Un Cuento o Parábola

Félix

(Reedición corregida por el autor del original publicado en Opus Libros el 13-5-2004.)

Soy alguien muy distinto desde el momento en el que me seleccionaste entre tantos, en todo iguales, y después te metiste en mí. Los demás, que habías elegido antes, te alabaron mucho; me instaron a que te considerara como a un dios, a que obedeciera tus palabras, a que viera en ti mí plenitud… Y de tanto oírles lo acepté. A partir de entonces gobiernas mi vida, con perseverancia me imbuyes tus pensamientos, me inculcas lo que he de amar, has hecho que sea sordo a las voces que podrían llevar mis pasos por otros caminos, me obligas a vivir según tus normas… Y te soy dócil, no me importa lo que hurgas en mí interior, acepto tus costumbres sin juzgarlas. Además, exiges obediencia ciega a tus instrucciones, para que nada interfiriera con tus mandatos. Y yo te obedezco con toda mi maquinaria. Eres mi padre, no tengo otra voluntad ajena a la que me impones, soy tuyo del todo. Por otra parte, aunque quisiera, no puedo escapar de tu red informática puesto que eres el programador exclusivo de mis circuitos electrónicos. Por eso —y gracias a ti— en la actualidad soy el robot de más alto precio de los expuestos en la última feria a la que me has llevado.

exopus.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: