La Jaula Espiritual Del Opus Dei

Enjaulados como ganado

Enjaulados como ganado

Iván de ExOpus

La jaula espiritual con la que el Opus Dei sojuzga a los suyos tiene como urdimbre la corrección fraterna, la dirección espiritual con el director quien te persigue para realizarla si no acudes a ella “voluntariamente”, y la confesión semanal obligatoria (con pecados o sin ellos) con el sacerdote de la Obra que te designan.

Con la corrección fraterna los ojos de todos los miembros de la Prelatura se convierten en los de tu director inmediato al que le cuentan lo malo que ven de ti, quien a su vez, si procede, informa al director superior (por lo que de una falta que cometas hoy, el Prelado puede tener mañana un informe sobre la mesa de su despacho).

Te culpabilizan de que te apartas de Dios si en la dirección espiritual (confidencia) no le cuentas todo al director, especialmente los pensamientos, sentimientos, conducta, etc., que más te cuesta decir. Por lo que por una falsa fidelidad a Dios lo acabas contando todo. Y con los datos que aportas en esas confidencias tu jefe hace un informe a los superiores quienes a su vez le devuelven la manera de manipularte mejor.

Y en la confesión te pueden negar la absolución si no se lo cuentas también al director o si no repites lo mismo fuera del sacramento para que pueda ser el sacerdote quien lo haga.

Cuando lo que cuentas es el comienzo de algo que puede acabar liberándote de su yugo como pueden ser los comentarios que te ha hecho un amigo o las enseñanzas de uno de tus profesores o las dudas que te asaltan tras entrar en este Blog o la atracción por una compañera del trabajo… Entonces salta en ellos una señal de alarma y aplican sobre ti sus métodos coactivos conducentes a impedir por todos los medios que puedas irte. Así, en los ejemplos vistos te obligan (siempre en nombre de Dios de quienes ellos se creen sus únicos depositarios) a que termines la relación con tu amigo, a que no vuelvas más a la clase de aquel profesor aunque ello te suponga suspender el curso o no poder finalizar la carrera,  a que no vuelvas a visitar ExOpus bajo pena de un grave pecado, a que cambies de departamento, oficina, ciudad, o de trabajo para evitar con ello el encuentro con la mujer por la que sientes atracción.

Mientras no rompas esas cadenas antiéticas, inhumanas, anticatólicas y anticristianas no hay manera de tener la serenidad necesaria para  descubrir la verdad y poder liberarse de la esclavitud del Opus Dei. Pero en el momento en que descubres su trampa, la rompes y… ¡Ya estás fuera!

ExOpus

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: