A Erika Ortiz, La Hermana De La Futura Reina

erika-ortiz.jpg Querida Erika:

Los que conocemos en propia carne lo terrible que es la enfermedad de la depresión sabemos cuanto has debido padecer hasta que acorralada por una vida que se te antojaba insufrible sólo has encontrado la solución de salirte de ella.

Quiero que sepas que hay quienes te comprendemos. Sé que muchos no entienden. No lo tengas en cuenta. Considera que piensan en la depresión enfermedad como un grado algo superior y controlable de lo que a ellos les pasa cuando se entristecen por una contrariedad de las habituales. Como cuando dicen, por ejemplo, estoy deprimida porque todo me sale mal: mi hijo tontea con una chica que no me gusta, me falta dinero para comprarme un abrigo como el de la vecina, he perdido las entradas del teatro… ¡Dios, que deprimida estoy!

Es irónico que el día anterior a morir muchos te envidiaban.

Una de las circunstancias terribles de las enfermedades mentales es que no se ven, por lo que no se comprenden y son juzgadas por los demás según el físico que presentas.

Los antidepresivos dan un buen lustre de cara y cuerpo.

Si en algún momento pasaste al lado de un escayolado de pierna todos afirmaron: ¡Pobre hombre que no puede andar! Y de ti: ¡Ésta si que tiene suerte de ser tan joven, estar tan bien y además ser hermana de la futura reina!

Nadie podía saber que te encontrabas tan desgarrada que el único amor de tu vida, lo único que apreciabas de verdad, que tu exclusiva liberación…, era la muerte.

El instinto supremo de todo ser vivo es conservar y acrecentar la vida. ¡¿Cuánto ha tenido que sufrir quien termina amando a la muerte sobre todas las cosas?!

Precisamente una de las razones por las que escribo en este Blog es la de mostrar como la forma de ser del Opus Dei lleva a muchos a la depresión, personas a las que les bastaría dejarle (y reeducar su vida) para sanar.

San Josemaría fundó y constituyó este monstruo, por lo que le pido que actúe en justicia y lo destruya.

Y a ti, Erika, te ruego consigas de Dios las gracias necesarias para que se le abran los ojos a la humanidad y así pueda ver lo oculto de esta Institución.

Con amor.

Ivan de ExOpusexopus.jpg

Anuncios

9 Responses to A Erika Ortiz, La Hermana De La Futura Reina

  1. María dice:

    Muy bueno el artículo, Iván. Te felicito.

  2. Mar dice:

    Conmocionada me ha dejado tu artículo. ¿Qué hacer cuando se siente una angustia de la que no se puede escapar? Desde que me salí de la Obra no he vuelto ha sentir esa opresión. D e P. Erika.

  3. Amelia Trujillo dice:

    Iván, he llorado como una tonta con tu carta a Erika. Gracias por el bien que haces a tantos.
    Amelia.

  4. Miguel M. dice:

    En mi caso fue como dices: hasta que no dejé la Obra no se me fue la depresión.

    Un saludo.

  5. Rosa dice:

    Iván: Tu carta a Erika es perfecta desde el principio al final. Los tres últimos párrafos son magistrales… Sinceramente los corroboro.

    Desde aquí doy el pésame a los familiares de Érika.

    Muchos besos a ti y a todos los del Blog “ExOpus”,

    Rosa.

  6. Energía dice:

    Estimado Iván:

    No he podido evitar conmoverme con tu carta a Erika, y a la vez, no darme cuenta, pero recordar en mi interior todo eso que se puede sufrir por culpa de las circunstancias, de la gente que te rodea, del entorno fraudulento que el Opus Dei ha creado en nuestras vidas.

    Para mí, mi caso es distinto al de los demás, aunque probablemente sea exactamente igual, y lo que ocurre es que no sé cómo labrar un nuevo camino, una nueva vida, ¿cómo? ¿con qué? ¿a dónde? ¿con quién?

    Me duele dar ciertos pasos en mi vida, este es uno de ellos, aunque creo que estoy haciendo lo correcto, me duele ver cómo se destrozan vidas a mi alrededor y yo no hago nada para evitarlo por miedo a destrozar la mía mientras intento situarla, ¿será egoísmo o autoprotección? no lo sé, aunque, tal vez egoístamente me inclino por la segunda opción.

    Me he desahogado, gracias por estar aquí, prometo volver a visitaros. ;)

    *****

    NOTA: Este comentario es enviado a la vez que la carta: La Vida, Muerte Y Salvación Materna De Un Adolescente En El Opus Dei.

  7. Spiderman dice:

    Este testimonio es muy bueno!!! Destaco sobre todo el párrafo:

    También les tengo que agradecer que socialmente me he abierto mucho y tengo muchos muchísimos amigos, pero que soy incapaz de intentar buscar a la mujer de mi vida por miedo a hacerle daño, por miedo a manejarla como ellos en principio manejaron mi vida y la de los míos, por miedo a que me puedan manejar, por miedo a hacer daño o a que me lo hagan.

    Es digno de una discusión exhaustiva

    Ánimo Energía!!

  8. Carmela dice:

    Solo estando dentro de la Obra, he deseado de todo corazón que mi amiga la muerte me llevara consigo…
    Ahora fuera de ella con un cuerpo, una familia y un país lleno de problemas, tengo tantas ganas de vivir que rebalsa de mi corazón.
    A la obra no le guardo rencor pero me llama mucho la atención que siendo numeraria y con solo 20 años haya deseado tanto morir, sentía que me ahogaba y no encontraba solución a mis problemas a los cuales tampoco identificaba.
    Ánimo amigos, la vida vale la pena vivirla¡¡¡
    Cariños,
    Carmelita

  9. Mariana dice:

    Todas las depresiones de mi vida,me las causo la obra. En la parte de este blog en la que se abrio un debate sobre la siquiatria en el opus,conte parte de mi historia y explique atraves de esta,lo que una depresion inducida y empeorada a drede(lo cual es uno de sus mecanismos de alienacion,mas que una consecuencia),puede causar en un ser humano estando en las fauces de esta gente. Hace muchisimo que no tengo contacto con la obra,desde que sali de ese colegio nefasto donde estudie,que dirigian ellos,hace 22 años,sin embargo,el daño que le hicieron a mi autoestima,el dolor que tejieron a mi alrrededor,las inseguridades y dudas que me crearon,fueron tan pero tan hondas,que hoy en dia todavia me deprimo y aunque soy una profesional competente y una persona que al final tomo las riendas de su vida,no saben Ivan y lectores,el calvario emocional y sicologico que tuve que pasar para rehacer mi identidad,para lograr creer un poco el la gente,para perdonar a mi entorno y para sentir que yo servia para algo y que merecia ser querida y respetada por algun hombre y por quienes me rodean en todos mis ambitos. Yo tambien he querido quitarme la vida,tambien he deseado borrarme del mapa,por que el problema del Opus,no es solo estar atrapado(a) en sus dominios,es lo que viene despues,cuando el equipaje que te entregan al salir de alli,son los monstruos que dejaron en tu mente y en tu corazon,mas,una vida vacia y mil millones de interrogantes sin responder. El complejo de culpa,la sensacion de haber ofendido a Dios por no querer mas ” las bondades de la maravilosa obra”,realmente te llevan a caer en un terrible avismo. Hoy en dia,lucho en contra de los fantasmas que aun viven en mi,pero estoy del todo convencida de que valio la pena haber nacido y haber vencido todos los escollos que desde muy niña colocaron en mi camino. Valio la pena apostar por mi misma,por la amistad y por el amor.A todos los que aun esten atrapados,en un colegio del Opus como yo lo estuve,o en la propia obra,como numerarios y numerarias auxiliares,agregados,supernumerarios,o simplemente por su macabro recuerdo,hoy quero darles animo para abandonar esa pesadilla,para que se adueñen de sus vidas y para salir adelante que si se puede. Las depresiones que crea el Opus si tienen cura y son las ganas de vivir y la fe en el mañana!!! Se les quiere!.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: