La Fabricación De Un Fanático

burka_graduation.jpg

Iván de ExOpus

Para cuantos nos hemos acercado al Opus Dei ésta era una institución como las demás y por tanto susceptible a las críticas negativas. Entonces, ¿qué nos hizo unos fanáticos suyos al poco tiempo de asistir a sus medios de formación?, o lo que es lo mismo, ¿cuál fue el motor para que en meses pasáramos a considerarla perfecta, y por tanto imposible de criticar?

El fanatismo es irracional y por tanto su origen ha de ser también inconsciente. Los que se acercan a la Obra son infectados con esta anormalidad por el hecho de que dentro del Opus Dei no sólo nunca escuchan la mínima crítica negativa hacia él sino que todo lo que se demuestra allí con las palabras, los sentimientos, y la conducta es la de que es un lugar perfecto. Si de todo cuanto existe hay comentarios positivos y negativos menos los que hacen los del Opus Dei sobre su institución, que siempre son excelsos, eso hace que la persona entienda inconscientemente que el Opus Dei tiene que ser el mismo Dios (único ser del que no se puede decir ni sentir nada malo), puesto que los suyos, los de la Obra, los que lo conocen, así se lo indican al no mostrarle nunca nada negativo de él.

Pero es que esa forma de actuar de los del Opus Dei no es espontánea sino artificialmente forzada por su Fundador. Así, Escrivá ordenó que fueran echados de los centros todos aquellos asistentes que manifestaran alguna opinión sobre la Obra que no coincidiera al cien por cien con lo que él estipulaba y definió como una falta gravísima contra la unidad cualquier crítica al Opus Dei o a los directores, que además había que reprender inmediatamente por medio de una corrección fraterna, único caso en el que no hay que consultárselo previamente al director (un ejemplo personal: en una convivencia de verano se me ocurrió decir en la comida que me agradaba más el director de ese año que el que tuvimos el anterior. Entonces uno de los presentes, con voz estentórea que hizo mirar a los de las otras mesas, me gritó: “¡Delante de mí nadie critica a un director de la Obra porque eso es una falta gravísima contra la unidad!).

Resumiendo: Las artificiales imposiciones del fundador del Opus Dei conducentes a que todos los que se acerquen o sean de la Obra hablen solamente bien de él y de su institución es lo que en poco tiempo implanta en esas mismas personas el fanatismo por Escrivá y su Prelatura.

exopus.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: