimos por el alma de quien haya dejado el Opus Dei“, o “rezad para que Dios os permita morir antes que dejar la Obra“ o “Si alguno de mis hijos nos abandona, que sepa que nos traiciona a todos: a Jesucristo, a la Iglesia, a sus hermanos de la Obra y a todas las almas”…

Y estas mismas coacciones se siguen empleando ahora.

Si los laicos descubren que no existe tal vocación al Opus Dei (porque los seglares no pertenecen a él, ya que a lo más a que pueden llegar en la Prelatura es a cooperadores de los sacerdotes), entonces ese miedo deja de operar en ellos, lo que les permite salirse del Opus Dei sin problemas psicológicos, espirituales y sin cargo de conciencia por suponer que con ello traicionan a Dios.

Al conocer su situación jurídica, reflejo fiel de la real, el laico cooperador (orgánico) del Opus Dei puede responder ahora:

¿Dónde se ha visto que el don más grande que Dios puede concederle a un alma después del de la Fe es el de ser cooperador en una institución formada sólo por clérigos?”, o “¿Cómo es posible que alguien pueda condenarse a la infelicidad temporal y eterna por dejar de cooperar con unos sacerdotes? “, o “El Fundador del Opus Dei debía estar loco cuando afirmaba que prefería que le dijeran que uno de los laicos cooperadores con la Obra había muerto antes de que había dejado de cooperar con ella, o al decir que no daba cinco céntimos por el alma de quien dejaba de serlo, o cuando instaba a rezar para que Dios les permitiera morir antes que dejar de cooperar con el Opus Dei“ o “¿Cómo puede ser que traicione a todos (a Jesucristo, a la Iglesia, a los de la Obra y a todas las almas) quien deja de ser cooperador con los sacerdotes del Opus Dei?”…

22. Finalizo este escrito con la reflexión de que al observar los laicos de la Prelatura tanta mentira e hipocresía, la búsqueda y obtención del poder a su costa, que son excluidos de pertenecer al Opus Dei, la manipulación de que han sido y son objeto, la traición a los principios fundacionales…, no me explico cómo es posible que al descubrir tanto enjuague no abandonen el Opus Dei en tropel.

exopus.jpg


El Opus Dei Incluido En Estudios Sobre Sectas Destructivas

abril 29, 2007

Estimado Iván:

Te envío esto por si quieres ponerlo en el Blog, me parece interesante. Lo he hecho fundiendo dos artículos de Opus Libros.

Un saludo.

Luís

—oOo—

El Opus Dei Incluido En Estudios Sobre Sectas Destructivas:

Estudio sobre Sectas Destructivas y Grupos de Riesgo elaborado por Eloy Rodríguez.

Investigación Clínica sobre la influencia negativa de las Sectas religiosas destructivas en la sexualidad de sus ex adeptos, por Eloy Rodríguez. XIII CONGRESO MUNDIAL DE SEXOLOGÍA. Valencia, España, 25-29 Junio l997.

En ambos, el autor considera al Opus Dei como secta destructiva de Grado B.

—oOo—

Colegio Oficial de Psicólogos de Santa Cruz de Tenerife

SECTAS DESTRUCTIVAS Y GRUPOS DE RIESGO

Eloy Rodríguez-Valdés

Psicólogo-Sexólogo

Características, Funcionamiento Y Consecuencias Psicosociales Del Fenómeno Sectario.

[…]

Existen una serie de CARACTERÍSTICAS que definen y diferencian a una Secta Destructiva de cualquier otro grupo social que por su ideología, funcionamiento o estructura no tiene que ver absolutamente nada con dichas sectas destructivas. Entre las características que perfectamente definen a una Secta Destructiva estarían al menos, entre otras, las dieciséis siguientes:

1. Dañan psíquicamente a sus adeptos (lavado de cerebro = modificación del pensamiento).

2. Su único y principal fin es el DINERO (son auténticas “máquinas” de hacer dinero).

3. Es por ello, que para captar adeptos, se enmascaran o encubren bajo una fachada religiosa, socio-religiosa, cultural, de supuesta rehabilitación a toxicómanos, etc. Fachada (y contenido) que no les importa lo más mínimo. Es simplemente la “tapadera” para captar adeptos.

4. Acaban suprimiendo las libertades individuales y el derecho a la intimidad de los adeptos.

5. Reducen a niveles mínimos o nulos la voluntad y el razonamiento de éstos.

6. Manipulan y alteran brutalmente las emociones de sus adeptos.

7. Es un grupo con una estructura teocrática, vertical y totalitaria, en donde la palabra del dirigente (o dirigentes) es dogma de fe y lo único que cuenta y a lo que se debe obedecer.

8. Son grupos dirigidos, mayormente, por líderes carismáticos y “mesiánicos” (muchas de las veces son auténticos psicópatas).

9. Suele darse una auténtica manipulación de la sexualidad, bien por defecto (mayormente) como por exceso.

10. Son grupos con un fuerte rechazo a la sociedad e instituciones, aunque se valen de ellas.

11. Sus principales actividades suelen ser el proselitismo, la recolección u obtención de dinero (de múltiples maneras), la impartición de cursillos, charlas, conferencias, etc., la venta de productos, la supuesta resolución de problemas personales, la ayuda a marginados, etc.

12. Exigen al adepto una entrega y dedicación parcial o total al grupo.

13. Son grupos que acaban consiguiendo la ruptura del adepto con sus vínculos familiares, de pareja, sexuales, amistosos, sociales, de ocio, de trabajo, etc.

14. Son grupos que, bajo presión y manipulación psicológica al adepto, consiguen que éste acabe dando al grupo sectario (es decir, al líder) una parte o la totalidad de su patrimonio económico (dinero, sueldo, bienes, diezmo, propiedades, herencias, etc.).

15. Muchos de estos grupos suelen vivir en comunidades cerradas, o si no en total dependencia por parte del adepto al mismo.

16. Ocasionan a sus adeptos, en mayor o menor intensidad, una serie de perjuicios y trastornos psicológicos, muchos de ellos muy graves, sin olvidar tampoco los físicos.

Respecto al GRADO DE PELIGROSIDAD de las Sectas Destructivas, éstas se suelen clasificar en función del daño que pueden hacer no sólo, aunque fundamentalmente al adepto, sino también a la sociedad. Este daño que las Sectas Destructivas hacen a sus adeptos se agrupa en tres categorías: Daño psicológico, daño económico y daño físico.

En base a esto, la peligrosidad de las sectas se clasificaría en cuatro niveles o grados, de menor a mayor peligrosidad. Estos serían los siguientes:

Grado A: Son aquellos grupos o sectas (no destructivas) que no dañan ni psíquica, ni física, ni económicamente a sus adeptos. Son las menos numerosas.

Grado B: Son aquellas sectas que ocasionan daños económicos, físicos y psíquicos a sus miembros y, además, muchas de ellas utilizan dietas alimentarías y tratamientos específicos nada aconsejables. En este grupo estaría, entre otras muchas, Sectas Destructivas tales como: Ágora, Ananda Marga, Arco Iris (Tierra Nueva), CEIS, Iglesia Adventista del Séptimo día, Partido Humanista (La Comunidad, Verdes Ecologistas), Opus Dei, Testigos de Jehová, etc.

Grado C: Serían todas aquellas Sectas Destructivas, que aparte de tener las características del grado B, añaden otras que tienen relación con la violencia física, la prostitución obligatoria, la fabricación/venta de armas y la venta de bebés. Entre otras muchas, cabría destacar las siguientes: Centro de la Luz Divina, Iglesia de la Cienciología (Dianóstico, Narconón,Crirninón), Iglesia de la Unificación o Secta Moon, Niñosde Dios (La Familia, Familia del Amor, Misioneros Cristianos), Hare Kríshna, Nueva Acrópolis, etc.

Grado D: aquí estarían incluidas todas aquellas sectas o grupos destructivos que además de tener características de los grados B y C, pueden llegar a abarcar el extremo máximo de violencia, degradación y daño. Sin embargo, aquí se podrían hacer dos subgrupos: Por una parte estarían las sectas Diabólicas o Satánicas, por su posible relación con ritos diabólicos, satánicos y sacrificios humanos y, por otra parte estarían, las que sin ser sectas Satánicas pueden llegar a utilizar la violencia y el asesinato al máximo. Ejemplos de ambos tipos serían, entre otras muchas y respecto al primer grupo, sectas tales como: Bambini di Satana, lerudole di Ishtar (satánico-feminista), La Familia (de Charles Manson), Satori, Las Hermanas del Halo de Belcebú, etc. Mientras del segundo grupo se pueden mencionar algunas, tales como: Templo del Pueblo, Orden del Templo Solar, Misión Israelita del Nuevo Pacto Universal, La Verdad Suprema, Park Soon Ja, Secta del pastor evangélico Ramón Morales, etc.

“la injuria contra una persona puede serlo también contra Dios y contra la Iglesia, y entonces uno mismo debe ejercitar su propia venganza…” Sto. Tomás de Aquino, Summa Theologica, II-II, q. 108, a. 1, ad 2.

NOTA DE IVÁN: La cita anterior forma parte del envío hecho por Luís.

Aunque según esas palabras de Sto. Tomás estaríamos en nuestro derecho de vengarnos, quiero aclarar que en esta Web no se pretende ejercer venganza alguna contra el Opus Dei.

El contenido de este Blog versa sobre realidades objetivas del Opus Dei certificadas por los testimonios de quienes las han experimentado, por las publicaciones oficiales de la Prelatura, y en mucha ocasiones por los Documentos Internos del Opus Dei, que por fin están saliendo a la luz tras haber sido celosamente escondidos de las miradas ajenas durante muchos años.

Si tales verdades sobre el Opus Dei le dañan, no es por culpa de quienes las hacemos públicas sino de él, único responsable de sus malas conductas institucionales.

Y sí como consecuencia de ese perjuicio que el Opus Dei se infringe a sí mismo resulta dañada la imagen de cualquier otra persona o institución por ser ellos quienes han hecho o hacen posible que el Opus Dei ocupe el lugar privilegiado que ostenta; tampoco es por culpa de quienes lo denunciamos, sino también por el perjuicio que les infringen las malas actuaciones del Opus Dei.

exopus.jpg


Captado A Los 13 Años Por El Opus Dei

abril 26, 2007

C.H. (21-9-2003)

Fui captado por la secta [Opus Dei] cuando tenía 13 años en unos campamentos muy bien montados en la montaña, a los 14 años y seis meses pedí la admisión sin mucho convencimiento pero por lealtad al director del centro que asistía y lo desintegrada que estaba mi familia de sangre a causa de los problemas entre mis padres.

Creía encontrar un lugar seguro donde alguien me cuidaría (¿el director espiritual?) y me guiaría como padre sustituto en un momento de incertidumbre de la temprana adolescencia. Por supuesto me dijeron que no le dijera a mis padres que había escrito la carta de admisión. Creo que ahora han cambiado la edad mínima indispensable para entrar porque cambian las cosas cuando les conviene, o sea que la obra es cualquier cosa, menos divina.

Mi pseudo vocación siempre tambaleaba, mis padres se curaron de sus problemas con psiquiatras y A.A; yo los ponía en mi lista de San José los 19 de marzo. Mi padre me decía que no entendía lo del director espiritual, que uno era hijo de Dios pero inició un curso en el instituto del opus. A mi madre no le daban los créditos porque en esa época había muchas vocaciones.

Terminado el COU a los 17 años y porque no quería vivir en un centro de la obra de mi ciudad, pedí estudiar en una universidad de la obra pero en otra ciudad, para “salvar” la vocación, según mi director y vivir en un colegio mayor. Mi padre me visitaba para ver que no me “captaran” y monitorear mis actividades.

Luego del primer año en la Universidad tuve que hacer la mili (el servicio militar) y fuí destinado a la Legión, muy lejos de cualquier centro de la obra. Recuerdo que el 19 de marzo me tocó la guardia de las 22hs y que me pasé dos horas rezando el Rosario para que me iluminara para la renovación o no de los votos (creo que esto también cambió, ni votos ni botines… decía Escrivá). Por suerte y gracias a Dios, no los renové y fue así que salí de la obra a los 19 años recién cumplidos. Fueron 4 años y medio pero parecen un siglo.

Ellos le echan la culpa a la sinceridad pero creo que son unos grandes manipuladores. Me decían que si salía me iba a volver puto-declarado como no sé quién, que yo no conocía. Cabe señalar que a los 14 años y medio, puber aún, me gustaban las chicas, una prima especialmente y compañeras de mi hermana menor del colegio. Adentro te hacen olvidar de las mujeres con doble tranca y que todo es pecado. ¿Existe una perversión más grande? Me alejé de la Iglesia.

Me llevó años de psicoanálisis, pastillas, salir de las depresiones. Aparte del médico no pude hablar del tema con nadie hasta que descubrí esta pagina Web. Hace unos años me uní civilmente a mi actual mujer que por familia, es escéptica, con quien tengo dos hermosos hijos que me devolvieron el alma al cuerpo.

Mis padres ahora son de la obra, cosa que lamento profundamente, no creo que se animen a salir, especialmente madre, y mi padre por no decepcionarla. Por suerte mis hermanos no siguieron mis pasos y me son de gran apoyo (Fuente Opus Libros).

exopus.jpg