Antonio Hernández Gil, ¿Por Qué No Es Usted Del Opus Dei?

portada.jpg

Encuesta realizada entre 1970 y 1974

ANTONIO HERNANDEZ-GIL Abogado Catedrático de Derecho Civil la Universidad de Madrid.

En un lapso relativamente corto de tiempo se han producido, con relación a mí, dos hechos que quizá podrían configurarse como una curiosa oposición bi­naria. Por un lado, en un libro impreso recientemente en Francia -y muy divulgado en España- se me ca­taloga como «simpatizante» del Opus Dei. Por otro lado, usted, con vistas a un libro que prepara en for­ma de encuesta, me pregunta: «¿Por qué no es usted del Opus Dei?»

A quien figura como autor del libro impreso en Fran­cia, y a la entidad editora, les he dirigido, por conduc­to notarial, una carta en la que, al mismo tiempo, pro­testo de la inclusión o catalogación y les requiero para que supriman mi nombre en ulteriores ediciones.

¿Qué he de contestar a usted? El porqué entraña la determinación de una causa, o lo que es lo mismo, fijar el antecedente en virtud del cual se produce una consecuencia. Y considero que en un proceso concer­niente a la conducta, sobre todo cuando tiende a in­quirirse no ya la justificación de una acción, sino el no ser de la abstención, la idea de la causa se complica y esfuma. No cabe pensar aquí en una causa natural, ex­terna. La causa se interioriza, si bien ello no significa que se tenga plena consciencia de la misma. Pensa­miento y consciencia no se suponen necesariamente, ni son entre sí por completo recíprocos. Las explicacio­nes causalistas y mecanicistas de los acontecimientos, que incluso están haciendo crisis en las ciencias de la naturaleza, son hoy generalmente descartadas en El mundo de la conducta. Yo estoy absorbido por pre­ocupaciones científicas que persiguen la objetividad de la descripción. No quiero dogmatizar, opinar y mucho menos hacer lucubraciones ideológicas. Ni siquiera considero que pueda yo pronunciarme en nombre de una rigurosa individualidad desde la que se me enjui­cie o enjuicie a los demás. Para mí -imbuido de lec­turas estructuralistas- tiene mucha más importancia la existencia misma de los hechos, su constatación, que las siempre dudosas motivaciones genéticas o causa­listas. Por lo mismo, nunca alcanzaría a decirle acerca del por qué del no ser por el que me pregunta nada tan concluyente ni tan objetivo como el no ser mismo. ¿Se siente usted defraudada? ¿Encuentra en mí cierta resistencia a penetrar en las motivaciones al uso? Haré un esfuerzo por complacerla. Lo más próximo al por qué gentilmente enarbolado por usted es esto: sin duda yo me encuentro en un lugar de la estructura social e incluso antropológica que no ha sido ni es sen­sible a las irradiaciones o absorciones de la dinámica del grupo por el cual usted me pregunta. Usted conti­nuará insistiendo en busca de los matices personales del por qué. Pero aquí, si le parece, vamos a terminar.

Yo me repliego a mi posición de intelectual, no para seguir inquiriendo razones, sino para invocar como razón básica mi libertad. Y conste que no hablo de ella como un reducto del aislamiento, de la inco­municación o de la rebeldía; ni la identifico con la hegemonía o la intransigencia. Con la libertad se ela­bora también el compromiso, la responsabilidad, la tolerancia, la comprensión; todo aquello que conduce a los demás. Requiere, eso sí; sentirse creador de las propias decisiones; lo cual, aunque no impide transigir, excluye las vías del sometimiento o de la abdicación. Mi libertad, sencillamente, me ha conduci­do a donde estoy. Si este juicio no es arriesgado o brillante, persigue, al menos, la aspiración primaria de todo juicio, que es la certeza.

exopus.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: