A Lo Que Tienen Derecho Los Del Opus Dei

junio 9, 2007

Iván de ExOpus

Cualquier ente público expide certificados a los que han mantenido una relación con él: sobre el tipo de dependencia, su fecha de incorporación, de salida, el tiempo de permanencia, los trabajos y actividades realizadas, etc.

El Opus Dei, por el contrario, no facilita nada de eso a quienes le ayudan o pertenecen o han pertenecido a él. No dan ni siquiera un acuse de recibo a la carta en la que se solicita la Admisión; y las incorporaciones sucesivas a la Prelatura son comunicadas siempre verbalmente. Cuando te marchas, tú si que solicitas la dispensa por escrito pero nunca es contestada de la misma manera sino que un director te cuenta que el Padre (el Prelado del Opus Dei) te la ha concedido. No te dan justificante alguno sobre el dinero u otros bienes que les entregas…

En los documentos internos del Opus Dei se quitan los nombres y fotografías de los que se marcharon; en los listines telefónicos de los centros se suprime cualquier referencia a ellos; en las tertulias y conversaciones entre los de dentro desaparece la mínima alusión hacia quien se fue…

Dejando aparte a su Fundador (que lo recibe por todos los demás), en el Opus Dei no dan a sus muertos el culto humano normal: no se les recuerda en los aniversarios de su fallecimiento, ni se visita su sepultura, y salvo raras excepciones no se vuelve a hablar de ellos en las tertulias y medios de formación.

El Opus Dei parece indicar, con esta actuación institucional, que considera a las personas como meros «objetos de explotación», unos «frutos» a los que hay que exprimir y después tirar cuando ya no se les puede sacar más jugo; seres «carentes de alma» y por ello sin la personalidad jurídica necesaria para recibir certificados; «cosas indignas» de mantener en la memoria y en la existencia cuando les dejan de ser útiles; «esclavos» que carecen de cualquier derecho pero con todas las obligaciones.

Y no debemos andar muy descaminados en nuestro juicio cuando el propio Opus Dei lo exalta en una de sus canciones: «El derecho que tengo / nadie me robe. / Tengo el derecho, / tengo el derecho, / de no tener ya nunca / ningún derecho

exopus.jpg

Anuncios

El Opus Dei Canta Su Obrar Inhumano

enero 25, 2007

Ivan de ExOpus

Los Derechos Humanos Fundamentales son inalienables (no se pueden transmitir, ni ceder, ni vender) e irrenunciables (no se puede renunciar a ellos, a la fuerza se han de ejercer). Por ser esenciales para el ser humano, ni el amor, ni una determinada vocación, ni siquiera Dios pueden arrebatárnoslos, ya que entonces el hombre dejaría de ser hombre.

Por eso es inhumano quien los viola, pues con ello transforma al hombre en una cosa, en un animal.

En otros lugares ya he tratado como el Opus Dei los pisotea. En la canción oficial de la Obra que abajo transcribo se comprueba como esa práctica es tan común en el Opus Dei que le lleva al límite de hacer que los suyos canten que nadie me robe el derecho de no tener ya nunca ningún derecho.

Y esta canción fue escrita e implantada bajo los auspicios del fundador del Opus Dei.

El subrayado es mío.

Una Rosa Me Diste

1. Una rosa me diste

y desde entonces

vivo porque no vivo

sin tus amores.

Para quererte,

para quererte,

necesito la vida

que no la muerte. (tres veces)

2. A tu amor me he rendido

sin condiciones;

el derecho que tengo

nadie me robe.

Tengo el derecho,

tengo el derecho,

de no tener ya nunca

ningún derecho. (tres veces)

3. Si hay amor, las palabras

no forman frases;

que se vuelven canciones

apenas nacen.

Pero es más cierto,

pero es más cierto,

que se vuelven cantares

los pensamientos. (tres veces)

Canción incluida en el Cancionero Oficial Del Opus Dei.

exopus.jpg