Dios No Castiga Por Dejar El Opus Dei

Consuelo & Ivan de ExOpus

Fui numeraria hace mas de 25 años entre al opus a los 14 años como muchos testimonios mi esposo me saco de las garras de ellos después de 2 años. Me case a los 20 años y mi matrimonio fue MUY DIFÍCIL y siempre creí que Dios se había enojado conmigo mi esposo era alcohólico drogadicto, siempre hubo problemas legales problemas económicos , infidelidades pero yo aguantaba porque a parte que mi amor era grande le pedía a Dios que el recapacitara por nuestros hijos que son 3 adolescentes de 17-15-12 años. Después de mucho rogar de muchas oraciones Dios escucho mis ruegos y hace 2 años 4 meses mi esposo entro a una clínica para rehabilitarse de sus adicciones, la vida parecía mejorar, hace 3 meses mataron a mi esposo y ahora soy viuda…..se fue el amor de mi vida y con el las ganas de vivir… mi pregunta DIOS SE ENOJO CONMIGO… no lo entiendo un día de los muchos que me quedo sola en casa esto de la computadora no se me da mucho di con la pagina de testimonios de opus pero aunque me parecen muy triste ninguno se parece a mi tragedia, aunque pienso que yo a la vida vine a sufrir, si me hubiera quedado en el opus hubiera sido muy muy triste como muchos testimonios pero como quiera ha SIDO MUY DIFÍCIL… me pregunto porque mis hijos tenían ellos que sufrir, los problemas con el alcohol y las drogas de mi esposo también me siento culpable… le pido oraciones por mi y mis hijos… les deseo feliz navidad aunque yo estoy destrozada y con ganas de quitarme la vida pero no puedo… DESDE MÉXICO CONSUELO

—oOo—

Estimada Consuelo:

Los del Opus Dei tienen por dogma de fe las palabras de su Fundador sobre el futuro de aquellos que dejan la Institución cuando repiten sus palabras de que no daba un duro por el alma de aquel que tuviera vocación y dejara la Obra, que quien dejaba la Obra además de perder la felicidad temporal casi seguro que también perdía la eterna, que si no pasábamos por su cabeza y por su corazón no llegaríamos a Dios, que prefería que le dijeran de un hijo suyo que se había muerto antes de que había dejado el Opus Dei, cuando nos pedía que rezáramos para que Dios permitiera que muriéramos antes que dejar la Obra, etc. Con esa mentalización tan profunda el Opus Dei provoca en las personas un daño muy intenso, subconsciente y hondo; ya que te hacen creer a píes juntillas que él y su fundador son Dios, por lo que si se les dejas te quedas por siempre sin el auxilio divino, sin el cual eres un candidato perfecto para llevar una vida infeliz y condenarte después de muerto.

Mientras estás en el Opus Dei eso se traduce por la forma que se tienes de interpretar los males ajenos. Por ejemplo, si a un supernumerario del Opus Dei se le muere un hijo en accidente, eso es visto por los de dentro como un don de Dios que bendice a esa persona con la Cruz. Lo mismo para un ex-numerario supone un castigo de Dios por haber dejado la Obra. Esa interpretación tan dispar es fruto de la mentalización de la que hemos hablado antes.

Consuelo, ¿no será que usted aún no ha abandonado esas falsas creencias?

Reconoce que salir del Opus Dei fue bueno para usted: mi esposo me saco de las garras de ellos. Pero ante las dificultades de su vida siempre creí que Dios se había enojado conmigo. Y esa creencia es tan fuerte en usted que mi pregunta [es sí] DIOS SE ENOJO CONMIGO… Aunque al reconsiderar lo malo que era estar en la Obra se debate en dudas. Reconoce que aunque pienso que yo a la vida vine a sufrir, pero por otra parte si me hubiera quedado en el opus hubiera sido muy muy triste como muchos testimonios pero como quiera ha SIDO MUY DIFÍCIL…

Se da cuenta de que AÚN NO HA ABANDONADO LAS FALSAS CREENCIAS CON LAS QUE FUE METALIZADA POR EL OPUS DEI.

Es frecuente que quien es arrancado del Opus Dei por el corazón, el que se va por amor a una persona, lo haga con un fuerte complejo de culpabilidad ya que con su salida no abandona la mentalización de la que hemos hablado. Es más, muchos esperan ser castigados por Dios por haber sido un Judas para Él, que es lo que se afirma en los medios de formación de la Obra de aquellos que voluntariamente la abandonan.

Para estas personas la vida es mucho más dura que para el resto de los mortales. Sí las cosas les van bien se encuentran a la expectativa del momento en el que les “vendrá el castigo”, por lo que no las disfrutan. Cuando les van mal ven en ello la mano justiciera de Dios con la que aplasta su insolencia de haber sido un apóstata al dejarle cuando se salió del Opus Dei.

Creo que en esta situación se encuentra usted. Abandonó físicamente el Opus Dei hace 25 años, pero aún viven en su interior las mentiras que allí le imbuyeron.

Por otra parte, como dice el refrán: en todas partes cuecen habas y en mi pueblo a calderadas. El sufrimiento es un ingrediente que acompaña a la vida. En la oración de la Salve todos cuantos la rezan, sean del Opus Dei o no, de España o de México o de Rusia o de donde sea, todos dicen a ti suspiramos gimiendo y llorando en este valle de lágrimas porque nadie se escapa de regar el mundo con sus llantos.

Sus penalidades han sido muy grandes pero ha de ver que nadie escapa a ellas. Sin ir más lejos yo. Por dejar la Obra me echaron del trabajo; al poco tiempo se murieron mis padres y me vinieron algunas desgracias más; por lo que me quedé solo, sin trabajo, y para rematarlo caí en una profunda depresión en la que solamente deseaba morirme.

Los noticiarios están preñados de sufrimientos: una madre que en un accidente de tráfico pierde a sus tres hijos, una bomba terrorista que deja huérfanos a dos niños, un autocar que vuelca y mueren siete personas, una rata que se come la mano a un lactante, y sería interminable la enumeración de casos.

Quizás por un cierto pudor todos procuramos mostrar en público nuestras facetas más agradables, de tal manera que cuando paseamos por la calle da la impresión de que todo el mundo es feliz. Pero no es así. Antes o después la vida de cada persona se sumerge en el baño del dolor .

Le cuento esto para que comprenda que usted no es la única que pasa o ha pasado por grandes penalidades.

Nadie es capaz de quitarle de golpe el dolor por la muerte de su esposo, eso es algo que tan sólo el tiempo remedia. Pero si que puede aliviarse, y mucho, si ve con claridad que DIOS NO TIENE QUE CASTIGARLA POR HABER DEJADO EL OPUS DEI, entre otras razones porque las practicas anticristianas e inhumanas que la Obra utiliza son incompatibles con Él.

Para Dios no hay hijos de primera y de segunda categoría. Él es Amor y con independencia de defectos, pecados o debilidades la ama a usted tanto como al Papa, al Presidente del gobierno, a Hitler, al fundador del Opus Dei, a san Francisco de Asís o a mí. En los momentos de dolor apóyese en esta verdad. En que Dios la ama sin mirar sus defectos, y que por ello no la abandona nunca. Y con esta visión llénese de la esperanza de que le van a venir momentos mejores.

Pero sobre todo, Consuelo, ¡POR EL AMOR DE DIOS APARTE DE SU CABEZA DE UNA VEZ POR TODAS QUE HIZO ALGO MALO CUANDO SE FUE DEL OPUS DEI!

Le propongo un ejercicio mental. Cada vez que le ronde por la cabeza algo malo de su vida afirme con convicción y seguridad: ESTO OCURRIÓ PORQUE TENÍA QUE OCURRIR, NO COMO UN CASTIGO POR HABER DEJADO EL OPUS DEI. Y cuando recuerde algo grato de su existencia fuera de la Obra haga lo mismo diciéndose DOY GRACIAS A DIOS POR HABERME SACADO DEL OPUS DEI, YA QUE SI NO HUBIERA SIDO ASÍ ESTO NO ME HABRÍA PASADO.

Por último, sumando las fechas a las que hace referencia, usted debe tener 42 o 43 años. Con tres hijos. CONSUELO, TIENE POR DELANTE OTRA VIDA QUE VIVIR. Piense en la felicidad que le espera cuando encuentre una nueva pareja (sí es lo que quiere), la de ver a sus hijos casados y por fin contentos, la de agarrar entre los brazos a sus nietos… y que esas realidades sean el motor que la hagan abandonar los sentimientos de querer morirse.

Quedo a su disposición. No piense que me molesta el que me escriba, pues intentar aliviar a los que lo pasan mal por culpa del Opus Dei es una de las razones por las que abrí este sitio.

Por supuesto que rezo y rezaré por usted. Y, unido a la seguridad de que estos malos momentos van a arreglarse, yo también le deseo una Feliz Navidad.

Iván

exopus-tomates-72.jpg

Anuncios

3 respuestas a Dios No Castiga Por Dejar El Opus Dei

  1. Consuelo dice:

    IVAN

    Muchas gracias por tus palabras créeme que me quitas un peso de encima ya que toda mi vida me culpe de haber abandonado la Obra. de hecho aquí en México mucha gente no conoce el Opus pues han sido muy muy elitistas y gracias a Dios no dañaron a mas gente. Se que Dios me va a dar la Fe y la Esperanza que por un pelo un día pierdo me cansaba de rezar y pedir y no ver resultados. Te deseo una Feliz Navidad y Gracias de nuevo por tus palabras, ahora mismo no tengo trabajo pero te pido reces por mi para encontrarlo, antes de escribir aquí contigo escribí con Agustina pero muy raro no se si no recibieron mi mail, si creyeron que estaba muy dramático para pasarlo pero no recibí respuesta, me la paso el tiempo leyendo los libros y me han servido mucho al igual repito que tus palabra de aliento. Se que Dios en su infinito poder tiene algo bueno para mi y mis hijos. Te doy gracias en nombre de todas las personas que necesitamos ayuda y consuelo y nos sentimos hasta olvidados por Dios. Aquí en México tienes una amiga. Gracias.

    Consuelo

    ********************************

    Estimada Consuelo:

    Me alegro mucho de encontrarte con un ánimo mucho más elevado y de que mis palabras te hayan ayudado. Cuenta con mis oraciones y las de muchos que te leen.

    Llevo colaborando casi tres años con la web de Opus Libros (Agustina) y te puedo asegurar dos cosas: la primera es que publica todas las cartas que recibe, siempre que no contengan ofensas o palabras fuera de tono. E-mail tan dramáticos (y más) que el tuyo se han publicado allí. La segunda es que hay correos que no llegan; de hecho yo he tenido que reenviárselos en varias ocasiones porque no los había recibido. Por tanto, puedes tener la seguridad de que si le has escrito y no tuviste noticias, es que no recibió tu carta.

    Confiando en que tu esperanza se mantenga, te vuelvo a desear unas Felices Navidades y que el próximo año cambie tus dolores en felicidad.

    Iván

  2. ???????? dice:

    q si lo se q si lo se no me enamoro yo!!!

  3. mary dice:

    Yo fuí numeraria hace aprox 20 años . Cuando Salí pensé que iba a morr. Que al atravezar ese día la calle algun carro me atropellaría como castigo.. Pero era mas fuerte el deseo de alejarme y no me importaba.. llóré mucho …. hasta el día de hoy muy en lo profundo cuando algo malo pasa todavía me parece que es un castigo… es como una cadena que arrastras toda la vida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: