¿Hacedores de Bondad o de Maldad?

saturno-goya.jpg

(Apartado 3.4. del libro El Fin Secreto del Opus Dei.)

3.4. –Al no servir ni a Dios ni a las almas, todo lo que hay de bueno en el Opus Dei en vez de beneficiarle le hace más dañino todavía.

Lo bueno que hay en algo malo hace que nos atraiga, y nos pone en una situación más peligrosa de ser perjudicados (cuanto más apetitoso aparenta ser es un alimento envenenado más probabilidades tenemos de que lo comamos y de que nos dañe). Esto lo trato con mayor profundidad en “Lo bueno del Opus Dei” y allí remito al lector interesado en el tema.

El evangelio lo explica de forma maravillosa:

No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad. (Mateo, 7, 21-23).

Cristo nos enseña que todo lo bueno que hacen esas personas en su nombre (profetizar, echar demonios, hacer milagros) no les sirve de nada, no les justifican ante Dios, sí están al servicio de acciones malas.

Traducido al Opus Dei, esa conversación podría ser así:

Señor, Señor, ¿No profetizamos en tu nombre predicando tu Palabra, dando meditaciones, charlas, escribiendo libros que hablaban bien de ti; no echamos demonios en tu nombre al hacer que mucha gente se convirtiera a Dios y rezara, acaso no administramos fidelísimamente tus sacramentos; y, además, no es cierto que en tu nombre nuestro Fundador, san Josemaría, realizó milagros?

Y entonces les declararé: Nunca os conocí;

apartaos de mí, hacedores de maldad, que coaccionasteis, acosasteis y extorsionasteis a vuestros hermanos para que sirvieran a vuestros fines;

apartaos de mí, hacedores de maldad, que pisoteasteis en el nombre de Dios la intimidad, los sentimientos y el hacer de los hombres, para esclavizarlos a vuestro gusto;

apartaos de mí, hacedores de maldad, que abandonasteis en total indigencia a quienes se salieron de vuestra institución, después de haberos dado ellos durante años todo su dinero, sus herencias y sus vidas;

apartaos de mí, hacedores de maldad, porque en la tierra sólo buscasteis los honores, la riqueza y el poder;

apartaos de mí, hacedores de maldad, que por vuestras malas obras fuisteis piedra de escándalo que hizo a muchos abandonar mi Santa Iglesia y la Fe en Dios…

¡Apartaos de mí, hacedores de maldad!

exopus.jpg

Anuncios

One Response to ¿Hacedores de Bondad o de Maldad?

  1. Federico dice:

    No podría estar más de acuerdo con lo que dice, señor. No sólo el Opus sino la misma Ecclesia está cada vez más alejada del ejemplo de Jesús. ¡Qué gran paganismo ordenar a Juan Pablo II santo!. ¡O a Escrivá de Balaguer!. ¡O a Marciel!. Este debe ser el Mal del que Jesús nos quiso prevenir con sus Enseñanzas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: