¿Qué Entendemos Por Iglesia Cuando Decimos Iglesia?

Ivan de ExOpus

Acepciones del término “Iglesia”.

1 – La que es “Una”, “Santa”, “Católica”, “Apostólica” y “Romana”. Es la Iglesia Total, la Perfecta, la única que está plenamente vivificada y bendecida por Cristo y que sólo se manifestara al Fin de los Tiempos, cuando hayamos muerto todos. Por ser perfecta no se la puede criticar, mas como es invisible hasta que llegue el fin del mundo, cualquier opinión negativa que escuchemos sobre la iglesia se corresponde con alguno de los colectivos (imperfectos) que vienen a continuación.

2 – Conjunto formado por el clero y los fieles de una determinada época o zona geográfica. “La iglesia del siglo XIX”, “La iglesia española”.

3 – Como conjunto de personas que gobiernan a los fieles: el Papa y la jerarquía católica. “La Iglesia ha aprobado al Opus Dei”.

4 – Conjunto de personas disfrazadas de discípulos de Cristo pero cuya conducta, normas y leyes son esencialmente anticristianas. Son los que se sirven de la Iglesia para sus fines egoístas, en vez de servirla. Es la Iglesia del Anticristo, la que está infiltrada en la Iglesia y que con su obrar hace que las gentes huyan de la persona y doctrina de Jesús. “La Iglesia aprobó la Inquisición y con ella la tortura y muerte de los heterodoxos”.

5 – Por último, la acepción material, el lugar de culto. “He ido a rezar a la iglesia”.

———–

A lo largo de los siglos la jerarquía eclesiástica ha inculcado en los fieles una gran confusión sobre qué Iglesia es incriticable (la Perfecta, la del Fin de los Tiempos) y cuál no (todas las demás vistas arriba, que son tan santas y pecadoras como quienes las componen).

El Papa, sea quien sea, a veces se equivoca, como el resto de los humanos; y Dios no garantiza su perfectibilidad a la hora de emitir leyes, juicios u opiniones (excepto cuando habla en nombre de la Iglesia sobre temas de fe o costumbres). Y más aún cabe afirmar sobre el resto de los obispos, cardenales y sacerdotes (ya que ellos ni siquiera tienen la facultad del Sumo Pontífice de hablar ex cátedra).

Quien es falible es juzgable. Por tanto, las normas que regulan la crítica a nuestro zapatero rigen lo mismo para la jerarquía de la Iglesia, sus sacerdotes e instituciones. Si un zapatero se puede equivocar en el remiendo de unas botas, lo mismo le puede ocurrir en su trabajo al Papa, a un obispo, cardenal o sacerdote.

Si las gentes confunden al Papa y a su jerarquía con la Iglesia Total se pondrán de rodillas ante sus arbitrariedades. Para lograr ese poder sobre las almas es por lo se ha perpetuado no definir cuál es la Santa Iglesia. Es algo propio de la Iglesia del Anticristo, la gobernada por el egoísmo de los dirigentes eclesiásticos que a lo largo de la historia han buscado utilizar a la Iglesia para sus fines personales.

Pongo como ejemplo un hecho del año 1870, el subrayado es mío:

«Pío IX se negó a reconocer el reino de Italia, a establecer relaciones diplomáticas con él, rechazó las garantías personales que se ofrecían y excomulgó al rey Victor Manuel II de Saboya. Mediante la bula Non Expedit prohibió a los católicos, bajo severas penas canónicas [excomunión], toda participación activa en la política italiana, incluido el sufragio.» (Wikipedia. Pio IX).

Si los fieles confunden al Papa con la Santa Iglesia, o bien obedecen esas disposiciones por creerlas de Dios, o tienen cargos de conciencia si no lo hacen, o junto a la desobediencia al Papa también abandonan el cristianismo por considerarle igual de arbitrario que los edictos papales.

Lo dicho sobre las personas también cabe afirmarlo sobre sus instituciones. Juzgar al Opus Dei, a los jesuitas, dominicos, franciscanos…, no es criticar a la Iglesia.

Es más, el perfeccionamiento de cualquier persona o entidad pasa por juzgarla y hacerle llegar sus aciertos (para que sigan por ese camino) y sus equivocaciones (para que las corrijan).

Por eso cualquier crítica de las que le hacemos al Opus Dei sólo puede redundar en su beneficio, excepto en el caso de que sea incapaz de escucharlas por considerarse a si mismo como perfecto, como la Santa Iglesia de Cristo, lo que le llevará a hundirse aún más en su soberbia, y con ella en su destrucción.

exopus.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: