Balance De Noviembre, Nacho Fernández

diciembre 1, 2008

Some content on this page was disabled on July 8, 2015 as a result of a DMCA takedown notice from Armando Segura Naya. You can learn more about the DMCA here:

https://en.support.wordpress.com/copyright-and-the-dmca/


A Lo Que Tienen Derecho Los Del Opus Dei

junio 9, 2007

Iván de ExOpus

Cualquier ente público expide certificados a los que han mantenido una relación con él: sobre el tipo de dependencia, su fecha de incorporación, de salida, el tiempo de permanencia, los trabajos y actividades realizadas, etc.

El Opus Dei, por el contrario, no facilita nada de eso a quienes le ayudan o pertenecen o han pertenecido a él. No dan ni siquiera un acuse de recibo a la carta en la que se solicita la Admisión; y las incorporaciones sucesivas a la Prelatura son comunicadas siempre verbalmente. Cuando te marchas, tú si que solicitas la dispensa por escrito pero nunca es contestada de la misma manera sino que un director te cuenta que el Padre (el Prelado del Opus Dei) te la ha concedido. No te dan justificante alguno sobre el dinero u otros bienes que les entregas…

En los documentos internos del Opus Dei se quitan los nombres y fotografías de los que se marcharon; en los listines telefónicos de los centros se suprime cualquier referencia a ellos; en las tertulias y conversaciones entre los de dentro desaparece la mínima alusión hacia quien se fue…

Dejando aparte a su Fundador (que lo recibe por todos los demás), en el Opus Dei no dan a sus muertos el culto humano normal: no se les recuerda en los aniversarios de su fallecimiento, ni se visita su sepultura, y salvo raras excepciones no se vuelve a hablar de ellos en las tertulias y medios de formación.

El Opus Dei parece indicar, con esta actuación institucional, que considera a las personas como meros «objetos de explotación», unos «frutos» a los que hay que exprimir y después tirar cuando ya no se les puede sacar más jugo; seres «carentes de alma» y por ello sin la personalidad jurídica necesaria para recibir certificados; «cosas indignas» de mantener en la memoria y en la existencia cuando les dejan de ser útiles; «esclavos» que carecen de cualquier derecho pero con todas las obligaciones.

Y no debemos andar muy descaminados en nuestro juicio cuando el propio Opus Dei lo exalta en una de sus canciones: «El derecho que tengo / nadie me robe. / Tengo el derecho, / tengo el derecho, / de no tener ya nunca / ningún derecho

exopus.jpg