El Opus Dei y la Elección de Benedicto XVI


El testimonio de un cardenal brasileño revela como presionó el Opus Dei para convertir a Ratzinger en Papa

En confidencias al periodista Gerson Camarotti, del diario O Globo, un cardenal brasileño reveló intimidades de la votación secreta realizada para elegir a un nuevo Papa en el Vaticano tras la muerte de Juan Pablo II.

Iar-Noticias

02/01/06

Informe especial

Según esas confesiones, Joseph Ratzinger, cardenal alemán, accedió a la máxima posición en Roma a través de una campaña de presión ejercida por el Opus Dei valiéndose de un grupo influyente de cardenales ultra conservadores pertenecientes a la red de poder de esa organización.

Uno de los cuatro cardenales brasileños que participaron al Cónclave que nombró Papa a Ratzinger, ex prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, reveló a Cammarotti que el elegido había hecho una campaña electoral a escala mundial con ayuda del Opus Dei.

En septiembre, pese a los juramentos de silencio, otro cardenal dio anónimamente detalles de la votación publicadas por la revista italiana Limes.

El cardenal brasileño pidió al periodista del diario O Globo, que mantuviera su anonimato porque está castigado quebrantar los secretos de un cónclave.

Los cuatro cardenales brasileños que participaron en la elección papal fueron el arzobispo de San Pablo, Claudio Hummes, que según dichas revelaciones había obtenido cinco votos; el arzobispo de Río, Eusebio Oscar Sheid, simpatizante del Opus Dei; el arzobispo de Salvador de Bahía, Geraldo Majella Agnelli, actual presidente de la Conferencia Episcopal de Brasil, y el arzobispo emérito de Brasilia, José Freire Falçâo.

Según dijo a O Globo el anónimo cardenal, Ratzinger había preparado una campaña electoral en toda regla para conseguir el papado, con la ayuda fundamentalmente de los principales cardenales de la Curia y de los grandes movimientos de la Iglesia de corte conservador, “principalmente del Opus Dei”.

De esta manera, y según el periodista Camarotti, “Ratzinger entró al cónclave, el 18 de abril, prácticamente electo”. El ex custodio de la ortodoxia, hoy convertido en Papa, dio luz verde a algunos cardenales para que comenzaran a trabajar en una campaña en su favor, en encuentros con sus colegas en conventos o casas religiosas en los cuales “Ratzinger evitó aparecer personalmente”.

Así, los movilizados por Ratzinger trabajaron en todos los continentes para impulsar a los cardenales menos progresistas para elegirlo. Tenían el mandato de Ratzinger para asegurar que “aceptaba la candidatura”.

En Latinoamérica se movilizaron especialmente los cardenales Aloisio Trujillo, de Colombia, y Jorge Arturo Medina, de Chile, ambos del Opus Dei. En Europa fue muy activo el austríaco Christoph Schoenborn, a quien Ratzinger había colocado en Viena para frenar los movimientos progresistas de la diócesis.

La campaña se hacía en cenas y encuentros en conventos e institutos religiosos.

El objetivo era llegar al cónclave con la idea de que Ratzinger era uno de los favoritos y exaltar todas las cualidades del candidato. El mayor problema, afirma la fuente cardenalicia brasileña a O Globo, fue convencer a los cardenales de que no era verdad que Ratzinger rechazaba ser Papa por motivos de edad y de frágil salud, como afirmaba la prensa.

“Cuando llegamos a Roma, había mucha duda e incertidumbre. Trujillo y Medina organizaban encuentros, y ahí decían claramente que habían consultado a Ratzinger y que garantizaban que el cardenal alemán aceptaría ser papa, y que había dado luz verde para su campaña, señaló el anónimo cardenal al periodista Camarotti.

El grupo de prelados que hacían lobby para su elección enumeraban las cualidades de Ratzinger para ser el sucesor ideal de Juan Pablo II”, dijo el purpurado brasileño.

Según Camarotti, no fue fácil para Ratzinger llegar al cónclave como favorito. No sólo porque en los medios comenzaba a trascender su pertenencia a la Juventud Hitlerista sino, principalmente, porque algunas informaciones indicaban que este teólogo, anciano y cansado, no quería ser papa.

Cuando se abrió el cónclave, y tras haber prohibido Ratzinger como decano a los cardenales hablar con los medios de comunicación, existía ya la convicción entre el electorado de que el purpurado alemán aceptaba el nombramiento. La campaña había funcionado y se presentaba a Ratzinger como “el mejor teólogo del cónclave” y el mayor seguidor del pontificado de Juan Pablo II.

El cardenal brasileño asegura que, cerradas las puertas del cónclave, continuó discretamente la campaña a favor de Ratzinger durante comidas y cenas.

Según el cardenal testimoniante, “ellos reafirmaban la plataforma de Ratzinger y resaltaban el hecho de que era considerado el mayor teólogo de la Iglesia moderna y un intelectual brillante. También destacaban su edad, ya que después de un pontificado largo como el de Juan Pablo II, muchos cardenales preferían un papa de transición. Y recordaban que había sido el purpurado más fiel de Juan Pablo II y el que había estado más tiempo en la Curia, lo que garantizaría un wojtylismo sin Wojtyla”.

Otro factor que pesó, según el cardenal brasileño, fue que había muchos cardenales nuevos y con poca experiencia, y Ratzinger, decano del colegio cardenalicio, era uno de los pocos que tenía contacto con todos ellos.

Otro argumento utilizado en la campaña, era que el alemán iba a tener el coraje de reformar la Curia, descentralizando un poco más el poder de Roma. “Los cardenales aún esperan esa promesa de campaña”, apuntó el periodista del diario O Globo.

Si bien los medios informaron en su momento que hubo un fuerte lobby en favor de Ratzinger, lo nuevo del artículo de O Globo sería la presunta participación del propio cardenal en la campaña. “No hay evidencias de que Benedicto XVI haya participado activamente en eso. Lo que sí es seguro es que Ratzinger, que sabía que había un grupo que auspiciaba su candidatura, no hizo nada para detenerlo”, señalaron algunos medios brasileños tras conocerse el testimonio del supuesto cardenal.

En sus revelaciones a O Globo, el cardenal elector brasileño confirma algunas indiscreciones de la revista italiana Limes, como que Ratzinger fue finalmente elegido con 84 votos de los 115 cardenales presentes y que su contrincante no había sido el cardenal jesuita Carlo María Martini, sino el también jesuita arzobispo de Buenos Aires, Jorge Mario Bergoglio, quien llegó a tener en el tercer escrutinio 40 votos.

Martini había llegado sólo a nueve. Según el cardenal brasileño, a Martini no le benefició el hecho de que “caminaba con bastón” y que los amigos de Ratzinger habían hecho correr la voz de que sufría de Parkinson.

Según informó O Globo tras la publicación de las revelaciones del cardenal, a algunos obispos brasileños consultados sobre el caso “no les extrañó que hubiera cardenales que hicieran campaña electoral a favor de Ratzinger” y recordaron que el cardenal alemán ya había afirmado en 1978 que “no es el Espíritu Santo el que dicta a los cardenales el nombre del nuevo Papa”, como solía defender la Iglesia.

La Conferencia Episcopal de Brasil (CNBB) ha reconocido en el diario la importancia que tuvo el Opus Dei en la elección de Benedicto XVI, porque la Obra “goza de gran prestigio en el Vaticano, principalmente entre los cardenales más conservadores”.

Interrogada la Nunciatura en Brasilia sobre las revelaciones del cardenal, dijo que no iba a responder sobre el tema. Por su parte el presidente de la Conferencia Episcopal, cardenal Majella, uno de los cuatro brasileños que asistieron al cónclave dijo que no cree que un cardenal haya podido hacer tales revelaciones.

Luigi Accattoli, vaticanista del Corriere della Sera, escribió que le parecía “sorprendente” la versión de O Globo, según la cual Benedicto XVI orquestó una campaña para ser electo.

Más sobre este tema

exopus.jpg

About these ads

2 respuestas a El Opus Dei y la Elección de Benedicto XVI

  1. Jaime dice:

    Creo sinceramente que hay que ser muy rigurosos con la información, pues cuando se miente o se entrega información inexacta o falsa, se cuestiona en su integridas el artículo. ¿Cómo se puede creer lo que se dice en este artículo si se dice algo que no es verdadero? Así por ejemplo, el se afirma que el Cardenal chileno Jorge Medina es del Opus, lo que no es cierto. Resumiendo, ¿se puede creer lo demás? Mi respuesta es rotunda: NO.

  2. Mark Twain dice:

    Estimado Jaime:

    1- Si una de las tácticas de los de la Obra es ocultar su pertenencia a ella, si Wikipedia dice que se ha considerado que el cardenal Medina mantiene una cercanía con el Opus Dei… Entonces, ¿quién le dice a usted que el Cardenal chileno Jorge Medina no es del Opus Dei y que, como tantos otros, lo oculta?

    2- Aunque no sea del Opus Dei, les es tan afín que trabaja según sus intereses, por lo que en la práctica es como si lo fuera.

    3- Si según su razonamiento un pequeño error inválida todo un texto, entonces una suma errónea en un libro de matemáticas supondría tener que tirarlo, ya que todos los demás cálculos deberían estar equivocados.

    Como conclusión, su intento de desinformar y confundir ha fallado, por lo que su comentario se ha transformado en una soberana estupidez.

    Atentamente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 96 seguidores

%d personas les gusta esto: