El Opus Dei Sólo Tiene De Dios El Nombre

marzo 16, 2007

Entrevistador: Iván, afirma usted en su escrito «A Buen Fin No Hay Mal Principio» que «el Opus Dei sólo tiene de Dios el nombre», lo que a simple vista parece falso, una exageración por su parte, ya que estará de acuerdo conmigo que en el Opus Dei hay muchas cosas buenas, que son de Dios. Por tanto, ¿desea aclarar sus palabras, o cambiarlas, o retractarse de ellas?

Iván: Habrá oído cada otoño, cuando se recogen las setas del campo, que aparecen por aquí y por allá familias enteras intoxicadas por ingerir venenosas y algún que otro fallecimiento por esta causa…

Entrevistador: Efectivamente, así ocurre.

Iván: … y estará usted de acuerdo conmigo en que esos platos de setas venenosas tienen a las claras cosas buenas: presentan una apariencia estupenda, un olor que los hace apetecibles, un sabor exquisito, es más…

Entrevistador: Desde luego que es así, si no aparentaran ser tan exquisitas nadie se las comería.

Iván: … ahí quería llegar yo a parar. Si un plato cocinado con setas venenosas tuviera un aspecto, olor y sabor repugnantes, nadie las ingeriría y no habría intoxicaciones por esta causa.

Entrevistador: Eso es indudable.

Iván: Ahora le pregunto: ¿Hay algo bueno en un alimento por el que alguien resulta envenenado?

Entrevistador: Desde luego que si.

Iván: Pero si a resultas de que por eso que tiene de bueno es por lo que la gente lo consume (apariencia, olor, sabor, etc.), y que si no lo tuviera nadie se envenenaría, entonces, ¿podemos seguir afirmando que un alimento venenoso tiene algo bueno?

Entrevistador: Creo que empleamos la palabra bueno sobre dos realidades muy distintas. Una la de los aspectos independientes del conjunto (de los que muchos son buenos) y otra cuando forman una unidad con él, lo que lleva a que se transforman en malos…

Iván: No sólo se transforman en malos sino que son imprescindibles para que la parte maligna pueda ingerirse, por lo que lo bueno de un alimento envenenado es precisamente lo más perverso de él, ya que es lo que atrae al consumidor a ingerir esa comida.

Entrevistador: No cabe duda, si un plato de setas venenosas oliera a huevos podridos nadie se lo comería…

Iván: Ahora volvamos a la frase que origina esta entrevista: «el Opus Dei sólo tiene de Dios el nombre». Soy consciente de que en el Opus Dei hay muchos aspectos agradables, de Dios (por eso permanecí en él durante 35 años), pero es que esas facetas atractivas son precisamente las que le permiten manipular y esclavizar psicológica y espiritualmente a las personas, violar sus derechos fundamentales, desobedecer a la Iglesia en sus normativas (por ejemplo con respecto a la confidencialidad de la dirección espiritual), etc., son como lo que hay de agradable en un plato de setas venenosas o en el queso que se le pone a un cepo para cazar ratones. ¿Cree entonces que en el Opus Dei hay algo bueno?

Entrevistador: Según usted lo ha expuesto me remito a lo observado en el ejemplo de las setas venenosas: tiene aspectos que separados del conjunto son buenos pero que con él se convierten en malos…

Iván: No sólo se transforman en malos sino que son esenciales para que la parte maligna del Opus Dei pueda llegar a las gentes, por lo que lo bueno del Opus Dei (entre lo que está que se manifiesta como totalmente de Dios) es precisamente lo más perverso de él, ya que es lo que atrae a las personas a hacerse de la Obra y a permanecer durante años en ella.

Entrevistador: Ha quedado muy clara su idea sobre el asunto: lo bueno que aparenta el Opus Dei es como un imán para introducir lo malo, por lo que queda reafirmada y explicada su idea de que «el Opus Dei sólo tiene de Dios el nombre». Muchas gracias por concedernos esta entrevista.

Iván: De nada, gracias a usted.exopus.jpg

Anuncios

El Opus Dei Ofrece Dinero A Ricardo De La Cierva

enero 19, 2007

Ivan de ExOpus

El historiador Ricardo de la Cierva no ha sido precisamente uno de los más queridos por el Opus Dei. Cuando estaba en la Obra recuerdo que en el índice de libros que no se podían leer se encontraban gran parte de los suyos. No es de extrañar, ya que, por ejemplo, fue quien demostro la corrupción habida en la falsificación del marquesado de Peralta para que así lo pudiera disfrutar el fundador del Opus Dei (Capítulo X del libro: Los Años Mentidos. Ricardo de la Cierva. Editorial Fénix).

En el fragmento de la entrevista concedida por Ricardo de la Cierva que viene a continuación, por una parte nos cuenta como tuvo que formar una editorial propia para que su expresión pudiera ser libre, y por otra como el Opus Dei le ofreció dinero para crear dicha empresa; el subrayado es mío:

GXXI [Entrevistador].- Es usted, a la vez, escritor y editor y todo ello, además, con éxito, cosa muy rara en España. ¿Qué puedes señalarnos sobre la cuestión?

Ricardo de la Cierva.- En 1993 creé mi propia editorial: Fénix, nombre masónico, por cierto, lo cual les molesta mucho a ellos. Creé la editorial porque tanto Planeta como Plaza y Janés me pusieron trabas por escribir sobre la masonería. Varios amigos me dijeron: Vas a vivir el fracaso del autor que se hace editor.

Voy a procurar no caer en los defectos en que cayeron Galdós o Sánchez Bella, por ejemplo.

He tenido ofrecimientos de dinero importantes, en concreto del Opus Dei, y no lo he aceptado. Empecé con un millón y medio que tenía ahorrado y ahí estamos con el número 24 de la editorial. (La Masonería Invisible, Entrevista A Ricardo De La Cierva. E.F. y B. Fulges).

Los humanos concedemos nuestro dinero bien a nuestros benefactores o a aquellos de quienes queremos beneficiarnos. Nunca a los enemigos que lo van a emplear contra nosotros.

Si Ricardo de la cierva perjudica con sus trabajos al Opus Dei y a su Fundador, ¿no será entonces porque es amigo suyo por lo que le ofrecen dinero? Tan sólo cabe pensar que los ofrecimientos de dinero importantes, en concreto del Opus Dei, solamente podían ser para obtener un beneficio, y más concretamente para callarle. De hecho comprobamos como es en esa editorial (Fénix) en donde de la Cierva pública el libro en el que demuestra la falsedad en la concesión del título de marques de Peralta al fundador de la Obra, cosa muy difícil de imaginar si el patrimonio de la editorial hubiera sido del Opus Dei.

Y como Ricardo de la Cierva lo sabía tan bien como yo, es por lo que no aceptó ese dinero.

exopus.jpg


Nuevo Boletín Mensual

diciembre 30, 2006

Nombre del Boletín: «ExOpus: Los Otros Del Opus Dei».

Dirección del Grupo: www.domeus.es/groups/exopus

Descripción: Boletín mensual para difundir el índice de los libros y escritos importantes sobre el «Otro» Opus Dei (con una breve reseña) aparecidos en Internet durante el mes anterior (no sólo los de ExOpus).

Con una periodicidad variable se mandarán números extraordinarios con objeto de que al final quede reseñado todo lo existente sobre el tema (añadiéndose de esta manera al primer envío, poco a poco, lo publicado con anterioridad a él).

No se descarta en el futuro la ampliación a otro tipo de noticias y servicios.

Para suscribirse por e-mail: exopus-subscribe@domeus.es

AVISO: Se ha de confirmar la suscripción reenviando el e-mail que recibes para ese fin. A veces se pierde el mensaje original porque hay servidores que lo consideran spam y lo filtran. Por tanto, sí en un plazo prudencial no recibís dicho e-mail (10 minutos, por ejemplo), lo mejor es que vayáis a la Web de Domeus y os inscribáis allí ya que a las 24 horas el servidor destruye automáticamente los mensajes no confirmados (sí pasa ese plazo os tenéis que inscribir de nuevo).

Para suscribirse a través de la Web o para consultas:

www.domeus.es/groups/exopus

Para enviar mensajes al Grupo: exopus@domeus.es

Los mensajes que mandéis no se publican (ya que sólo se hace con el Boletín), pero son un medio para contactar con los administradores.

Para darse de baja por e-mail:

exopus-unsubscribe@domeus.es

NOTAS:

1. El e-mail que recibáis lleva adjunto el Boletín en formato de libro electrónico (puede verse como una página Web en cualquier ordenador, sin necesidad de ningún otro programa). Para leerlo basta con hacer doble clic sobre él.

2. Los datos que aportéis en la inscripción (dirección de correo, nombre, etc.) son «absolutamente» confidenciales.

3. Por las fechas navideñas en que nos encontramos, y en espera de tener un número suficiente de suscriptores, el primer Boletín conteniendo las novedades de diciembre se enviará el día 7 de enero de 2007 a las 20:00 horas de España. Los siguientes se mandarán el día 1 de cada mes a las 07:00 horas.

4. Los suscritos pueden acceder a los envíos a través de la Web del Grupo en Domeus (antes hay que completar la inscripción allí), también se puede elegir leerlo (o descargarlo) en ese lugar y no recibirlo por e-mail.

5. El que tenga intención de suscribirse, que lo haga cuanto antes.

Ivan de ExOpus

exopus.jpg


Dios Y El Opus Dei No Son La Misma Cosa

diciembre 12, 2006

nubes-cielo.jpg

 

(Vladimir Feltzman, sacerdote, colaborador del cardenal primado de Inglaterra, conoció de cerca al fundador del Opus Dei, con quien estuvo varios años. Lo que reproducimos son algunas de las preguntas de la entrevista que Marian Ponsford le hizo el 16 marzo 1992.)

—¿Cree usted que el Opus Dei desconfía de la Iglesia católica?

—Claro que sí. El Opus Dei es el criterio frente a lo cual todo se mide. Así, este Papa les parece bueno porque está de acuerdo con lo que hace el Opus. Pablo VI no les parecía bueno porque no estaba de acuerdo. Juan XXIII tampoco era bueno porque era campesino y porque convocó el concilio.

—¿Participa usted en una campaña activa contra la canonización?

No, no estoy en ninguna campaña. Es posible que el Opus tenga un rol en esta extraña mezcla de tensiones que mantiene viva la Iglesia. Es como una bacteria: puede que no le guste, pero si no la tiene en su estómago, éste no funciona.

—¿Por qué abandonó el Opus?

—Había entrado con 20 años. Una vez dentro nos dicen que el fundador ha recibido inspiración directa de Dios. El es el más puro, el más transparente, el transmisor de la voluntad divina. Si uno ama a Dios, tiene que atender lo que dice el fundador. Si uno se atreve a criticar, es que padece orgullo intelectual. Pero en 1981 me dije: ¡Qué estúpido! ¿cómo un doctor en Teología, un master en Ciencias, no puede advertir que Dios y el Opus no son la misma cosa? El Opus había sido una barrera para mi contacto con Dios, porque Dios es la verdad y el Opus está constantemente ocultando la verdad.

exopus-tomates-72.jpg