Sobre Los Daños Al Opus Dei

enero 28, 2007

Ivan de ExOpus

Las calumnias, difamaciones, los falsos testimonios y las mentiras producen un daño injusto (inmerecido) a quienes son su objeto y a la sociedad (ya que al estar basadas en la falsedad equivocan el criterio en los ciudadanos entre lo bueno y lo malo).

Sí un banco líder en la gestión de fondos es calumniado de malversador, provocará no sólo su ruina injustificada sino también la disminución de la riqueza que deja de producir.

Las denuncias de los delitos o de las malas prácticas también producen perjuicios a quienes se les predican pero, a diferencia del caso anterior, este daño es completamente justo, ya que el único responsable es el mal actuar del denunciado, y además es saludable para la sociedad, puesto que recibe un discernimiento de lo que es beneficioso y perjudicial para ella.

Se tiene muy bien ganado el perjuicio que recibe quien roba cuando es descubierto y denunciado; y su castigo protege de hurtos al resto de de los ciudadanos.

¿Cómo se puede discernir la calumnia de la denuncia justa?

Para saberlo basta con hacer lo mismo que la policía ante el soplo de un delito: comprobar si lo denunciado se corresponde con la realidad o no.

Hay cadáver, la confidencia era cierta. Las cámaras de seguridad muestran como Topete Ruiz le asesinaba, no hay calumnia sino la denuncia de un delito.

Todo lo que aquí afirmo sobre el Opus Dei esta fundamentado en la realidad de su praxis. Sí alguien no ve en la vida de la Obra lo que cuento, le ruego me lo comunique para que pueda aclararlo ya que ni por asomo es mi intención perjudicar injustamente al Opus Dei. Para aclarar mis intenciones y las de este Blog os copio lo que puse al principio de crearlo al lado derecho del texto principal y muy arriba, para que todos puedan leerlo:

El contenido de este Blog versa sobre realidades objetivas del Opus Dei certificadas por los testimonios de quienes las han experimentado, por las publicaciones oficiales de la Prelatura, y en mucha ocasiones por los Documentos Internos del Opus Dei, que por fin están saliendo a la luz tras haber sido celosamente escondidos de las miradas ajenas durante muchos años (verlos pulsando en la pestaña «Doc. Internos» de la barra horizontal superior). Si tales verdades sobre el Opus Dei le dañan, no es por culpa de quienes las hacemos públicas sino de él, único responsable de sus malas conductas institucionales. Y sí como consecuencia de ese perjuicio que el Opus Dei se infringe a sí mismo resulta dañada la imagen de cualquier otra persona o institución por ser ellos quienes han hecho o hacen posible que el Opus Dei ocupe el lugar privilegiado que ostenta; tampoco es por culpa de quienes lo denunciamos, sino también por el perjuicio que les infringen las malas actuaciones del Opus Dei.

exopus.jpg


Una Profecía

enero 25, 2007

 

Publicado el día 5 de enero de 2007 en OpusNo.

Alien.

Hay instituciones tan dignas que sólo pueden ser heridas a base de mentiras, calumnias y difamaciones.

Mas conozco una a la que basta con sacar a la luz las verdades sobre sus mentiras, que hipócrita y celosamente oculta, para que ella sola se hunda.

Ya lo avisó el Maestro cuando nos dijo que quien oye sus palabras y no las materializa es como un hombre insensato que edifica su casa sobre la arena, por lo que el edificio se viene abajo ante el primer vendaval o torrentera (Cfr. Mt 7, 26-27).

Sí tus prácticas son egoístas, inhumanas y anticristianas, ¿cómo es posible que sueñes con mantenerte mucho tiempo sobre la Roca de Cristo?

Quizás yo no lo vea, mas sin ser profeta ni hijo de profeta puedo vaticinar que tu hundimiento será estrepitoso.

Y eso lo sé porque tus obras no son de Dios y todo sarmiento que no está unido a Él se seca (Cfr. Jn. 15,1).

¡Qué el Altísimo tenga piedad de los hijos que tú le has secuestrado!

Alien

 

exopus.jpg


Un Partidario Del Opus Dei Perjudica Al Opus Dei

enero 24, 2007

Ivan de ExOpus

Algunos internautas se encuentran con este Blog y hacen referencias a él. Como por ejemplo Sapir, quien el 21 de diciembre pasado habló de nosotros en Forum Mondosonoro (Pagina de ex-miembros [con perdón] del Opus…).

Lo mismo hizo el 8 de enero Miguel González (que entonces escribía como Miguel Strogoff) en su Blog Rebelde Con Causa.

Con estos antecedentes, pasemos a leer de forma correlativa lo ocurrido en este último Blog, y que cada uno saque las interpretaciones oportunas.

1) Los Ex Del Opus Dei Tienen Nuevo Foro. (08/01/2007, 20:06)

Nuevo Foro: «ExOpus: Los Otros Del Opus Dei»

Miguel Strogoff.

—oOo—

2) Comentarios A La Entrada Anterior: Anonimato Y Mentira Van De La Mano. (08/01/2007, 21:01)

Cuando se miente, se oculta la identidad para evitar ser enjuiciado y sentenciado por calumnias e injurias.

Si no das la cara, mientes.

Alberto Asensi (Algemesí).

—oOo—

3) Sobre La Mentira Y Los Mentirosos (12/01/2007, 00:19)

Comentario que hace Alberto Asensi (Algemesí) a la entrada anterior (Nuevo Foro: «ExOpus: Los Otros Del Opus Dei»):

Cuando se miente, se oculta la identidad para evitar ser enjuiciado y sentenciado por calumnias e injurias.

Si no das la cara, mientes.

************

Respondo:

Sólo mienten los que dicen mentiras, con independencia de que lo hagan con su nombre o con seudónimo.

¿Dígame que mentira hay en lo que escribo: Nuevo Foro: «ExOpus: Los Otros Del Opus Dei»?

Sí ese foro existe, ¿por qué me llama mentiroso?

¿No se da cuenta de que al afirmar que es mentiroso alguien que dice la verdad, se lo está llamando usted a sí mismo?

Le voy a decir por qué algunos escriben con seudónimo:

Porque desean ayudar a los demás contando verdades como puños, y a la vez quieren protegerse de la malicia y violencia de fanáticos, intransigentes, desvergonzados, sugestionadores, sectarios, gentes que se creen en posesión de la verdad absoluta, coaccionadores, totalitarios, lavadores de cerebro, fundamentalistas, malvados, acosadores, enemigos de la libertad, comedores de coco, integristas, individuos incapaces de responder a las acusaciones por lo que atacan a las personas que les ponen al descubierto…

Y dentro de los de ese grupo, los peores de todos son aquellos que actúan así porque se creen que lo hacen para hacer un favor a Dios, pues «Aquellos que anuncian que luchan en favor de Dios son siempre los hombres menos pacíficos de la Tierra. Como creen percibir mensajes celestiales, tienen sordos los oídos para toda palabra de humanidad (Stefan Zweig [1881-1942] Escritor austriaco).»

P. D.

Aquí tiene mi nombre: Miguel González (Alias que hasta ahora empleaba: Miguel Strogoff).

Por cierto, ¿quién me certifica a mí que el nombre con el que usted firma (Alberto Asensi [Algemesí]) es su nombre real y no un seudónimo?

—oOo—

4) Los Ex Opus Dei Tienen Más Razón De Lo Que Pensaba (24/01/2007, 04:26)

Llevaba un año sin poner nada en este Blog. El día 8 pasado encontré por casualidad en Google el foro «ExOpus: Los Otros Del Opus Dei», y sin más puse la noticia aquí («Los Ex del Opus Dei tienen nuevo foro»). Ante la fanática respuesta que me arrojaron (ver «Sobre La Mentira Y Los Mentirosos») me decidí a leer en profundidad lo que exponen los ex del Opus Dei en aquel Blog y en otras Web vinculadas. También me he informado en la página oficial del Opus Dei.

Ante la experiencia arriba contada y lo que he leído, mi conclusión es que los ex del Opus Dei están más en la verdad de lo que en un principio creía.

Y esta conclusión se la debo a quien hizo el desproporcionado comentario a lo que era un simple anuncio, en todo cierto, de que los Ex del Opus Dei tienen un nuevo foro: «ExOpus: Los Otros Del Opus Dei».

Miguel González.

exopus.jpg


El Silencio Del Opus Dei (II)

enero 10, 2007

Ivan de ExOpus

Las mentiras, calumnias y difamaciones tan sólo pueden beneficiar a una institución noble y digna, puesto que posee la verdad, y la verdad siempre acaba por imponerse. Estos grupos se defienden y prueban el error de los ataques injustos de que son objeto, lo que termina haciéndoles más fuertes que antes.

Quienes deben temblar son aquellas corporaciones que para medrar hunden sus cimientos en la mentira, las que hacen de las dobles verdades y de las falsedades su alimento; ya que carecen de pruebas y de fuerza para contrarrestar a quienes sacan a la luz su hipocresía. Como les es imposible defenderse de las realidades que les dañan procuran silenciar por todos los medios a quienes las cuentan. Y cuando no lo consiguen sólo les queda una salida: callar. Eso sí, como la falsedad es su raíz, es fácil que inventen una falacia para justificar su silencio, tal y como que con esa conducta «imitan a Cristo cuando calló ante Herodes».

Mas Jesús sólo permaneció en silencio cuando los ataques que recibía lo eran contra su persona, no cuando afectaban a su misión.

¿Cómo puede ser posible que quien es el Camino, la Verdad y la Vida pueda permanecer impasible ante el descamino y la mentira que pueden llevar a la muerte a la comunidad que su Padre le encomendó?

Sí los que mandan en una institución pública callan ante las críticas que reciben, sólo puede ser debido a que es real lo que se dice sobre ellos, porque en caso contrario aportarían las pruebas precisas para demostrar la verdad.

¿Qué pensaríamos de un banco cuyos directivos guardan silencio ante la inculpación de insolvencia de la entidad o de un ministro que calla ante las afirmaciones de que sus funcionarios prevarican?

Sencillamente pensaríamos que las acusaciones son ciertas. Y nos echaríamos a reír si sus mandamás nos salieran con que enmudecen porque son tan santos que «imitan a Cristo cuando ante Herodes se mantuvo en silencio».

Es una máxima jurídica que quien calla otorga como ciertas las imputaciones de que es objeto.

Y cuando ante graves acusaciones una institución pública calla reiteradamente, eso significa, además, que no tiene intención de rectificar.

No quiero dañar injustamente a nadie por lo que procuro que todo cuanto manifiesto aquí esté cimentado en realidades objetivas, y por tanto demostrables. Ruego a quien descubra falta de fundamento en alguna de mi afirmaciones que me lo comunique, para que así pueda rectificar y, en su caso, pedir públicamente perdón.

Iván.

exopus.jpg


El Silencio Del Opus Dei (III)

enero 10, 2007

Ivan de ExOpus

En El Silencio Del Opus Dei (I) y (II) hemos tratado el tema del enmudecimiento sistemático de los dirigentes de la Obra ante las acusaciones de que son objeto, y en ambos queda claro de que es así por su incapacidad para rebatir las realidades de que se les acusa, puesto que son fáciles de comprobar, y no por los motivos sobrenaturales que ellos aducen para justificarse.

Ese callar ante las acusaciones ciertas no es algo que se le ha ocurrido al Prelado en una noche de insomnio, sino que hunde sus raíces en la doctrina fundacional del Opus Dei.

Escrivá tuvo siempre una actitud poco ética para quitarle la gente a otros grupos religiosos, lo que motivaba que aquellos protestaran, hecho que san Josemaría traducía a los de dentro (y para así quedara en la historia que ellos escribirían después) como «una persecución de los buenos».

De esa rapiña vocacional tenemos constancia en una carta que Josefa Segovia (co-fundadora de la Institución Teresiana) dirige Escrivá:

A lo largo de 1953, año especialmente difícil para su salud (de Josefa Segovia), decidió afrontar también lo que desde hacía tiempo le estaba produciendo tensión interior. Durante la guerra de España y en los primeros años cuarenta se había mantenido la relación frecuente y cordial con don José María Escrivá, como hemos indicado. Pero, a medida que se fue consolidando la Obra de éste, surgió una situación de gran sufrimiento para Mª Josefa. El 7 de agosto: “Escribo a D. José María Escrivá suplicándole remedie la relación de los suyos con las nuestras, ¡carta más difícil!”. Tardó en enviarla (nota 59: El 27 de agosto: “Escribo, y sale al fin, carta para D. José María Escrivá delicada. Lo encomiendo mucho a Nuestra Señora”) ya que no la concluyó hasta 20 días después. En ella Mª Josefa le recordaba la estrecha relación que él había tenido con el Padre Poveda y con ella misma, y le hacía algunas reflexiones sobre la injerencia en algunas actividades apostólicas de la Institución, “entendiendo que no quiero separación dolorosa, sino comprensión fraternal”. “Yo quiero volver a encontrar a mi hermano José María (así se llamaba usted habitualmente) -era su verdadera súplica-, y por eso le escribo hoy. Escribo confiada y sencillamente” (Pasión por la santidad, Pág 608. Maria Encarnación González).

El fundador del Opus Dei sabía que la actuación poco honrada de los suyos provocaría protestas y, como no había defensa posible ante ellas, en 1936 se anticipó adiestrando a los del Opus Dei para que ante esa situación enmudecieran (lo mejor para silenciar por cansancio a los que se les oponen) y dejó escrito:

Si se os presenta alguna contradicción de parte de personas eclesiásticas o seglares, autoridades o no, callad: si no lo hacéis así, corréis el peligro de dar pábulo a la murmuración, y de dar categoría a lo que de ordinario no serán más que pequeñeces. / En cambio, informad enseguida a los Directores Mayores, encomendad el asunto al Señor, y pronto se hará la luz y desaparecerá la contradicción (Punto 58 de la Instrucción Para Los Directores).

El razonamiento justificador de Escrivá es de lo más pueril posible. Traduzcámoslo a una recomendación personal a nosotros sí le hubiéramos pedido consejo porque una determinada persona nos calumnia al afirmar de nuestra madre que fue prostituta en su juventud; y entonces él nos propone: calla, si no lo haces así, corres el peligro de dar pábulo a la murmuración, y de dar categoría a lo que no es más que una pequeñez.

Sobran los comentarios.

exopus.jpg


La Falacia Más Usada Por Los Del Opus Dei

enero 9, 2007

Ivan de ExOpus

Un «argumento ad hominem» o «argumentum ad hominem» (en latín, ‘dirigido al hombre’), es una falacia lógica que implica responder a un argumento o a una afirmación refiriéndose a la persona que lo formula, en lugar de al argumento por sí mismo. Una falacia ad hominem consiste en afirmar que un argumento de alguien es erróneo sólo por algo acerca de la persona, no por problemas en el argumento en sí. Debe quedar claro que el propósito del ataque es desacreditar a la persona que está ofreciendo el argumento y, específicamente, invitar a los demás a no tomar en consideración lo que afirma.

Un argumento ad hominem (y por tanto, falaz) tiene esta estructura:

1. A afirma B; (En Opuslibros, ExOpus, etc., divulgan realidades del Opus Dei).

2. Hay algo cuestionable acerca de A, (En Opuslibros, ExOpus, etc., se escribe con seudónimo).

3. Por tanto, B es falso. (Lo que afirma Opuslibros, ExOpus, etc., es falso).

Ad hominem es una de las falacias lógicas más conocidas. Tanto la falacia en sí misma como la acusación de haberse servido de ella se utilizan como recursos en discursos reales. Como una técnica retórica, es poderosa y se usa a menudo —a pesar de su falta de sutileza— para convencer a quienes se mueven más por sentimientos y por costumbres acomodaticias que por razones lógicas. (Fuente Wikipedia).

exopus.jpg


Mártires

enero 6, 2007

Ignacio Carrión

El País – 23-04-1992

El arquitecto Miguel Fisac escribió días atrás en este periódico un artículo en tomo a la beatificación del fundador del Opus Dei. Fisac perteneció a la obra durante 20 años. Un buen día la abandonó. A raíz de ello, los altos mandos de la organización religiosa convirtieron su fuga en una tocata insufrible de coacciones y golpes bajos dirigidos a quien sólo pretendía alejarse de ellos. Un hecho recordado por Miguel Fisac estremece por su refinada perversión. Cuando su hija de seis años murió, aparecieron el día del entierro en su casa dos sacerdotes del Opus que, en lugar de rezar un responso y decirle unas palabras de consuelo, hicieron extraños aspavientos y le dieron a entender, en voz baja, que esa muerte era una de las desgracias merecidas por el socio al haber abandonado el dichoso club. “Miguel va a sufrir mucho y va a ser un desgraciado”, le había augurado con sobrenatural clarividencia el fundador del Opus en una carta dirigida a Fisac a través de su confesor.

No es de extrañar que el proceso acelerado de beatificación de Escrivá, en cuyos escritos, según denuncia Fisac, abundan las falsedades y mentiras sobre la vida del disidente, se considere polémico. Convendría averiguar si también es injurioso.

Me pregunto: ¿Serán piruetas como ésta las exigidas para que el varón brinque del suelo al altar sin que se le enreden las faldas de la sotana? ¿Será prueba irrefutable de milagro la paciencia de santo Job que ha demostrado Miguel Fisac y, con él, otros emancipados y después hostigados por la guardia pretoriana de monseñor?

Sería encomiable que, si esto es así, el Vaticano no sólo beatifique a monseñor Escrivá, sino que canonice también a los numerosos mártires de su pintoresca cofradía, en el mismo acto y a la misma hora.

exopus.jpg