Símeon Miguel Pequera, ¿Por Qué No Es Usted Del Opus Dei?

portada.jpg

Encuesta realizada entre 1970 y 1974

SÍMEON MIGUEL PEQUERA Abogado Lérida.

Básicamente porque no comprendo su razón de ser, necesidad ni finalidad.

Si el Opus es una asociación católica, estimo que para profesar y practicar el cristianismo, no es el ca­mino más idóneo constituir una sociedad de miembros rigurosamente seleccionados. No fue éste el procedi­miento seguido por Cristo y sus Apóstoles, sino el ra­dicalmente contrario de la mayor publicidad posible y de la más total apertura, prefiriendo los más humil­des a los poderosos y desde luego sin excluir ni a los es­clavos ni a los tullidos.

Por otra parte la doctrina de Cristo no precisa para su comprensión de profundos estudios ni de especia­les conocimientos y para su práctica tampoco es ne­cesario una especial preparación ni sacrificio. En rea­lidad sólo con amor, amor a Dios y con él a todos los hombres, es bastante para sentirla, seguirla y perfec­cionarse en ella.

Por tanto, si la finalidad del Opus es de tipo religio­so no alcanzo su justificación, sino en el caso de que sus miembros sean incapaces por sí mismos, sin ayuda externa, de seguir el camino predicado por Cristo. Ad­mito la Obra, pues, sólo como un refugio para gente que, por su naturaleza son tan contrarios a los precep­tos cristianos que han de esforzarse tremendamente para sentirlos y para practicarlos, es decir, un refugio para débiles en la fe.

Si por contra, el Opus persigue otros fines, no reli­giosos, entonces no puedo pertenecer a él, porque no me parece honesto ni, además, tácticamente útil enmasca­rarse para la consecución de unos fines materiales, sean los que sean, bajo el nombre de una institución de carácter religioso.

Debo añadir que, para mí, el Opus era algo sin inte­rés, pero en dos ocasiones me han entregado, para que los lea, personas a cuyo requerimiento no podía ne­garme sin incurrir en vicio de prejuicio, «Camino» y «Conversaciones con monseñor Escrivá de Balaguer», libro el segundo que, supongo, en lo sucesivo se titu­lará «Conversaciones con el excelentísimo señor mar­qués de Peralta»; y de su lectura -única fuente de conocimiento del Opus que poseo- he sacado la con­secuencia de que el Opus es, dentro del campo católi­co, lo que el fascismo fue en el político. Por lo visto, los fundadores del Opus estiman que para ser buen cristiano no basta con ser humano, dentro del géne­ro hay que seleccionar los mejores, por cierto desde un punto de vista muy humano, y establecer una dis­tinción entre jefes y servidores, y debe privar la mis­ma santa intransigencia que en el terreno político llenó los campos de concentración en los estados totali­tarios.

Esta es la consecuencia que he deducido de la lectu­ra de aquellas obras; admito como posible que no fue­ra éste el propósito de sus autores, pero tal ha sido el efecto que han producido en mí. En mi opinión, «Ca­mino» es, en otro orden, un «Mein Kampf».

¿Por qué, pues, no soy del Opus Dei? Porque la «Obra», la mire por donde sea, repele todas mis creen­cias, mis ilusiones y el concepto de lo que para mí, en todos los órdenes deben ser la libertad y la dignidad humanas.

exopus.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: