Un Opus Dei Que No Es El Opus Dei (II)

(Una respuesta de Heidi Berger a lo que cuenta Pacífica, publicada el 21-3-2007 en Opus Libros. También la añado al final de Un Opus Dei Que No Es El Opus Dei.)

No nos tomes el pelo

Queridísima Pacífica:

Acabo de colgar el teléfono -¡casi una hora estuvimos hablando!- y ya sabes lo que pienso y dejo de pensar de tu correo. Por eso no quiero repetirme, además de que serian cosas demasiado personales y ya te las he dicho. Me siento obligada a escribir y a contestarte, y te lo pido de todo corazón: no nos tomes el pelo. Ya me lo tomaste bastante los años que pasamos juntas (te conozco 14 años de los 18 que pase en la obra) y me entiendes, sabes que no te lo digo enfadada y sabes lo que significa cuando escribo de todo corazón.

Maja, has causado una hecatombe en la Web. Pienso en cada uno de los que te contestó, alucinando, de lo bien que te ha ido la vida en la obra y lo booooniita que ha sido tu salida…. vaya, a mi no, sabemos que no es así! No voy a hacerte el favor de traducir tu correo, a mi tu opinión personal, lo pasas a alguna de esas Web oficiales —en Alemania claro que también tienen una— y quizá te lo publican: sabes que en serio se toman lo que tu escribes. Prueba. Quizá esta vez si tengas suerte.

Nos cuentas que no has dormido en tabla. Después, le contestas al bueno de Supo en alemán (Supo, no se que tal tus aptitudes hacia esta lengua… je je je) que claro, la mayoría del tiempo has vivido en residencias universitarias. Y mira por donde van las cosas, coincidimos algún tiempo en la misma casa. Tranquilo Supo, tranquila Mercy, tranquilos todos…. las normalitas que dormíamos en habitaciones normalitas no teníamos tabla: es que las residentes pasaban mucho tiempo con nosotras y hubiese resultado chocante. Las pobres del consejo local, si, a la tabla, y a las que por la razón que fuere no lo hacíamos se nos pedía una mortificación extraordinaria que remplazara ésta. Puede ser que a ti, Pacifica, no te lo hayan dicho, pero sinceramente no lo creo. Y no lo creo porque vivimos en la misma casa y teníamos las mismas directoras. Quizá pasaste en el momento que te lo comentaron, pero hay que ser valiente y decir las cosas como han sido. Muy bien también lo que contestas de las mortificaciones corporales: ;-)

Como se te ocurre contestarle a Supo (queridísimo, “Supo”-ngo nuevamente que esto del alemán te tendrá….) cuando cuestiona el tema del manejo del dinero que lo normal en una familia, en una pareja, es que se maneje de manera conjunta? Y no le cuentas que tú no pasabas tu dinero al centro, que por las razones que sean no lo hacías, no dejabas tu tarjeta de débito en la caja del centro mientras que todas las otras que trabajábamos y cotizábamos “normal” si lo hacíamos??? Sabes cómo deje yo la obra y cómo la han dejado algunos otros y mira que casualidad, la Web esta llena de historias similares…. por qué no cuentas que te fuiste a tu piso bien puesto gracias al dinero que te habías ahorrado no pasándolo al centro???. No es que sea abogado de Supo, pero no contestes por favor así a gente que conoce la obra también muy de cerca y se esfuerzan por entender lo que intentas explicarnos.

Te enredas un poco con Asunta y el síndrome de Estocolmo. Yo lo supere recién leyendo esta pagina y te recomiendo la misma terapia. Yo tuve mis caminos, tu tendrás los tuyos… pero créeme, hace muy bien. Te llama la atención que tu te hayas ido tan bien y nosotros no?…. ya te dije que no conozco numeraria en la región que se haya pegado el vidorrio que tu te pegaste, y menos una que se haya ido en plan super guay y “ven a las meditaciones de san miguel cuando te parezca”, como nos cuentas! Y lo peor, cuando te pregunte por algún alma gemela allí adentro o aquí afuera…. no supiste nombrarme ni una. Entonces ….????

El camino hacia el corazón -y pasar por el síndrome de Estocolmo es una etapa de este camino- me hizo acordar a un libro que lei hace poco (creo que en el index de la obra tendría por lo menos un 7 u 8, o sea, tan terrible que ni clasificación tendría) Es la historia de una chica que cae en una relación tortuosa con un hombre un poco mayor y como intenta salir de ello. Y sabes cuando lo logra? Cuando se da cuenta que “el dependía de mi dependencia, necesita mi necesidad” (Er war von meiner Abhängigkeit abhängig, sagt sie, brauchte dass ich ihn brauchte!) Ese es el sistema nocivo de la obra: mientras espiritualmente dependas de ellos (y mira que los hilos son muy sutiles…) pues bieeeen, mirad que gusto las que se van en buen plan. Pero ya sabes lo que nos pasa a las que nos vamos plantando la cara.

Le dices a EBE que no esperas conversión de la obra, sino de sus miembros. Y cuentas de la directora con la que vas a merendar …. en fin!!! En esta pagina se ha escrito mucho sobre este tema. Es el espíritu o son las personas??? Son las personas que viven ese espíritu! Además, me has comentado que lo del espíritu que a ti no te iba, pues lo dejabas… O sea que al final eran cosas del espíritu (que siiiii, que tenias tu filosofía para vivirlo…) Esto no queda muy claro en tu escrito pero tampoco intentes aclararlo que ya sabemos -tu y yo- donde terminamos.

Y después cuentas que tu contacto con los sacerdotes, los mails, las cartas con tus amigos hombres… Siempre te gusto poner a prueba los limites, ver hasta donde llegabas…. pero sabes que allí las cosas “se viven” de otra manera…. que tu no??? Nuevamente, doy fe de ello, pero fuiste siempre la excepción y tuviste la frescura de hacer lo que te daba la reverendísima gana.

Bueno, me quedo un poco largo…

A ti Pacifica, bienvenida a la pagina y a la vida. Pero ya sabes… aquí cada uno a lo suyo, esta el que es divertido en sus escritos, el sistemático, el que lo analiza, el que nos cuenta “aneldotas”, el historiador (y cada vez que pongo “el” me refiero también a “la”), el filosofo…. cada uno tiene su sitio. Pero nos debemos el respeto mutuo, un feroz amor a la verdad y el compromiso personal de ser muy sinceros con nosotros mismos.

Heidi Berger (21-3-2007).

exopus.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: