Armando Segura Naya, ¿Por Qué No Es Usted Del Opus Dei?

abril 3, 2010

Some content on this page was disabled on July 8, 2015 as a result of a DMCA takedown notice from Armando Segura Naya. You can learn more about the DMCA here:

https://en.support.wordpress.com/copyright-and-the-dmca/


Antonio Sanchez Camara, ¿Por Qué No Es Usted Del Opus Dei?

marzo 15, 2010

portada.jpg

Encuesta realizada entre 1970 y 1974

ANTONIO SANCHEZ­ CAMARA. Coronel de Infantería Dip. Ing. Geógrafo Militar. Madrid.

Lee el resto de esta entrada »


Jose Antonio San Martin Paramo, ¿Por Qué No Es Usted Del Opus Dei?

marzo 8, 2010

portada.jpg

Encuesta realizada entre 1970 y 1974

JOSE ANTONIO SAN MARTIN PARAMO. Abogado. Barcelona.

Dicho interrogante, en mi caso, se plantea con ma­yor claridad, formulándolo en el sentido de pregun­tarme por qué nunca he llegado a sentir verdadero in­terés por pertenecer al Opus Dei. Y creo que esta ac­titud de voluntario distanciamiento obedece a tres ti­pos de motivaciones: ambientales, espirituales y políti­cas, respectivamente.

Lee el resto de esta entrada »


Alejandro Rojas-Marcos de la Viesca, ¿Por Qué No Es Usted Del Opus Dei?

febrero 26, 2010

portada.jpg

Encuesta realizada entre 1970 y 1974

ALEJANDRO ROJAS-MARCOS DE LA VIESCA Abogado. Sevilla

Me planteo la cuestión de dos planos: el religioso y el político. Pero esta distinción la hago sólo a efectos expositivos, no porque crea que son dos realidades la entidad religiosa Opus Dei y el grupo sociopolítico que la opinión pública conoce con este nombre. Son dos perspectivas inseparables de un mismo fenómeno so­ciológico. Habría que plantearse hasta qué punto am­bas perspectivas no están unidas por una relación cau­sa-efecto. No entro en si es o no moralmente real la unidad religioso-política del Opus, pero desde luego sí lo es sociológicamente, es decir, real en sus consecuen­cias.

Lee el resto de esta entrada »


Mario Rodriguez Aragón, ¿Por Qué No Es Usted Del Opus Dei?

octubre 7, 2009

portada.jpg

Encuesta realizada entre 1970 y 1974

MARIO RODRIGUEZ ARAGON Periodista. Madrid.

No soy del «Opus Dei» por lo que creo y por lo que no creo. He aquí una breve muestra:

Porque creo…

… que una parte importante de sus socios buscan por ese medio medrar económica, profesional y políticamente.

… que las sectas iniciáticas suelen ejercer una acción corrosiva en la sociedad sobre la cual vegetan.

… que si los «tecnócratas» están comprometidos en el servicio a un amo secreto, pueden verse forzados a obrar injustamente y atentar contra el bien común.

… que especializarse en el proselitismo de castas privilegiadas es antievangélico.

… que en Torreciudad se pretende establecer un criptoculto en concurrencia con el Vaticano.

… que «Camino» es un opúsculo catequístico subjetivo, lleno de buenas intenciones, de ingenuidades, de contraindicaciones, con alguna que otra simpleza; pero nada más.

… que el trabajo es un derecho personal y un deber social, que nada tiene que ver con la virtud.

Porque no creo…

… que al instituto secular Sociedad Sacerdotal de la Santa Cruz (Opus Dei) sea ajena la ambición de poder.

… en la independencia de sus socios.

… en el talento, la humildad, la alegría y la santidad de un fundador coleccionista postulante de títulos rimbombantes, nombramientos honoríficos y grandes cruces.

… en la autenticidad de las protestas de fe arrancadas bajo chantaje, espiritual o material.

… en la caridad de quienes ejercen la violencia.

… en la pobreza de los que viven en la opulencia.

… en el apostolado de aquellos que andan a la conquista de bienes materiales.

… en el poder santificante de los créditos a medio y largo plazo.

… en las indulgencias a la exportación ni en la gracia sobrenatural de los polos de desarrollo.

… en supersticiones orgánicas.

… en demagogias de ultratumba.
exopus.jpg


Fernando Rodrigo Cifuentes, ¿Por Qué No Es Usted Del Opus Dei?

abril 9, 2009

portada.jpg

Encuesta realizada entre 1970 y 1974

FERNANDO RODRIGO CIFUENTES. Teniente general del Ejército. Granada.

No he sido nunca invitado a pertenecer al Opus Dei, posiblemente por estar conceptuado como hombre libre. De habérmelo insinuado alguien, me hubiera negado rotundamente por dos razones fundamentales. La primera, porque considero que hipotecaría uno de los dones divinos más preciados para toda criatura humana: la libertad. La segunda razón es que, por mi condición militar, considero totalmente en pugna los altos compromisos que el militar tiene contraídos con la Nación, con cualquiera otros que, sin duda, se contraen al aceptar la reglamentación de una Asociación secreta, puesto que secreta es su labor de captación y actuación.

Y podría agregar una tercera razón de repulsa. El que esta Asociación participe desde casi la totalidad de los altos puestos de la Administración en funciones de Gobierno, creando de hecho un clima de «monopolio político» del país, totalmente fuera de la limpia democracia que inspiran las leyes fundamentales de nuestro Movimiento Nacional.

exopus.jpg


Carlos Robles Piquer, ¿Por Qué No Es Usted Del Opus Dei?

marzo 27, 2009

portada.jpg

Encuesta realizada entre 1970 y 1974

CARLOS ROBLES PIQUER. Diplomático. Madrid.

No pertenezco al Opus Dei por tres razones. Voy a enumerarlas, aunque realmente la primera haga in­necesaria las otras dos.

1ª Nunca he sido invitado a ingresar en él. Dado que esta Obra no acepta solicitudes espontáneas, quie­re decirse que no encontró en mí méritos o cualidades que justificaran dicha invitación.

2ª Como miembro de la carrera diplomática, soy funcionario público. Siempre creí, sobre testimonios orales, que el Opus Dei podría pedir a sus socios la sujeción a su propia disciplina en cuestiones profesio­nales, lo que podría rozar, a su vez, con los deberes de un servidor del Estado. Un artículo que he leído re­cientemente de las Constituciones de la Obra viene a confirmar que aquella creencia no era errónea.

3ª El Opus Dei ofrece un camino de perfección a los católicos. Conozco a algunas personas que lo si­guen con gran provecho espiritual y reitero mi admi­ración por ellas. Pero temo que los honores terrenales, el poder político y la influencia económica que otros miembros de la Obra -y, quizá, esta misma como tal­- manejan, sean factores que distorsionen gravemente aquel espíritu y conduzcan a una «moral del éxito» más concorde con el puritanismo y con el calvinismo, como algunos han señalado; o simplemente contraria a la austeridad que busca hoy la Iglesia católica con es­pecial denuedo.

exopus.jpg