Cómo Los Del Opus Dei Te Convencen Para Ir Al Médico

mayo 2, 2007

Minerva

Es increíble la cantidad de personas en el Opus Dei que están con tratamiento psiquiátrico, pero los directores responden que es la enfermedad del siglo XX – XXI, y que como los de la Obra son como los demás también padecen de lo mismo [...]

.

leer1.jpg

exopus.jpg


Artículos De Prensa Sobre El Opus Dei

mayo 1, 2007

Recogidos en OpusPress

Última actualización: 30 de abril de 2007

  1. El vicario del Opus en Sevilla declarará en el juicio de la hacienda Valparaíso. Margot Molina. El País – Sevilla – (17-04-2007).
  2. Una voluntad quebrada. Margot Molina El País – Sevilla – (14-03-2007).
  3. Su lado más oscuro es el proselitismo con los niños. Marcos Moraga Lovera. La Nación (28-2-2007).
  4. Opus Dei o La Llamada Al Cinismo. Bolturina (28-3-2007).
  5. El Opus Dei cuenta su historia con una película que será “anti Código Da Vinci”. Clarin.Com
  6. El Opus Dei sancionado a pagar 60.000 euros por enviar publicidad sin consentimiento del destinatario.
  7. Los dilemas de la Iglesia Católica tras la muerte de Juan Pablo II. Olmedo Beluche.
  8. Los arquitectos rinden un cálido homenaje a Miguel Fisac Rafael Fraguas.
  9. Simancas critica el apoyo de la Comunidad a los colegios religiosos S. H.
  10. En el papel de Escrivá Laura Luchini
  11. Psiquiatras Para Perseverar. Minerva.
  12. ¿El ‘Buen’ Pastor? Nacho Fernández.
  13. La Decadencia Del Opus Dei Bolturina.
  14. ¿Filtros para callar a ex-miembros del Opus Dei?
  15. La Trampa De La Vocación. Editorial de Opus Libros.
  16. El Opus Dei Según La Iglesia. Iván.
  17. Los Shivy Shivy y el Opus Dei. Vicho.
  18. La Fiesta De ‘Monse’. Incitatus.
  19. Acerca del Opus Dei Vicente Torres.
  20. ¿Es justo manipular a un adolescente? Religiondigital, Consultorio Religioso del Padre Pascual Cabrera.
  21. Muere Juan Vilá Reyes, el empresario del Caso Matesa. Libertad Digital (Europa Press) 19/1/2007
  22. Vídeo de ABC News sobre el Opus Dei y el Código da Vinci -02/2006
  23. Destruida emocionalmente -Time- Abril 2006
  24. Una mirada al interior del Opus Dei -CNN- abril 2006
  25. Opus Dei: poderes y castigos -Diario PERFIL- 05/03/2006
  26. El Opus destapa sus secretos -El País- 06/03/2006
  27. El Opus Dei desde dentro -John Allen – El País, 30/04/2006
  28. Educación, clave para adoctrinar a fieles de la Obra -7/05/2006 El Universo, Ecuador
  29. Los rigores del Opus Dei -7/05/2006 El Universo, Ecuador
  30. ‘El código Da Vinci’, un nuevo huracán que sacudirá a la Iglesia y al Opus Dei Chile- 7/05/2006
  31. Entrevista radiofónica a Soledad y Agustina6/05/2006
  32. El Opus Dei se vale del código -Capital Financiero, Costa Rica. 7/05/06
  33. El Opus Dei, hoy. Revista Tiempo, España. 08/05/06. Luis Algorri / Pilar Parra.
  34. Falleció Miguel Fisac -El Pais- 12/05/2006
  35. El código da Vinci y el Opus Dei -Alberto Moncada- 18/05/2006
  36. Con pronóstico de conservadurismo -El País del jueves- 18/05/2006
  37. A mi me gustó ‘El Código Da Vinci’ -EDGAR MAINHARD- 19/05/2006
  38. Entrevista radiofónica a Agustina López de los Mozos en Radio Euskadi -Junio 2006
  39. Los arquitectos rinden a Miguel Fisac un cálido homenaje -El País- 13/06/2006
  40. Los Congresos Iglesia-Estado. Por Alberto Moncada, Julio2006, El Siglo
  41. La politización de la familia -Alberto Moncada- Julio 2006, El País
  42. FIN AL ESPECTÁCULO DEL OPUS DEI EN EL VATICANO -Jaime Escobar M. Director de Iglesia en Crónica Digital, Santiago de Chile, 12/07/2006
  43. Benedicto XVI escoge a un jesuita para sustituir a Navarro-Valls como portavoz. El País, 12/07/2006
  44. Un nuevo escándalo conmueve a Italia -Clarin, La Repubblica-, 21 de julio de 2006
  45. Descifrando el Opus Dei -BBC Mundo- Publicado el 9/09/2005
  46. Revelan que hubo un acuerdo secreto para elegir al actual Papa -Clarín, 18/09/2005
  47. Opus Dei, La Obra de Dios, la parte del diablo - Guillaume Barou y Xavier Monnier. Magazine Mythes & Secrets. Febrero 2005. Colocado en la web el 28/10/2005
  48. Pedido de inhibición a juez en pleito de casa Opus Dei - El Nuevo Día –Puerto Rico- 21 de noviembre de 2006 Por Andrea Martínez
  49. Opus Gay derrota al Opus Dei - Colocado el 3.1.2005
  50. El poder del Opus Dei en la sucesión del Papa -Religión Digital- 13.1.2005
  51. Una sutil seducción del Vaticano - Damian Thompson, en ‘Catholic Herald’. 25/11/2005
  52. Casi un millón de euros para el Opus Dei y los Legionarios de Cristo. Elplural.com 28/11/2005
  53. Con censura eclesiástica -José María Guelbenzu, El País 26/12/2005
  54. Adiós rogando -Ximena Sinay TXT -16-abril 2004
  55. La violencia en la Iglesia -Camilo Maccise, teólogo Carmelita 22-4-04
  56. Las Lomas no cree en el Opus Dei -Proceso.mx 25-4-04
  57. El brazo largo del Opus Dei -Cimacnoticias.com 7-5-04
  58. La pasión de Mel Gibson -Eduardo de la Serna 19-5-2004
  59. Posible maniobra del Opus Dei para acceder a la sede episcopal de Barcelona
  60. La cuarta planta (de la Clínica de Navarra) A. Moncada 8-6-04
  61. Un silencio conveniente -Jaime Bayly -2-8-2004
  62. Perplejidades sobre el Opus Dei. La Jornada Semanal, México, domingo 29 de agosto de 2004. Augusto Isla.
  63. Niños en el Opus Dei -Alberto Moncada 6-9-2004
  64. Sentencia que confirma una sanción a una psicóloga del Opus Dei -21/9/2004
  65. Camino, que no se hace al andar - Concilium- Colocado el 15-10-04
  66. El camino que no seguí -Jaime Bayly 15-10-2004
  67. Esperanza realista -José Luis Vigil, Teólogo- El País, 2-XI.2004
  68. San Josemaría pierde una votación -La Vanguardia-, 26.11.04
  69. Dimite el consejo de redacción de una revista diocesana porque el obispo censuró un artículo crítico con la canonización de Escrivá Agencia EFE, enero 2003
  70. Opus y su santo, El Eduardo Blandón 10-2-2003 Guatemala
  71. Entresijos del Opus Dei Luis Otero Marzo 2003 en Muy Interesante
  72. Parcela pública para colegio del Opus Dei El País 10-4-2003
  73. Vuelve el Papa Francisco Umbral, El Mundo 29-4-2003
  74. Poder de Rouco en la ‘corte’ de Roma, El El País 2-5-2003
  75. Opus Dei logró un ministro de Justicia, El. Argentina 20-5-2003
  76. Pedroche, el Opus Dei y el despido por embarazo. El Mundo, Servimedia y El País. 7-6-2003
  77. Obispo de Solsona desautoriza a un cura por criticar la ‘acelerada’ canonización de Escrivá El Mundo 13-6-2003
  78. Escuela hostelera Dosnon y el Opus Dei 2-7-2003
  79. Monse por Incitatus. El Confidencial, 5-10-2003
  80. Devuelven la libertad de expresión al jesuita que criticó al Opus 16-10-03
  81. Resumen de prensa sobre el Opus Dei -varios- 2002
  82. JOSEMARIA - Joan Estruch 9-1-2002
  83. Una Canonización inoportuna por Juan José Tamayo-Acosta 9-01-2002
  84. Larga pugna por una mayor autonomía -Reyes Mate, El País, 10-01-2002
  85. Vida en el Opus y después del Opus, La El País 13-enero-2002
  86. Opus se crece, El Inmaculada Sánchez, El Siglo 14-1-2002
  87. Opusmadrid – Luis Carandel 21-1-2002
  88. Libertad de expresión prohibida para hablar del Opus Dei 2-2-2002 y en francés
  89. Canonizando a Mons. Escrivá, ¿qué es lo que se canoniza? por María Angustias Moreno marzo-2002
  90. Generalidades sobre el Opus Dei 17-3-2002 Venezuela
  91. Escrivá de Balaguer: Un Santo polémico. Evelyn Seguel A. PrimeraLínea, Viernes 29 de Marzo de 2002.
  92. Lavin y los negocios del Opus Dei El Siglo -Chile- 23-4-2003
  93. Conflictos del fundador del Opus Dei con los Papas Juan XXIII y Pablo VI por Juan G. Bedoya 17-06-2002
  94. Un túnel enloquecedor Gabriela Rodríguez, La Jornada, 10-6-2002
  95. Sobre cierta canonización por JUAN LEÓN HERRERO (Párroco de la Sagrada Familia. Valencia) 18 junio 2002
  96. Limpia estirpe por Joaquín Estefanía, El País 20-7-2002
  97. Abogado del diablo, por BBC Mundo 26-07-2002
  98. Opus Dei y los pobres, El por José Lledó, agosto 2002
  99. Las irregularidades en la canonización de Escrivá de Balaguer. El santo express del Opus. Primera Línea. Jueves 29 de Agosto de 2002
  100. Polémica canonización para la historia de la Iglesia -octubre 2002- Perú
  101. Viajes de placer espiritual Tere González Imaz, octubre 2002
  102. San Josemaría del Opus Dei – octubre 2002
  103. Primer santo franquista, El por Emilio J. Corbière 2-10-2002
  104. Devoción en las catacumbas -El Mundo- 3/10/2002
  105. Conversión del opus: de sociedad secreta a moda por Rubén Amón, Diario El Mundo, 4-10-2002
  106. ¡Por fin santos! Juan G. Bedoya- El País, 5 de octubre de 2002
  107. Altar del Opus, El David Iwasaki 6-10-2002
  108. Lo que hay tras el umbral Diario de Noticias – 6-10-2002
  109. Entronización del fanatismo (PDF)-Cristóbal Guzman – 6-10-2002
  110. Escrivá de Balaguer era un megalómano Reforma 6-10-2002
  111. Irresistible ascensión de Escrivá de Balaguer por Juan José Tamayo-Acosta 7-10-2002
  112. Claustrofobia, mantillas y olor a colonia entre 284 columnas de piedra El Mundo 7-10-2002
  113. Canonización del Padre Jordi Porta Ribalta La Vanguardia, 8-10-2002
  114. Escrivá de Balaguer: “Piensa como Cristo y vive como Dios” 9-10-2002
  115. Un santo controvertido Jeff Israely 10-10-2002
  116. Religión, Escrivá y Opus Dei Gran Valparaiso 11-10-2002
  117. San Escrivá por Fernando Villegas 11-10-2002
  118. Desvaríos de la fe: Escrivá de Balaguer, nuevo santo de la Iglesia Católica
  119. Con San Josemaría se posiciona el Opus Dei 23-10-2002
  120. El Opus sube definitivamente a los altares -Luis Matías López / Santiago Pérez Díaz, El País, Domingo – 06-10-2002.
  121. Opus Dei, ¿obra de Dios o del demonio? El Observador. Noviembre 2002
  122. Santo en un santiamén por Alejandro Gaviria noviembre 2002
  123. Testimonio de una familia francesa sobre el Opus Dei 2-IX-2002
  124. Red del Opus en América Latina, La Gerardo Reyes 11-XI-2002
  125. Sello para santo franquista Rafael Lara 27-11-2002
  126. Opus Dei pagó el sello con la imagen de Escrivá, El 28-XI-2002
  127. Opus Dei llega a la ONU, El ARGENPRESS.INFO 6-12-2002
  128. Canonización de la “santa coacción” 7-12-2002
  129. Santidad, por fin por Maruja Torres 20-12-2002
  130. Simbiosis entre personas e instituciones Costa Rica 30-12-2002
  131. Entrevista al teólogo Juan José Tamayo diciembre 2002
  132. Carta de Escrivá a Franco -Razón Española 2001
  133. Yo formé parte del Opus Dei – 2001
  134. Discurso de Cipriani, El 24-1-2001 Agencia Perú
  135. Historia secreta del Opus Dei en el Perú Román de la Fuente 30-3-01
  136. Sentencia a favor de un profesor y en contra de un colegio del Opus Dei 31-3-2001 Sevilla
  137. Opus Dei en América Latina o el alimento fascista de las dictaduras, El Marcos Roitman, La Jornada, abril 2001
  138. Discutido milagro de Monseñor, El por Ildefonso Olmedo 7-10-2001
  139. Rompiendo el silencio sobre el Opus Dei Tamayo-Acosta 19-8-2001
  140. Milagro, Milagro! por Javier Ortíz 6-12-2001
  141. Opus Dei: la telaraña del poder Sanjuana Martínez 19-12-2001
  142. Canonizaciones - Antonio Gala, El Mundo 26-12-2001
  143. Poder del Opus Dei, El Francois Normand, Le Monde Diplomatique, Número12, Septiembre 2001
  144. Líbido textual de “Camino” por Juan Goytisolo 26-02-2000
  145. Los secretos del Opus -Revista 3 Puntos- Argentina. Publicado el 6/04/2000.
  146. Libro crítico sobre el polémico arzobispo de Lima, miembro del Opus Dei, Monseñor Cripriani publicado en La República, Perú 7-7-00
  147. Un juez del Opus Dei no logró presidir una sala -El País, 27-7-2000
  148. Cipriani será el cardenal que el Opus Dei y Fujimori deseaban 13-9-2000
  149. La Evolucion Del Opus Dei En España. Ponencia al VI Congreso Español de Sociología, La Coruña, 1999 Alberto Moncada
  150. Opus Dei llega, monolítico, al Arzobispado de Lima, El enero 1999
  151. Algunos padres trasladarán la catequesis para que sus hijos no sean «manipulados» por Inés Gallastegui 25-01-1999
  152. Mediación del Vaticano en favor de Pinochet se gestó en la sede del Opus Dei en Roma, La por Ernesto Ekaizer 21-02-1999
  153. Los movimientos eclesiales y su colocación teológica -Cardenal Ratzinger- 28/5/98.
  154. Opus Dei: La secta del Vaticano – octubre 1998
  155. Santa desvergüenza, La por Manuel Atienza 18-11-1998
  156. El 90 % de los discapacitados son hijos de padres que no han mantenido la pureza antes del matrimonio -Giornale di Sicilia, 1997
  157. Eso no tiene nada que ver con Dios Francois Normand IX-1995
  158. La hora del tercer padre del Opus Dei. EL MUNDO. Jueves, 24 de marzo de 1994. Alberto Moncada
  159. Estadísticas exageradas. Álvaro Santaolalla. – Madrid. EL PAÍS – Opinión – 12-06-1994
  160. No se canoniza un camino diverso al de Jesús? Profesores de Teología de Cataluña 19-marzo 1992
  161. La curia de Pablo VI pidió garantías de que el Opus guardaba los secretos de la Santa Sede -14/04/1992.
  162. Escrivá no es un modelo de virtud, según un relator de su causa -Javier Pérez Pellón –El Mundo, marzo 1992.
  163. El tercer Padre -Alberto Moncada- El País 10-04-1992
  164. No hablaré mal de la Obra -Antonio Pérez-Tenessa- El País, 13-04-1992.
  165. El ex secretario general del Opus Dei acusa de “insidias” a la jerarquía- Joaquín Prieto 13-04-92
  166. Mentiras bajo la piadosa ‘caridad cristiana’ -Miguel Fisac- El País, 20.4.92
  167. Mártires - Ignacio Carrión 23-04-1992.
  168. Sabotaje en la ‘fábrica de santos’ – El País 28-04-1992
  169. Hoy no sería testigo de la causa de beatificación de Escrivá VIVIANNE SCHNITZER, -Viena EL PAÍS- 17-05-1992
  170. Contexto de una canonización – Olegario Glez. de Cardedal. Diario 16, 17-mayo-1992.
  171. Otra cara del beato Escrivá, La Luis Carandell marzo 1991
  172. Me doy de baja Alfonso Ussía 2-marzo-1991
  173. Beatificación de Escrivá de Balaguer por Juan Cózar 23-9-91
  174. La Generalitat abre expediente a un internado femenino del Opus Dei en Barcelona – El País 16-01-1990
  175. El Gobierno catalán observa irregularidades en un internado femenino del Opus Dei -El País, 7-6-1990.
  176. Denegación a una implantación del Opus Dei Obispo de Laussane 1989
  177. Cristianismo De Lujo -Sara Suárez Solís- Periódico “La Nueva España”, 14 de junio de 1988.
  178. “Al servicio del varón” -Agustina L. de los Mozos El País 19-6-1988
  179. Miembros del Opus Dei son tratados, a petición de sus familiares, con técnicas de desprogramación mental -El País 11-07-1988
  180. Un código secreto regula la vida interna del Opus Dei, según ‘L’Espresso’ El País 25-02-1986
  181. El Opus, interpelado -Editorial de El País 16-03-1986
  182. Ruiz-Mateos declara que no piensa rectificar lo que dijo sobre algunos miembros del Opus Dei -El País 28/05/1986.
  183. Varias conferencias episcopales se oponen a que el Opus cambie de estado jurídico -El País 16-03-1982
  184. Los obispos rechazan de nuevo el cambio de estatuto del Opus Dei -El País 25-06-1982
  185. Presiones del Opus Dei The Times 12-1-1981
  186. Un ex miembro inglés del Opus Dei intenta recuperar el dinero que cedió a la “obra” cuando estaba integrado en ella -El País 29-10-1981
  187. Opus Dei y el lucro por María del Carmen Tapia 17-11-1981
  188. El cardenal Hume critica los métodos de reclutamiento del Opus Dei – 04-12-1981.
  189. Documentos íntegros para el cambio de “status” eclesial para el Opus Dei -El País 11-11-1979
  190. ¿Escrivá a los altares? -Revista Historia, IX-1975
  191. El PP y el Opus Dei controlan la organización de la visita del Papa
  192. Rey gracias al Opus Dei
  193. El Opus Dei sancionado a pagar 60.000 euros por enviar publicidad sin consentimiento del destinatario
  194. El Opus Dei cuenta su historia con una película que será “anti Código Da Vinci”
  195. Un ministro de salud aplica la particular visión del Opus Dei en San Juan, Argentina, pese a ir contra la ley de salud
  196. Valencia (dónde sino) Primer templo católico dedicado al fundador del Opus Dei.
  197. Entonces que devuelva el iPod… Benedicto XVI dice que la tecnología hace mal
  198. Regnum Christi
  199. Miembros del Opus amarrarán todo el poder en Urbanismo si gana el PP – Jaén
  200. Lo que dios ha unido, que no lo separe el Opus
  201. Gobierno del PP de Melilla tilda de disparate que la Junta Islámica de España pida el voto para PSOE e IU
  202. Los manejos del monaguillo del PP
  203. Un Obispo del Opus Dei le niega a un Seminarista la ordenación por ser jorobado. [Perú]
  204. Una senadora italiana utiliza el cilicio con regularidad
  205. Nueva caricatura de Mahoma, esta vez en una publicación del Opus.
  206. La estrecha relación entre Kelme y el PP
  207. Cardenal católico avala la pena de muerte
  208. Dan Brown y Escrivá de Balaguer comparten agente comercial en Estados Unidos
  209. El cristianismo europeo se reúne en Barcelona para buscar una posición común ante el laicismo
  210. Amo a Laura – Asociación Nuevo Renacer
  211. Alejandro Agag quiere ser el próximo amo de la fórmula 1
  212. De Madrid a la Luna. El documental de los “felices 60? en Spain.
  213. Fallece a los 81 años Juan Vilá Reyes, el empresario del caso Matesa
  214. Carles Balagué regresa con un documental de la España de los 60 tras el éxito de ‘La casita blanca’
  215. Alckmin, el anestesista moderado
  216. El Vaticano excomulga al arzobispo Milingo y a los prelados que ordenó obispos
  217. El jesuita italiano Federico Lombardi sustituirá a Navarro Valls como portavoz del Vaticano
  218. Una viñeta sobre Mahoma en una revista católica italiana levanta una oleada de críticas
  219. Fallece el ex presidente del Banco Popular Luis Valls a los 79 años
  220. El Papa bendice la estatua de San Josemaría Escrivá, colocada en el exterior del Vaticano
  221. Fallece a los 86 años Rafael Termes, ex presidente de la Asociación Española de Banca
  222. UDC afirma que no votará un Estatut que no garantice la libertad de enseñanza
  223. CiU denuncia una “caza de brujas” en los Mossos d’Esquadra por parte del tripartito
  224. Ratzinger habría superado ampliamente los 77 votos necesarios para su elección
  225. Zapatero felicita a Ratzinger y desea mantener la histórica relación entre España y la Santa Sede
  226. El CGPJ aprueba por un voto el informe crítico con el anteproyecto de ley contra la violencia doméstica
  227. Unos 400 fieles protestan ante la catedral de Barcelona por la división de la diócesis
  228. El arzobispo Lluís Martínez Sistach sucede en Barcelona al cardenal Ricard Maria Carles
  229. ERC denuncia que la ayuda humanitaria a Iraq va a fundaciones vinculadas al PP o al Opus
  230. El Papa agradece el empeño de Aznar para que se reconozcan las raíces cristianas de Europa
  231. De porquero a rector, un largo camino
  232. “Una parte del clero se ha vuelto pétrea”
  233. Entre 150.000 y 450.000 españoles son adeptos a alguna secta
  234. El Papa nombra a 30 nuevos cardenales que asistirán al cónclave para su sucesión
  235. ETA fija nuevos objetivos y “frentes de guerra”
  236. El Opus Dei consigue el dominio ‘www.0pusdei.com’
  237. Becarios contra los contratos precarios
  238. Dimite el consejo de redacción de una revista diocesana porque el obispo censuró un artículo crítico con Escrivá de Balaguer
  239. El fundador del Opus Dei será canonizado el 6 de octubre
  240. Fallece el ex ministro franquista Alberto Ullastres, autor del plan de estabilización

exopus.jpg


Los Ocho Criterios De Lifton Sobre El Control Mental

abril 9, 2007

Rober J. Lifton & Steven Hassan

El siguiente extracto del libro de Rober J. Lifton titulado The Future of Inmortality and Other Essays for a Nuclear Age (“El futuro de la inmortalidad y otros ensayos para una era nuclear”) (Nueva York, Basic Books, 1987), es una amplia explicación de los ocho criterios que establece Lifton para definir el control mental. A pesar de que en el texto se los menciona entrecomillados, a continuación incluyo una lista para facilitar su identificación:

1. «milieu control»

2. «manipulación mística» (o «espontaneidad planeada»)

3. «exigencia de pureza»

4. «culto a la confesión»

5. «sacralización de la ciencia»

6. «la carga del lenguaje»

7. «doctrina sobre la persona»

8. «dispensación de la existencia»

El ensayo del que ha sido tomada esta selección se titula: «Sectas: el totalismo religioso y las libertades civiles». En el mismo, Lifton enmarca sus comentarios en relación a lo que él llama el «totalismo ideológico», o el entorno en el cual los chinos practicaban la modificación del pensamiento, tal y como él lo conoció a partir de la guerra de Corea.

El totalismo ideológico

La fenomenología que utilicé cuando escribí sobre el totalismo ideológico todavía me resulta útil, a pesar de que escribí aquel libro en 1960. La primera característica es el «milieu control», que consiste esencialmente en el control de la comunicación dentro de un entorno. Si el control es muy intenso, se convierte en un control internalizado, un intento para dominar la comunicación interior del individuo. Esto no se puede conseguir jamás de forma total, pero se puede llegar muy lejos. Es lo que a veces se llama «la visión del ojo de Dios» o la convicción de que la realidad es una posesión exclusiva del grupo. Resulta evidente que este tipo de proceso crea conflictos con respecto a la autonomía del individuo; si se busca o se consigue en un entorno semejante, la autonomía se convierte en una amenaza al «milieu control». El «milieu control», dentro de las sectas, tiende a ser mantenido y expresado de diversas maneras: el proceso del grupo, el aislamiento de las otras personas, la presión psicológica, la distancia geográfica o no disponibilidad de transporte y, algunas veces, la presión física. A menudo, hay una secuencia de acontecimientos, tales como seminarios, conferencias y reuniones de grupo, que cada vez son más intensas y más aisladas, haciendo extremadamente difícil, tanto física como psicológicamente, que uno pueda abandonar la secta.

Estas sectas difieren de los patrones del totalismo en otras sociedades. Por ejemplo, los centros de reformas que se utilizaban en China estaban, más o menos, de acuerdo con el ethos de la sociedad tal como evolucionaba en aquel momento y, por lo tanto, cuando uno se marchaba o entraba y salía de esos centros, además encontraba un reforzamiento en el entorno. Las sectas, en cambio, tienden a convertirse en islas de totalismo dentro de una sociedad más grande que, en su conjunto, se opone a estas islas. Esta situación puede crear una dinámica propia, y, en tanto que se debe mantener el «milieu control», los requerimientos se magnifican por esa situación estructural. Los líderes de las sectas a menudo deben profundizar su control y manipular el entorno de forma sistemática y, algunas veces, con mayor intensidad, para poder mantener la isla de totalismo dentro del mundo exterior, que es su antagonista.

La imposición de un intenso «milieu control» está muy vinculada al proceso de cambio. (Esto explica en parte por qué puede producirse un súbito abandono de la identidad sectaria cuando una persona joven, que ha estado en la secta por algún tiempo, entra bruscamente en contacto con las influencias alternativas del exterior). Uno casi puede observar el proceso en algunos jóvenes que sufren un cambio dramático en su identidad anterior, cualquiera que ésta fuera, para abrazar el sistema de creencias de la secta y la estructura del grupo. Yo lo considero como una forma de doblaje: se forma un segundo yo que vive codo a codo con el yo primitivo, aunque en cierta forma autónomo. Como es obvio, debe existir algún elemento de conexión para integrar un yo con el otro. De no ser así, la persona en su conjunto no podría funcionar -aunque la autonomía de cada yo es impresionante-. Cuando se elimina el «milieu control» al apartar, por el medio que sea, al adepto del entorno totalista, vuelve a afirmarse algo del primitivo yo. El abandono puede ser voluntario o por la fuerza (o como ocurrió durante un juicio, en que el miembro de la secta se colocó al otro lado de la mesa, apartándose de los demás adeptos). Los dos yo pueden existir simultáneamente y entremezclados durante un tiempo considerable, y podría ser que estos períodos de transición fueran los más intensos y dolorosos psicológicamente, y potencialmente los más perjudiciales.

Una segunda característica general de los entornos totalísticos es lo que yo llamo «manipulación mística» o «espontaneidad planeada». Se trata de un proceso sistemático, planeado y dirigido desde arriba (por los líderes) pero que, en apariencia, surge de modo espontáneo dentro del entorno. Es necesario que este proceso no sea percibido como una manipulación, lo que plantea interrogantes filosóficos de mucha importancia. Algunos aspectos, como el ayuno, los cánticos y las vigilias, tienen una cierta tradición y han sido practicados por los grupos religiosos durante siglos. Ahora existe en las sectas un patrón por el cual, al ser humano convertido en el «elegido» se le considera como el salvador o como fuente de salvación. La manipulación mística puede tener una cualidad especial en estas sectas, porque sus líderes se convierten en portavoces de Dios. Los principios centrados en Dios son proclamados como argumentos irrebatibles y exclusivos, de tal forma que la secta y sus creencias se convierten en el único camino verdadero hacia la salvación. Eso puede otorgar intensidad a la manipulación mística y una justificación a los que se encargan de promulgaría y, en muchos casos, a los que son sus receptores.

En la medida en que hay un individuo especifico, un líder, que se convierte en el centro de la manipulación mística (o la persona en cuyo nombre se realiza), se produce un proceso que tiene dos vertientes. El líder puede ser algunas veces más real que un dios abstracto y, en consecuencia, más atractivo para los miembros de la secta. Por el otro lado, esta persona también puede ser motivo de desilusión. Si uno cree, como se ha dicho, que Sun Myung Moon (fundador de la Iglesia de la Unificación, y cuyos seguidores son conocidos comúnmente como los «Moonies») tiene vinculaciones con la Agencia Central de Inteligencia Coreana y esta información llega a conocimiento de los miembros de la Iglesia de la Unificación, su relación con la Iglesia puede verse amenazada por la desilusión que se experimenta respecto al líder. Nunca es así de sencillo, no se trata sólo de un patrón causa-efecto, pero estoy sugiriendo que este estilo de liderazgo tiene tantas ventajas como desventajas en cuanto a la lealtad sectaria.

Mientras que la manipulación mística conduce (a los adeptos) hacia lo que yo denomino la psicología del peón, también puede abarcar una legitimación del engaño (de los ajenos), el «engaño divino» de la Iglesia de la Unificación, aunque existen patrones análogos en los entornos de otras sectas. Si uno no ha visto la luz, y no está en el reino de la secta, uno se encuentra en el reino del mal y, en consecuencia, puede ser engañado justificadamente para cumplir con unos objetos más elevados. Por ejemplo, cuando los miembros de algunas sectas salen a recoger fondos, se considera correcto que nieguen su pertenencia a la secta cuando se les pregunta por ello. Se han dado casos de jóvenes que han pasado un tiempo en los centros de una secta sin que se les dijera de qué secta se trataba. La ideología totalista puede justificar, y a menudo justifica tales engaños.

Las otras dos características del totalismo, la «exigencia de pureza» y el «culto de la confesión» son habituales. La exigencia de pureza puede crear una cualidad maniquea en las sectas, al igual que en otros grupos religiosos y políticos. Esta exigencia requiere una separación radical entre lo puro y lo impuro, entre el bien y el mal, en el seno de un entorno y en uno mismo. La purificación absoluta es un proceso continuo. A menudo está institucionalizada, y, como fuente de estimulación de la culpa y la vergüenza, está ligada con el proceso de la confesión. Los movimientos ideológicos, cualquiera que sea su nivel, se apropian de los mecanismos de culpa y vergüenza del individuo para conseguir una influencia considerable sobre los cambios que él o ella sufre. Esto se consigue dentro de un proceso de confesión que tiene su propia estructura. Las sesiones en las que uno confiesa sus propios pecados van acompañadas de críticas y autocríticas, se realizan en el seno de pequeños grupos y motivan un activo y dinámico estímulo hacia el cambio personal.

Se podría hablar mucho más sobre la ambigüedad y complejidad de este proceso, y como Camus ha dicho: «Los autores de confesiones las escriben con el único fin de evitar la confesión, de no decir nada de lo que saben». Camus pudo haber exagerado, pero tenía razón al sugerir que las confesiones son una mezcla de lo que se revela y lo que se oculta. Una persona joven que confiesa los pecados anteriores a la secta o a su existencia preinstitucional puede, al mismo tiempo, creer en sus pecados y estar ocultando otras ideas y sentimientos de los que él o ella no es consciente o que no desea discutir. En algunos casos, estos pecados incluyen una continua identificación con la existencia anterior, como si tal identificación no hubiera sido totalmente desacreditada por el proceso de confesión. Las continuas confesiones son, muy a menudo, una expresión de arrogancia extrema en nombre de una aparente humildad. Cito una vez más a Camus:

«Yo practico la profesión de la penitencia con el propósito de acabar siendo juez» y «cuanto más me acuso a mí mismo, más derecho tengo a juzgar a los demás». Este es el tema central en cualquier proceso de confesión continuo, especialmente cuando se practica dentro de un grupo cerrado.

Los otros tres patrones que describo en relación al totalismo ideológico son la «sacralización de la ciencia», «la carga del lenguaje» y el principio de la «doctrina sobre la persona». Estas denominaciones casi se explican por si mismas. Yo pondría un énfasis especial en la sacralización de la ciencia, porque en nuestra era, algo tiene que ser científico además de espiritual para tener un efecto substancial sobre la gente. La sacralización de la ciencia puede ofrecer una gran seguridad a los jóvenes porque simplifica, en gran medida, el mundo. La Iglesia de la Unificación es un buen ejemplo, aunque no el único, de la necesidad contemporánea de combinar una serie de principios dogmáticos sagrados con la proclamación de una ciencia que encarna la verdad sobre el comportamiento y la psicología humana. En el caso de la Iglesia de la Unificación, su pretensión de ofrecer una ciencia humana irrebatible se refuerza con la invitación a destacados científicos e intelectuales (que, por lo general, cobran abultadas dietas) para que participen en simposios en los cuales se destaca la importancia de la unificación del pensamiento; los participantes expresan libremente sus opiniones, pero lo que interesa es su presencia, que contribuye a dar una apariencia de legitimidad intelectual.

La expresión «carga del lenguaje» se refiere a la literalización del lenguaje, y a las palabras o imágenes que se convierten en Dios. Un lenguaje muy simplificado puede parecer que está cargado de frases hechas, pero tiene un enorme atractivo y poder psicológico en su propia simplificación. Debido a que todos los problemas, y los jóvenes tienen muchos y muy complicados, pueden ser reducidos a unas frases que poseen una coherencia interior, uno puede decir y sentir que ha alcanzado la verdad. Hay respuestas para todas las preguntas. Lionel Trilling lo ha designado como el «lenguaje de no-pensar», porque siempre hay una frase hecha o un lema al cual se pueden reducir las preguntas más difíciles y complejas.

El patrón de la doctrina sobre la persona se presenta cuando existe un conflicto entre lo que uno siente que experimenta y lo que la doctrina o el dogma dice que uno deberla experimentar. El mensaje internalizado en un entorno totalístico dice que uno debe buscar la verdad del dogma y someter su propia experiencia a esta verdad. A menudo, experimentar esta contradicción, o el hecho de admitir que ha existido, puede ser inmediatamente asociado con la culpa, o bien (con el propósito de mantener a una persona sometida a la doctrina) puede uno verse condenado por los demás de una manera que lleva rápidamente a la asociación con la culpa. Se le hace sentir que las dudas son un reflejo de la propia maldad. Sin embargo, las dudas siguen planteándose, y cuando el conflicto se hace muy intenso, las personas se marchan. Esta es la dificultad más frecuente en muchas sectas: mantener la afiliación es un problema más grave que el dinero.

Por último, la octava, y quizás la más general y significativa de estas características, es la que yo llamo «dispensación de la existencia». Este principio es habitualmente una metáfora. Pero si uno tiene una visión absoluta o totalística de la verdad, entonces aquellos que no han visto la luz, que no han abrazado la verdad, que de alguna manera están en las sombras, están inmersos en el mal, son impuros y, por lo tanto, no tienen derecho a la existencia. Aquí entra en juego una dicotomía: «el ser versus la nada».

Los impedimentos para legitimar el ser deben ser apartados o destruidos. El que esté ubicado en la segunda categoría, el que no tiene derecho a existir, puede experimentar psicológicamente un miedo tremendo a la extinción interior. Sin embargo, cuando uno es aceptado, puede sentir una gran satisfacción al considerarse como parte de una elite. En condiciones más malignas, la dispensación de la existencia, la ausencia del derecho a existir, puede llegar a ser literal; se puede matar a la gente por sus carencias doctrinarias, como ha sucedido en demasiados lugares, incluyendo la Unión Soviética o la Alemania nazi. En el suicidio en masa ocurrido en el Templo de la Gente, en Guyana, un único líder pudo disponer de la dispensación de a existencia, o mejor dicho, la no existencia, por medio de una mística suicida que él mismo había integrado en la ideología del grupo. (Los informes posteriores basados en los resultados de las autopsias revelaron que se cometieron tantos asesinatos como suicidios.) El impulso totalístico de trazar una clara línea divisoria entre los que tienen derecho a existir y los demás, aunque pueden darse una serie de grados, puede ser un enfoque mortal para resolver los problemas humanos fundamentales. Y todos los enfoques relacionados con el totalismo o el fundamentalismo son doblemente peligrosos en la era nuclear.

Debo decir que, a pesar de estos problemas, ninguno de estos procesos es irrefutable. Uno de mis objetivos al escribir sobre ellos es contrarrestar la tendencia de nuestra cultura a negar que estas cosas existan; otro propósito es desmitificarlas, para que podamos comprenderlas en función de nuestros conocimientos sobre el comportamiento humano (Steven Hassan, Combatiendo el control mental de las sectas. Apéndice A).

(La lectura de este libro fue lo que me sacó del Opus Dei. Iván).

exopus.jpg


Algunos Principios Básicos De Psicología Social Y Dinámica De Grupo

marzo 5, 2007

La experiencia política de la segunda guerra mundial, en la que miles de individuos en apariencia normales tomaron parte en proyectos tales como el mantenimiento de los campos de concentración donde millones de seres humanos fueron asesinados, despertó un considerable interés entre los psicólogos. ¿Cómo fue posible que gente que llevaba una vida ordinaria antes de que Adolf Hitler se hiciera con el poder de Alemania, participara en un intento deliberado de exterminar a todo un grupo humano? Desde el final de aquel conflicto, se han realizado miles de experimentos de psicología social que han permitido descubrir las diversas maneras de influir en las personas, ya sea en grupos o individualmente. El resultado neto de estos estudios ha sido la bien comprobada demostración del enorme poder de las técnicas de modificación del comportamiento, la conformidad generalizada y la obediencia a la autoridad. Estos tres factores son conocidos en términos psicológicos como «procesos de influencia». Uno de los descubrimientos más notables de la psicología social es que en nuestros intentos por encontrar la respuesta más apropiada a la situación social, a veces respondemos con información que recibimos de forma inconsciente.

Por ejemplo, una clase de estudiantes de psicología «conspiró» para emplear las técnicas de modificación de comportamiento con su profesor. Mientras éste les dictaba la clase, los estudiantes sonreían y se mostraban atentos cuando él se movía hacia la izquierda de la habitación. Cuando se movía hacia la derecha, adoptaban un aire de aburrimiento y de falta de atención. Al cabo de poco, el profesor comenzó a desplazarse siempre hacia la izquierda, y después de unas cuantas clases daba sus explicaciones apoyado en la pared izquierda.

Y ahora llegamos al punto clave: cuando los estudiantes hicieron partícipe de la broma al profesor, éste insistió en que nada de esto había sucedido, que le estaban tomando el pelo. No le parecía extraño que se apoyara en la pared, y declaró enojado que era su estilo personal de dar las clases, algo que había escogido por su propia voluntad. Era del todo inconsciente de cómo había sido influido.

Desde luego, en circunstancias normales, la gente de nuestro entorno no está conspirando en secreto para hacernos algo. Simplemente actúan más o menos de la forma en que han sido culturalmente condicionados a actuar, lo que a su vez nos condiciona a nosotros. Ésta es la manera, después de todo, en que una cultura se perpetúa a sí misma. En una secta destructiva, sin embargo, el proceso de modificación del comportamiento se monta alrededor de los nuevos reclutas, que por supuesto no tienen ni la menor idea de lo que está pasando.

Si las técnicas de modificación del comportamiento son poderosas, también lo son las influencias de conformidad y obediencia a la autoridad. Un conocido experimento de conformidad realizado por el doctor Solomon Asch demostró que los individuos dudan de sus propias percepciones si son colocados en una situación social donde parece que las personas en las que más confía el grupo dan la respuesta equivocada a una pregunta. Otro psicólogo, Stanley Milgram, descubrió en unas pruebas de obediencia a la autoridad que más del 90 % de los sujetos examinados obedecían las órdenes aunque creyeran que al hacerlo causarían así sufrimientos físicos a otra persona. Milgram escribió: «La esencia de la obediencia consiste en el hecho de que una persona llega a verse a sí misma como el instrumento que realiza los deseos de otra persona, y en consecuencia no se considera ya responsable de sus propias acciones» (Steven Hassan, Combatiendo el control mental de las sectas. Capítulo 4).

(La lectura de este libro fue lo que me sacó del Opus Dei. Iván).

exopus.jpg


La Vida, Muerte Y Salvación Materna De Un Adolescente En El Opus Dei

febrero 25, 2007
Energía.

Hola a tod@s:

Yo también quiero contar mi experiencia con el Opus Dei, supuesta obra de Dios, mal gestionada por la mano del hombre.

Para poneros en antecedente, decir que mis padres eran empleados de una empresa de la que eran propietarios miembros de “la obra”, mis padres son católicos por costumbre, y por aparente creencia, no obstante son muy mayores para justificar por qué creen en Dios, es lo que se les ha inculcado desde muy pequeños y punto.

Soy el pequeño de cuatro maravillosos hermanos, todos ellos muy currantes, pero que a ninguno le gustó en su vida estudiar, uno de ellos convive con su pareja desde hace 18 años, pero nunca se casaron, viven en pecado, además ella es divorciada, por lo que están condenados al fuego eterno, ese es el más pequeño de mis tres hermanos, y al que siempre me he sentido más unido, tal vez por la cercanía de edad, tal vez por nuestra similitud de carácter, no lo sé.

Mi historia comienza cuando mis padres empiezan a trabajar para esta empresa de “la obra”, yo ya era el último de mis hermanos viviendo con mis padres, ya que por un despiste de la naturaleza, nos llevamos muchos años entre mi hermano mayor y yo (podría ser mi padre) y también nos llevamos muchos años entre el más pequeño de mis hermanos mayores y yo, en definitiva, que no recuerdo haber vivido con mis hermanos.

Con 6 añitos, y debido a la nueva cercanía de mis padres al opus dei, entré en un colegio privado del opus dei, ya que sería una gran oportunidad para mí, en vez de el colegio público al que asistía, cosa que en su mayor parte agradezco, ya que veo como han acabado muchos de mis antiguos compañeros del colegio público y veo como comienzan las vidas de otros muchos del colegio del opus (no es por desprestigiar la educación pública, que también está muy bien, pero hay que ver los condicionantes sociales del entorno y demás para poder juzgar).

Pues en definitiva, mas o menos fui un niño feliz en mi nueva escuela, aunque me costó adaptarme, mi nivel social era bastante inferior al de mis compañeros, yo llevaba al colegio mochilas de segunda mano mientras ellos llevaban lo último en cuánto a material, estuches, mochilas, recuerdo que un año llevé una mochila rosa chicle que heredé de mi prima, eso sí que era hacer un “Vía Crucis”.

Llegamos a cuarto de EGB y ahí comenzó nuestro perpetuo acercamiento a Dios con los campamentos organizados por uno de sus clubs juveniles, al que iba todos los fines de semana durante el año escolar y por supuesto a los diversos campamentos, y salidas y viajes que se hacían en los periodos vacacionales, pero en octavo, plena edad del pavo, no tuve ninguna gana de pasarme por allí, me ví enredado en una serie de problemas personales: falta de confianza con mis amigos, desplantes, malas jugadas, probablemente debidas a mi condición social, yo no era digno para salir con ellos, ellos llevaban camisetas y vaqueros de marca y tenían dinero para gastar en lo que quisieran, yo llevaba el dinero para el bus, y veinte duros por si tenía que llamar por teléfono o algo.

En 1º de BUP al comenzar el curso las cosas no marchaban bien en casa, mi madre amenazaba con “irse de casa con los pies por delante” y sufría una depresión importante que a mi padre le costó encajar, y yo, machanguito de 14 años me estaba chupando toda la problemática que rodeaba a mis padres y comencé a coger confianza con un profesor del colegio, que casualmente era miembro numerario del opus dei, y la verdad es que él me sugería una confianza, una paz interior que hizo que me acercara a él tanto que se convirtió en mi mejor amigo, hasta que un día me dijo: “¿Por qué no te vienes por el club? hace mucho que no vienes, ya verás, hemos arreglado muchas cosas, y seguro que hay mucha gente que se alegra de verte por allí”, esa fue mi escapatoria perfecta del entorno de mis padres, salía del colegio a las 4 de la tarde y me iba directo al club, dónde hacía mis deberes y estudiaba en su sala de estudio, era perfecto porque venía llegando a casa a eso de las 10 de la noche, por lo que duchita y a la cama, no hacía vida familiar, pero sin yo saberlo, me había convertido en un “pitable”, y pité en 1995.

Al principio todo fue muy bien, intentaba seguir, como buen adscrito, las normas de piedad a raja tabla, pero mis amigos volvieron a acercarse a mi, y me invitaban a fiestas de cumpleaños con chicas a las que yo iba sin consultar a mi director espiritual y ni al director del centro, de hecho a una de ellas fui directamente desde el centro, y me preguntaron que a dónde iba y les conteste con total naturalidad que iba a la fiesta de cumpleaños de una amiga a lo que contestaron que yo no debía ir, pero aún así fui ya que me estaban esperando y no tenía modo de ponerme en contacto con ellos para decir que no podía ir.

Por supuesto al siguiente día, en el club, me llamó el director del centro para hacerme una corrección fraterna que a mi no me pareció justa, yo se lo argumenté diciendo que el que yo hiciera vida social con chicos y chicas no influía en mi decisión con respecto a seguir a Dios como numerario, pero mis argumentos no sirvieron de nada, a partir de ahí me mantenían ocupado al máximo, ayudando con los más pequeños del club, de modo que ya no tenía nada de vida social fuera del club, les recuerdo en todo caso que estamos hablando de un chaval de unos 15 años.

Luego vino la parte de la dirección espiritual semanal, en la que yo le comentaba a mi director espiritual las cosas “malas” que había hecho, y él siempre, siempre me preguntaba: “¿y no te masturbas? no hay que tener miedo de contarlo todo”, yo, a pesar de tener 15 años y estar en plena pubertad, no había descubierto la masturbación, no sé por qué, simplemente aún no había tenido curiosidad, y semana tras semana surgía la misma pregunta a la que yo contestaba negativamente y mi director espiritual insinuaba falta de sinceridad por mi parte, hasta que una vez decidí contestarle que sí (sin haberlo experimentado) para ver si dejaba de dar la plasta con el tema, y su respuesta fue nada más y nada menos que: “¡¡Menos mal!! ¡¡Ya pensaba que ibas a ser mariquita!!”. Yo no sé si llegáis a imaginar como se puede sentir un chaval de 15 años, cuando está en pleno proceso de maduración, de reconocimiento de sí mismo, cuando la persona a la que le confía sus más íntimos secretos le confirma que es mariquita por no haberse masturbado nunca, claro que él no sabía que me estaba confirmando que yo era mariquita, y les recuerdo que ya desde pequeño llevaba una mochila rosa chicle al colegio, cosa que me creó bastantes problemas entre mis compañeros, por lo tanto éste personaje que dirigía mi vida espiritualmente me acababa de confirmar lo que mis compañeros del colegio decían “soy mariquita”.

Gracias a Dios, siempre tuve muy buena comunicación con mi madre, y a pesar de que ellos me dijeron que no contara que había pitado, que era posible que mis padres no lo entendieran, y que ante todo tenía que defender mi vocación pues yo se lo conté y mi madre lo único que me dijo fue que no me preocupara que siguiera adelante si era lo que yo quería y un dicho que ella dice muy a menudo “abre el ojo y esparrama la vista”.

El tema de mariquita quedó bastante dentro de mi, además, a partir de ahí comencé a alejarme de mi madre y a hacer anotaciones en mi “agenda espiritual” de mis sentimientos, además de el examen de conciencia diario, la confusión era muy amplia, además a mi me habían enseñado en el colegio que la homosexualidad era una enfermedad y un pecado grave. Además lo triste de esto, es que alguna vez me sentí atraído por un tío, no a modo sexual, pero sí de llamarme la atención su mirada, o decir ese tío es guapo, sin embargo es muy distinto a lo que puedo sentir por una mujer y es que la fórmula química hombre-mujer también funciona en mi interior, por lo tanto en ese momento de mi vida ya no sólo tengo una enfermedad mental, sino que soy un degenerado !!me gusta todo!!

En resumidas cuentas, que esto se va haciendo largo, una noche mi madre me pilló llorando y dándome cabezazos contra la pared de mi habitación, se asustó bastante, según dice parecía que estaba fuera de mi, ya que la coronilla sangraba y yo seguía en mis trece, golpeando la pared, y ese fue el momento en que mi madre se dio cuenta de que algo grave pasaba.

Después de pasar toda la noche intentando calmarme, consiguió sonsacarme el problema, y al día siguiente no fui al colegio, me llevó a su psiquiatra, les recuerdo que mi madre sufre de depresiones y crisis de ansiedad, y estuve acudiendo durante casi dos años, aquélla semana no fui al colegio ni al club, mi madre había dicho que estaba enfermo en cama; mi padre no se enteró de nada de lo ocurrido hasta hace unos pocos meses, mi madre se las ingenió para que, ayudada por el psiquiatra todo saliera bien, estuve medicado durante mucho tiempo (viva el Ribotril); mi madre me decía que las cosas había que hacerlas bien, ya que hacerlas mal podría implicar un cambio drástico en mis notas e incluso en la situación laboral de ellos, así que yo seguí acudiendo al club, pero faltaba bastante a los círculos, tanto a los de los adscritos como a los de san Rafael, acudía a alguna meditación, pero cada vez pasaba menos tiempo por allí, hasta que un día me dijeron que me sentara a hacer oración en el oratorio, y que le preguntara a Dios si realmente esa era mi vocación, y fue justo ahí cuando vi mi liberación después de, no media hora, sino una hora sentado en el oratorio imaginando mi nuevo comienzo y la alegría que le daría a mi madre, salí directo a dirección y le dije al director que efectivamente él tenía razón, que esa no era mi vocación.

A mi me quedaba ese año para terminar 3º de bachillerato y al año siguiente COU, mi madre se empeñó en que yo tenía que acabar mis estudios en ese colegio aún habiendo visto lo que había vivido, pero ella pensó que ya estaba a salvo, así que seguí escolarizado hasta finalizar COU con 5 suspensos en junio y 3 en septiembre, aún habiendo visto mi madre que me “partí el culo” a estudiar, tendría que repetir COU, pero estaba claro que ellos no me querían allí, y yo tampoco les quería a ellos, por cierto, mi padre perdió su puesto de trabajo durante este periodo de transición, en 1998, yo acabé mi escolarización en septiembre de 1999.

A partir de ahí me desgané con los estudios así que hice el COU a distancia, que por cierto aprobé con bastante buena nota, conseguí un trabajo de camarero, y a pesar de estar dedicándole poco tiempo debido a mi jornada laboral, decidí que no haría la selectividad porque no quería estudiar más.

Ahora trabajo para una empresa en la que el propietario es cooperador de la obra, acude a círculos y me invita a cursos de retiro, meditaciones, además la mayor parte de mis compañeros son numerarios, agregados, en fin hay de todo un poco, de hecho trabajo con aquél que se conviritió en mi mejor amigo y por el que pité, sin embargo nunca me atreví a contarle a él la trama de mi vida, y sigo viendo como a mi alrededor se hace daño a gente que no lo sabe, que los hilos que manejan esta tela son muy fuertes, y que a pesar de lo que he vivido con ellos, y lo que sé de ellos, sigo dependiendo de ellos, porque ahora mis padres están jubilados, yo aún vivo con ellos, y además tengo una hipoteca que pagar. Cierto es que me gustaría alejarme todo lo posible, pero también es cierto que están en todas partes, y manejan gran parte del cotarro.

Siento que la historia no esté lo suficientemente bien redactada, hay muchos detalles que contar, pero uno no sabe como colocarlos, en fin, yo estoy en un lugar en el que podría evitar muchas cosas, pero no soy lo suficientemente valiente como para moverme del sitio en su contra por pura y dura conveniencia económica. Actualmente vuelvo a estar con ansiolíticos (viva el Alapril), aunque algo mas suaves que el Ribotril, pero me despierto todas las noches, no sé porqué a las 4 de la madrugada, con pesadillas absurdas, porque si las cuentas la gente no entiende dónde estás la pesadilla, pero son sueños angustiosos que hacen que te despiertes con taquicardias y que consiguen que, aún dopado de Alapril, no vuelvas a conciliar bien el sueño durante lo que queda de noche, mi carácter está cada vez más agrio, y me siento como culpable de algo, es una sensación que tampoco sé explicar, pero que no le deseo a nadie.

Por supuesto, mi nombre es un pseudónimo, y tal vez he dado demasiados datos demasiado explícitos, aunque lo he evitado en todo lo que he podido.

Por cierto, también recalcar que por triste que parezca, aquél director espiritual se fue a Roma y actualmente es sacerdote, hace unos años le escribí una carta a Bruno Buozzi recriminándole sus actos para conmigo, nunca recibí respuesta, y la verdad es que nunca supe si él llegó a recibir la carta, pero espero que Dios le dé la sabiduría suficiente para que sepa poner las palabras de un modo adecuado y no destroce la vida de ningún pobre adolescente.

Actualmente soy casi todo lo contrario a aquél niño, que pitó en 1995, tengo que agradecerles mucho, gracias a ellos actualmente como, pago mi hipoteca y ayudo algo a mis padres, aunque por culpa de ellos la idea del suicidio pasó por mi cabeza siendo un niño, mi segunda vida se la tengo que agradecer a mi madre que a mí me dió a luz dos veces. Trabajo con ellos y no puedo dejar mi trabajo hasta que aparezca otro que me dé la misma aparente seguridad que tengo en este, pero sigo buscando y no voy a dejar de hacerlo, a veces pienso que padezco algo del Síndrome de Estocolmo, porque ni con ellos ni sin ellos.

También les tengo que agradecer que socialmente me he abierto mucho y tengo muchos muchísimos amigos, pero que soy incapaz de intentar buscar a la mujer de mi vida por miedo a hacerle daño, por miedo a manejarla como ellos en principio manejaron mi vida y la de los míos, por miedo a que me puedan manejar, por miedo a hacer daño o a que me lo hagan.

Actualmente ante ellos simulo estar en perfecto estado, pero no lo estoy.

Acabo de darle hacia arriba al cursor y he visto que he escrito bastante, así que ya tengo el primer capítulo de “La vida, muerte y salvación materna de un adolescente en el Opus Dei”, que pena que no sea buen redactor.

Gracias por leerme, me ha venido muy bien desahogarme del todo y, por cierto, si alguien conoce algún trabajo medianamente bien remunerado de administrativo que me avise ;)

Energía.

——oOo——

NOTAS DEL EDITOR:

1. Puedes anunciar tu solicitud trabajo en el Blog ExOpus.Net.

2. Esta carta vino acompañada con un comentario al que podéis acceder pulsando aquí.

.

exopus.jpg


Las Etiquetas Del Opus Dei

febrero 19, 2007

Ivan de ExOpus

En las sectas totalísticas […] el adepto no necesita pensar por su cuenta porque la doctrina piensa por él. Es habitual que una secta destructiva cuente con su propio «lenguaje simplificado» de palabras y expresiones. Dado que el lenguaje suministra los símbolos que utilizamos para pensar, controlar ciertas palabras ayuda a controlar el pensamiento. Muchos grupos sintetizan situaciones complejas, las etiquetan, y después las convierten en frases hechas de la secta. Estas etiquetas, que son la expresión verbal del lenguaje simplificado, gobiernan la manera de pensar en cualquier situación.

En los Moonies, por ejemplo, siempre que uno tenía dificultades para relacionarse con alguien que estuviera por encima o por debajo en la jerarquía de la secta, se decía que era un «problema Caín-Abel». No importaba quién estuviera involucrado o de qué problema se tratara, era simplemente un «problema Caín-Abel».

El término en sí mismo dictaba cómo debía resolverse el problema. Caín tenía que obedecer a Abel y seguirle, en vez de asesinarle como estaba escrito en el Antiguo Testamento. Caso cerrado. Pensar de otra manera habría sido obedecer el deseo de Satanás de que el malvado Caín prevaleciera sobre el honrado Abel. Un pensamiento critico acerca de un mal paso del líder no podía atravesar este bloqueo en la mente de un buen adepto (Steven Hassan, Combatiendo el control mental de las sectas. Capítulo 5).

Una de las funciones de los medios de formación del Opus Dei es la de repetir incansablemente etiquetas del tipo de las descritas arriba por Steven Hassan para resolver con ellas cualquier realidad a la que el sujeto tenga que enfrentarse, evitando así que razone.

Cito alguno de esos clichés.

«Como un padre de familia numerosa y pobre». Con esta fórmula queda resuelta toda la problemática económica. Si pides cambiar de coche, pues no, hay que aguantar un año más con el viejo porque somos padres de familia numerosa y pobre y los tales mantienen su coche hasta que se les cae a cachos. Si haces un gasto extraordinario, como tomar un taxi en un imprevisto, entonces te cuentan que hay que prever las situaciones, porque somos padres de familia numerosa y pobre

Para contrarrestar su fragante secretismo: «La Obra es una familia y en toda familia hay cosas que no se airean, algunas que sólo conocen los padres, otras que comparten los hijos mayores, y muchas que son desconocidas por los más pequeños». Y también: «A un niño se le empieza dando leche, luego papillas y así hasta que puede comer de todo». Pero es que ante la sociedad civil y eclesiástica el Opus Dei no es una familia, sino una institución pública.

«Cuando los enamorados se regalen trozos de cemento y lingotes de hierro nosotros haremos lo mismo con el Señor», para justificar los gastos, a veces faraónicos, en objetos de culto en vez de emplearlos en las acuciantes necesidades humanas. Este tema lo trato con más profundidad en la entrada «Una Forma Muy Curiosa De Ser Pobres (VI)»

«Hogares luminosos y alegres», «En nuestros centros no hay lujo sino buen gusto» y «Nuestras casas se construyen con los mejores materiales por pobreza, para que así duren». Y con esas palabras anestesian las conciencias y dan material para contrarrestar a quienes acusan a los del Opus Dei de vivir en centros lujosos (que lo son).

«Es una conspiración más contra Dios, contra la Iglesia y contra la Obra» y «Los que atacan a la Obra son los mismos que atacan a la Iglesia» para neutralizar (sin analizar) la verdad o no que hay en las acusaciones de las que el Opus Dei pueda ser objeto.

«No se tiene trato con los que dejan la Obra por lo mismo que no se relacionan los que se divorcian». Y así se cargan toda la doctrina cristiana de la caridad y de la justicia para poder tratar como perros a aquellos que han dado sus energías y gran parte de sus vidas por el Opus Dei (ver Los Malditos Según El Opus Dei).

«Cuando pitamos [pedir la admisión al Opus Dei] le entregamos todo a Dios por lo que nuestro sueldo ya no es nuestro, es de la Obra antes de que lo cobremos, y por eso no lo podemos tocar». De esa forma tan chusca enajenan de raciocinio, voluntad y libertad para actualizar su generosidad al laico cooperador orgánico numerario o agregado del Opus Dei.

Nos cuentan que «es la contradicción de los buenos» cuando nuestros seres más queridos se ponen de uñas al conocer alguna de las anticristianas servidumbres de la Obra.

«Descansar no es no hacer nada sino cambiar de actividad» para justificar el secuestro al que eres sometido todos los veranos cuando en vez de reponer energías con el reposo (como hacen tus compañeros) te mandan el mes de vacaciones a ser mentalizado en una convivencia (muchos además estudian filosofía y teología) con un horario de tipo castrense

«Nadie va a una farmacia y se pone a tragar sin ton ni son las píldoras que se encuentra» es la fórmula que aplican para que sólo recibamos la información que la Obra quiera (control de lecturas, televisión, amistades, etc.).

Por último, pongo algunas etiquetas «universales» ya que el Opus Dei las usa en todo tiempo, circunstancia y lugar. Como botón de muestra, hace poco un ex numerario amigo que presenta un síndrome de fibromialgia (*) no diagnosticado mientras estuvo en la Obra me comentó que se las aplicaban a él cuando se quejaba de que no podía aguantar más:

«Tienes que pensar menos en ti mismo y darte más a los demás».

«En la Obra nuestro único derecho es no tener derechos».

«Te falta fe en los directores».

«Cuando pitamos le entregamos todo a Dios».

«En la Obra se puede mandar todo».

(*) El Síndrome de Fibromialgia imita la artritis, pero la diferencia es que no hay inflamación del espacio de las articulaciones. En cambio, es un estado muy doloroso con sensibilidad del tejido blando que conecta nuestras articulaciones, incluyendo los ligamentos, los tendones y los músculos. Comúnmente asociado con síntomas que incluyen: fatiga, somnolencia y dificultad para concentrarse. Pueden haber síntomas asociados de ansiedad o depresión.exopus-tomates-72.jpg


A Erika Ortiz, La Hermana De La Futura Reina

febrero 11, 2007

erika-ortiz.jpg Querida Erika:

Los que conocemos en propia carne lo terrible que es la enfermedad de la depresión sabemos cuanto has debido padecer hasta que acorralada por una vida que se te antojaba insufrible sólo has encontrado la solución de salirte de ella.

Quiero que sepas que hay quienes te comprendemos. Sé que muchos no entienden. No lo tengas en cuenta. Considera que piensan en la depresión enfermedad como un grado algo superior y controlable de lo que a ellos les pasa cuando se entristecen por una contrariedad de las habituales. Como cuando dicen, por ejemplo, estoy deprimida porque todo me sale mal: mi hijo tontea con una chica que no me gusta, me falta dinero para comprarme un abrigo como el de la vecina, he perdido las entradas del teatro… ¡Dios, que deprimida estoy!

Es irónico que el día anterior a morir muchos te envidiaban.

Una de las circunstancias terribles de las enfermedades mentales es que no se ven, por lo que no se comprenden y son juzgadas por los demás según el físico que presentas.

Los antidepresivos dan un buen lustre de cara y cuerpo.

Si en algún momento pasaste al lado de un escayolado de pierna todos afirmaron: ¡Pobre hombre que no puede andar! Y de ti: ¡Ésta si que tiene suerte de ser tan joven, estar tan bien y además ser hermana de la futura reina!

Nadie podía saber que te encontrabas tan desgarrada que el único amor de tu vida, lo único que apreciabas de verdad, que tu exclusiva liberación…, era la muerte.

El instinto supremo de todo ser vivo es conservar y acrecentar la vida. ¡¿Cuánto ha tenido que sufrir quien termina amando a la muerte sobre todas las cosas?!

Precisamente una de las razones por las que escribo en este Blog es la de mostrar como la forma de ser del Opus Dei lleva a muchos a la depresión, personas a las que les bastaría dejarle (y reeducar su vida) para sanar.

San Josemaría fundó y constituyó este monstruo, por lo que le pido que actúe en justicia y lo destruya.

Y a ti, Erika, te ruego consigas de Dios las gracias necesarias para que se le abran los ojos a la humanidad y así pueda ver lo oculto de esta Institución.

Con amor.

Ivan de ExOpusexopus.jpg


Experiencia En La Secta (VI)

febrero 9, 2007

Steven Hassan.

<<<Anterior……………Primera……………Siguiente>>>

8. Altibajos emocionales

La vida en la secta es como un viaje en una montaña rusa. El adepto oscila entre la felicidad extrema de experimentar la «verdad» junto a una élite privilegiada, y el aplastante peso de la culpa, el miedo y la vergüenza. Los problemas son siempre debidos a su incapacidad, no a la del grupo. Es el eterno culpable por no alcanzar las metas. Si plantea objeciones, se le aplicará el «tratamiento de silencio» o se le trasladará a otra parte del grupo.

Estos extremos imponen una pesada carga en la capacidad de la persona para funcionar. Cuando los miembros están «arriba», pueden convertir su celo en una gran productividad y capacidad de persuasión. Pero cuando caen, se transforman en unos completos inútiles.

La mayoría de las sectas no permiten que los «bajones» duren demasiado tiempo. Un procedimiento habitual consiste en someterlo nuevamente al adoctrinamiento para que vuelva a funcionar. No es raro que alguien reciba un adoctrinamiento formal varias veces al año. Algunos de los miembros más antiguos se queman sin llegar a renunciar. Estos individuos ya no pueden soportar por más tiempo la carga o la presión para que rindan, y comienzan a señalar las incongruencias en la política del grupo. Se les puede enviar a que realicen tareas manuales en lugares alejados donde no molesten, y se espera que permanezcan allí durante el resto de su vida; o si se convierten en una carga, se les pide (o se les ordena) que se marchen. A uno de mis clientes le habían enviado de vuelta con su familia, después de diez años en la secta, porque había comenzado a solicitar que le trataran mejor y que le dejaran dormir un poco más (Steven Hassan, Combatiendo el control mental de las sectas. Capítulo 5).

(La lectura de este libro fue lo que me sacó del Opus Dei. Iván).

<<<Anterior……………Primera……………Siguiente>>>

exopus-tomates-72.jpg

 


La Flojera En Los Del Opus Dei

febrero 5, 2007

Ivan de ExOpus

En determinados momentos de la estancia en la Obra —normalmente de forma cíclica— pueden aparecer en el sujeto los siguientes síntomas:

1. Desgana general, pero sobre todo para cumplir las normas del plan de vida.

2. No poner en práctica lo tratado en la confidencia (dirección espiritual).

3. Olvido a lo largo de la jornada de los propósitos de los exámenes de conciencia.

4. Dejarse sin hacer un número de normas del plan de vida, que con frecuencia no son las mismas de un día para otro.

5. Rechazo profundo a hacer la confidencia.

La raíz de la poca autoestima de los de la Obra se debe en gran parte a que no se le valora al sujeto lo mucho positivo que tiene, sino lo poco negativo (cada semana te atormentan por la vez que no hiciste la lectura espiritual y por los dos días que has retrasado la visita al Santísimo y nunca te motivan por las siete horas de oración mental, por el mismo número de rosarios, de misas, porque has entregado todo tu sueldo del mes, etc.). Eso supone que cada una de las confidencias de quienes padecen el síndrome del que hablamos vaya acompañada de una bronca por parte del director, que en vez de elevar la moral del sujeto, le hunde aún más.

Causas.

Ya hemos visto en otro lugar como la mayoría entra en el Opus Dei por la inmadurez de su edad, por la confianza en los directores cuando te dicen que tienes vocación y por el acoso sucesivo al que te han sometido y al que te acabas acostumbrando. Primero te importunan sin descanso para que vayas al centro, luego a las meditaciones, después para que te confieses con el cura de allí, y así hasta que te ven maduro para el asalto final: plantearte que lo dejes todo para el Opus Dei (aunque te dicen que es para Dios, mas como en la Obra hay tanta falta de respeto a los derechos humanos y a las leyes de la Iglesia, no me creo que el Opus Dei sea muy de Dios).

Una vez que estás dentro es una falta grave dudar de la vocación por lo que con esta culpabilidad que inculcan el Opus Dei cierra el cepo que desde un principio te había preparado. A lo anterior se suma el que te embeben en la creencia de que fuera de la Obra no hay felicidad alguna para ti (como ejemplo nuevo: en los medios de formación no es raro oír que si no hubiera sido por nuestra vocación al Opus Dei, muy posiblemente Dios no nos habría creado).

Con el tiempo esa esclavitud psicológica y espiritual hace que el único gozo que recibas por tu actuar sea el derivado de complacer a los directores, el de satisfacerles en la confidencia, el de evitar que te acosen más; lo que te va quitando poco a poco las ganas de vivir.

Un inciso. En la Obra se acaban haciendo las cosas no por Dios, sino por la presión humana a que te someten los directores. Por eso cuando cesa ese acoso, al dejar el Opus Dei (con la cabeza y no sólo físicamente), lo normal es que se dejen de cumplir las normas del plan de vida que te enseñaron allí, y que tan sólo permanezcan las que vivías antes de acercarte a la Obra, las que adquiriste por una elección voluntaria y no por coacción.

Volvamos al tema. Las reacciones inconscientes para sacarte de ese estado son tres, que habitualmente se dan mezcladas: el fanatismo, llevar una doble vida (compensaciones) y caer en un estado de tristeza vital.

Para aliviar esa tensión a la que el sujeto está sometido, y de la que no ve salida, hay algunos que se vuelven más papistas que el papa. Son los fanáticos extremos (el resto sólo lo es en un grado relativo) que para no sufrir dejan de pensar por si mismos, aceptan a píes juntillas lo que les predican los directores y se dedican a defender al Opus Dei de forma irracional y desmedida. Con los fanáticos absolutos es imposible razonar.

Para el resto —aquellos que no consienten en transformarse en unos irracionales completos— va pasando el tiempo, y las contradicciones entre la teoría y la práctica del Opus Dei, la sensación de sentirse en una trampa de la que no pueden salir, el agotamiento proselitista, etc., llevan al estado predepresivo antes visto, que el Opus Dei designa como de pereza y falta de visión sobrenatural.

Cuando aparece antes de hacer la fidelidad (incorporación definitiva al Opus Dei), lo que el cuerpo está pidiendo a gritos es que los directores te echen de la Obra, que vean que eres un flojo, que no les vales, y que por ello te pidan que el próximo 19 de marzo no renueves.

Es admirable la sabiduría del cuerpo. Estás mal en la Obra, cada vez peor, no puedes irte voluntariamente porque eso sería tu perdición temporal y eterna, por lo que desde lo profundo se desarrolla en ti la estrategia de transformarte en alguien inútil para el Opus Dei, para que así sean ellos los responsables de tu salida de la Obra, por lo que al no ser una decisión voluntaria tuya esos anatemas de desgracias ya no te ocurrirán.

¡Cuantísimos habrán sido echados del Opus Dei gracias a esta inteligencia subconsciente!

La vida en la Obra es como estar en un carrusel afectivo: a unos momentos de euforia extrema les siguen otros de profunda tristeza.

Si tras hacer la fidelidad es cada vez mayor la duración e intensidad de los periodos con este síndrome de flojera, y si el sujeto no los amortigua llevando una hipócrita doble vida (con compensaciones no permitidas que liberan las tensiones) o dejando el Opus Dei, se termina irremisiblemente en una enfermedad. La más frecuente es la depresión, pero también paranoia, eccemas, úlceras de estómago, alteraciones en la columna vertebral, etc.

Lo anterior explica el porqué muchas enfermedades con años de evolución desaparecen casi milagrosamente al poco de dejar el Opus Dei.

Mas si se sale de la Obra, la condición imprescindible para curarse es que se le abandone con la cabeza y no sólo con el corazón y con el cuerpo. Poco se gana si la persona sigue creyendo y sintiendo que va a ser una desgraciada por haber tirado por la borda el don inefable y único para su felicidad de la vocación al Opus Dei, sin el cual Dios no la habría creado.exopus.jpg


Psiquiatras Para Perseverar

enero 27, 2007

Minerva

Reedición con epílogo del original publicado el 26 de junio de 2005 en Opus Libros.

Reiteradamente se trata en Opus Libros, y en distintos medios de comunicación, sobre el problema de las enfermedades mentales de los miembros de la Obra y sobre los psiquiatras del Opus Dei que los atienden. De los veintitrés años que estuve en la Prelatura, los trece últimos los pasé enferma de depresión. Para ahorrarme el dolor de su recuerdo preferiría no hablar sobre este tema, ni rememorar la época y circunstancias en las que se desarrolló mi enfermedad, mas considero que debo vencer mi rechazo y escribirlo porque puede ayudar a alguien que ahora esté pasando por algo parecido a lo mío. De todo lo que voy a hablar a continuación tengo nombres y demás datos que lo corroboran, pero prefiero no citar ni a las personas ni los lugares que las pondrían evidencia porque quiero que el árbol no tape al bosque: que se le achaquen a esos sujetos, a título individual, algo que puede ser frecuente en la Obra.

Me hice agregada del Opus Dei a los 19 en un centro de chicas jóvenes en donde permanecí los primeros diez años…

Durante esa época fui una muchacha vital, alegre, llena de entusiasmo, con la risa pegada a la cara… y lo fomentaba el ambiente de juventud de aquel centro que continuamente me mantenía ocupada. Aunque no todo el monte fue orégano y pasé por temporadas en las que pensaba que aquello no era lo mío; por ejemplo, cada 19 de marzo, en el que tenía que renovar un año más en la Obra, yo me resistía e iba precedido de un tremendo darme la lata para que lo hiciera, pero a pesar de todo guardo gratos recuerdos de aquel entonces en donde, por lo menos, no sentí nada de soledad.

El tiempo pasó, las directoras debieron especular que a mis 29 años ya era hora de trasladarme a un centro de mayores y lo hicieron de la noche a la mañana. Para mí fue como entrar en otra dimensión. La casa nueva está situada en una zona noble de Madrid, de techos altos, oscura, sin un ápice de la algarabía del lugar que acababa de dejar y las numerarias que lo habitaban y las agregadas… Bueno, para que os hagáis una idea de la edad y circunstancias de esas mujeres os relato el comentario que le hice a la directora cuando terminó de enseñármelo, le dije: “Oye, y de entre todas las de este centro ¿hay alguna que sea joven o que no esté enferma?”.

Y aquel cambio de centro fue mi encuentro con la soledad de la Obra y su indiferencia hacia mí. Antes llenaba los fines de semanas con excursiones u otros planes apostólicos, ahora, con mis amigas y compañeras casadas y atendiendo a sus familias, me tenía que conformar con estar sola en la casa de mis padres y, como mucho, yendo a dar un paseo con mi madre o a merendar con una vecina. Durante el resto de la semana todo el contacto con mi “familia” de la Obra consistía en ir una tarde al centro en donde, sin pausa alguna, asistía al circulo semanal, hacía la charla (dirección espiritual), el movimiento económico (en donde se le entrega a la secretaria el sueldo mensual y sacas lo necesario para tus gastos) y me confesaba.

Para llenar el vacío que sentía me volqué en el trabajo, al que aumenté tanto el tiempo como la intensidad de mi dedicación.

En algo menos de un año ya era otra persona: seria, circunspecta, mordaz en los comentarios y sobre todo una mujer muy triste. Las directoras me debieron ver mal y acortaron la fecha de mi revisión médica anual (todos los de la Obra han de pasarla cada año con un facultativo del Opus Dei) y en un principio fui tratada por él con ansiolíticos para mandarme a los pocos meses a una psiquiatra que es supernumeraria, quien me diagnóstico depresión bipolar. En los trece años que fui su paciente ha empleado conmigo todo el arsenal farmacológico posible. Entre otros efectos, sus tratamientos me han provocado un hipotiroidismo permanente causado por el litio (del que me he de medicar de por vida); alucinaciones que comenzaron con una nueva medicación y cesaron al quitarla, mareos; dormir durante largos periodos de tiempo, que en una ocasión llegó a tres días seguidos; permanecer ingresada un mes en una clínica psiquiátrica y un largo etcétera que el lector puede imaginar.

Desde el comienzo de esa tristeza y pérdida de ganas de vivir me fue asaltando la idea de que mis males se podrían solucionar dejando la Obra, pero varios condicionantes me imposibilitaron hacerlo:

1 – La absoluta confianza que tenía depositada en las directoras, quienes me afirmaban que lo mío era seguir en el Opus Dei, que fuera de él sería una desdichada, que tenía que dejar de pensar en mí y ofrecer con alegría mi enfermedad (es del todo imposible que un depresivo pueda ofrecer con “alegría” su mal, ya que entonces no sería depresivo), etc.

2 – Porque en la depresión me era muy costoso (casi imposible) tomar decisiones.

3 – Porque me impedían oír otras opiniones (ir a médicos objetivos, no ligados a la Obra) o valorarlas cuando me las daban (por ejemplo, mis padres, con quienes vivía, me dejaban caer que fuera de la Obra estaría mejor), ya que entonces las directoras me contaban que esos consejos eran humanos, no sobrenaturales, las tentaciones de las que el Demonio se vale al usar a nuestras familias como obstáculo en nuestra vocación.

Poco a poco, se me fue haciendo imposible seguir el plan de vida de la Obra: me dormía en la oración, por mi trabajo no podía ir a misa por la tarde y por la mañana no había quien me pudiera sacar de la cama media hora antes de lo necesario, y así ocurrió con el resto de las normas que, por otra parte, cada vez me producía más ansiedad hacerlas, por lo que al cabo de unos años tan sólo iba a misa los domingos y me confesaba semanalmente.

A los veinte años de estar en Obra y a los diez de ser la paciente de esa psiquiatra, su tratamiento continuado hizo sus efectos y, aunque no bien, por lo menos estaba estabilizada: trabajaba doce horas al día, iba el miércoles al centro (tal y como indiqué antes) y el resto del tiempo me lo pasaba durmiendo (los días de diario llegaba a casa, cenaba y me acostaba hasta la mañana siguiente; de viernes por la noche a lunes por la mañana lo empleaba en estar en la cama, salvando el tiempo imprescindible para las necesidades biológicas, ir a misa, y dar un paseo con mi madre). A partir de entonces la idea de dejar la Obra fue creciendo en mí y las directoras siguieron en sus trece de que lo mío era morir en el Opus Dei.

Hago un inciso. Si alguien se encuentra en un estado en el que su corazón le grita que debe dejar la Obra, por experiencia personal puedo decirle que lo primero que debe hacer es considerar que sus directores no son sus amigos sino unos fanáticos del Opus Dei, que permitirán y ayudarán a que se muera dentro hecho jirones antes de dejarle abandonar la Obra. Y lo segundo, y como consecuencia de lo anterior, es que la primera obligación de esa persona ante si misma y ante Dios (porque Él si que te ama, tanto a ti como a tu salud) es la de ocultar a los de la Obra sus pensamientos y pesquisas para dejar el Opus Dei hasta que llegue el momento en el que se tengan los recursos necesarios para poderse ir.

Como antes conté, a los diez años de enfermedad y tres antes de dejar la Obra, me encontraba estabilizada y cada vez con más ganas de marcharme del Opus Dei, lo que les repetía a la directora y al sacerdote asignado, quienes a su vez reiteraban su postura de que me mantuviera dentro. Al cabo de un año de ese tira y afloja (las directoras eran quienes tiraban, a mi me correspondía tan sólo aflojar) me comenta la psiquiatra que me convenía recibir una terapia de electroshock, sin explicarme muy bien el porqué. Vuelvo a repetir que yo me encontraba bastante bien pero, como siempre, me dejé llevar y me aplicaron seis sesiones. Por la mañana de seis días seguidos, antes de trabajar, fui a la clínica en donde me dormían para aplicarme después el electroshock.

Tiempo después leí que el electroshock es una práctica casi en desuso, que se utiliza fundamentalmente para romper circuitos cerebrales viciosos. Por ejemplo, alguien tiene la obsesión de suicidarse y la corriente eléctrica que se aplica con el electroshock rompe las conexiones neuronales que la mantienen, permitiendo así que el paciente olvide esa tendencia. Pues bien, cuando me lo aplicaron, mi única “obsesión” era la de dejar el Opus Dei.

Tras recibir ese tratamiento no encontré mejoría alguna. pero si una consecuencia muy molesta: perdí la memoria de periodos y circunstancias de mi vida que desde entonces tan sólo puedo recuperar, con esfuerzo, si alguien me los recuerda. Y yo me pregunto: ¿Cuánto será lo realmente olvidado que desconozco porque no me lo recuerda nadie? ¿Cuántas cosas habré olvidado con imposibilidad de recuperarlas porque tan sólo las conocía yo?

Si se tiene una muela infectada, los calmantes, antibióticos contra la inflamación, etc., tan sólo son parches para mejorar temporalmente el estado de salud, pero lo único que realmente puede curarlo es hacer desaparecer la caries que produce el mal. De la misma manera, la Obra era la causa que provocaba mi depresión y todos los tratamientos que me aplicaron durante trece años fueron composturas ineficaces para la mejoría definitiva, que tan sólo se produjo cuando estabilicé mi vida fuera del Opus Dei.

Creo que lo que me daba una cierta estabilidad con respecto a la depresión era precisamente el deseo cada vez mayor de irme de la Obra. Pienso que al enfrentarme a la verdadera razón de mi mal y al poner los medios de que disponía para dejarlo fue lo que precisamente me inyectó vitalidad. El caso es que mis ganas de dimitir en la Obra aumentaron durante el año siguiente a la aplicación del electroshock, pero continuaba careciendo de los recursos interiores necesarios para llevarlo a cabo. Según la imagen de futuro que vaticinaban mis directoras era muy dura la vida que me esperaba fuera del Opus Dei: sin familia, con cuarenta y dos años, con una gran enfermedad, con padres muy mayores, sin amistades y, por si fuera poco, jugándome la salvación eterna por decirle a Dios que no en un don tan valiosísimo como es la gracia de la vocación a la Obra.

Pero, ¡hete aquí!, que hace poco más de un año (mayo de 2004), por casualidad descubro esta web. Leo con admiración como no soy la única persona a la que le ocurren estas cosas, sigo a Carmen Charo en su testimonio y cómo tan sólo mejora cuando deja el Opus Dei, me empapo de los correos diarios, de los documentos que figuran en “Tus escritos”… e, ¡ilusa de mí!, lo cuento en la charla de la semana siguiente. Me contestan que debo dejar de acceder a esta web, pero para entonces ya se me “habían abierto lo caminos divinos de la tierra” y sigo entrando en ella; lo cuento de nuevo, me contestan que si continúo leyéndola he de hablar con un sacerdote de la Delegación y, por la cara que puso quien llevaba mi charla, le pregunté si lo que estaba haciendo era algo muy grave y me respondió que sí. Pero ya era imposible pararme, así que ni fui a ver a ese sacerdote ni volví más al centro. Escribí a los orejas expresándoles mi deseo de contactar con alguien que me pudiera ayudar y tuve encuentros con algunos exmiembros. Ya me hallaba con la fuerza necesaria para dejar el Opus Dei. Saqué el propósito de no volver a pisar un centro de la Obra, por lo que quedé una tarde en una cafetería con la agregada que llevaba mi dirección espiritual y le entregué la carta de dimisión al Opus Dei.

Cambié de psiquiatra (por supuesto no del Opus Dei) y después de varias consultas me dio la buena noticia de que no padecía depresión bipolar, sino que mi estado depresivo se debía al ánimo triste normal de cualquier persona, que se desborda hacia la enfermedad cuando se halla sometida a una gran soledad y al intenso estrés de carecer de esperanza para salir de ella, por lo que la desaparición de las circunstancias que lo provocan (en mi caso dejar la Obra) llevaría de nuevo a la salud. Y, en efecto, así ha ocurrido.

A mediados de agosto conocí a quien ahora es mi marido (nos casamos unos meses después), a final de ese mes me llamaron de delegación contándome que el Padre no me daba la dispensa en espera de que me lo pensara mejor y les respondí que como tardaran mucho en dármela corrían el riesgo de que contrajera matrimonio sin estar dispensada, y cinco semanas más tarde, por fin, fui eximida de pertenecer al Opus Dei.

Junto a la Obra también se fue de mi vida la depresión de la que llevo más de un año sin presentar ningún síntoma, a pesar de que el nuevo psiquiatra me ha retirado, poco a poco, gran parte de la medicación (ya que no puedo abandonarla de golpe por el efecto rebote que me provocaría tras haberla estado tomando durante tantos años), siendo su idea la de acabar suprimiéndomela del todo.

Y aquí finaliza mi testimonio, que se corresponde con este presente en el que lo termino.

Minerva

***********

Epílogo.

Justo hace 19 meses (más de año y medio) que publiqué el escrito de arriba, y en este tiempo no ha hecho sino mejorar el final que allí expuse.

Con respecto a la depresión. Nada de nada. Ahora tan sólo tomo medicación para el hipotiroidismo que me provocó el tratamiento con litio allí contado (que por ser una lesión irreversible durará el resto de mi vida).

Narrar el placer de lo extraordinario es muy fácil, mas ¿cómo cuentas el gozo de poder vivir lo mismo que viven el resto de los mortales y que aprecias tanto porque te lo habían arrebatado durante años? ¿Cómo trasmitir que viendo volar una mosca eres feliz porque tan sólo haces eso, sin la presión mental inculcada en la Obra de que estás perdiendo el tiempo? ¿Es posible entender el disfrute de parar el despertador y decirte que vas a seguir remoloneando en la cama sin sufrir con el cargo de conciencia que te habían inculcado de que eso no es grato a Dios? ¿Cómo hacer ver la felicidad de estar enganchada a una telenovela sin que nadie te recrimine por ello?

Voy a terminar con una comparación.

Asemejo mi estancia en el Opus Dei a la de alguien que vive con la cabeza metida en una olla a presión de normas, miedos, culpas, fobias, temores… Y la que he vivido desde que lo dejé a la de quien le abren la tapa de golpe.

Minerva

exopus.jpg


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 100 seguidores