El Opus Dei No Puede Cambiar

Ivan de ExOpus

El gran problema para conseguir que el pueblo musulmán se modernice está en su propia religión. Para ellos Alá es Dios y Mahoma su único Profeta a quien le fue dictado por el Altísimo el libro del Corán cuyo original se encuentra en el Cielo. El Corán no sólo es un libro sagrado sino su norma de vida y conducta. Como el Corán terrenal es una copia del divino, no se puede cambiar aquél mientras no lo haga éste, cosa que no ocurrirá nunca. Por eso es imposible que el pueblo se modernice ya que sus leyes, por siempre, han de girar en torno a la realidad en la que vivió Mahoma y que dejó tallada en ese libro.

Para el sentir de los de la Obra el Opus Dei es Dios y el Fundador su único Profeta a quién le fue dictado por el Altísimo cada una de las palabras que dijo y dejó escritas y cuyo original se encuentra esculpido en el Cielo. Esas palabras no sólo son para ellos sagradas sino su norma de vida y conducta. Como lo pronunciado por el Fundador es una copia de lo celestial, no se puede cambiar lo de abajo mientras no lo haga antes lo de arriba, algo que no puede ocurrir puesto que Dios es inmutable. Por eso es imposible que el Opus Dei se modernice, ya que sus normas, por siempre, han que girar en torno a la realidad en la que vivió san Josemaría y que materializó en sus divinas palabras.

Y de hecho el Opus Dei no cambia en lo más mínimo. Veamos un ejemplo. San Josemaría dijo que las Constituciones del Opus Dei se publicarían sólo en latín.

Algo semejante ocurrió siglos atrás cuando la Iglesia mantenía la prohibición de traducir la Biblia y ante lo que Lutero se rebeló. La Iglesia temporal de entonces (que no es lo mismo que la Santa iglesia de Cristo) no permitía que se publicaran traducciones de la Biblia para que el pueblo llano no pudiera leerlas y descubrir lo poco evangélicos que eran sus ministros sagrados. Así, al estar en latín y no entenderlo, tan sólo podían recibir de ellas las interpretaciones manipuladas que sus sacerdotes les daban. Quizás por algo semejante es por lo que el Fundador de la Obra tampoco quiso que se tradujeran los documentos oficiales del Opus Dei. El caso es que tras el grito de Lutero, y la traducción que hizo de la Biblia a la lengua alemana, la corrompida Iglesia temporal de entonces rectificó y permitió la traducción de los textos sagrados (siempre que fueran acompañados de explicaciones aprobadas por la jerarquía).

Pero el Opus Dei no rectifica. Causa risa y espanto encontrarse en la página oficial de la Prelatura del Opus Dei sus Estatutos de 1982 en latín cuando ya todo el mundo tiene acceso a su traducción en otros lugares de Internet. Por lo que se da la paradoja de que para que alguien de la Obra pueda enterarse de su Código de Derecho Particular tiene que que ir a leerlo a una web “de la oposición” porque la suya se lo impide.

La Iglesia temporal de la época de Lutero rectificó y por eso subsiste. Mas los dirigentes del Opus Dei no rectifican, y llevarán al Opus Dei a su hundimiento total por no permitirle que se adapte a los tiempos.

Iván

exopus.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: