El Cooperador Orgánico

Félix

CUENTO

…mientras espero me viene a la cabeza que hoy viernes 8 de mayo de 2020 hace diez años que me incorporé al Locus Christi como cooperador orgánico… ya lo quise hacer desde tiempo atrás pero el cura me salía con eso de que hasta que no cumpliera los 18 no podía realizar contratos ni elecciones importantes y cuando tengo la edad me viene con que primero se lo diga a mis padres ya que sin su bendición no me incorporaría habida cuenta de que lo mismo puedo ser cristiano en mi casa como con ellos puesto que no hay una vocación especifica para ser cooperador orgánico sino la misma de cualquier bautizado y seguía con lo de que el Locus Christi era un camino más entre tantos posibles para acercarse a Dios y que no pasaba nada de nada si uno no se unía a él… se lo dije a mi familia y mi padre preguntó a curas conocidos a asociaciones de prevención sectaria a amigos… y todos le dijeron que el Locus Christi era un nuevo movimiento católico pero que a diferencia de otros habían cuidado mucho que no tuviera rasgos sectarios… que no promovía una dependencia obligada y artificial a él por lo que yo sería el mismo de siempre… que no es de boquilla que no fuerzan a nadie ni a entrar ni a salir… vamos… que era un sitio muy bueno… lo que es la verdad de la verdad… mis padres me autorizaron y hoy hace diez años que me uní al Grupo… nada menos que diez años y se me han pasado como un soplo… que tardonas son las mujeres hace casi dos horas que se fue a la peluquería y en el mismo día que tenemos que ir a la celebración que me hacen por mi décimo aniversario de incorporación al Locus Christi… entiendo que haya una crisis de vocaciones en la Iglesia y no es como algunos te cuentan de que el mundo se aleja de Dios porque está muy corrompido sino porque los cristianos no tienen la vitalidad de Cristo y han dejado de atraer a las gentes… pues yo me digo que más corrompida que estaba Roma no lo está la sociedad de ahora pero entonces los cristianos si que tenían caridad y al amor nadie se le resiste y por eso convirtieron a quien hizo falta ya que solitos se acercaban a Jesús atraídos por sus discípulos… es una pena que tantas instituciones de la Iglesia de hoy con sus fríos preceptos y rígidas normas sigan siendo como las medievales cuando te forzaban a ser cristiano porque si no te aplicaban tormentos… pero ahora la sociedad civil ha logrado libertades para los suyos y al romperse los barrotes muchos cristianos han salido corriendo de la Iglesia… que don de Dios tan inmenso ha sido que me encontrara con el Locus Christi donde el plato fuerte es enseñarte las mil formas de hacer oración y el ayudarte a vivir en cada momento la que más te conviene… lo cierto es que cuando te encuentras de verdad con Dios no puedes por menos que amarle y ser amigo de cuantos te rodean y visitar a los enfermos a los presos a los marginados ayudar con tu dinero y lo que haga falta porque te sale de dentro sin que nadie te lo imponga y si no te surge te cuentan que debes estar tranquilo porque indica que la unión con Dios todavía no ha llegado a su punto y que ya ocurrirá… espero un rato más y si Teresa no llega me voy a por ella… y cuanta libertad hay en el Locus Christi donde sin necesidad de asfixiantes normas mandadas vivimos lo mismo pero por amor… y en las reuniones todos votamos… Teresa es otro de los grandes dones que Dios me ha dado… eran sobre las 6 de la tarde del lunes 14 de Agosto de hace tres años cuando el metro se para entre las estaciones de Bilbao y Tribunal lo que fue por una falta de energía eléctrica según contaron por los altavoces y ella que estaba sentada a mi lado para matar el tiempo va y me pregunta por el libro que yo estaba leyendo que era el del fundador del Locus Christi que tiene por título las palabras de san Agustín Ama y haz lo que quieras y empezamos a charlar y los diez o quince minutos que duró la avería se pasaron como un soplo… arranca el metro y entonces la misma voz de Dios que me movía a atender a los pobres y a los presos y a dar catequesis… esa misma voz del Amor con mayúsculas va y me dice Ésta es la mujer de tu vida si Teresa no viene en cinco minutos me marcho a la peluquería a por ella… nada más volver al centro se lo conté al director espiritual y a varios amigos de mi grupo quienes me animaron a seguir tratando a Teresa y a vivir a la vez lo que allí nos enseñaban de que todo lo importante ha de realizarse sin violentarnos porque lo debe realizar Dios a través de nosotros después del número de horas de oración que hagan falta… creo que es una falta de caridad hacer perder el tiempo a los otros por nuestra impuntualidad por lo que me voy a la peluquería ya que hay que cruzar todo Madrid y la eucaristía empieza dentro de dos horasen finme calmo y esperaré otro poco porque la verdad es que aún podemos llegar… por dónde iba… ah… que entonces me puse a orar y cada vez lo veía más claro y por fin un día después de la cena les dije a todos los del grupo que me iba a casar y la reacción de ellos fue una mezcla de tristeza porque pasaba a cooperador externo y dejaba de vivir en el centro y de alegría porque era lo mejor para mí… y a los seis meses nos casó el presbítero del centro con la asistencia de todos los de mi grupo y de muchos amigos del Locus Christi… oigo abrir la puertaes Teresa

——–

NOTA DEL AUTOR: Este relato es del todo ficticio y hasta donde ha llegado mi investigación el título “Locus Christi” no pertenece a ningún grupo o movimiento actual. No obstante, si existiera, su asociación con este escrito no ha sido deseada y por tanto no guarda relación con él.

exopus.jpg

Anuncios

3 Responses to El Cooperador Orgánico

  1. Spiderman dice:

    Es un cuento de ficción… pero las bases canónicas están puestas para que algún día (si Dios quiere y muchos obstinados amplían su horizonte vital) el Opus Dei sea algo muy parecido a ese Locus Christi del que hablas.

    La ciencia-ficción a veces se ha hecho realidad… por qué no esta vez

  2. Mark Twain dice:

    Es triste que “El Cooperador Orgánico” sea ficción y no la realidad del Opus Dei.

    Félix, en lo que a mí respecta has dado en el clavo con este cuento ya que al leerlo veo que eso que describes de ese inexistente Locus Christi es lo que inconscientemente yo buscaba en el Opus Dei (y creo que la inmensa mayoría de los que nos acercamos a él) y al encontrar lo opuesto es por lo que me fui.

    Es un cuento precioso y además muy profundo, gracias por haberlo escrito.

    Un saludo

  3. Consuelo F. dice:

    ¡Es precioso!
    A veces un pequeño cuento da más luz que muchos ensayos, y éste es un ejemplo.
    Es increíble que en tan poco espacio se pueda ver con tanta claridad lo maravilloso que es ese “Locus Crhisti“, en todo contrario al Opus Dei.
    Un saludo, Consu

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: