Una Institución Pública Y Benéfica No Tiene Secretos (III)

Sobre Si Es Lícito Publicar Los Documentos Internos.

Ramón.

Publicado originalmente en Opus Libros el 16 de Febrero de 2007

Reeditado con la autorización de Opus Libros.

Sobre si es lícito publicar los documentos internos del Opus Dei o no. Se han publicado aquí muy sesudas argumentaciones. Yo quisiera añadir, como lego en la materia, las mías.

La Constitución ordena que las organizaciones de todo tipo sean democráticas y sus normas sean públicas. En cualquier caso, si la obra tiene documentos que sólo enseña a algunas personas con cargos de gobierno, se está comportando de manera que como mínimo bordea la constitución, por no hablar de los derechos humanos y del sentido común. Todos tenemos derecho a saber con qué normas se nos juzga y se nos controla. En ese caso, no es sólo lícito, sino obligatorio darles publicidad. No olvidemos que no se trata de normas sobre limpieza de suelos o recetas de cocina, sino instrucciones sobre el tratamiento de las personas, que pueden tener importantes repercusiones sobre su vida e incluso sobre su salud. Sólo por un mínimo respeto deberían estar al alcance de todos sus miembros.

En otro orden de cosas, muchas de ellas son comentarios o corolarios derivados de la lectura del evangelio o filosóficas. No entiendo porqué no se pueden hacer públicas, puesto que aportarían al acervo formativo de todos los cristianos corrientes. Vamos, que no pasaría nada porque nadie las leyera. ¿o sí?

No entiendo por qué se duda de la recta intención de los que las “pasan” y las publican. No se comercia con ellas, no se denigran. Sólo se critican duramente, cuando alguien tiene ganas, que no es siempre. Igual de duramente que los teólogos y los filósofos de la obra critican a todos los teólogos y filósofos, escritores, políticos o lo que sea con los que no están de acuerdo.

Finalmente, discrepo con aquello de la “rendición incondicional” de la conciencia y de la libertad. Este concepto es rigurosamente antievangélico. No podemos abdicar de la libertad que el Padre nos ha dado, “la libertad de los Hijos de Dios”. El concepto de comunión, es decir, de mantenimiento de la unidad dentro de la fe y de Cristo no quiere decir que nos convirtamos en zombies descerebrados que se tragan todo sin más. El concepto de obediencia puede tener cabida cuando se trata de superar la soberbia innata, pero la entrega a Dios para realizar buenas obras que nos cuestan no tiene nada que ver con la sumisión. Recuerdo que cuando se beatificó al Santo Marqués, un profesor de la Complutense (hubo un especial de TVE) decía que él ponía su libertad intelectual en manos de otras personas. Para un universitario, no está mal…

exopus.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: