Dios Escribe Derecho En Renglones Torcidos

Ivan de ExOpus

Don Álvaro del Portillo, primer sucesor de san Josemaría en el mando del Opus Dei, propuso a la Santa Sede como figura jurídica definitiva de la Obra que estuviera compuesta tanto por sacerdotes como por laicos (cum proprio populo). El Papa pidió opinión sobre el tema al resto de la Iglesia y ante esa posibilidad una mayoría de obispos y de conferencias episcopales del mundo saltaron con las uñas sacadas (ver Varias Conferencias Episcopales Se Oponen A Que El Opus Cambie De Estado Jurídico y Los Obispos Rechazan De Nuevo El Cambio De Estatuto Del Opus Dei).

Es curioso que mientras los sucesores de los apóstoles batallaban con el Vicario de Cristo en la Tierra para impedir que el Opus Dei les robara a los laicos de sus diócesis, los directores nos contaban a los de dentro que la Obra era «la institución más querida por la Iglesia».

Darle al Opus Dei sacerdotes y laicos propios era hacerla una iglesia paralela: un obispo a la cabeza con sacerdotes y laicos extendidos por todo el mundo que le deben obediencia. Ese estatus permitía con gran facilidad un cisma (que en cualquier momento el Opus Dei se separara de Roma). Por eso es por lo que el Papa no entregó los laicos de las diócesis territoriales a la Prelatura, y no por «la campaña de persecución de algunos contra el Opus Dei» que difunden los de la Obra.

Nunca sabremos sí Juan Pablo II quería entregar los seglares al Opus Dei o no, y sí en este último supuesto lo de la consulta a los obispos fue tan sólo una maniobra política suya para que fueran «otros» los que le resolvieran el problema mientras él continuaba siendo visto por los de la Obra como el «Papa Bueno» para el Opus Dei.

El caso es que ante ese clamor universal de oposición en hacer de la Prelatura personal del Opus Dei una iglesia paralela, Juan Pablo II no tuvo más opción que negarle a los laicos, razón por la cual el Opus Dei está formado «exclusivamente» por sus sacerdotes.

Pero es que esta situación es la muerte del carisma que supuestamente Dios le confirió al fundador de la Obra (ya que si la Iglesia no lo acepta es que no fue Dios quien lo inspiró), consistente en que el Opus Dei era una asociación de laicos en la que, por necesidad, tenía que haber algunos sacerdotes para administrar los sacramentos: El Opus Dei es una organización internacional de laicos, a la que pertenecen también sacerdotes seculares (una exigua minoría en comparación con el total de socios). (Conversaciones con Mons. Escrivá de Balaguer, punto 24.).

Lo que la Iglesia ha aprobado es justamente lo opuesto a lo diseñado por san Josemaría: que el Opus Dei es solamente sus sacerdotes y que los laicos pueden cooperar (orgánicamente) sin pertenecer a él.

Es admirable la Infinita Sabiduría de Dios, como es capaz de escribir derecho en renglones torcidos. Con que Soberana Inteligencia logra que el Papa más favorable al Opus Dei sea justamente, y por eso, quien le destruya.

Iván exopus.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: