Los Malditos Según El Opus Dei

Ivan de ExOpus, 1-12-2006

(Lo que viene a continuación está tomado del documento interno del Opus Dei Vademécum Del Gobierno Local, Capítulo IIIPerseverancia En La Obra, apartado 5.)

5 – Trato con los que no perseveran.

A los que no perseveran se les trata siempre con mucha caridad y delicadeza —como querríamos que hiciesen con nosotros, si nos encontrásemos en las mismas dolorosas circunstancias—, y si lo desean, se les atiende espiritualmente en una iglesia. A la vez, es preciso evitar todo lo que pudiese contribuir a dar —a los interesados y a los que son fieles a su vocación— la impresión equivocada de que “no ha pasado nada”, de que la infidelidad no es algo muy serio.

Tenemos una bendita experiencia, que no deja de constituir una gracia especial de Dios: los que no perseveran suelen mantener un cariño grande a la Obra, lógicamente, siguen amando lo que amaron. El hecho de que no hayan seguido adelante, no es razón para que no continúen de algún modo unidos a la Obra, colaborando —con su oración, con su limosna— en los apostolados.

En cualquier caso, los Directores han de tomar las medidas —dictadas por la caridad y por la prudencia— para que no se perturbe el buen espíritu de los demás, ni se creen confusiones o situaciones equívocas. Se perturbaría o se confundiría, por ejemplo, si mientras no transcurran muchos años, se les permitiera que fuesen por nuestros Centros con demasiada frecuencia y confianza, o se les invitara a comer allí; si se tuviera con ellos una excesiva familiaridad, en el trato y en las conversaciones; si se les contaran cosas de la vida en familia, o si se les hiciera intervenir prematuramente y con cierta autoridad y responsabilidad en actos o en trabajos relacionados con la Obra y que, por ser públicos, pudieran tener una cierta difusión. Tampoco resulta oportuno, de ordinario acudir a su boda, al bautizo de los hijos, etc.

No resulta tampoco oportuno que, después de abandonar su camino, comiencen a colaborar con personas de la Obra en trabajos profesionales de los que obtengan un beneficio material.

La mejor manera de manifestar su buena disposición es que ayuden generosamente con sus limosnas —según su capacidad— en las labores de apostolado, al menos durante bastante tiempo.

———

Como dijimos al principio, lo anterior es un fragmento de las instrucciones internas que los directores del Opus Dei dan a los suyos para que las vivan a rajatabla. Basta leerlo para comprobar con claridad que el Opus Dei no es un grupo cristiano. Esas disposiciones son totalmente opuestas al mensaje y a la vida del Mesías (más bien parecen dictadas por el Anticristo). En ese texto se puede comprobar la megalomanía del Opus Dei. Aparte de dar por cierto que sólo porque se fueron de la Obra han de vivir en dolorosas circunstancias, les lleva a colocar su “supuesta” vocación por encima de las normas más elementales de caridad y justicia, como sí ellos fueran el mismo Dios al que los otros abandonan, y que por eso les han de castigar con el infierno de su indiferencia: no se les permite ir a sus Centros con demasiada frecuencia y confianza, ni se les invita a comer allí; ni se tiene con ellos una excesiva familiaridad en el trato ni en las conversaciones; ni se les cuentan cosas de la vida de los de la Obra, ni se les deja intervenir prematuramente y con cierta autoridad y responsabilidad en actos o en trabajos relacionados con la Obra; e incluyen en ese escarmiento —y escarnio— el no asistir a sus eventos familiares: no acudir a su boda, ni al bautizo de los hijos, etc. Llegando al límite de no ayudarles ni siquiera cuando pueden proporcionarles un trabajo. No olvidemos que a ese al que castigan, a quien incluso se le llega a privar de un trabajo por el que pueda obtener un beneficio material, es el mismo que ha estado con ellos años y años (en mi caso 35) dándoles durante ese periodo de tiempo todas sus energías y todo su dinero, incluidas las herencias recibidas. También muestran con nitidez su egoísmo, por el que arramplan con todo el dinero posible, sin que en este caso hagan ascos de dónde viene, pues al especificar que no den trabajo a los que se van, ponen la coletilla de “trabajos de los que obtengan un beneficio material”, por tanto si que se les permite contratarlos si es gratis. Para remachar su soberbia y avaricia añaden que la mejor manera de manifestar la buena disposición de quienes les dejan es que ayuden generosamente con sus limosnas —según su capacidad— en las labores de apostolado, al menos durante bastante tiempo. No sólo no auxilian económicamente —ni en nada— a quienes deberían, sino que encima les consideran con mala disposición si no se dejan expoliar aún más por ellos.

Sí los directores de la Obra dicen que esta forma de actuar con los que se van es siempre de mucha caridad y delicadeza ¡¿Qué será para ellos obrar con crueldad y odio?!

exopus-tomates-72.jpg

Anuncios

2 Responses to Los Malditos Según El Opus Dei

  1. Amelia Fernandez dice:

    ¡Cuanta crueldad con los que se fueron!

    Menos mal que a mí no me pillaron. Fue providencial. Fui sólo a dos o tres meditaciones a final de curso y en aquel verano dejó el opus la compañera del cole que me había invitado por lo que quedé desconectada de ellos.

    Doy gracias a Dios de que esa chica no hubiera dejado el opus un año después porque entonces me habría seguido llevando a aquel centro y otras de allí me podrían haber enganchado para hacerme numeraria. Cosa fácil porque mi familia era muy religiosa y en mi ardor espiritual de aquella época yo quería ser misionera e incluso me hacía ilusión ser una mártir por Jesucristo. De eso a engatusarme para que me hiciera de este grupo había un paso.

    Pasaron esas ilusiones puberales. Y también han pasado muchos años desde entonces, más de cuarenta. Ahora soy una madre y abuela muy feliz, gracias a que Dios en su infinita misericordia no permitió las circunstancias propicias para que me hicieran numeraria.

    Gracias por haberme permitido descubrir todo esto.

  2. Virginia dice:

    Bueno lo importante es haber salido los que estuvieron allì.
    Darle gracias a Dios y no estàn solos muchos estàn en la misma situaciòn y hay un ser que està dispuesto a permanecer contigo, quiere que le conozcas y tengas una relaciòn muy especial con EL.
    Te tejo un diàlogo que hice hace años y me ayuda a compartir el amor del Señor Jesùs.
    Preguntas y respuestas fundamentales

    -¿Hola Doris, como estas?.
    -Ahí, pasando la vida.
    -¿Qué piensas tú de la vida?.
    -La misma rutina Rosita.
    -¿Has pensado que algún día eso, que tu, llamas rutina se acabará?
    -¿A que te refieres?.
    – A que un día estaremos ante la presencia de Dios.
    -Mejor trato de no pensar en ello.
    -¿Porque Doris?.
    -Porque, no sabes que va a pasar.
    -¿ A que te refieres tu?.
    -Me refiero a que no se sabe adónde se va ir al morir; al Cielo, o al Infierno, o al Purgatorio, y si vas allí no sabes cuanto tiempo vas a estar.
    -¿No te gustaría tener la certeza de ir al Cielo al morir?.
    -¿Si pero no es posible saberlo?.
    -¿Porque Doris?.
    -El cielo debe ser para lo suficientemente buenos y que no mueran en pecado mortal; posiblemente toca purgar antes de entrar allá ciertos pecados y en fin no se sabe cuánto tiempo le va a tocar estar allá tampoco como te dije antes.
    -Debe ser muy angustioso estar pensando así amiga.
    -por eso el mejor no pensar mucho en eso.
    -Escucha: Una persona puede saber que va al cielo al morir.
    ¿-Cómo es esto Rosita?
    -Doris, no es como mucha gente piensa que es siendo practicante de una religión, asistiendo a la iglesia y a sus ritos, haciendo buenas obras en fin; como se va al cielo; esto es si no se muere en pecado mortal. Amiga, la Biblia enseña que todos somos pecadores, que no hay justo ni siquiera uno y que nuestras justicias son como trapo de inmundicia ante los ojos de Dios; o sea que aunque la persona salva o sea que a aceptado la salvación ha sido hecha para buenas obras las cuales Dios prepara antemano para que anduviésemos en ellas; no son esas buenas obras no son las que nos hacen ganar cielo; es creyéndole a Dios le dice en su palabra que le envió a su Hijo Jesucristo para que todo el que crea en el no se pierda, mas tenga vida eterna.
    – Doris ¿Que dice que le sucede al cree que Dios envió a Jesucristo?..Leamos juntas en Juan 3:16.
    “Porque de tal manera amo Dios a este mundo, que ha enviado a su Hijo Unigénito; para que todo aquel que en El cree, que no se pierda; mas tenga Vida Eterna”
    -Eso significa que no va ser condenado.
    -¿Dime Doris, que le pasa en cambio de, perderse tenga que?.
    vida eterna.
    -La vida eterna es algo muy diferente a muerte eterna, es estar destinado ya gozar de Dios por una eternidad al morir, pero dice la Biblia también que la vida eterna es que conozcamos al Padre único Dios verdadero y su enviado Jesucristo.
    Doris, Dios te ama, aún que eres pecadora o sea qué haces cosas malas y además no haces lo que bueno que quisieras llevar a cabo; Pero Cristo Murió por ti para recibir el castigo que tu merecías por que dice la Biblia en Romanos 3:23 “ El pecado entro al mundo por un hombre (Adán); y con el pecado la muerte, por cuanto todos pecaron” Dice también en Romanos 6:23 “La paga del pecado es la muerte, mas la dadiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro”
    -¿Doris, te gusta recibir regalos?.
    -Claro que sí.
    -¿Pagas por ese regalo algo?
    -No.
    -Doris, Dios que ofrece el mejor regalo que a alguien que puedan dar el regalo de la salvación la vida eterna es decir que puedas ser libre de condenación e ir al cielo al morir y es más Dios obra un milagro en ti; el nuevo nacimiento. Nicodemo preguntó a Jesús: ¿ Qué de hacer para heredar la vida eterna? Debes nacer de nuevo le contesto; le dice luego que no se trata de un nuevo nacimiento físico, sino del Espíritu y que lo que es nacido de la carne carne es lo que es del Espíritu, espíritu es. Es obra del Espíritu Santo en el interior de la persona, que entra entonces en una nueva relación con Dios; teniendo Vida Eterna.
    -Rosita pero yo siempre he aprendido otras cosas que me han enseñado.
    -Doris lo que tu, debes es creer lo que Dios dice en su Palabra; mira lo que dice: “Porque sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros pues es don de Dios; no por obras, para que nadie sé glorié, porque estamos hechos en Cristo Jesús para buenas obras las cuales El, preparo de antemano para que anduviésemos en ellas.”
    -Si ves, la salvación es un regalo de Dios y se recibe por medio de la fe y todo es obra de Dios no hay nada de que gloriarse.
    Cristo lo hizo posible en la cruz con el precio de su sangre tomando nuestro lugar al pagar con su muerte por nuestros pecados; y la fe, es como la mano que recibe un regalo que no se merece pero que acepta agradecida; pero es Dios el que obra en ti la fe en El y el que té esta llamandote a arrepentimiento.
    -Es una buena noticia que muchos rechazan pero yo te pregunto a ti, Doris. ¿Crees que Cristo murió en la Cruz y que pago la deuda debida por tus pecados o sea recibió el castigo que tu merecías?
    -Sí, creo.
    -Dios esta tocando a la puerta de tu corazón, El es el que toma la iniciativa y llama, y atrae a Jesucristo y dice Cristo en su Palabra “al que a mí viene no lo echo fuera” “Nadie puede venir a mí si el Padre no lo atrajere”
    -Aceptas su llamado y el regalo que El te ofrece de la Salvación; recibiéndolo a El cómo tu único y suficiente Salvador.
    -¿Que quiere decir suficiente?
    -Que no puedes añadir nada a lo que El hizo.
    -¿Lo aceptas?
    -Sí.
    -Te felicito Doris. La Biblia dice: “A los que lo recibieron a los que creen en su nombre les dio potestad de ser hijos de Dios” Juan 1:12
    -¿Quieres orar junto conmigo? Puedes repetir no como una formula mágica, sino para que recuerdes el día que aceptaste a Cristo y para agradecerle lo que hizo por ti.
    Padre: gracias porque enviaste a tu Hijo Jesucristo a este mundo; muriendo por mí; recibió el castigo que yo merecía por mis pecados. Yo acepto el regalo de la Salvación y gracias a Ti por adoptarme como tu hija y por la Nueva Vida, Vida Eterna que me haz dado. Ayúdame a crecer en mi vida cristiana y que tu Espíritu Santo me guié a conocer mas tu Palabra, y todas las cosas maravillosas que tienes para mí.
    En el nombre de Cristo. Amen.
    -Hasta pronto amiga y te regalo este librito que juntamente con la santa de la Biblia te va a ayudar en tu vida espiritual.
    _Gracias a ti por compartirme algo tan precioso y que me da tanta seguridad; ¡de veras son buenas noticias que quiero llevar a otros como tu lo haz hecho conmigo!.

    Virginia -agosto 26/2001

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: