Manuel Fraga Iribarne, ¿Por Qué No Es Usted Del Opus Dei?

portada.jpg

Encuesta realizada entre 1970 y 1974

MANUEL FRAGA IRIBARNE. Catedrático de la Universidad de Madrid. Doctor en Derecho y Ciencias Políticas. Procurador en Cortes. Consejero Nacional. Ex Ministro.

Debo, ante todo, confesar, para ser absolutamente sincero, que nunca he recibido ninguna clase de invi­tación o sugestión de nadie, para serlo. Sin duda, nadie vio en mí condiciones o inclinaciones para ello.

Debo, en segundo lugar, decir que cuanto voy a res­ponder, con toda honestidad, no supone, en modo al­guno, ni una crítica general a la idea, respetable y acer­tada, de los institutos seculares de la Iglesia; ni nada que pueda suponer algo despectivo para los miembros del Opus Dei, entre los cuales conozco no pocos que son personas dignas de toda estima y elogio.

Yo contesto, simplemente, a la pregunta. ¿Por qué no pertenezco al Opus Dei?

En primer lugar, porque -desgraciadamente para mí- nunca me he sentido digno de una vocación de perfección. Tampoco -afortunadamente para mí- he sido un oportunista que haya buscado ayudas de tipo espiritual, para problemas de naturaleza temporal.

En segundo lugar, porque, aceptando como acepto -en principio- la idea de los institutos temporales, discrepo de la inclusión entre las actividades de sus miembros las relaciones con la Política y la Economía. Es bien sabido que la gula, la libido y otros vicios ca­pitales, tienen un límite en la humana naturaleza; pero no así la soberbia, la pasión de mandar y la codicia, que son insaciables. Pero, además, aunque fuese ver­dad que en esas actividades se actúa de modo indivi­dual, nadie lo creerá. Yo, desde luego, nunca lo he creído. Y algo debe de ir en esta línea de pensamiento en Roma, cuando ahora el Opus Dei quiere renunciar a su estatuto de instituto secular.

En tercer lugar, mi experiencia personal de cómo han funcionado las cosas, en la práctica, en nuestro país, me ha confirmado en que esas aprensiones no eran vanas. Ningún fin, en mi opinión, puede justificar ciertos medios y determinadas premisas. El tiempo in­exorable nos juzgará a todos y aclarará las confusiones del presente. Entre tanto, procuremos todos colaborar, según conciencia, con la verdadera, maravillosa y eterna obra de Dios.

Manuel Fraga

exopus.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: