Adagios, Frases, Refranes, Proverbios y Dichos Sobre Sueños

mayo 27, 2007
  1. Sólo es capaz de realizar los sueños el que, cuando llega la hora, sabe estar despierto. León Daudí.
  2. ¿Qué es la vida? Un frenesí. ¿Qué es la vida? Una ilusión, una sombra, una ficción; y el mayor bien es pequeño; que toda la vida es sueño, y los sueños, sueños son. Pedro Calderón de la Barca.
  3. Me gustan más los sueños del futuro que la historia del pasado. Thomas Jefferson.
  4. Si es bueno vivir, todavía es mejor soñar, y lo mejor de todo, despertar. Antonio Machado.
  5. Hoy es siempre todavía. Antonio Machado.
  6. Muéstrame un obrero con grandes sueños y en él encontrarás un hombre que puede cambiar la historia. Muéstrame un hombre sin sueños, y en él hallarás a un simple obrero. James Cash Penny.
  7. La posibilidad de realizar un sueño es lo que hace que la vida sea interesante. Paulo Coelho.
  8. Ves cosas y dices,”¿Por qué?” Pero yo sueño cosas que nunca fueron y digo, “¿Por qué no?”. George Bernard Shaw.
  9. En la vida humana sólo unos pocos sueños se cumplen; la gran mayoría de los sueños se roncan. Enrique Jardiel Poncela.
  10. Nunca desistas de un sueño. Sólo trata de ver las señales que te lleven a él. Paulo Coelho.
  11. Si has construido un castillo en el aire, no has perdido el tiempo, es allí donde debería estar. Ahora debes construir los cimientos debajo de él. George Bernard Shaw.

—oOo—

MÁS ENTRADAS SOBRE AFORISMOS

exopus.jpg

Anuncios

Consejos A Padres Con Hijos En El Opus Dei

abril 16, 2007

Carta de una lectora (Montserrat) a una madre atribulada por tener a una hija en el Opus Dei. Publicado el 13-4-2007 en ExOpus.Net.

—oOo—

Te diré lo que de todo corazón pienso. Tengo 33, ex agregada española felizmente casada (niños aún no han llegado pero estoy ansiosa ya), y sé por qué lares anda tu hija. Por razones evidentes prefiero no revelar mi identidad, y es la primera vez que escribo algo respecto a mi experiencia.

Déjala libre. Llegará un momento en que ella misma verá incongruencias. Si ahora ve tu rechazo extremo, como pasó en mi caso con mi familia, a la hora de la vuelta la vergüenza de un fracaso propio advertido puede ser de hecho un obstáculo para que se decida finalmente a ver que no es lo suyo. Aunque no lo creas, aún nunca dejando de vivir en casa, el salirse de la Obra es una vuelta a casa. ¿Vives realmente en una casa? ¡Si estás más tiempo fuera que dentro!¡Tienes siempre por dentro ese sentimiento de no pertenecer a ningún lado! Ni a un centro, donde solo hay numerarias la mayor parte de las veces (excepciones las hay siempre).

Ella sola verá con el tiempo… y tiempo es relativo: puede ser un año, pueden ser 40. Entonces necesitará una madre que la acoja con todo el amor, y no un severo “te lo dije”. Cuando sales te vas con el alma hecha pedazos, muy perdida. Lo entregaste todo para luego resultar que nunca hubo nada. Eso es muy duro.

Eso si, y en eso le doy a mi madre la razón de lo que hizo aunque en el momento pensé me hizo rabiar: ¿te crees lo suficientemente responsable para tomar estas decisiones? ¿Ya te casaste? (Si, CASARTE. Hacerte agregada, al igual que numeraria, tiene la misma responsabilidad que un matrimonio) Hala, a vivir por tu cuenta. ¿No tienes medios? Muy bien, la Obra es tu nueva familia (le dirán una y otra vez que tú eres su familia de sangre, su verdadera familia es la Obra, pero solo en praxis y vademécum. Cuando lleguen momentos duros de vida, normal en toda joven sin ubicarse profesionalmente o que no tenga una familia adinerada de supernumerarios, ese es otro cantar, ahí verá donde está su verdadera familia) A vivir por tu cuenta, en tu piso, con tu dinero, y tú, chavalina, te pagas TODO menos la matrícula de la universidad (y eso mi mamá me lo pagó porque veía que era un daño perjudicial no hacerlo y era su deber como madre). Las madres siempre son sabias.

Especialmente la cuestión económica le hará ver cuán buena familia son. De ahí su capital importancia. No se trata de familia “numerosa y pobre”, se trata de tratos preferenciales. ¿Menor sueldo? No tienes porque aspirar aquello ni lo otro.

Siendo mayor de edad, y una mujer casada, que asuma responsabilidades.

Y cuando vaya a visitarte, lo hará si es buena hija, esmérate en esos pequeños detalles que solo en una verdadera casa puede tener: regalos no costosos, pero si exactamente aquello que de verdad quieres sin importar su “rango de aportación”, esmeradamente decorado, su comida favorita, UNA PELICULA QUE LE ENCANTE, un viaje a algún sitio que quiera. En esos detalles de cariño desvívete en ella, te necesita y eres su madre. Eso si: dinero, aportaciones de algún tipo, NADA. Y cuidado con lo que te pida, si ves por ejemplo que te pide una película que sabes que jamás le gustaría, no lo dudes: la dará al centro y es que quieren esa. No te prestes. No le regales ropa, no le regales zapatos, no le regales nada que ella se pueda llevar, NI UN CEPILLO DE DIENTES, NI MAQUILLAJE, porque no los usará ella, es regla de desprendimiento. Regálale algo que use frente a ti. Ejemplo: comida, flores para su mesa de noche (y de ahí no se irán), tener en su clóset una buena tv con películas de su preferencia. Olores para la tina en tu casa, una bicicleta para pasear cuando esté en tu casa, juegos de mesa (otra cosa que se extraña), buenos libros, es que no sé que tipo sea tu hija. Ni siquiera le hagas aportaciones para cosas médicas: la Obra es su nueva familia, recuérdalo. Que asuma responsabilidad como un marido lo haría con ella. Puede parecerte duro, pero es así. Y no se entiende, de ser verdaderamente cierto, que luego en los problemas te vayan a decir que ya no tienes vocación, porque eso hacen siempre que desaparece la pasta. Mejor que vea la cruda verdad temprano que a los 40. Un matrimonio, una entrega verdadera, es hasta que la muerte los separe, no hasta que las circunstancias cambien.

Trágate la ira y las durezas. Trátala con dulzura cuando venga a tu casa. Necesitará saber lo que es un verdadero hogar. Necesitará sobre todo el mucho cariño humano que en la Obra es imposible, aunque por fuera reflejen lo contrario, hallar.

Espero haberte ayudado. Y te recomiendo mucho la página www.opuslibros.org. No hay lamentablemente un testimonio como el de Aquilina, que relata planamente la vida de una numeraria, sobre las agregadas. Sería buenísimo que las madres también pudieran ver la vida “plana” de una agregada, que es más dura que la de una numeraria (si, menos controladas, pero todo mucho más incierto). Lee también vademécums que tratan a San Miguel, para que sepas que espera la Obra de ella.

A veces pienso que podrían saber mi correo (los de la Obra) aún si escribiera en privado. ¿Y si es un disfraz para saber quienes son los supuestos traidores? No es que les tengas miedo, pero te pueden hacer la vida cuadros en todo, porque tienen influencias hasta donde no te lo imaginas. Si escribo aquí es porque tu reclamo de madre, al imaginarme la mía en mi momento, me ha conmovido, y he decidido arriesgarme. Pero no creas, mas de una vez he querido escribir, aun estando dentro, especialmente a Opuslibros. Es difícil encontrar quien te comprenda, mucho más dentro de la obra, en esos momentos. A la vez el miedo te impide hacer muchas cosas. Además me consta que mucha gente de la Obra lee Opuslibros (ufffffff de eso si vi yo mucho), y alguien podría reconocerme. Soy de las clasificadas “de buena tinta”.

Dicho sea de paso, una supernumeraria también lo puede pasar muy mal. Pero las agregadas al estar en el centro (centro me refiero en el medio), tienen presión de ambos lados: el ver como una super la pasa con su marido, y el ver como la numeraria la pasa en su centro, con su comida siempre hecha y toda la vida arreglada. Una agregada, sin tener la vida arreglada, tiene que hacer lo mismo que la numeraria.

Acerca de hacer algo gordo, no te lo recomiendo. Ya te digo: no cierres las puertas que podrá necesitar después.

Ahora que tengo edad de ser mamá, aunque aún no lo soy, me doy cuenta del dolor inmenso que provoqué en mi madre. No dejo de pedirle perdón y darle gracias por siempre, a pesar de su firmeza, dejar las puertas y el corazón abierto de par en par.

Ahora que me acuerdo, otra cosa que se extraña mucho: celebra sus cumpleaños de verdad. Con cena en familia, con un ambiente cálido. Probablemente no querrá ir ese mismo día por estar con las de su centro, pero si no lo hace celébralo en cuanto llegue. No esperes solo a los 40 para celebrar como se debe. Hazle ver que vivir es toda una aventura. Recógela cuando vuelva si no puede volver por su propio pie. Esto es lo más duro: a pesar de que proporcionalmente son los más los que se van, no les importa curar las heridas que ellos mismos provocaron. Bonita familia.

He escogido el nombre de Montserrat por una razón muy clara. Leyendo su biografía, te das cuenta de lo que la Obra pudo ser, y hoy al menos no es.

¡Besos!

Montserrat

exopus.jpg


Adagios, Frases, Refranes, Proverbios y Dichos De Miguel De Cervantes Saavedra

marzo 18, 2007

Miguel de Cervantes Saavedra, autor de “El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha“.

  1. Al bien hacer jamás le falta premio.
  2. Amistades que son ciertas nadie las puede turbar.
  3. A los afligidos no se les ha de añadir aflicción.
  4. Las sentencias cortas se derivan de una gran experiencia.
  5. Encomiéndate a Dios de todo corazón, que muchas veces suele llover sus misericordias en el tiempo que están más secas las esperanzas.
  6. La historia es émula del tiempo, depósito de las acciones, testigo de lo pasado, ejemplo y aviso de lo presente, advertencia de lo por venir.
  7. De altos espíritus es aspirar a cosas altas.
  8. La hermosura que se acompaña con la honestidad es hermosura, y la que no, no es más que un buen parecer.
  9. Andan el pesar y el placer tan apareados que es simple el triste que se desespera y el alegre que se confía.
  10. Alguno se estima atrevido, cuando con otros se compara. Algunos creo que hubo tan discretos que no acertaron a compararse sino a sí mismos.
  11. El hacer bien a villanos es echar agua en la mar.
  12. La buena y verdadera amistad no debe ser sospechosa en nada.
  13. Come poco y cena más poco, que la salud de todo el cuerpo se fragua en la oficina del estómago.
  14. En los principios amorosos los desengaños prestos suelen ser remedios calificados.
  15. Paréceme, Sancho, que no hay refrán que no sea verdadero, porque todos son sentencias sacadas de la mesma experiencia, madre de las ciencias todas.
  16. Un hombre no es mayor que otro hasta que no hace cosas mayores.
  17. La verdad adelgaza y no quiebra, y siempre anda sobre la mentira como el aceite sobre el agua.
  18. Más vale la pena en el rostro que la mancha en el corazón.
  19. En casa llena, presto se guisa la cena.
  20. La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierran la tierra y el mar: por la libertad, así como por la honra, se puede y debe aventurar la vida.
  21. Lo que se sabe sentir se sabe decir.
  22. Venturoso aquel a quien el cielo dio un pedazo de pan sin que le quede obligación de agradecérselo a otro que al mismo cielo.
  23. Señor, las tristezas no se hicieron para las bestias, sino para los hombres; pero si los hombres las sienten demasiado, se vuelven bestias.
  24. Mientras se gana algo no se pierde nada.
  25. Lo que poco cuesta aún se estima menos.
  26. Sé breve en tus razonamientos, que ninguno hay gustoso si es largo.
  27. No desees y serás el hombre más rico del mundo.
  28. Si los celos son señales de amor, es como la calentura en el hombre enfermo, que el tenerla es señal de tener vida, pero vida enferma y mal dispuesta.
  29. Al poseedor de las riquezas no le hace dichoso el tenerlas, sino el gastarlas, y no el gastarlas como quiera, sino el saberlas gastar.
  30. El que larga vida vive mucho mal ha de pasar.
  31. ¡Oh, memoria, enemiga mortal de mi descanso!
  32. El retirarse no es huir, ni el esperar es cordura cuando el peligro sobrepuja a la esperanza.
  33. ¡Oh envidia, raíz de infinitos males y carcoma de las virtudes!.
  34. El agradecimiento que sólo consiste en el deseo, es cosa muerta, como es muerta la fe sin obras.
  35. Donde hay fuerza de hecho, se pierde cualquier derecho.
  36. El sueño es el alivio de las miserias para los que las sufren despiertos.
  37. El que lee mucho y anda mucho, ve mucho y sabe mucho.
  38. Donde reina la envidia no puede vivir la virtud ni donde hay escasez de liberalidad.
  39. La música compone los ánimos descompuestos y alivia los trabajos que nacen del espíritu.
  40. Como no estás experimentado en las cosas del mundo, todas las cosas que tienen algo de dificultad te parecen imposibles.
  41. Una retirada no es una derrota.
  42. La senda de la virtud es muy estrecha y el camino del vicio, ancho y espacioso.
  43. Sea moderado tu sueño; que el que no madruga con el sol, no goza del día.
  44. Donde hay fuerza de hecho, se pierde cualquier derecho.
  45. Ninguna ciencia, en cuanto a ciencia, engaña; el engaño está en quien no la sabe.
  46. Es tan ligera la lengua como el pensamiento, y si son malas las preñeces de los pensamientos, las empeoran los partos de la lengua.
  47. ¡Venturoso aquel a quien el cielo dio un pedazo de pan, sin que le quede obligación de agradecérselo a otro que al mismo cielo!
  48. Más vale el buen nombre que las muchas riquezas.
  49. Pocas o ninguna vez se cumple con la ambición que no sea con daño de tercero.
  50. Las comparaciones que se hacen de ingenio a ingenio, de valor a valor, de hermosura a hermosura y de linaje a linaje, son siempre odiosas y mal recibidas.
  51. Dos linajes solos hay en el mundo, como decía una agüela mía, que son el tener y el no tener.
  52. Los delitos llevan a las espaldas el castigo.
  53. Cada uno es artífice de su ventura.
  54. Amor y deseo son dos cosas diferentes; que no todo lo que se ama se desea, ni todo lo que se desea se ama.
  55. Puede haber amor sin celos, pero no sin temores.
  56. El vino demasiado ni guarda secreto, ni cumple palabra.
  57. Cada uno es como Dios le hizo, y aún peor muchas veces.
  58. Me moriré de viejo y no acabaré de comprender al animal bípedo que llaman hombre, cada individuo es una variedad de su especie.
  59. El ver mucho y el leer mucho aviva los ingenios de los hombres.
  60. No hay en la tierra contento que se iguale a alcanzar la libertad perdida.
  61. Le aconsejaría que mirase más a la fama que a la hacienda; porque la buena mujer no alcanza la buena fama solamente con ser buena, sino con parecerlo; que mucho más dañan a las honras de las mujeres las desenvolturas y libertades públicas que las maldades secretas.
  62. De las miserias suele ser alivio una compañía.
  63. La poesía tal vez se realza cantando cosas humildes.
  64. Más vale buena esperanza que ruin posesión.
  65. Las armas requieren espíritu como las letras.
  66. Las armas tienen por objeto y fin la paz, que es el mayor bien que los hombres pueden desear en esta vida.
  67. Dos gorriones sobre la misma espiga no estarán mucho tiempo juntos.
  68. El andar tierras y comunicar con diversas gentes hace a los hombres discretos.
  69. ¿Qué locura o qué desatino me lleva a contar las ajenas faltas, teniendo tanto que decir de las mías?
  70. El que lee mucho y anda mucho, va mucho y sabe mucho.
  71. Es querer atar las lenguas a los maldicientes lo mismo que querer poner puertas al campo.
  72. Esta que llaman por ahí Fortuna es una mujer borracha y antojadiza, y sobre todo, ciega, y así no ve lo que hace, ni sabe a quien derriba.
  73. Una onza de buena fama, vale más que una libra de perlas.
  74. En las cortesías antes se ha de pecar por carta de más que de menos.
  75. El hacer el padre por su hijo es hacer por sí mismo.
  76. Quien necio es en su villa, necio es en Castilla.
  77. El andar a caballo a unos hace caballeros, a otros caballerizos.
  78. Más vale una palabra a tiempo que cien a destiempo.
  79. Al bien hacer jamás le falta premio.
  80. Sobre el cimiento de la necedad no asienta edificio ningún discreto.
  81. Los males que no tienen fuerza para acabar la vida, no la han de tener para acabar la paciencia.
  82. Entre casados de honor, / cuando hay pleito descubierto / más vale el peor concierto / que no el divorcio mejor.
  83. Cuando la zorra predica, no están seguros los pollos.
  84. La hermosura que se acompaña con la honestidad es hermosura, y la que no, no es más que un buen parecer.
  85. Adonde interviene el favor y las dádivas, se allanan los riscos y se deshacen las dificultades.
  86. Que amistades que son ciertas nadie las puede turbar.
  87. El año que es abundante de poesía, suele serlo de hambre.
  88. No puede haber gracia donde no hay discreción.
  89. Come poco y cena menos, que la salud de todo el cuerpo se fragua en la oficina del estómago.
  90. Cada uno es como Dios le hizo y aún peor muchas veces.
  91. La libertad es una de las más agradables virtudes de quien se engendra la buena fama.
  92. El amor y la afición con facilidad ciegan los ojos del entendimiento.
  93. Todo aquel que no sabe, aunque sea señor y príncipe, puede y debe entrar en el número del vulgo.
  94. La falsedad tiene alas y vuela, y la verdad la sigue arrastrándose, de modo que cuando las gentes se dan cuenta del engaño ya es demasiado tarde.
  95. Cada cual se fabrica su destino.
  96. Donde una puerta se cierra, otra se abre.
  97. La pluma es la lengua del alma.
  98. Dádivas quebrantan peñas.
  99. Tanto más fatiga el bien deseado cuanto más cerca está la esperanza de poseerlo.
  100. Siempre los ricos que dan en liberales hallan quien canonice sus desafueros y califique por buenos sus malos gustos.
  101. El refrán que no viene a propósito, antes es disparate que sentencia.
  102. Si acaso doblares la vara de la justicia, no sea con el peso de la dádiva, sino con el de la misericordia.
  103. Cuando la cólera sale de madre, no tiene la lengua padre, ayo ni freno que la corrija.
  104. Más vale un toma que dos te daré.
  105. La abundancia de las cosas, aunque no sean buenas, hacen que no se estimen, y la carestía, aun de las malas, se estima en algo.
  106. El pobre honrado, si es que puede ser honrado el pobre…
  107. Casamientos de parientes, tienen mil inconvenientes.
  108. Las necedades del rico por sentencias pasan por el mundo.
  109. Es mejor la deshonra que se ignora, que la honra que está puesta en la opinión de la gente.
  110. Las honestas palabras nos dan un claro indicio de la honestidad del que las pronuncia o las escribe.
  111. Más quiero ser malo con esperanza de ser bueno, que bueno con el propósito de ser malo.
  112. La mujer ha de ser dueña, y parecerlo, que es más.
  113. El asno sufre la carga, mas no la sobrecarga.
  114. El que no sabe gozar de la ventura cuando le viene, no debe quejarse si se pasa.
  115. Confía en el tiempo, que suele dar dulces salidas a muchas amargas dificultades.
  116. Nunca los cetros y coronas de los emperadores farsantes fueron de oro puro, sino de oropel y hoja de lata.
  117. Yo imagino que es bueno mandar aunque sea a un hato de ganado.
  118. Advierte que es desatino / siendo de vidrio el tejado, / tomar piedras en la mano / para tirar al vecino.
  119. El retirarse no es huir ni el esperar es cordura si el peligro sobrepuja a la esperanza.
  120. Tienes que desconfiar del caballo por detrás de él; del toro, cuando estés de frente; y de los clérigos, de todos lados.
  121. El más tonto sabe más en su casa que el sabio en la ajena.
  122. ¡Oh, soledad, alegre compañía de los tristes!
  123. El sueño es alivio de las miserias de los que las tienen despiertas.
  124. Sea moderado tu sueño: que el que no madruga con el sol; no goza del día.
  125. No hay recuerdo que el tiempo no borre ni pena que la muerte no acabe.
  126. Quien no madruga con el sol no disfruta de la jornada.
  127. Ayer lloraba el que hoy ríe, y hoy llora el que ayer rió.
  128. Las tristezas no se hicieron para las bestias sino para los hombres; pero si los hombres las sienten demasiado se vuelven bestias.
  129. Más vale la pena en el rostro que la mancha en el corazón.
  130. El hombre bien preparado para la lucha ya ha conseguido medio triunfo.
  131. Mientras se gana algo no se pierde nada.
  132. La fuerza de los valientes, cuando caen, se pasa a la flaqueza de los que se levantan.
  133. ¿No sabes tú que no es valentía la temeridad?
  134. La verdad adelgaza, pero no quiebra.
  135. La verdad anda sobre la mentira como el aceite sobre el agua.
  136. El andar en tierras y comunicar con diversas gentes hace a los hombres discretos.
  137. No hay ningún viaje malo, excepto el que conduce a la horca.
  138. El que larga vida vive, mucho mal ha de pasar.
  139. Mientras se amenaza, descansa el amenazador.
  140. Promesas de enamorados, por la mayor parte son ligeras de prometer y muy pesadas de cumplir.
  141. Y nunca a los amantes aconsejes / cuando tienen por gloria sus cuidados; / que es como quien predice a los herejes, / en sus vanos errores obstinados. / Por eso juzgo y discierno / por cosa cierta y notoria, / que tiene el amor su gloria / a las puertas del infierno.

—oOo—

MÁS ENTRADAS SOBRE AFORISMOS

exopus.jpg