La Fuerza Que Anula La Libertad En El Opus Dei

fobias

Iván de ExOpus

Este escrito es una aplicación al Opus Dei de lo expuesto por Steven Hassan en Fobias: La fuerza que suprime la libertad de los miembros de las sectas, incluido en su libro Cómo Combatir las Técnicas de Control Mental de las Sectas, que trascribo a continuación:

«Hay un tema muy importante que merece una discusión aparte: las fobias. ¿Conoce usted alguien que haya padecido una fobia? ¿Usted mismo, tal vez? Las fobias más comunes son el miedo a volar en aviones, a hablar en público, a utilizar un ascensor, conducir por túneles o puentes, y a ciertos animales como las serpientes, las arañas, e incluso los perros.

«Básicamente, las fobias son una intensa reacción de miedo a algo o a alguien. La reacción fóbica puede variar desde una muy suave a una muy intensa. Una reacción fóbica intensa puede causar reacciones físicas como aceleración del ritmo cardíaco, sequedad de boca, sudores y tensión muscular. Hay fobias que llegan a inmovilizar a las personas impidiéndoles hacer cosas que en realidad desean hacer. Es muy cierto que las fobias pueden anular en el individuo la capacidad de elegir libremente.

«Por lo general, las personas desarrollan fobias como resultado de una experiencia personal traumática Por ejemplo, un amigo que muere en un accidente de aviación; alguien que se queda encerrado durante horas en un ascensor sin luz; un conocido a quien ha mordido una serpiente. Aprendemos a asociar sentimientos extremadamente negativos con el objeto. Tras una experiencia semejante, nuestros miedos pueden tomar vida propia y, en cuestión de minutos o después de algunos años, convertirse en una fobia.

«La estructura de una fobia incluye diversos componentes internos que interactúan originando un círculo vicioso. Estos componentes incluyen los pensamientos preocupantes, las imágenes internas negativas y los sentimientos de temor y de estar fuera de control. A veces, el simple hecho de pensar en el objeto puede poner el ciclo en marcha. La persona, por ejemplo, se dice a si misma: “Espero que el profesor no me haga salir a leer mi informe”, y éste pensamiento es suficiente para provocarle tensión y angustia. Ve (por lo general, de forma inconsciente) una imagen de sí misma que avanza hasta la pizarra y se queda helada. En esta “película” tan vívida se ve a sí misma sudando y moviéndose inquieta mientras la mente se le queda en blanco. Todo el mundo se ríe y el profesor comienza a increparía. Este ridículo imaginario le aumenta la sensación de inquietud ante la posibilidad de ser la próxima de la lista, y así ya está en el buen camino para tener una fobia completamente desarrollada. La gente que sufre abusos sexuales en la infancia a menudo adquiere fobias que le impiden una correcta actividad sexual incluso, en la madurez, a menos que reciban el tratamiento adecuado.

«¿Qué tienen que ver las fobias con las sectas y el control mental? En algunas sectas, se consigue que los miembros tengan fobia a abandonar el grupo. Las sectas actuales saben cómo implantar de forma efectiva en el subconsciente de los adeptos, vívidas imágenes negativas que hacen imposible que el individuo pueda imaginar siquiera la posibilidad de ser feliz y tener éxito fuera del grupo. Cuando se programa el inconsciente para que acepte las imágenes negativas, éste se comporta como si fueran realidad. Se consigue que el inconsciente almacene una serie de imágenes que representan todas las cosas malas que le pueden ocurrir al sujeto si, alguna vez, intenta traicionar al grupo. A los miembros se les programa abierta o sutilmente (según la organización) para que crean que si abandonan el grupo sufrirán una muerte horrible (atropellados por un coche, en accidente de avión, por una enfermedad espantosa) o provocarán la muerte de un ser querido. Algunos grupos programan a sus adeptos para que crean que si se marchan, el resultado será el holocausto nuclear a escala planetaria.

«Desde luego, todos estos pensamientos son irracionales y no tienen el menor sentido. Sin embargo, no olvide que la mayoría de las fobias son irracionales. La mayor parte de los aviones no se estrellan, los más de los ascensores no se atascan, y la mayoría de los perros no están rabiosos. En muchos casos, las fobias inducidas por las sectas están tan bien ideadas e implantadas que la gente ni siquiera sabe que existen. Los miembros están tan condicionados para suprimir su verdadera personalidad que ni tan sólo se dan cuenta de su deseo de marcharse. Creen que son tan felices en el grupo que jamás querrán abandonarlo. Estas personas no pueden generar imágenes positivas de sí mismas después de abandonar el grupo.

«Imagine lo que pasaría si usted creyera que unas personas misteriosas están resueltas a envenenarlo. Si esta idea estuviera implantada dentro de su inconsciente, ¿cree que podría ir a un restaurante a disfrutar de la comida? ¿Cuánto tiempo cree que transcurriría antes de comer únicamente los alimentos que compre y cocine usted mismo? Si, por casualidad, la persona que ha ido a comer con usted a un restaurante se pone enferma de repente, ¿cuánto tiempo pasaría antes de que dejara de comer del todo?

«Esta creencia limitaría radicalmente sus elecciones. Claro está que usted puede intentar disimularla o incluso racionalizar su comportamiento diciéndole a sus amigos que no le agrada comer fuera porque está a dieta, o tratar de convencerlos de que los restaurantes son poco limpios y peligrosos. Por lo tanto, su elección en materia de comida ya no incluye la posibilidad de ir a un restaurante a disfrutar de una buena mesa.

«De la misma manera, las fobias implantadas por las sectas despojan a la gente de su posibilidad de elegir. Los adeptos creen a pies juntillas que serán destruidos si abandonan la seguridad del grupo. Piensan que no tienen otro camino para crecer espiritual, intelectual y emocionalmente. Están prácticamente esclavizados por esta técnica de control mental.»

—oOo—

La gran fobia que la Obra induce es la de hacer sentir a los suyos que no hay otro camino para ellos fuera de la Obra, y se les implanta por efecto de las maldiciones del Fundador:

«No doy un duro [antigua moneda española de poco valor] por el alma de un hijo mío que abandone su vocación.»

«Dejar la Obra es condenarse a la infelicidad temporal y eterna.»

«Prefiero que me digan de un hijo mío que se ha muerto antes que ha dejado la Obra. »

«El que deja la Obra, además de perder su felicidad temporal, muy posiblemente también pierda la eterna.»

«Hijos míos, la gracia más grande que habéis recibido después de la Fe, no lo dudéis, es la de la vocación.»

«Si no hubiera sido por la vocación a la Obra, posiblemente Dios no nos habría creado.»

«Rezad para que Dios os permita morir antes que dejar la Obra.»

«Si alguno de mis hijos nos abandona, que sepa que nos traiciona a todos: a Jesucristo, a la Iglesia, a sus hermanos de la Obra y a todas las almas.»

«Si no pasáis por mi cabeza, si no pasáis por mi corazón, habéis equivocado el camino, no tenéis a Cristo.»

«No encontraréis la felicidad fuera de vuestro camino, hijos. Si alguien se descaminara, le quedaría un remordimiento tremendo: sería un desgraciado. Hasta esas cosas que dan a la gente una relativa felicidad, en una persona que abandona su vocación se hacen amargas como la hiel, agrias como el vinagre, repugnantes como el rejalgar.»

Todas ellas, al ser creídas a píes juntillas por los de la Obra a causa del culto cuasi divino al que han sido inducidos a tributarle a su Fundador, les despojan de la libertad para abandonar el grupo.

La inmadurez e infantilismo a que lleva la praxis del Opus Dei, que trataremos más extensamente en otro artículo, también crea fobias por la sensación de incapacidad para desenvolverse con naturalidad en un mundo de gente más madura.

ExOpus

Anuncios

2 Responses to La Fuerza Que Anula La Libertad En El Opus Dei

  1. bsiviglia dice:

    Iván, ¿puede ser que las victimas de las sectas tengan algo en común? En el opus dei, me parece que tienen en común familias muy conservadoras y también demasiado protectoras. No es normal, en los siglos XX y XXI, poner los hijos en colegios que separen a las alumnas de los alumnos. Ni para mí, ni tampoco para mis padres y para mis amigos, es normal. Me parecen familias que tienen mucho miedo del mundo.

  2. Querida bsiviglia, en efecto el Opus Dei es ultraconservador. Ideológicamente vive anclado en la Edad Media con su división de castas sociales. Espiritualmente no ha pasado del Concilio de Trento ni de la teología de Tomás de Aquino. Y con respecto a la educación sexual se ha afincado en la represiva época Victoriana.

    El mayor enemigo del Opus Dei son los colegios de educación mixta ya que necesita la máxima inmadurez en las relaciones hombre-mujer para poder captar adolescentes. Y el Opus Dei prácticamente sólo se nutre de adolescentes para numerarios y agregados. Lo tienes tratado en mi último escrito Inmadurez Para Formar Una Familia y en La Inmadurez Como Condición Para Ser Del Opus Dei.

    Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: