Un Opus Dei Que No Es El Opus Dei

Algunas Cosas Que Han Cambiado.

Pacífica.

Querido Iván, he leído tu carta sobre el delito de violar la correspondencia. Puede ser que hayas vivido todo esto, igual que yo. Pero no te niegues en aceptar que algunas cosas han cambiado o están cambiando:

—Los últimos diez años ya no se abren las cartas, ni la gente las entrega a los directores. Cada uno tiene su correo electrónico y se esta escribiendo con las personas que quiere, con amigos y amigas, sacerdotes…

—En los últimos diez años (he sido numeraria de mayo 1986 hasta enero 2007) no me tocó ni una vez dormir en una tabla (tengo 37 años).

—Todas las numerarias de mi centro tenían su propia cuenta corriente.

—En los últimos cinco años no me preguntó nadie en la charla fraterna si utilizo el cilicio o las disciplinas, ni hablé yo del tema.

Recibí la dispensa del Padre el 2 de enero de este año y ahora intento vivir bien mi vocación de cooperadora. Tengo mi circulo y mi retiro mensual en el centro donde he vivido ocho años y me encanta encontrarme con todas las numerarias y supernumerarias y cada lunes me confieso en el centro. Disfruto de mi propio apartamento donde entran y salen muchas personas de casa [del Opus Dei] y muchas ex-numerarias. Me niego a hacer separaciones, pues todas, mis amigas de casa y mis amigas ya no de casa son parte de mi vida.

Un saludo a todos

Pacifica

—oOo—

Ivan de ExOpus

Estimada Pacífica:

Cuentas que tu experiencia en la Obra es la de que «en los últimos diez años ya no se abren las cartas, ni la gente las entrega a los directores. Cada uno tiene su correo electrónico y se esta escribiendo con las personas que quiere, con amigos y amigas, sacerdotes…» y que «en los últimos diez años (he sido numeraria de mayo 1986 hasta enero 2007) no me tocó ni una vez dormir en una tabla (tengo 37 años)» y que «todas las numerarias de mi centro tenían su propia cuenta corriente» y que «en los últimos cinco años no me preguntó nadie en la charla fraterna si utilizo el cilicio o las disciplinas, ni hablé yo del tema».

Ese Opus Dei que citas no sólo es desconocido para mí y para la inmensa mayoría de los que te leen, sino también para el propio Opus Dei, ya que en lo que respecta a lo que escribí sobre la violación de la correspondencia a que tú haces referencia (lo mismo cabe aplicar para el resto de lo que cuentas, mas lo dejo para otra ocasión y no hacer así excesivamente larga mi respuesta) te repito las palabras textuales de las normativas oficiales de la Prelatura sobre este tema (que son de obligado cumplimiento):

“Los Directores, por su parte, tienen el derecho y el deber de evitar que lleguen a los miembros de la Obra escritos, cartas, etc., que, de algún modo, puedan causar daño a quienes las reciben, vengan de donde vengan. Por esto, entregar una carta abierta, o haberla leído antes, no constituye nunca una prueba de desconfianza: manifiesta sólo el deseo de evitar un perjuicio, una razón ascética o una medida práctica de ayuda en la labor de formación espiritual. […] “Quienes llevan poco tiempo en la Obra agradecen que los miembros del Consejo local se preocupen con cariño -es parte de la tarea de formación- de leer las cartas que reciban: para poder orientarles, y darles el oportuno consejo espiritual o apostólico.

“Estas mismas orientaciones se siguen con las cartas que envían los Numerarios y Agregados, fuera del ámbito de su tarea profesional: excepto las que escriban directamente al Padre, al Consiliario y al Delegado Regional, se entregan al Director abiertas.”. (Del capítulo titulado Correspondencia, de las “Glosas sobre la Obra de San Miguel”.)

Cuentas también que «tengo mi circulo y mi retiro mensual en el centro donde he vivido ocho años y me encanta encontrarme con todas las numerarias y supernumerarias y cada lunes me confieso en el centro. Disfruto de mi propio apartamento donde entran y salen muchas personas de casa [del Opus Dei] y muchas ex-numerarias. Me niego a hacer separaciones, pues todas, mis amigas de casa y mis amigas ya no de casa son parte de mi vida».

Esa confraternidad que viven los de la Prelatura con quienes habéis dejado el Opus Dei va en contra de lo que está mandado por la Obra, tal y como expongo en «Los Malditos Según El Opus Dei».

Visto lo anterior, sólo se puede entender que el Opus Dei que tú nos cuentas es una corrupción del genuino (pervertido por los de tu lugar), puesto que incumple los taxativos mandatos de la Institución.

Querida Pacífica, tu testimonio tiene muy poco valor a nivel general (aunque según tu experiencia sea cierto, cosa que no discuto) ya que lo invalidan los documentos oficiales de la Prelatura.

Iván.

—oOo—

(Una respuesta de Heidi Berger a lo que cuenta Pacífica, publicada el 21-3-2007 en Opus Libros).

No nos tomes el pelo

Queridísima Pacífica:

Acabo de colgar el teléfono -¡casi una hora estuvimos hablando!- y ya sabes lo que pienso y dejo de pensar de tu correo. Por eso no quiero repetirme, además de que serian cosas demasiado personales y ya te las he dicho. Me siento obligada a escribir y a contestarte, y te lo pido de todo corazón: no nos tomes el pelo. Ya me lo tomaste bastante los años que pasamos juntas (te conozco 14 años de los 18 que pase en la obra) y me entiendes, sabes que no te lo digo enfadada y sabes lo que significa cuando escribo de todo corazón.

Maja, has causado una hecatombe en la Web. Pienso en cada uno de los que te contestó, alucinando, de lo bien que te ha ido la vida en la obra y lo booooniita que ha sido tu salida…. vaya, a mi no, sabemos que no es así! No voy a hacerte el favor de traducir tu correo, a mi tu opinión personal, lo pasas a alguna de esas Web oficiales —en Alemania claro que también tienen una— y quizá te lo publican: sabes que en serio se toman lo que tu escribes. Prueba. Quizá esta vez si tengas suerte.

Nos cuentas que no has dormido en tabla. Después, le contestas al bueno de Supo en alemán (Supo, no se que tal tus aptitudes hacia esta lengua… je je je) que claro, la mayoría del tiempo has vivido en residencias universitarias. Y mira por donde van las cosas, coincidimos algún tiempo en la misma casa. Tranquilo Supo, tranquila Mercy, tranquilos todos…. las normalitas que dormíamos en habitaciones normalitas no teníamos tabla: es que las residentes pasaban mucho tiempo con nosotras y hubiese resultado chocante. Las pobres del consejo local, si, a la tabla, y a las que por la razón que fuere no lo hacíamos se nos pedía una mortificación extraordinaria que remplazara ésta. Puede ser que a ti, Pacifica, no te lo hayan dicho, pero sinceramente no lo creo. Y no lo creo porque vivimos en la misma casa y teníamos las mismas directoras. Quizá pasaste en el momento que te lo comentaron, pero hay que ser valiente y decir las cosas como han sido. Muy bien también lo que contestas de las mortificaciones corporales: ;-)

Como se te ocurre contestarle a Supo (queridísimo, “Supo”-ngo nuevamente que esto del alemán te tendrá….) cuando cuestiona el tema del manejo del dinero que lo normal en una familia, en una pareja, es que se maneje de manera conjunta? Y no le cuentas que tú no pasabas tu dinero al centro, que por las razones que sean no lo hacías, no dejabas tu tarjeta de débito en la caja del centro mientras que todas las otras que trabajábamos y cotizábamos “normal” si lo hacíamos??? Sabes cómo deje yo la obra y cómo la han dejado algunos otros y mira que casualidad, la Web esta llena de historias similares…. por qué no cuentas que te fuiste a tu piso bien puesto gracias al dinero que te habías ahorrado no pasándolo al centro???. No es que sea abogado de Supo, pero no contestes por favor así a gente que conoce la obra también muy de cerca y se esfuerzan por entender lo que intentas explicarnos.

Te enredas un poco con Asunta y el síndrome de Estocolmo. Yo lo supere recién leyendo esta pagina y te recomiendo la misma terapia. Yo tuve mis caminos, tu tendrás los tuyos… pero créeme, hace muy bien. Te llama la atención que tu te hayas ido tan bien y nosotros no?…. ya te dije que no conozco numeraria en la región que se haya pegado el vidorrio que tu te pegaste, y menos una que se haya ido en plan super guay y “ven a las meditaciones de san miguel cuando te parezca”, como nos cuentas! Y lo peor, cuando te pregunte por algún alma gemela allí adentro o aquí afuera…. no supiste nombrarme ni una. Entonces ….????

El camino hacia el corazón -y pasar por el síndrome de Estocolmo es una etapa de este camino- me hizo acordar a un libro que lei hace poco (creo que en el index de la obra tendría por lo menos un 7 u 8, o sea, tan terrible que ni clasificación tendría) Es la historia de una chica que cae en una relación tortuosa con un hombre un poco mayor y como intenta salir de ello. Y sabes cuando lo logra? Cuando se da cuenta que “el dependía de mi dependencia, necesita mi necesidad” (Er war von meiner Abhängigkeit abhängig, sagt sie, brauchte dass ich ihn brauchte!) Ese es el sistema nocivo de la obra: mientras espiritualmente dependas de ellos (y mira que los hilos son muy sutiles…) pues bieeeen, mirad que gusto las que se van en buen plan. Pero ya sabes lo que nos pasa a las que nos vamos plantando la cara.

Le dices a EBE que no esperas conversión de la obra, sino de sus miembros. Y cuentas de la directora con la que vas a merendar …. en fin!!! En esta pagina se ha escrito mucho sobre este tema. Es el espíritu o son las personas??? Son las personas que viven ese espíritu! Además, me has comentado que lo del espíritu que a ti no te iba, pues lo dejabas… O sea que al final eran cosas del espíritu (que siiiii, que tenias tu filosofía para vivirlo…) Esto no queda muy claro en tu escrito pero tampoco intentes aclararlo que ya sabemos -tu y yo- donde terminamos.

Y después cuentas que tu contacto con los sacerdotes, los mails, las cartas con tus amigos hombres… Siempre te gusto poner a prueba los limites, ver hasta donde llegabas…. pero sabes que allí las cosas “se viven” de otra manera…. que tu no??? Nuevamente, doy fe de ello, pero fuiste siempre la excepción y tuviste la frescura de hacer lo que te daba la reverendísima gana.

Bueno, me quedo un poco largo…

A ti Pacifica, bienvenida a la pagina y a la vida. Pero ya sabes… aquí cada uno a lo suyo, esta el que es divertido en sus escritos, el sistemático, el que lo analiza, el que nos cuenta “aneldotas”, el historiador (y cada vez que pongo “el” me refiero también a “la”), el filosofo…. cada uno tiene su sitio. Pero nos debemos el respeto mutuo, un feroz amor a la verdad y el compromiso personal de ser muy sinceros con nosotros mismos.

Heidi Berger (21-3-2007).
exopus.jpg

Anuncios

4 Responses to Un Opus Dei Que No Es El Opus Dei

  1. Petra dice:

    Numerarias que no duermen en tabla, que no les vigilan la correspondencia, que se escriben con las personas que quieren, con amigos, amigas y sacerdotes; que tienen cuentas corrientes propias no controladas por las jefas, centros donde las de la Obra hacen vida común con las que acaban de irse…

    Pacífica, me parece que te has equivocado de foro, éste es sobre el Opus Dei, y me da la impresión de que el que tú buscabas, por lo que cuentas, es el de los Diputados del Congreso.

    Un saludo.

  2. Alien dice:

    Pacífica, escribes: “Recibí la dispensa del Padre el 2 de enero de este año y ahora intento vivir bien mi vocación de cooperadora.”.

    Es algo muy acertado, ya que tu vocación de ahora, de cooperadora (externa), es del mismo tipo a la que tenías antes, puesto que solamente son del Opus Dei sus sacerdotes; y los laicos a lo más que pueden llegar a ser es a cooperadores (orgánicos) suyos.

    Y esto lo dice el Código de Derecho Canónico, no yo.

  3. Carmela dice:

    Pacífica,
    Tengo casi tu edad y fui del opus dei durante los mismos años que tú.
    ¡Qué raro! A mí me tocó usar tabla, cilicio, entregar las cartas que recibía y escribía, no mencionar NUNCA en público el nombre de alguna que haya dejado la obra, menos observar que se la recibiera en un centro.
    Yo tenía tarjeta de crédito de la cuenta de mis padres y retiraba dinero cada mes, pero se lo entregaba sagradamente a mi directora.
    Sí tenía correo electrónico, pero siguiendo mi conciencia, tenía que hablar en la charla al respecto, sobre todo si había tenido algun tipo de indiscreción… Ni hablar de tener contacto virtual con alguien del otro sexo.
    Oye, me hubiera gustado vivir en el centro y país donde viviste, tuviste mucha suerte pacífica. Ah, durante mucho tiempo yo también fui cooperadora y la verdad es que recibí buen trato pero no volví a poner un pie en un centro, por suerte vivo en una ciudad donde casi nadie ha oido del opus, sobra decir que tampoco hay centros.
    Saludos
    Carmelita

  4. CCCCC dice:

    Pues a mi me parece muy bien que Pacifica no entregara el dinero, yo intenté entregarlo pero al ver que me pasaban recibos y me quedaba en números rojos como la secretaria no me iba a pagar las comisiones al banco lo que hacia era a fin de mes entregar lo que me había sobrado que era más bien poco o nada. La tarjeta la entregaba pero duraba como mucho 3 días en el centro, luego la volvía a coger, ¿cómo vas a sacar el dinero del banco si no? El cilicio sí que había que usarlo pero dependía de con quien hicieras la charla, algunas estaban obsesionadas y te preguntaban los min y segs y otras no conque lo usases vale no pedían detalles y como mucho te preguntaban una vez al año… De Internet nunca me prohibieron nada, de hecho había Internet en el Centro. Yo creo que si había mucha diferencia no solo de país sino sobre todo de quien te tocara hacer la charla, yo creo que en general con agregadas era mejor aunque también hay alguna… y sobre todo que creo que si veían que por una cosa no ibas a pasar no te lo exigían para no perder vocaciones… vamos a mí si me cuentan lo de donar sangre me largo a los 5 min… lo de las cartas como tampoco estaba de acuerdo me dijeron que era voluntario… Bueno me alegro de verte por aquí carmelita

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: